Apertura a la experiencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La apertura a la experiencia es uno de los factores utilizados para describir la personalidad humana en el Modelo de los Cinco Factores.[1][2]​ La Apertura implica seis facetas o dimensiones, incluyendo la imaginación activa (fantasía), la sensibilidad estética, la atención a los propios sentimientos, la preferencia por la variedad, y la curiosidad intelectual.[3]​ Una gran cantidad de estudios psicométricos han demostrado que estas facetas o cualidades se encuentran significativamente interrelacionadas.[2]​ Así, la Apertura puede ser vista como un rasgo de la personalidad global que consiste de un conjunto concreto de rasgos, hábitos y tendencias que se reúnen.

La Apertura tiende a ser de distribución normal, con un número pequeño de individuos que se encuentran en los extremos más altos o más bajos, siendo más las personas que se encuentran en el medio.[2]​ Los personas que tienen un bajo grado de Apertura son consideradas cerradas a la experiencia. Tienden a ser convencionales y tradicionales en sus puntos de vista y comportamientos. Prefieren las rutinas familiares a las experiencias nuevas, y generalmente tienen una gama más estrecha de intereses. Personas que tienen una alta Apertura a la experiencia tienden a poseer puntos de vista más liberales en la política, mientras que quienes tienen una baja Apertura tienden a ser más conservadores, y son más propensos a aprobar puntos de vista autoritarios, etnocéntricos y prejuiciosos.[4][5]

La Apertura se encuentra asociada con la creatividad, la inteligencia y el conocimiento. La Apertura está relacionada al rasgo psicológico de la absorción y, como éste, tiene una relación modesta con las diferencias individuales en la susceptibilidad a la hipnosis.

La Apertura tiene relaciones más sutiles con aspectos del bienestar subjetivo más que con el Modelo de los Cinco Factores de la personalidad.[6]​ En general, la Apertura parece estar ampliamente no relacionada con síntomas de desórdenes mentales.[7]​ El fundamentalismo religioso y, en menor grado, la tradicional religiosidad en general, tienden a asociarse con una baja Apertura, mientras que una religiosidad abierta y madura, así como la espiritualidad, tienden a ser asociadas con una alta Apertura a la experiencia.[8]

Medición[editar]

La Apertura a la experiencia es normalmente es evaluado con auto-informes, a pesar de que informes de pares y de tercera mano también son utilizados. Los auto-informes son o bien léxicos[9]​ o basados en declaraciones.[10]​ Cuál medida de cada tipo es utilizada, está determinado por la valoración de las propiedades psicométricas y las limitaciones de tiempo y espacio para la investigación que se lleva a cabo.

  • Las mediciones léxicas utilizan adjetivos individuales que reflejan rasgos de Apertura a la experiencia, tales como creativo, intelectual, artístico, filosófico, profundo. Goldberg (1992) desarrolló una medición de 20 palabras como parte de sus Cinco Grandes marcadores de 100 palabras.[11]​ Saucier (1994) desarrolló una más breve medición de 8 palabras como parte de sus mini-marcadores de 40 palabras.[12]​ Aun así, las propiedades psicométricas de los mini-marcadores originales de Saucier han sido encontrados sub-óptimos en muestras realizadas fuera de Norteamérica.[9]​ Como resultado, fue desarrollada una medición sistemáticamente revisada para tener mejores propiedades psicométricas, los Mini-Marcadores Internacionales en habla inglesa.[9]​ Éste tiene una buena validez psicométrica para evaluar la Apertura y las otras dimensiones dentro de los cinco factores de la personalidad, tanto dentro como, especialmente, en poblaciones fuera de Norteamérica. La fiabilidad de la consistencia interna de esta medición de la Apertura es de .84 para anglo-parlantes nativos y no nativos.
  • Las mediciones por medio de declaraciones tienden a comprender una mayor cantidad de palabras y por lo tanto ocupan más espacio, como instrumentos de investigación, que las mediciones léxicas. Por ejemplo, la escala Internaciona de la Personalidad de Goldberg para la Apertura (intelecto) es de 45 palabras, comparada con la de Saucier o Thompson (2008) que es de 8 palabras en escala léxica para la Apertura.[9]​ Ejemplos de elementos de medición por declaraciones son Ama pensar maneras novedosas de hacer las cosas y Tiene dificultad para comprender ideas abstractas.[10]​ Dos ejemplos de medición por declaraciones son el NEO PI-R, basado en el Modelo de los cinco grandes, y el HEXACO-PI-R basado en el Modelo de la personalidad HEXACO. En estas pruebas, la Apertura a la experiencia es una de la seis dimensiones de la personalidad medidas; en ambos tests la Apertura tiene una cantidad de facetas. El NEO PI-R evalúa seis facetas llamadas apertura a ideas, a sentimientos, a valores, a la fantasía, a la estética y a las acciones. El HEXACO-PI-R evalúa cuatro facetas llamadas inquisición, creatividad, apreciación estética, y extravagancia.

Varios estudios han encontrado que la Apertura a la experiencia tiene dos importantes subcomponentes, uno relacionado con las disposiciones intelectuales, el otro relacionado con aspectos experienciales de la apertura, como la apreciación estética y la apertura a experiencias sensoriales. Estos subcomponentes han sido referidos como intelecto y apertura a la experimentación respectivamente, y tienen una fuerte correlación positiva (r = .55) entre sí.[13]

Según las investigaciones de Sam Gosling, es posible de evaluar la Apertura examinando los hogares y los ambientes de trabajo de las personas. Los individuos que son altamente abiertos a nuevas experiencias, tienden a tener decoraciones distintivas y poco convencionales. Son también más propensos a tener libros de una amplia variedad de tópicos, una colección de música diversa, y a exhibir obras de arte.[14]

Aspectos psicológicos[editar]

La Apertura a la experiencia tiene componentes tanto motivacionales como estructurales.[15]​ Las personas con una alto Apertura se motivan a buscar experiencias nuevas constantemente y se comprometen en la propia comprensión de sí mismos. Estructuralmente, tienen un estilo fluido de consciencia que les permite establecer asociaciones nuevas entre ideas que se conectan sólo remotamente. Las personas cerradas, contrariamente, se encuentran más cómodas dentro de experiencias familiares y tradicionales.

Creatividad[editar]

La Apertura a la experiencia se relaciona con la creatividad, como así lo prueban los tests de pensamiento divergente.[16]​ La Apertura ha sido relacionada tanto con la creatividad artística como con la científica, ya que científicos y artistas profesionales mostraron una mayor tendencia a la Apertura comparados al resto de la población en general.[17]

Inteligencia y conocimiento[editar]

La Apertura a la experiencia se vincula con la inteligencia, habiendo coeficientes de correlación que varían de r = .30 a r = .45.[18]​ La Apertura a la experiencia se encuentra moderadamente asociada con la inteligencia cristalizada, pero solo débilmente con la inteligencia fluida.[18][19]​ Un estudio que examina las facetas de la Apertura llegó a la conclusión de que las facetas de Ideas y Acciones poseen correlaciones positivas moderadas para con la inteligencia fluida (r =.20 y r =.07 respectivamente).[18]​ Estas capacidades mentales pueden ser encontrarse más aún cuándo las personas tienen una predisposición a la curiosidad y son abiertos a aprender. Varios estudios han encontrado asociaciones positivas entre la Apertura a la experiencia y el conocimiento general.[20][21][22][23]​ Personas con una alta Apertura pueden sentirse más motivadas a involucrarse en búsquedas intelectuales que aumenten su conocimiento.[23]​ La Apertura a la experiencia, y particularmente la faceta de las Ideas, está relacionada con la necesidad de conocer, con una tendencia motivacional a pensar ideas, analizar información, y disfrutar resolviendo problemas, así como al compromiso intelectual típico[24]​ (una idea similar a la de la necesidad de conocer).[25][26]

Absorción e hipnotizabilidad[editar]

La Apertura a la experiencia está fuertemente relacionada al concepto de la absorción en psicología,[27]​ definido como "una disposición a gozar de episodios de 'completa' atención que comprometen plenamente los propios recursos representativos (por ej. perceptuales, enactivos, imaginativos e ideacionales) recursos.”[28]​ La idea de absorción fue desarrollada para relacionar las diferencias individuales en la sensibilidad a la hipnosis con aspectos más globales de personalidad.[29][27]​ Esta idea influyó el desarrollo del concepto de Apertura a la experiencia de Costa y McCrae en su original modelo NEO debido a la independencia de la absorción respecto de la extraversión y el neuroticismo.[27]​ La apertura de una persona a encontrarse absorbida en las experiencias parece requerir una apertura más general a experiencias nuevas e inusuales. La Apertura a la experiencia, como la absorción, tiene correlaciones positivas moderadas con las diferencias individuales en la sensibilidad a la hipnosis.[29]Análisis factoriales han mostrado que la fantasía, la estética, y facetas de sentimientos de Apertura están estrechamente relacionados con la absorción y pronostican hipnotizabilidad, mientras que las restantes tres facetas de Ideas, Acciones y Valores están poco relacionados con esta idea.[29][27]​ Este descubrimiento sugiere que la Apertura a la experiencia puede tener dos subdimensiones distintas aunque relacionadas: una vinculada a aspectos de la atención y la consciencia determinadas por las facetas de fantasía, estética, y sentimientos; y la otra, relacionada con la curiosidad intelectual y el liberalismo político/social como lo dictan las otras tres facetas. Aun así, todas ellas poseen el tema común de la ‘apertura' en algún sentido. Esta vista bidimensional de la Apertura a la experiencia es particularmente pertinente para analizar su vínculo con la hipnotizabilidad. Sin embargo, cuando consideramos criterios externos a éste, es posible que una estructura dimensional diferente pueda ser aparente, p. ej. la curiosidad intelectual puede no estar relacionada al liberalismo político/social en ciertos contextos.[29]

Relación con otros rasgos de la personalidad[editar]

A pesar de que los factores en Modelo de los cinco grandes se asumen independientes, la Apertura la experiencia y la Extraversión, como se comprueba en el NEO-PI-R, tienen una correlación positiva sustancial.[30]​ La Apertura a la experiencia también tiene una correlación positiva moderada con la Búsqueda de sensaciones, y particularmente, su faceta de Búsqueda de la experiencia.[31]​ A pesar de esto, ha sido argumentado que la Apertura a la experiencia es todavía una dimensión de personalidad independiente de estos otros rasgos porque la mayoría de las variaciones no pueden ser explicadas porque se solapan con estas otras ideas. Un estudio que compara el Inventario de Carácter y Temperamento con el Modelo de los Cinco Factores descubrió quela Apertura a la experiencia posee una correlación positiva sustancial con la Auto-trascendencia (un rasgo "espiritual") y, en un menor grado, con la Búsqueda de la novedad (conceptualmente similar a la Búsqueda de sensaciones).[32]​ También tiene una correlación negativa moderada con la Evitación del daño. El Indicador Myers-Briggs (MBTI) mide la preferencia hacia la "intuición," la cual está relacionada con la Apertura a la experiencia.[33]​ Robert McCrae señaló que la sensación MBTI versus la escala de la intuición "contrasta una preferencia por lo fáctico, sencillo y convencional con una preferencia hacia lo posible, complejo y original," y es por tanto similar a la medición de la Apertura.[34]

Actitudes sociales y políticas[editar]

Hay implicaciones sociales y políticas de este rasgo de la personalidad. Las personas que son altamente abiertas a experimentar tienden a ser políticamente liberales y tolerantes de la diversidad.[35][36]​ Como consecuencia, son generalmente más abiertos a estilos de vida y culturas diferentes. Poseen un menor grado de etnocentrismo, autoritarismo de derechas, orientación a la dominación social y prejuicios.[4][5]​ La Apertura tiene una mayor relación negativa con el autoritarismo de derechas que los otros rasgos del Modelo de los Cinco Factores (la Consciencia tiene una asociación positiva modesta, mientras que los otros rasgos poseen asociaciones insignificantes).[5]​ La Apertura tiene una menor asociación negativa con la orientación a la dominación social que la Amabilidad (mientras que el resto de los rasgos poseen asociaciones insignificantes). La Apertura tiene una más fuerte relación negativa con el prejuicio que los otros rasgos (la Amabilidad tiene una asociación negativa más modesta). Aun así, el autoritarismo de derechas y la orientación a la dominación social se asocian más fuertemente, en sentido positivo, al prejuicio que la Apertura o que cualquier otro de los rasgos del Modelo de los Cinco Grandes.[5]

Con respecto al conservadurismo, los estudios han mostrado que el conservadurismo cultural está relacionado con una bajo grado de Apertura y de todas sus facetas, pero el conservadurismo económico no se encuentra vinculado a la Apertura, y está sólo débilmente relacionado de manera negativa a las facetas de Estética y Valores.[37]​ El medidor más fuerte de conservadurismo económico es una baja Amabilidad (r = -.23). El conservadurismo económico está basado más en la ideología, mientras que el conservadurismo cultural parece ser más psicológico que ideológico y puede reflejar una preferencia por la sencillez, la estabilidad y las costumbres familiares.[37]

Bienestar subjetivo y salud mental[editar]

La Apertura a la experiencia ha sido asociada moderadamente, y sin embargo de maneras significativas, con la felicidad, el afecto positivo, y la calidad de vida; y por lo contrario no se la relaciona con la satisfacción en la vida, los afectos negativos, y los afectos en las personas en general.[6]​ Estas relaciones con aspectos del bienestar subjetivo tienden a ser más débiles comparados a aquellos otros rasgos del Modelo de los Cinco Factores: Extraversión, Neuroticismo, Consciencia y Amabilidad. Se encontró que la Apertura a la experiencia está asociada con la satisfacción en la vida en adultos mayores.[38]​ La Apertura generalmente no parece estar relacionada con la presencia de desórdenes mentales. Un meta-análisis de las relaciones entre los rasgos del Modelo de los Cinco Factores y los síntomas de desórdenes psicológicos, estableció que ninguno de los grupos de diagnóstico examinados difirieron de controles sanos en la Apertura a la experiencia.[7]

Trastornos de la personalidad[editar]

Al menos tres aspectos de l Apertura a la experiencia son pertinentes para comprender los trastornos de la personalidad: las distorsiones cognitivas, la carencia de reflexión y la impulsividad. Los problemas relacionados con una Apertura que pueden causar conflictos en el funcionamiento social o profesional son una excesiva tendencia a la fantasía, pensamientos extraños, identidad difusa, objetivos inestables e inconformidad con las demandas de la sociedad.[39]

Una alta Apertura es característica del trastorno esquizotípico de la personalidad (pensamiento extraño y fragmentado), trastorno narcisista de la personalidad (excesiva auto-valoración) y trastorno paranoide de la personalidad (sensibilidad a la hostilidad externa). La carencia de reflexividad (muestra una baja Apertura) es característica de todos los trastornos de la personalidad y podría explicar la persistencia de patrones de conducta inadaptados.

[40]

Los problemas asociados con la baja Apertura son las dificultades en adaptarse a los cambios, una baja tolerancia hacia puntos de vista o estilos de vida diferentes, chatura emocional, alexitimia y una estrecha gama de intereses.[39]​ La rigidez es el aspecto más obvio de la baja Apertura en los trastornos de la personalidad y que demuestra la carencia de conocimiento sobre las propias experiencias emocionales. Es más característico del trastorno obsesivo-compulsivo, conocido como el opuesto a la impulsividad (aquí, un aspecto de Apertura que muestra una tendencia a comportarse de manera inusual o autista) que es característica del trastorno esquizotípico y del trastorno límite de la personalidad.[40]

Religiosidad y espiritualidad[editar]

La Apertura a la experiencia tiene relaciones mixtas con tipos diferentes de religiosidad y espiritualidad.[8]​ La religiosidad general tiene una asociación débil con la baja Apertura. El fundamentalismo religioso tiene un poco más de relación sustancial con la baja Apertura. La religiosidad abierto y madura y la espiritualidad, por otro lado, tienden a ser asociadas con una Apertura alta; se descubrió que las experiencias místicas ocasionadas por el uso de psilocibina son proclives a aumentar la Apertura significativamente (ver 'Uso de Fármacos' abajo).

Género[editar]

Un estudio que examinó las diferencias de género en los rasgos del Modelo de los Cinco Factores de la personalidad en 55 naciones, comprobó que entre los distintos países hay diferencias insignificantes en promedio, entre hombres y mujeres en la Apertura a la experiencia.[41]​ En contraste, a lo largo de los distintos países las mujeres tuvieron niveles significativamente más altos que los hombres promedio en neuroticismo, extraversión, amabilidad y consciencia. En 8 culturas, los hombres demostraron tener grados significativamente más altos que las mujeres en Apertura, pero en 4 culturas las mujeres puntuaron significativamente más alto que los hombres. Investigaciones anteriores han encontrado que las mujeres tienden a tener una mayor puntuación en la faceta de Sentimientos de la Apertura, mientras que los hombres tienden a puntuar más en la faceta de Ideas, mientras que en el estudio de las 55 naciones no se evaluaron facetas individuales.[41]

Memoria de los sueños[editar]

Un estudio sobre las diferencias individuales en la frecuencia de recordar lo soñado, estableció que la Apertura a la experiencia era el único de los cinco grandes rasgos de la personalidad relacionado con la memoria de los sueños. La frecuencia en la que se recuerdan los sueños también ha sido relacionada con rasgos similares de la personalidad, como la Absorción y la Disociación. La relación entre el recuerdo de los sueños y estos rasgos ha sido considerada una evidencia de la teoría de continuidad de la consciencia. Específicamente, las personas que tienen experiencias vívidas e inusuales durante el día, como quienes tienen un alto grado de estos rasgos, tienden a tener un contenido más memororable en sus sueños y de ahí una mayor capacidad para recordar los sueños.

[42]

Sexualidad[editar]

La Apertura está relacionada con muchos aspectos de la sexualidad. Hombres y mujeres con un alto nivel de Apertura están mejor informados sobre sexo, tienen una experiencia más amplia, una mayor motivación, y actitudes sexuales más liberales.[34]​ En parejas casadas, el nivel de Apertura de las mujeres (y no así el d los hombres) está relacionado con la satisfacción sexual de la pareja. Esto podría ser porque las mujeres "abiertas" están más predispuestas de explorar una variedad de experiencias sexuales nuevas, conduciendo así a una satisfacción más grande para ambos cónyuges.[37]

Genes y fisiología[editar]

La Apertura a la experiencia, como los otros rasgos del Modelo de los Cinco Factores, se cree que posee un componente genético. Gemelos idénticos (quienes tienen el mismo ADN) muestran puntuaciones similares en APertura a la experiencia, incluso cuándo han sido adoptados en familias diferentes y criados en entornos muy distintos[43]​ Un estudio genético de 86 tópicos encontró una relación entre la Apertura a la experiencia y el polimorfismo 5-HTTLPR, asociado con el gen transportador de serotonina.[44]

Niveles más altos de Apertura han sido enlazados a la actividad en el sistema dopaminérgico ascendente y la corteza dorsolateral prefrontal. La Apertura es el único rasgo de la personalidad que se interrelaciona en pruebas neuropsicológicas con la función de la corteza dorsolateral prefrontal, apoyando las asociaciones teóricas entre la Apertura, el funcionamiento cognitivo, y el cociente intelectual.[45]

Geografía[editar]

Un estudio italiano descubrió que las personas viven en las islas Tirrenas tienden a ser menos abiertas a experimentar que aquellos que viven en las cercanías de la superficie continental, y que las personas cuyos antepasados habían habitado las islas desde hacían veinte generaciones tendían a ser menos abiertas a experimentar que quienes habían llegado más recientemente. Además, las personas que emigraron de las islas al continente tienden a ser más abiertas a experimentar que las personas que se quedaron en las islas, y que quienes migraron a las islas.[46]

Las personas que viven en el Este y el Oeste de los Estados Unidos tienden a puntuar más alto en Apertura a la experiencia que aquellos que viven en el mediano Oeste y en el Sur. Las puntuaciones en promedio más altas en Apertura fueron de los estados de Nueva York, Oregón, Massachusetts, Washington, y California. Las puntuaciones en promedio más bajas provienen de Dakota del Norte, Wyoming, Alaska, Alabama, y Wisconsin.[47]

Uso de fármacos[editar]

Psicólogos en los primeros años de la década de 1970 utilizaron el concepto de Apertura a la experiencia para describir a las personas que son más propensas a utilizar marihuana. La Apertura fue definida en estos estudios como una alta creatividad, un fuerte espíritu de aventura, una sensación interna de búsqueda de la novedad, y un bajo nivel de autoritarismo. Muchos estudios correlativos confirmaron que los jóvenes que puntúan alto en este conjunto de rasgos es más probable que utilicen marihuana.[48][49]​ Investigaciones más recientes han comprobado este hallazgo utilizando mediciones moernas de Apertura.[50]

Estudios inter-culturales han encontrado que las culturas con un alto grado de apertura a valores tienen índices más altos de consumo de éxtasis, a pesar de que un estudio a nivel individual en los Países Bajos no ha encontrado ninguna diferencia en los niveles de Apertura entre consumidores y no consumidores.[37]​ Los consumidores de éxtasis de hecho tendieron a poseer mayor Extraversión y un menor grado de Consciencia que los que no consumían.

Un estudio de 2011 descubrió que la Apertura (y no así otros rasgos) aumentaron con el uso de psilocibina, un efecto que persistió incluso después de 14 meses.[51]​ El estudio halló que las diferencias individuales en niveles de experiencia mística al tomar psicolicibina estaban relacionadas con aumentos de Apertura. Los participantes que reunían los criterios para una "completa experiencia mística"[nota 1] experimentaron un aumento significativo en Transparencia, mientras que aquellos participantes que no reunían aquellos criterios no experimentaron cambios significativos en Apertura. Cinco de las seis facetas de Apertura (todas, a excepción de Acciones) mostraron este patrón de aumentar debido a una experiencia mística. Aumentos en Apertura (incluyendo sus facetas, tanto como la puntuación total) entre aquellos quienes tuvieron una completa experiencia mística se mantuvieron durante más de un año después de tomar el fármaco. Los participantes que tuvieron una completa experiencia mística subieron más de 4 T-puntos de puntuación. En comparación, la Apertura normalmente disminuye con el envejecimiento de a 1 T-puntos por década.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Goldberg L. R. (1993). «The structure of phenotypic personality traits». American Psychologist 48 (1): 26-34. PMID 8427480. doi:10.1037/0003-066X.48.1.26. 
  2. a b c McCrae R. R., John O. P.; John (1992). «An introduction to the Five-Factor Model and its applications». Journal of Personality 60 (2): 175-215. PMID 1635039. doi:10.1111/j.1467-6494.1992.tb00970.x. 
  3. Costa, P. T. & McCrae, R. R. (1992).
  4. a b Butler, J. C. (2000). «Personality and emotional correlates of right-wing authoritarianism». Social Behavior and Personality 28: 1-14. doi:10.2224/sbp.2000.28.1.1. 
  5. a b c d Sibley, Chris G.; Duckitt, John (2000). «Personality and prejudice: a meta-analysis and theoretical review». Personality and Social Psychology Review 12 (3): 248-279. PMID 18641385. doi:10.1177/1088868308319226. 
  6. a b Steel, Piers; Schmidt, Joseph & Shultz, Jonas (2008). «Refining the relationship between personality and Subjective well-being». Psychological Bulletin 134 (1): 138-161. PMID 18193998. doi:10.1037/0033-2909.134.1.138. 
  7. a b Malouff, John M.; Thorsteinsson, Einar B. & Schutte, Nicola S. (2005). «The relationship between the five-factor model of personality and symptoms of clinical disorders: a meta-analysis». Journal of psychopathology and behavioral assessment 27 (2): 101-114. doi:10.1007/s10862-005-5384-y. 
  8. a b Saroglou, Vassilis (2002). «Religion and the five-factors of personality: A meta-analytic review». Personality and Individual Diffenences 32: 15-25. doi:10.1016/S0191-8869(00)00233-6. 
  9. a b c d Thompson, E.R. (October 2008). «Development and Validation of an International English Big-Five Mini-Markers». Personality and Individual Differences 45 (6): 542-548. doi:10.1016/j.paid.2008.06.013. 
  10. a b Goldberg, L.R.; Johnson, JA; Eber, HW (2006). «The international personality item pool and the future of public-domain personality measures». Journal of Research in Personality 40 (1): 84-96. doi:10.1016/j.jrp.2005.08.007. 
  11. Goldberg, L.R. (1992). «The development of markers for the Big-Five factor structure». Psychological Assessment 4 (1): 26-42. doi:10.1037/1040-3590.4.1.26. 
  12. Saucier, G (1994). «Mini-Markers – a brief version of Goldberg’s unipolar big-five markers». Journal of Personality Assessment 63 (3): 506-516. PMID 7844738. doi:10.1207/s15327752jpa6303_8. 
  13. Connelly, B.S.; Ones, D. S.; Chernyshenko, O. S. (2014). «Introducing the Special Section on Openness to Experience: Review of Openness Taxonomies, Measurement, and Nomological Net». Journal of Personality Assessment 96 (1): 1-16. PMID 24073877. doi:10.1080/00223891.2013.830620. 
  14. Gosling, S. (2008).
  15. McRae, Tobert R. (2004). «Openness to Experience». Encyclopedia of Applied Psychology 2. Elsevier. 
  16. McCrae, R. R. (1987). «Creativity, divergent thinking, and openness to experience». Journal of Personality and Social Psychology 52 (6): 1258-1265. doi:10.1037/0022-3514.52.6.1258. 
  17. Feist, G. J. (1998).
  18. a b c Moutafi, Joanna; Furnham, Adrian; Crump, John (2006). «What facets of openness and conscientiousness predict fluid intelligence score?». Learning and Individual Differences 16: 31-42. doi:10.1016/j.lindif.2005.06.003. 
  19. Geary, D. C. (2005). The origin of mind: Evolution of brain, cognition, and general intelligence. Washington, DC: American Psychological Association. ISBN 1-59147-181-8. 
  20. Furnham, Adrian; Chamorro-Premuzic, Tomas (2006). «Personality, intelligence, and general knowledge». Learning and Individual Differences 16: 79-90. doi:10.1016/j.lindif.2005.07.002. 
  21. Chamorro-Premuzic, Tomas; Furnham, Adrian & Ackerman, Phillip L. (2006). «Ability and personality correlates of general knowledge». Personality and Individual Differences 41 (3): 419-429. doi:10.1016/j.paid.2005.11.036. 
  22. Furnham, Adrian; Christopher, Andrew N.; Garwood, Jeanette & Martin, G. Neil (2007). «Approaches to learning and the acquisition of general knowledge». Personality and Individual Differences 43 (6): 1563-1571. doi:10.1016/j.paid.2007.04.013. 
  23. a b Furnham, Adrian; Chamorro-Premuzic, Tomas (2008). «Cognitive ability, learning approaches and personality correlates of general knowledge». Educational Psychology 28 (4): 427-437. doi:10.1080/01443410701727376. 
  24. Rocklin, Thomas (1994). «Relation Between Typical Intellectual Engagement and Openness : Comment on Goff and Ackerman ( 1992 )». Journal of Educational Psychology 86 (1): 145-149. doi:10.1037/0022-0663.86.1.145. 
  25. Fleischhauer, Monica; Enge, Sören; Brocke, Burkhard; Ullrich, Johannes; Strobel, Alexander; Strobel, Anja (2010). «Same or Different? Clarifying the Relationship of Need for Cognition to Personality and Intelligence». Personality and Social Psychology Bulletin 36 (1): 82-96. PMID 19901274. doi:10.1177/0146167209351886. 
  26. Mussell, Patrick (2010). «Epistemic curiosity and related constructs: Lacking evidence of discriminant validity». Personality and Individual Differences 49 (5): 506-510. doi:10.1016/j.paid.2010.05.014. 
  27. a b c d Phares, E.J.; Chaplin, W.F. (1997). «Personality and Intellect». Introduction to personality (4th edición). New York: Longman. p. 522. ISBN 0-673-99456-2. 
  28. Tellegen, Auke; Atkinson, Gilbert (June 1974). «Openness to absorbing and self-altering experiences ('absorption'), a trait related to hypnotic susceptibility». Journal of Abnormal Psychology 83 (3): 268-77. PMID 4844914. doi:10.1037/h0036681. 
  29. a b c d Glisky, Martha L.; Tataryn, Douglas J.; Tobias, Betsy A.; Kihlstrom, John F.; McConkey, Kevin M. (February 1991). «Absorption, openness to experience, and hypnotizability». Journal of Personality and Social Psychology 60 (2): 263-72. PMID 2016669. doi:10.1037/0022-3514.60.2.263. 
  30. Aluja, Anton; Garcı́a, Óscar; Garcı́a, Luis F. (2002). «A comparative study of Zuckerman's three structural models for personality through the NEO-PI-R, ZKPQ-III-R, EPQ-RS and Goldberg's 50-bipolar adjectives». Personality and Individual Differences 33 (5): 713-725. doi:10.1016/S0191-8869(01)00186-6. 
  31. García, Luis F.; Aluja, Anton; García, Óscar; Cuevas, Lara (2005). «Is Openness to Experience an Independent Personality Dimension?». Journal of Individual Differences 26 (3): 132-138. doi:10.1027/1614-0001.26.3.132. 
  32. De Fruyt, F.; Van De Wiele, L. & Van Heeringen, C. (2000). «Cloninger's Psychobiological Model of Temperament and Character and the Five-Factor Model of Personality». Personality and Individual Differences 29 (3): 441-452. doi:10.1016/S0191-8869(99)00204-4. 
  33. Costa, Paul T.; McCrae, Robert R. (1992). «Four ways five factors are basic». Personality and Individual Differences 13 (6): 653-665. doi:10.1016/0191-8869(92)90236-I. 
  34. a b McCrae, Robert R. (1994). «Openness to Experience: Expanding the boundaries of Factor V». European Journal of Personality 8 (4): 251-272. doi:10.1002/per.2410080404. 
  35. McCrae R. R. (1996). «Social consequences of experiential openness». Psychological Bulletin 120 (3): 323-337. PMID 8900080. doi:10.1037/0033-2909.120.3.323. 
  36. Jost John T (2006). «The end of the end of ideology». American Psychologist 61 (7): 651-670. PMID 17032067. doi:10.1037/0003-066X.61.7.651. 
  37. a b c d Robert McCrae; Angelina R. Sutin (2009). «Chapter 17. Openness to Experience». En Mark R. Leary, & Rick H. Hoyle, ed. Handbook of Individual Differences in Social Behavior. New York/London: The Guildford Press. pp. 257–273. ISBN 978-1-59385-647-2.  Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «handbook» está definido varias veces con contenidos diferentes Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «handbook» está definido varias veces con contenidos diferentes Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «handbook» está definido varias veces con contenidos diferentes
  38. Stephan, Yannick (2009). «Openness to experience and active older adults' life satisfaction: A trait and facet-level analysis». Personality and Individual Differences 47 (6): 637-641. doi:10.1016/j.paid.2009.05.025. 
  39. a b Piedmont, Ralph L.; Sherman, Martin F.; Sherman, Nancy C. (December 2012). «Maladaptively high and low openness: the case for experiential permeability». Journal of Personality 80 (6): 1641-68. PMID 22320184. doi:10.1111/j.1467-6494.2012.00777.x. 
  40. a b Piedmont, Ralph L.; Sherman, Martin F.; Sherman, Nancy C.; Dy-Liacco, Gabriel S.; Williams, Joseph E. G. (2009). «Using the Five-Factor Model to Identify a New Personality Disorder Domain: The Case for Experiential Permeability». Journal of Personality and Social Psychology 96 (6): 1245-1258. PMID 19469599. doi:10.1037/a0015368. 
  41. a b David P. Schmitt; Realo, A; Voracek, M., & Allik, J. (2008). «Why can't a man be more like a woman? Sex differences in big five personality traits across 55 cultures». Journal of Personality and Social Psychology 94 (1): 168-182. PMID 18179326. doi:10.1037/0022-3514.94.1.168. 
  42. Watson, David (2003). «To dream, perchance to remember: Individual differences in dream recall». Personality and Individual Differences 34 (7): 1271-1286. doi:10.1016/S0191-8869(02)00114-9. 
  43. Jang, K. L., Livesly, W. J., & Vemon, P. A.; Livesley; Vernon (September 1996). «Heritability of the big five personality dimensions and their facets: A twin study». Journal of Personality 64 (3): 577-592. PMID 8776880. doi:10.1111/j.1467-6494.1996.tb00522.x. 
  44. Scott F. Stoltenberg, Geoffrey R. Twitchell, Gregory L. Hanna, Edwin H. Cook, Hiram E. Fitzgerald, Robert A. Zucker, Karley Y. Little; Twitchell; Hanna; Cook; Fitzgerald; Zucker; Little (March 2002). «Serotonin transporter promoter polymorphism, peripheral indexes of serotonin function, and personality measures in families with alcoholism». American Journal of Medical Genetics 114 (2): 230-234. PMID 11857587. doi:10.1002/ajmg.10187. 
  45. Colin G. DeYoung, Jordan B. Peterson and Daniel M. Higgins (2005). «Sources of openness/intellect: cognitive and neuropsychological correlates of the fifth factor of personality». Journal of Personality 73 (4): 825-858. PMID 15958136. doi:10.1111/j.1467-6494.2005.00330.x. 
  46. Camperio Ciani A. S., Capiluppi C., Veronese A., Sartori G.; Capiluppi; Veronese; Sartori (2006). «The adaptive value of personality differences revealed by small island population dynamics». European Journal of Personality 21: 3-22. doi:10.1002/per.595. 
  47. Stephanie Simon (23 de septiembre de 2008). «The United States of Mind. Researchers Identify Regional Personality Traits Across America». WSJ.com. 
  48. Victor H. R., Grossman J. C., Eisenman R.; Grossman; Eisenman (1973). «Openness to experience and marijuana use in high school students». Journal of Consulting and Clinical Psychology 41 (1): 78-85. PMID 4726715. doi:10.1037/h0035646. 
  49. Eisenman R., Grossman J. C., Goldstein R.; Grossman; Goldstein (1980). «Undergraduate marijuana use as related to internal sensation novelty seeking and openness to experience». Journal of Clinical Psychology 36 (4): 1013-1019. PMID 7440728. doi:10.1002/1097-4679(198010)36:4<1013::AID-JCLP2270360434>3.0.CO;2-0. 
  50. Flory K., Lynam D., Milich R.; Lynam; Milich; Leukefeld; Clayton (2002). «The relations among personality, symptoms of alcohol and marijuana abuse, and symptoms of comorbid psychopathology: Results from a community sample». Experimental and Clinical Psychopharmacology 10 (4): 425-434. PMID 12498340. doi:10.1037/1064-1297.10.4.425. 
  51. MacLean, K. A., Johnson, M. W., & Griffiths, R. R.; Johnson; Griffiths (November 2011). «Mystical experiences occasioned by the hallucinogen psilocybin lead to increases in the personality domain of openness». Journal of Psychopharmacology 25 (11): 1453-1461. PMC 3537171. PMID 21956378. doi:10.1177/0269881111420188.