Antonio de Quintanilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antonio de Quintanilla
Brigadier
Lealtad Reino de España
Isabelinos
Mandos Ejército Real de Chile
Participó en Guerra de independencia de Chile

Nacimiento 14 de noviembre de 1787
Pámanes
Fallecimiento 27 de diciembre de 1863
Almería
Ocupación Gobernador de Chiloé
Comandante militar de Murcia
Comandante militar de Tarragona

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
[editar datos en Wikidata]

Antonio de Quintanilla y Santiago (Pámanes, Actual Cantabria, España; 1787Almería, Andalucía, España; 1863) fue un militar español que pasó en su juventud a la gobernación de Chile y después de dedicarse al comercio en la provincia de Concepción, ingresó en el ejército real en 1813. Llegó a ocupar el puesto de gobernador de Chiloé hasta la conquista de ese territorio por tropas chilena en enero de 1826. Luego del fin de la guerra, regresó a España con su familia, y vivió allí hasta su muerte.

Biografía[editar]

Hijo de Francisco de Quintanilla y Herrera y de Teresa de Santiago, ambos miembros de familias de cierto linaje en la región de Pámanes, nació el 14 de noviembre de 1787.[1]

Durante la Guerra de Independencia de Chile actuó en las batallas de Yerbas Buenas, San Carlos, Chillán, El Roble, Rancagua y en la de Chacabuco (1813-1817). En San Carlos recibió una herida en el rostro, que por falta de atención médica le acarreó sordera en el oído izquierdo y una parálisis facial permanente en ese lado de la cara. Alcanza el grado de coronel en 1814. Brigadier el 17 de diciembre de 1825.[2]

Después de Chacabuco viajó a Lima, donde fue nombrado gobernador de Chiloé por el virrey Pezuela el 20 de marzo de 1817 en reemplazo del viejo y renunciado coronel Ignacio Justis (o Yutis), en aquella época una gobernación política y militar dependiente del Virreinato del Perú, asentándose en la villa de San Carlos de Chiloé, actual ciudad de Ancud en el norte de la Isla Grande, y allí organizó su defensa frente a las expediciones dirigidas por la República de Chile, derrotando en Agüi la comandada por Lord Cochrane en 1820 y en Mocopulli la de Ramón Freire en 1824, pero en una nueva expedición y tras los combates habidos en los campos de Pudeto y Bellavista (14 de enero de 1826) convino con el jefe del ejército expedicionario chileno el Tratado de Tantauco (15 de enero de 1826), en virtud del cual Chiloé fue anexado a la República de Chile.

Después de los sucesos anteriores, regresó a España en compañía de sus hijos y de su mujer, Antonia Álvarez de Garay, natural de Chiloé, y se mantuvo en el real servicio como brigadier del cuartel de Santander (1827), subdelegado general de policía de la Mancha (1831). Ocupaba aquel último cargo cuando Fernando VII murió y comenzaba una nueva guerra civil dinástica. Rápidamente desbarato una intentona carlista en su provincia para ser relevado poco después.[3]

Durante la Primera Guerra Carlista no tuvo mucha participación en operaciones militares, manteniéndose neutral a pesar de ser un “ayacucho”, militar derrotado en América, y la mayoría de estos ocupaban cargos importantes en el nuevo régimen liberal.[4] En 1838 el Ministro de Guerra, general Isidro Alaix, le ofreció el cargo de comandante general de Murcia, pero Jerónimo Valdés también pidió aquel cargo y se lo quedo. Le fue concedido el de gobernador y comandante general de Tarragona un año después. Se mantendría en el cargo hasta 1843, esperando en cuartel hasta 1846, cuando fue restablecido nuevamente en Tarragona para perseguir a las partidas carlistas.[5] Al siguiente año fue relevado definitivamente, permaneciendo en cuartel en la capital española.

Fue nombrado caballero de la Orden de Isabel la Católica (1824), y recibió la gran cruz de la Orden de San Hermenegildo y la cruz de la batalla de Rancagua, entre otras distinciones.[6] Hacia el final de su vida, en 1854, escribió una Autobiografía.[7] Su esposa falleció en Madrid en 1854, a los 51 años.[8] Él murió el 27 de diciembre de 1863, en Almería.[9]

Mientras era gobernador de Chiloé, en 1825, nació su único hijo, Antonio de Quintanilla Álvarez. Aquel estudiaría derecho y como funcionario del Ministerio de Justicia establecería contactos con el pretendiente carlista Carlos VI, buscándole secretamente prestamos en Europa, motivo por el cual es nombrado Marqués de Quintanilla.[10] Involucrado en la Ortegada, recibió el indulto de Isabel II, se casó con la almeriense Elena Fábregas Pellón, se traslado a Puerto Rico para ejercer un cargo judicial y allí falleció en 1869.

Su único nieto, Guillermo, nacido en 1867, fue director de la Estación Agronómica de Mayagüez entre 1888 y 1898, casado con la portorriqueña Catalina Cartagena, padre de una única hija, Julia, en 1892, murió en 1929.[11]

Referencias[editar]

  1. Torres Marín, 1986: 2
  2. Torres Marín, 1986: 68, 70-71
  3. Torres Marín, 1986: 78
  4. Torres Marín, 1986: 79
  5. Torres Marín, 1986: 80
  6. Torres Marín, 1986: 77
  7. Torres Marín, 1986: 2
  8. Torres Marín, 1986: 86-87
  9. Torres Marín, 1986: 89
  10. Torres Marín, 1986: 87
  11. Torres Marín, 1986: 87

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]