Anticiclón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Comparación entre un ciclón y un anticiclón en el hemisferio norte.

Un anticiclón es una zona atmosférica de alta presión, en la cual la presión atmosférica (corregida al nivel del mar) es superior a la del aire circundante. El aire de un anticiclón es más estable que el aire que lo circunda y desciende sobre el suelo desde las capas altas de la atmósfera, produciéndose un fenómeno denominado subsidencia. Los anticiclones, debido a lo anterior, provocan situaciones de tiempo estable y ausencia de precipitaciones, ya que la subsidencia limita la formación de nubes. Los anticiclones giran en sentido horario en el hemisferio norte y antihorario en el hemisferio sur, al revés que las borrascas, por causa del efecto Coriolis.

Historia[editar]

Sir Francis Galton descubrió por primera vez los anticiclones en la década de 1860. Son las zonas preferidas dentro de un patrón de flujo de sinóptica en los niveles más altos de las depresiones en el patrón de la onda de Rossby. Los sistemas de alta presión se denominan alternativamente anticiclones. Su circulación se denomina a veces cum sole. Las zonas de altas presiones subtropicales se forman bajo la porción descendente de la circulación de la célula de Hadley. Las zonas de alta presión de nivel superior se sitúan sobre los ciclones tropicales debido a su naturaleza de núcleo cálido.

Los anticiclones de superficie se forman debido al movimiento descendente a través de la troposfera, la capa atmosférica donde se produce el tiempo. Las zonas preferidas dentro de un patrón de flujo de sinóptica en los niveles superiores de la troposfera se encuentran bajo el lado occidental de las vaguadas. En los mapas meteorológicos, estas áreas muestran vientos convergentes (isotacas), también conocidos como confluencia, o líneas de altura convergentes cerca o por encima del nivel de no divergencia, que se encuentra cerca de la superficie de presión de 500 hPa aproximadamente a mitad de la troposfera.[1][2]​ Debido a que se debilitan con la altura, estos sistemas de alta presión son fríos.

Cresta subtropical[editar]

La dorsal subtropical se muestra como una gran zona de color negro (sequedad) en esta imagen de satélite de vapor de agua de septiembre de 2000

El calentamiento de la tierra cerca del ecuador fuerza el movimiento ascendente y la convección a lo largo de la vaguada monzónica o zona de convergencia intertropical. La divergencia sobre la vaguada casi ecuatorial hace que el aire se eleve y se aleje del ecuador en el aire. A medida que el aire se desplaza hacia las latitudes medias, se enfría y se hunde dando lugar a una subsidencia cerca del paralelo de 30º de ambos hemisferios. Esta circulación conocida como célula de Hadley forma la dorsal subtropical.[3]​ Muchos de los desiertos del mundo son causados por estas zonas de alta presiones climatológicas.[4]​ Debido a que estos anticiclones se fortalecen con la altura, se conocen como dorsales de núcleo cálido.

Formación en altura[editar]

El desarrollo de anticiclones en altura se produce en los ciclones de núcleo cálido, como los ciclones tropicales, cuando el calor latente causado por la formación de nubes se libera en altura aumentando la temperatura del aire; el espesor resultante de la capa atmosférica aumenta la alta presión en altura que evacua su flujo de salida.

Concepto[editar]

La circulación del aire en el interior de un anticiclón es, en el hemisferio norte, en el sentido de las manecillas del reloj, (dextrógiro), y en el hemisferio sur en sentido contrario a las manecillas del reloj, (levógiro). El sentido de giro del aire es pues inverso al que se da en un ciclón o borrasca, (el cual es levógiro en el hemisferio norte y dextrógiro en el hemisferio sur).

Un anticiclón térmico es el descenso de una masa de aire debido a que está más fría que el entorno. Se produce cuando el aire desciende por enfriamiento, aumenta la presión atmosférica, y la pérdida de temperatura es mayor en las capas bajas que en las altas, provocando una inversión térmica. Da un tiempo seco, soleado y frío.

Un anticiclón dinámico es el descenso de una masa de aire debido a que es empujada hacia la superficie de la Tierra por la advección (variación de un escalar en un punto dado por efecto de un campo vectorial, es decir, dentro de lo referente a la meteorología, el proceso de transporte de una propiedad atmosférica) en altura de masas de aire que la desplazan del lugar en el que está. Da tiempo seco, soleado y caluroso. El anticiclón se caracteriza por su presión atmosférica que es superior a la del aire cercano, que produce un efecto expansivo en esa zona. Lo anterior lo diferencia de la depresión, cuya presión atmosférica es más baja que el aire circundante, la cual produce un efecto de contracción del aire hacia el centro de la borrasca.

Anticiclón: en las zonas donde el aire frío desciende a la presión normal se le suma la presión que ejerce el aire al descender.

También pueden clasificarse por su ciclogénesis en:

  • Anticiclones fríos: Se producen por enfriamiento de una bolsa de aire que está en contacto con el suelo. Este aire se queda bloqueado y no puede moverse ni deja pasar otros sistemas meteorológicos.
  • Anticiclones cálidos: Se forman asociados a las zonas de la circulación general de la atmósfera, por convección desde otras zonas anticiclónicas, que empujan al aire, que previamente había subido, hacia abajo. Este aire viene más seco y más frío que su entorno, pero baja a enfriarse todavía más. A esta categoría pertenecen los anticiclones subtropicales como el de las Azores.

Efectos[editar]

Sistemas basados en la superficie[editar]

Golden Gate Bridge en la niebla

Los sistemas de alta presión se asocian frecuentemente a vientos ligeros en superficie y a subsidencia de aire procedente de porciones superiores de la troposfera. La subsidencia generalmente calentará una masa de aire por adiabático (compresión).[5]​ Así, las altas presiones suelen traer consigo cielos despejados.[6]​ Al no haber nubes que reflejen la luz solar durante el día, hay más radiación solar entrante y las temperaturas aumentan rápidamente cerca de la superficie. Por la noche, la ausencia de nubes hace que la radiación de onda larga saliente (es decir, la energía térmica de la superficie) no se bloquea, lo que da lugar a temperaturas bajas diurnas más frescas en todas las estaciones. Cuando los vientos superficiales se vuelven ligeros, la subsidencia producida directamente bajo un sistema de alta presión puede conducir a una acumulación de partículas en las zonas urbanas bajo la alta presión, dando lugar a una bruma generalizada.[7]​ Si el nivel de superficie humedad relativa se eleva hacia el 100 por ciento durante la noche, puede formarse niebla.[8]

El movimiento de las masas de aire ártico continental hacia latitudes más bajas produce sistemas de alta presión fuertes pero poco profundos verticalmente.[9]​ La inversión de temperatura a nivel de superficie puede dar lugar a zonas de estratocúmulos o nubes de estratos persistentes, conocidas coloquialmente como penumbra anticiclónica. El tipo de tiempo provocado por un anticiclón depende de su origen. Por ejemplo, las extensiones de las altas presiones de las Azores pueden provocar una melancolía anticiclónica durante el invierno porque recogen humedad al desplazarse sobre los océanos más cálidos. Las altas presiones que se acumulan en el norte y se desplazan hacia el sur suelen traer tiempo despejado porque se enfrían en la base (en lugar de calentarse), lo que ayuda a evitar la formación de nubes.

Una vez que el aire ártico se desplaza sobre un océano no congelado, la masa de aire se modifica en gran medida sobre el agua más cálida y adquiere el carácter de una masa de aire marítima, lo que reduce la fuerza del sistema de alta presión.[10]​ Cuando el aire extremadamente frío se desplaza sobre océanos relativamente cálidos, pueden desarrollarse bajas polares[11]​ Sin embargo, las masas de aire cálidas y húmedas (o tropicales marítimas) que se desplazan hacia el polo desde fuentes tropicales son más lentas de modificar que las masas de aire árticas.[12]

Sistemas medio-troposféricos[editar]

Posición media de la dorsal subtropical en julio en América del Norte.

La circulación en torno a las dorsales de nivel medio (altitud), y la subsidencia del aire en su centro, actúan para dirigir los ciclones tropicales alrededor de su periferia. Debido a la subsidencia dentro de este tipo de sistemas, puede desarrollarse una capa que inhibe la convección libre y, por tanto, la mezcla de la troposfera de nivel inferior con la de nivel medio. Esto limita la actividad de las tormentas cerca de sus centros y atrapa contaminantes de bajo nivel como el ozono en forma de neblina bajo su base, lo que supone un problema importante en los grandes centros urbanos durante los meses de verano, como Los Ángeles, California y Ciudad de México.

Sistemas troposféricos superiores[editar]

La existencia de altas presiones de nivel superior (en altura) permite la divergencia de nivel superior que conduce a la convergencia en superficie. Si no existe una dorsal de nivel medio que la cubra, se produce convección libre y el desarrollo de chubascos y tormentas si la atmósfera inferior es húmeda. Debido a que se desarrolla un bucle de retroalimentación positiva entre el ciclón tropical convectivo y la alta de nivel superior, los dos sistemas se fortalecen. Este bucle se detiene una vez que las temperaturas del océano se enfrían por debajo de 26,5 grados Celsius (79,7 °F),[13]​ reduciendo la actividad de las tormentas eléctricas, lo que debilita el sistema de alta presión de nivel superior.

Importancia para los regímenes monzónicos globales[editar]

Cuando la dorsal subtropical del Pacífico noroccidental es más fuerte de lo normal, se produce una estación monzónica húmeda para Asia.[14]​ La posición de la dorsal subtropical está vinculada a la medida en que la humedad del monzón y las tormentas eléctricas se extienden hacia el norte en los Estados Unidos. Típicamente, la dorsal subtropical a través de América del Norte migra lo suficientemente lejos hacia el norte para comenzar las condiciones monzónicas a través del Desierto del Suroeste de julio a septiembre.[15]​ Cuando la dorsal subtropical está más al norte de lo normal hacia las Cuatro Esquinas, las tormentas eléctricas del Monzón de Nuevo México pueden extenderse hacia el norte en Arizona y Nuevo México. Cuando se suprimen hacia el sur, la atmósfera se seca a lo largo del suroeste desértico, provocando una ruptura del régimen monzónico.[16]

Depuración en los mapas meteorológicos[editar]

Un análisis meteorológico en superficie para los Estados Unidos el 21 de octubre de 2006

En los mapas meteorológicos, los centros de altas presiones se asocian con la letra H en inglés,[17]​ dentro de la isobara con el mayor valor de presión. En las cartas de niveles superiores de presión constante, los anticiclones se sitúan dentro del contorno de la línea de altura más alta.[18]

Versiones extraterrestres[editar]

En Júpiter hay dos ejemplos de tormenta anticiclónica extraterrestre; la Gran Mancha Roja y la recientemente formada Oval BA. Son impulsadas por tormentas más pequeñas que se fusionan[19]​ a diferencia de cualquier tormenta anticiclónica típica que ocurre en la Tierra donde el agua las impulsa. Otra teoría es que los gases más calientes se elevan en una columna de aire frío, creando un vórtice como es el caso de otras tormentas que incluyen la Mancha de Ana en Saturno y la Gran Mancha Oscura en Neptuno. Se han detectado anticiclones cerca de los polos de Venus.

Referencias[editar]

  1. Glosario de Meteorología (2009). Nivel de no divergencia. Archivado el 7 de julio de 2011 en Wayback Machine. Sociedad Meteorológica Americana. Recuperado el 2009-02-17.
  2. Konstantin Matchev (2009). Middle-Latitude Cyclones - II Archivado el 25 de febrero de 2009 en Wayback Machine.. Universidad de Florida. Recuperado el 2009-02-16.
  3. Dr. Owen E. Thompson (1996). Célula de circulación Hadley. Archivado el 5 de marzo de 2009 en Wayback Machine. Channel Video Productions. Recuperado el 2007-02-11.
  4. Equipo de ThinkQuest 26634 (1999). La formación de los desiertos Archivado el 17 de octubre de 2012 en Wayback Machine.. Fundación educativa Oracle ThinkQuest. Recuperado el 2009-02-16.
  5. Oficina del Coordinador Federal de Meteorología (2006). Apéndice G: Glosario Archivado el 25 de febrero de 2009 en Wayback Machine.. NOAA. Recuperado el 2009-02-16.
  6. Jack Williams (2007). Lo que ocurre dentro de las altas y bajas Archivado el 24 de agosto de 2012 en Wayback Machine.. USA Today. Recuperado el 2009-02-16.
  7. Gobierno de Myanmar (2007). Haze Archivado el 27 de enero de 2007 en Wayback Machine.. Recuperado el 2007-02-11.
  8. Robert Tardif (2002). Características de la niebla Archivado el 20 de mayo de 2011 en Wayback Machine.. NCAR Laboratorio Nacional de Investigación. Recuperado el 2007-02-11.
  9. CBC News (2009). Culpa de Yukón: La masa de aire ártico enfría el resto de Norteamérica. Centro Canadiense de Radiodifusión. Recuperado en 2009-02-16.
  10. Administración Federal de Aviación (1999). Manual de Operaciones de Aviación General Internacional del Atlántico Norte, Capítulo 2: Medio Ambiente. FAA. Recuperado en 2009-02-16.
  11. Rasmussen, E.A. y Turner, J. (2003). Polar Lows: Mesoscale Weather Systems in the Polar Regions, Cambridge University Press, Cambridge, p 612.
  12. Dr. Ali Tokay (2000). chapter 11: Air Masses, Fronts, Cyclones, and Anticyclones. Universidad de Maryland, Condado de Baltimore. Recuperado el 2009-02-16.
  13. Chris Landsea. Asunto: A15) ¿Cómo se forman los ciclones tropicales? Archivado el 27 de agosto de 2009 en Wayback Machine. Centro Nacional de Huracanes. Retrievon 2008-06-08.
  14. C.-P. Chang, Yongsheng Zhang y Tim Li (1999). Interannual and Interdecadal Variations of the East Asian Summer Monsoon and Tropical Pacific SSTs, part I: Roles of the Subtropical Ridge. Journal of Climate: pp. 4310-4325. Recuperado el 2007-02-11.
  15. Universidad Estatal de Arizona (2009). Fundamentos del monzón de Arizona y meteorología del desierto. Archivado el 31 de mayo de 2009 en Wayback Machine. Recuperado el 2007-02-11.
  16. David K. Adams (2009). Review of Variability in the North American Monsoon Archivado el 8 de mayo de 2009 en Wayback Machine.. Servicio Geológico de Estados Unidos. Recuperado el 2007-02-11.
  17. Keith C. Heidorn (2005). Weather's Highs and Lows: Parte 1 Los altos. Archivado el 30 de septiembre de 2009 en Wayback Machine. The Weather Doctor. Recuperado el 2009-02-16.
  18. Glosario de Meteorología (2009). High Archivado el 7 de julio de 2011 en Wayback Machine.. Sociedad Meteorológica Americana. Recuperado el 2009-02-16.
  19. Vasavada, Ashwin R.; Showman, Adam P. (24 de abril de 2018). «Dinámica atmosférica joviana: una actualización después de Galileo y Cassini». Reports on Progress in Physics 68 (8): 1935. Bibcode:2005RPPh...68.1935V. doi:10.1088/0034-4885/68/8/R06. Consultado el 24 de abril de 2018 – via Institute of Physics. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]