Alfoz de Santa Gadea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alfoz de Santa Gadea
municipio de España
Bandera de Alfoz de Santa Gadea.svg
Bandera
Escudo de Alfoz de Santa Gadea.svg

Iglesia de Alfoz de Santa Gadea

Iglesia de Alfoz de Santa Gadea
Alfoz de Santa Gadea ubicada en España
Alfoz de Santa Gadea
Alfoz de Santa Gadea
Ubicación de Alfoz de Santa Gadea en España.
Alfoz de Santa Gadea ubicada en Provincia de Burgos
Alfoz de Santa Gadea
Alfoz de Santa Gadea
Ubicación de Alfoz de Santa Gadea en la provincia de Burgos.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Flag Burgos Province.svg Burgos
• Comarca Las Merindades
• Partido judicial Villarcayo
Ubicación 42°57′20″N 3°57′02″O / 42.955555555556, -3.9505555555556Coordenadas: 42°57′20″N 3°57′02″O / 42.955555555556, -3.9505555555556
• Altitud 893 msnm
• Distancia 102 km a Burgos
Superficie 34,39 km²
Núcleos de
población
Higón, Quintanilla de Santa Gadea y Santa Gadea
Población 105 hab. (2015)
• Densidad 3,23 hab./km²
Gentilicio gadeano, na
Código postal 09571
Pref. telefónico 947/942
Alcalde (2015) Ricardo Martínez Rayón (PP)
Patrón San Roque
Patrona Santa Águeda
Sitio web Ayuntamiento de Alfoz de Santa Gadea
[editar datos en Wikidata]

El Alfoz de Santa Gadea es un municipio en la comarca administrativa de Las Merindades, del partido judicial de Villarcayo, provincia de Burgos, comunidad autónoma de Castilla y León, España.

División administrativa[editar]

Alfoz de Santa Gadea
Localización del Alfoz de Bricia
Santa Gadea de Alfoz 
Santa Gadea de Alfoz

Su capital es Santa Gadea y el municipio se encuentra dividido en tres entidades locales menores, que son:

Vías de comunicación en superficie[editar]

Muy próxima pasa la  N-623 .

Las distancias a capitales de provincia y otras poblaciones cercanas son:

Reinosa: 27 Km[2]

Villarcayo: 45 Km[3]

Santander: 79 Km[4]

Burgos: 97 Km[5]

Bilbao: 117 Km[6]

Vitoria-Gasteiz: 141 Km[7]

Geografía[editar]

Está situado en una zona con relieve semimontañoso en las estribaciones meridionales de la cordillera Cantábrica, en la cuenca alta del Ebro. El pantano del Ebro y el monte Hijedo,[8] son dos de sus referencias, uno al norte y otro al sur. Su relieve es relativamente irregular, con pequeñas sierras, vallejos y ondulaciones diversas. Con altitud en torno a los 800-900 msnm y un clima oceánico continentalizado propician un tipo de paisaje norteño donde predomina el color verde, tanto en sus campos como en sus masas forestales.

La diferencia más evidente se establece entre una zona norte y una zona sur. La zona norte es un área algo más llana y de aprovechamiento sobre todo ganadero; vierte sus aguas hacia el pantano del Ebro que linda con este alfoz.

La zona sur es de relieve algo más ondulado con pequeños vallejos por los que discurren corrientes de agua en su mayoría arroyos. Es un área preferentemente boscosa ya que el monte Hijedo resalta como marcador.

Geomorfología[editar]

Embalse del Ebro después de una nevada.

Todo el terreno pertenece a la era Mesozoica, época Cretácico Inferior. [9]

El relieve es semimontañoso, que en las partes altas pasa a colinas o colinas de montaña y truncado en algunos lugares. Las cumbres más altas son “peña Otero” y “Orcacía” de 1012 msnm y “las Rasas” de parecida altitud. Todas ellas forman una línea de cumbres que son las que ejercen de divisoria de las zonas norte-sur antes mencionadas; eso implica que el terreno este ligeramente inclinado en ambas direcciones.

Como elemento destacado a nivel geológico es el denominado sinclinal de Santa Gadea que se prolonga al este por el Valle de Valdebezana.

La roca predominante es la sedimentaria tipo arenisca, y algún otro tipo de rocas clásticas como la arcilla. La arenisca ha sido determinante en el devenir de estos pueblos pues con ella se han construido casi todas las edificaciones a lo largo de los siglos como se puede percibir en la arquitectura. En el siglo XX fue su tratamiento en Arija de donde se obtenía la materia prima para la obtención de vidrio que supuso la llegada de un nuevo sistema de producción en estas tierras.

Hidrografía[editar]

Toda esta área está encuadrada en la cuenca alta del Ebro. En la zona norte discurren el río “Ballurbio”, “arroyo de Pontecia”, “arroyo de los Peñuquios” que desaguan en el pantano del Ebro.

En la zona sur el “arroyo de la Braña” y el “río Hijedo” vierten también hacia el Ebro en dirección a Valderredible.

Orilla del pantano

Hay también una serie de fuentes producto del tipo de clima y suelo que predomina en esta zona.

Climática[editar]

Al estar en la solana de las estribaciones meridionales de la cordillera Cantábrica, ésta ejerce de pantalla pluviométrica que incide directamente en las precipitaciones, la dirección del viento y las temperaturas. La temperatura media anual es de entre 9º y 10º. Predomina el tiempo frío y húmedo.

Puede categorizarse como un clima de transición, con caracteres dominantes propios del clima oceánico y otros recesivos del clima mediterráneo continentalizado. Esta transición climática se pone de manifiesto en inviernos fríos con frecuentes nevadas y heladas nocturnas entre diciembre y marzo y veranos medianamente calurosos durante el día y frescos por la noche. Esto genera una oscilación térmica tanto anual como diaria bastante acusada; en verano puede haber una oscilación que fluctúa entre 30º o más por el día y 10º por la noche. En invierno el termómetro se suele poner en negativo bastantes días.

En cuanto a las precipitaciones, las típicas de zona húmeda superiores a 900 l/ m2 abundantes sobre todo en primavera y otoño, notablemente menores que en la zona próxima de Corconte que puede llegar a 1.300 l/ m2. En invierno suelen ser en forma de nieve o de aguanieve. [10]

Atendiendo a los datos y a los criterios de clasificación climática de Köppen este clima es de tipo Cfb.[11]

También es necesario citar la incidencia del pantano del Ebro. Tal pantano ha modificado el clima del entorno; recordar que por su amplia superficie, de 6.253 has, facilita una fuerte insolación. Tal insolación genera una acumulación de calor en el agua por lo que tiende a evaporarse; en consecuencia, cuando baja la temperatura por las noches o en los meses más fríos, tal vapor se condensa; la consecuencia de tal condensación son las nieblas frecuentes durante aquellos periodos de tiempo que inciden las circunstancias antes señaladas.

El rocío, la escarcha y las heladas son también frecuentes en las estaciones que las propician.

Los vientos predominantes suelen ser del norte.

Biota[editar]

También en esta temática se encuentra en una zona de transición entre las regiones biogeográficas eurosiberiana y mediterránea aunque con neto predominio de la primera. Por tanto los condicionantes climáticos generan un escalonamiento de la vegetación al tener que adaptarse a ellos.

El monte Hijedo es un marcador determinante tanto en el mundo vegetal como animal.

Flora y vegetación[editar]

En la zona más llana del norte, donde están situados los pueblos, predominan los pastos para el ganado pues el clima es propicio para que la ganadería doméstica se alimente en ellos.

Durante el periodo estival en el que las precipitaciones escasean, el rocío ejerce de complemento sustitutivo para proporcionar a las plantas que necesitan humedad tal aporte de agua, lo cual no impide que en verano la falta de precipitaciones agoste las zonas de hierba.

En la zona sur predomina el monte boscoso. Destaca el monte Hijedo. Ocupa una superficie aproximada de unas 1.500 has. Se trata de un bosque mixto caducifolio de roble albar y haya con grupos dispersos de tejos abedules y acebos. [12]

En las zonas abiertas dominan arbustos, monte bajo y plantas varias como el tojo y el piorno mayor, el narciso, biercol y botón de oro. [13]

En este alfoz nace el río Hijedo que discurre de norte a sur, lo que genera un bosque de ribera donde abundan alisos, abedules, avellanos, acebos, cornejos y arándanos entre otras especies. [14]

Por estas condiciones también se obtenía turba como combustible en el pasado.

Árboles singulares[editar]

  • Roble Sesteadero.

Muy cerca de Higón, se encuentra este fotogénico roble de bastantes cientos de años. Se llama así porque al formar una Y invertida, en esa abertura, al ser de grandes proporciones, iba el ganado a ponerse a la sombra cuando calentaba el Sol. Está incluido en el catálogo de especímenes vegetales de singular relevancia. [15]

  • Dentro del monte Hijedo hay otros árboles que son muy llamativos como por ejemplo tejos que se asientan sobre rocas.[16] [17] [18]

Fauna[editar]

También la fauna es subsidiaria de la existente en el monte Hijedo pues sean animales o aves y demás, se desplazan fuera del área de tal monte. La especie cinegética más abundante es el corzo junto el jabalí. También se pueden ver pequeños mamíferos como garduñas, martas, armiños, comadrejas, turones, tasugos y en momentos ocasionales el lobos. Mencionar al búho real como ave más llamativas además de otras más clásicas como buitres, águilas, halcones y otras aves nocturnas sin olvidar a las pequeñas paseriformes.

En el pasado también había osos. Así se escribió en el “Libro de la Montería” del siglo XIV [19] y parece que ha existido hasta tiempos recientes. Cuando Pascual Madoz en 1849 escribió Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar dedicó un artículo a Santa Gadea de Alfoz; en él señaló que en monte Hijedo había osos. En otros lugares relativamente próximos como La Lora existe un lugar denominado Brañosera que alude a la existencia de ese plantígrado. En la actualidad se ha detectado su presencia aunque de un modo testimonial y esporádico. [20]

El pantano del Ebro al ser un embalse de orillas con poco arbolado y escasa profundidad alberga avifauna acuática diversa con más de 70 especies. En cada época del año puede haber diferencias. Destacan diversas anátidas. Hay milano negro, cigüeña, chova piquirroja y martín pescador entre otros muchos. También sirve como lugar de descanso de diversas aves migratorias que llegan desde/hasta el norte de Europa. Otras invernan en el embalse. [21]

Entre todo este conjunto también citar a artrópodos, insectos, arácnidos y otros.

Historia[editar]

Con respecto a la prehistoria no se ha detectado ningún asentamiento humano por lo que en ausencia de castros, cerámicas, herramientas de piedra, dólmenes u otro tipo de restos nada se puede añadir al respecto. [22] Aventurar hipótesis de que si lo ocupaba una u otra tribu, clan o etnia no son más que ensoñaciones, ante la inexistencia de restos arqueológicos antes de la Edad Media. [Nota 1]

Edad Media[editar]

Los restos más antiguos encontrados corresponden a la Alta Edad Media, en consecuencia los pueblos actualmente existentes se originaron en esa época como todos los de los alrededores, generados como resultado de la implantación del sistema de producción entonces predominante.

Estos pueblos podían originarse por iniciativa de un grupo de personas o de los estamentos privilegiados, la nobleza y el clero de la ICAR [Nota 2]

En aquel tiempo pertenecía al alfoz, además de los pueblos actuales, “Villa Meran” (San Vicente de Villamezán). [23] [24]

Políticamente estuvo integrado en el Reino de Asturias, después en el Reino de León incluido en el Condado de Castilla, y cuando tal condado se independizó del Reino de León pasó a formar parte del Reino de Castilla.

Ya a finales de la Edad Media, en el siglo XIV, los pueblos de este alfoz eran sufragáneos del Señorío de Vizcaya de la Casa de Lara, según consta en el libro Becerro de las Behetrías.

Modo de producción[editar]

Estos pueblos así como los del contorno son resultado de un nuevo modo de producción que se va implantando desde la antigüedad tardía.

Tal modo de producción se basaba en el sector primario de la economía, aprovechando el entorno en el que se ubicaban los pueblos. Por los condicionantes bioclimáticos en este territorio predominaba la ganadería y la agricultura en aquellos lugares donde fuera posible. La agricultura era subsidiaria de la ganadería pues la cortedad de la producción no permitía vivir de ella; si el trigo o centeno que se obtenía servía para hacer el pan durante todo el año la cosecha había sido excelente. También se explotaba el arbolado tanto salvaje como de frutales, sobre todo manzanos. Los aprovechamientos cinegéticos estaban limitados y solían ser una exclusiva de la nobleza tanto fuera alta como baja nobleza. En definitiva, una economía de subsistencia para cubrir las necesidades primarias que perduró en sus líneas generales hasta el siglo XX.

El tipo de viviendas no eran casas de piedra como en la actualidad; las edificaciones de piedra eran construidas por unos especialistas muy cotizados sobre todo por los estamentos antes citados; la inmensa mayor parte de la gente solía vivir en cuevas si las había o las excavaban en la roca arenisca; también en habitáculos construidos con madera en exclusiva o madera recubierta con adobe y/o barro.

La vida social era básicamente comunitaria. Los ganados de los vecinos se apacentaban en montes y rastrojeras para aprovechamiento mancomunado de aquellas áreas comunales. Un modo de relación muy extendido eran los trabajos comunitarios para arreglar caminos, viviendas, fuentes, y aprovisionamiento de leña como combustible para los periodos fríos o incluso para hacer pan. En este sentido, la explotación forestal respetaba escrupulosamente el ciclo natural del arbolado; buena muestra es la conservación hasta la actualidad del monte Hijedo.

La población de estos pueblos estaba sometida a los dos estamentos antes citados a los que debían abonar diversos impuestos pagaderos en especies, trabajo personal como mano de obra en la construcción de castillos, iglesias, ermitas, palacios, abadías, monasterios y demás, todos de piedra, trabajo desarrollado dentro o fuera de este alfoz. También se pagaba a los mismos en dinero cuando lo empezó a haber a partir del siglo XI. Mencionar otro impuesto que no pagaban otros alfoces, merindades o concejos, era el denominado “Votos de San Millán” (véase infra: Topónimo) cobrado por el monasterio de San Millán de la Cogolla en La Rioja. [25]

Y es que el dominio de ese sistema simbólico era amplio; quedó patente en las construcciones de iglesias, ermitas y humilladeros. Hasta para señalar los límites del terreno de la capital del alfoz, Santa Gadea de Alfoz, se hacia con cruces en vez de mojones que era lo normal.

Recuerdo que en una ocasión el tío Federico entró en la escuela para invitar a los chavales a visitar las cruces. Se refería a las cruces que señalaban el territorio del pueblo, y varios chavales fueron con los viejos del lugar a recorrerlas. [26]

Tan unido iba tal sistema al modo de producción que lo portaba que en este alfoz la hegemonía cultural de tales creencias estructurales ha sido exclusivo durante más de un kiloaño; tal exclusividad no disminuirá hasta que vaya decayendo el modo de producción al que iba anejo. (Véase infra Alfoz de Santa Gadea y Arija).

Este modo de producción va a persistir hasta la Edad Contemporánea con las modificaciones oportunas, producto de los tiempos como la construcción de viviendas de piedra, la utilización de nuevas herramientas metálicas, nuevos medios de transporte y la generación de nuevas profesiones como arrieros; profesiones que también han ido desapareciendo cuando en el siglo XX fue implantándose otro modo de producción de base industrial. (Véase infra: Siglo XX).

Topónimo[editar]

Como antes se ha escrito, la élite privilegiada se subdividía en dos estamentos, la nobleza y el clero de la ICAR.

Del primero surge la denominación de “alfoz”[27] pues es un término referido a la administración de un territorio y esa administración era función de la nobleza [28] ; un alfoz [29] agrupaba a varios núcleos de población y estaba administrado por alguien de la nobleza. [30] Un requisito imprescindible es que en cada alfoz hubiera un castillo. Ese requisito parece que se cumple pues tal castillo pudo estar localizado en “Peña Castillo”, lugar en el que se han encontrado algunas puntas de lanzas y flechas y cerámicas de esa época. [31]

El segundo término -“de Santa Gadea”- surge del nombre propio Águeda – Ágatha en latín-. Por particularismo de dicción, concretamente por metaplasmo a través de metátesis, derivó a “Gadea”. Tal mujer murió ejecutada porque el sistema simbólico [Nota 3] [Nota 4] que portaba en su mente era ilegal, cuando ella vivió, en el Imperio Romano. Como muestra de reconocimiento a tal mujer, la ICAR como institución que administra/ba y gestiona/ba tal sistema simbólico, la distinguió sobremanera calificándola de “santa”. Cuando tal sistema se convirtió en un entramado casi exclusivo de creencias y dogmas en este alfoz, la ICAR tuvo el suficiente poder e influencia para fijar el nombre de tal persona en la toponimia. [Nota 5]

No se sabe cual es la primera vez que aparece citada tal denominación en documento escrito. Si bien en el titulado “Votos de San Millán” fechado en el año 934 cita a Santa Gadea, -donde se le cita como “Sancta Agathea”- para justificar el tributo que debían pagar los habitantes de este alfoz al monasterio de la San Millán de la Cogolla en La Rioja.[31] Aunque lleva la fecha del año 934 tal "documento" es considerado como una falsificación realizada en el siglo XIII.[32] [33] [34] [35]

Un segundo “documento” donde se cita este territorio es uno en el que el conde de Castilla Sancho García donaba diversas heredades a San Pedro de Cervatos[25] relativamente próximo. Dice así: “et ad Santa Gadeam, et per totam silvam de Isedo...”.[31] Ese “documento” lleva la fecha del año 999, aunque tal “documento” parece que es otra falsificación[36] [37] [38] [39] [40] [41] [Nota 6] realizada en el siglo XII, por los mismos que falsificaron el anterior. [Nota 7] [25] Tal práctica, al parecer, ha sido muy común en la ICAR. [Nota 8]

En consecuencia, puede que tal topónimo aparezca por primera vez en estos "documentos" durante la Plena Edad Media (Siglos XI, XII y XIII).

El que sí aparece antes es el monte Hijedo. Así el año 1068 se le cita como Isieto en un privilegio de Sancho II a favor de los canónigos e iglesias de la mitra burgense.[42]

Edad Moderna[editar]

Durante esta época el modo de producción feudal apenas varió desde la Edad Media. La economía seguía siendo de base agroganadera, salvo algunas profesiones algo especializadas lo cual no excluían que aquellos que las ejercían también tuvieran dedicación agroganadera.

Los estamentos seguían siendo los mismos y las relaciones de poder también. [43] En esta época el poder del estamento noble en este alfoz pertenece al marqués de Aguilar, por lo que al topónimo se le añadió “de Campoo” quedando “Alfoz de Santa Gadea de Campoo”. Tal marqués nombraba al regidor pedáneo, o sea, al alcalde.

Para saber un poco el tipo de vida en este alfoz en esta época nada mejor que los datos que quedaron reflejados en el denominado Catastro de Ensenada de mediados del siglo XVIII. [44]

De tales datos se colige que cuando se elabora tal catastro, este alfoz tiene en torno a 400 habitantes.

El modo de producción es el mismo que cuando se originó este alfoz en la Edad Media. Durante esta época y a tenor de esos datos, casi todos los avecindados se dedican a la agricultura y ganadería como venía siendo a lo largo de siglos y siglos; algunos tienen un trabajo secundario y/o complementario entre los que cabe citar a los que se dedican a las labores de arrieros y carreteros, oficio del que participan también gentes de otras comarcas próximas como Alfoz de Bricia, Valle Zamanzas y Hoz de Arreba.[45]

Entre toda esa población hay notables diferencias de riqueza y de status social. Un modo de diferenciarse es mandar a algún hijo a estudiar. Parece que uno de los estudios hacia el que se orienta, al menos a un hijo, es a la labor de sacerdote, oficio que luego desarrolla en el pueblo de origen en este mismo alfoz. Para ilustrar tales relaciones de poder se puede detallar tal asunto con algunos ejemplos.

  • En Santa Gadea de Alfoz la familia “Fernández Navamuel“ está entre las más poderosas pues no sólo tiene tierras en este pueblo sino en otros del alfoz. De/En ella nace don Andrés Fernández Navamuel, cura de este pueblo. Posee tierras propias además de administrar todos los bienes de la parroquia; tiene la mayor cabaña ganadera de todo el alfoz; para él trabajan 2 criados y 3 criadas.
  • En Arija una de las familias más ricas es la “Lucio de Villegas/Lucio Villegas/Lucio-Villegas”.[46] [47] Tal familia tiene su correspondiente clérigo, don Leonardo de Lucio Villegas que también ejerce sus funciones en Arija. Además de administrar los bienes de la parroquia, tiene tierras propias y ganadería en las que trabajaban dos criados y una criada.
  • En Quintanilla de Santa Gadea el párroco es don Francisco Antonio López también hijo de una familia del pueblo; atiende los bienes de la parroquia y de la capellanía; además dispone de tierras propias.
  • En Higón el cura vive con su padre y resto de la familia.

En consecuencia las élites extractivas, en este caso expresado a través de algunas familias locales que solían pertenecer a la baja nobleza, seguían siendo las mismas que ya lo eran desde que se originaron estos pueblos. Con ello consiguen que tal modo de producción se reproduzca en las generaciones venideras, en este caso a nivel de estructura de creencias. Así es como esas familias mantienen y/o acrecientan más su poder al acaparar dos elementos esenciales: la posesión de medios de producción tanto en tierras como en ganadería y control del poder ejecutivo local del sistema simbólico que sostiene tal modo de producción. (Véase supra: Modo de producción y Topónimo). Señalar que esto no es una hipótesis sino un hecho constatable; de la familia “Lucio de Villegas/Lucio Villegas/Lucio-Villegas” salieron más eclesiásticos que ascendieron hasta arzobispos, como por ejemplo don Manuel Gómez-Salazar y Lucio-Villegas [48] y don Francisco Gómez de Salazar y Lucio-Villegas. [49]

Edad Contemporánea[editar]

Siglo XX[editar]

Alfoz de Santa Gadea y Arija[editar]

Población y vivienda[editar]

El municipio contaba con una población estacional máxima de 715 habitantes, que contrasta con los 177 vecinos empadronados, 119 habitantes (INE 2007). El número de viviendas[50] censadas en el año 2000 era de 161, siendo 65 principales, 80 secundarias y 16 vacías.

Viviendas, año 2000
Principales Secundarias Desocupadas Otras Alojamientos TOTAL
65 80 16 0 0 161
40,37 % 49,69 % 9,94 % 0 % 0 % 100 %
Gráfica de evolución demográfica de Alfoz de Santa Gadea[51] entre 1857 y 2015

     Población según el padrón municipal de 2015 del INE.

Ganadería[editar]

Los ayuntamientos de Valle de Valdebezana, Arija y Alfoz de Santa Gadea se han unido con la asociación de ganaderos para promocionar la comercialización de la carne de potro hispano-bretón.[52] La raza autóctona tiene un censo de 800 madres en la provincia de Burgos.

Artesanía[editar]

En la actualidad existe en el municipio un taller artesanal (Cuero Artesano) que elabora artículos de marroquinería y guarnicionería. Este taller, asociado a la Federación de Organizaciones Artesanas de Castilla y León (Foacal), se encuentra ubicado en la localidad de Quintanilla de Santa Gadea.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Burgos.es. «Inventario de carreteras.». 
  2. :. «Distancia Alfoz de Santa Gadea-Reinosa.». distanciaentre.es. 
  3. :. «Distancia Alfoz de Santa Gadea-Villarcayo.». distanciaentre.es. 
  4. :. «Distancia Alfoz de Santa Gadea-Santander.». distanciaentre.es. 
  5. :. «Distancia Alfoz de Santa Gadea-Burgos.». distanciaentre.es. 
  6. :. «Distancia Alfoz de Santa Gadea-Bilbao.». distanciaentre.es. 
  7. :. «Distancia Alfoz de Santa Gadea-Vitoria-Gasteiz.». distanciaentre.es. 
  8. memoriarepressiofranquista.blogspot. «Mapa de Alfoz de Santa Gadea.». 
  9. Pedro del Olmo Zamora y José Ramírez del Pozo (1978). «MGE 1:50.000. 108 (18-07).». IGME. 
  10. Jesús García Fernández (1974): Los paisajes agrarios de la España Atlántica. Universidad de Valladolid.
  11. Clima-data. «Clima: Santa Gadea de Alfoz.». 
  12. Maria Isabel Fernández &J. González y otros (2001): El bosque caducifolio de Monte Hijdeo. Editorial Fundación Naturaleza y Hombre. ISBN 978-84-607-2284-7
  13. M.A. Pinto Cebrián & J. M. García Lopez (2013): Pequeña flora del Alfoz de Santa Gadea, Editorial Ayuntamiento de Alfoz de Santa Gadea. ISBN 978-84-616-3328-9
  14. C. Pérez Ruiz & C. Sánchez Martínez & R. Viota Fernández (2011): El Monte Hijedo. Un parque natural por descubrir. Editorial, Alfoz de Santa Gadea. ISBN 978-84-606-5371-4
  15. Montacedo. «Roble Sesteadero.». panoramio. 
  16. Venancio José (2012):. «Tejo en monte Hijedo.». taringa.net. 
  17. Luis Fernando Ruiz Puebla (14-07-2007):. «Tejo en monte Hijedo.». blogspot.com.es. 
  18. Luis Fernando Ruiz Puebla (24-06-2012):. «Tejo en monte Hijedo.». blogspot.com.es. 
  19. José A. Valverde (2009):. «Anotaciones al Libro de la montería del rey Alfonso XI. Ediciones Universidad de Salamanca y los autores. ISBN 978-84-7800-324-2. Pág. 191. 
  20. José Mari Reviriego (2016):. «El oso se acerca a Reinosa. El Correo. com. 
  21. Ángel Herrero Calva, Juan José Aja Aja, Ramón Balbás Gutiérrez (2003):. «“Aves acuáticas en el embalse del Ebro”.». en Locustella. ISSN 1698-157X. 
  22. Ramón Bohigas Roldán, Jacinto Campillo Cueva, José Angel Churruca García (1984): “Carta arqueológica de la provincia de Burgos. Partidos judiciales de Sedano y Villarcayo” en Kobite (Serie Paleoantropología y Ciencias Naturales). Bilbao Nº XIV.
  23. Pedro I (1351):. «Becerro : libro famoso de las Behetrias de Castilla...». Valladolid, Editorial Maxtor, 2013. ISBN 978-84-9001-387-8. 
  24. Carlos Estepa Díez & Cristina Jular Pérez-Alfaro (2001):. «Los señoríos de Behetría.». Madrid, CSIC. ISBN 84-00-06322-0. 
  25. a b c «El alfoz de Santa Gadea». Ceder Las Merindades. 
  26. Francisco Mundi Pedret (1995): Mis recuerdos de Santa Gadea. Docplayer.
  27. R.A.E.:. «Definición de alfoz». WordReference.com. 
  28. Carlos Estepa Díez & Cristina Jular Pérez-Alfaro (2001):. « Los señoríos de Behetría.». Madrid, CSIC. ISBN 84-00-06322-0. 
  29. Angel Ferrari (1975):. «"Testimonios retrospectivos sobre el feudalismo castellano en “El Libro de las Behetrías". Boletin de la Real Academia de la Historia. Tomo CLXXII. Nº I. 
  30. Iñaki Martín Viso (2000):. «Poblamiento y estructuras sociales en el norte de la Península Ibérica ...». Universidad de Salamanca. 
  31. a b c . «Alfoz de Santa Gadea. Historia.». 
  32. Antonio Ubieto Arteta:. «“Los primeros años del monasterio de San Millán”.». dialnet: Príncipe de Viana, ISSN 0032-8472, Año nº 34, Nº 132-133, 1973, págs. 181-200. 
  33. Gonzalo de Berceo, Brian Dutton (1967) :. «La vida de San Millán de la Cogolla. vallenajerilla.com: Tamesis Book Limited. ISBN 84-499-7331-7. 
  34. Juan Torres Fontes (2001) :. «“Resonancias murcianas de los “Voto de Santiago” y de “San Millán de la Cogolla” “.». en Acta medievalia. ISSN electronico: 2339-9996. Núm.: 22. p. 81-88. 
  35. M. Ana Diz:. «Berceo: sobre falsificaciones, literatura y propaganda.». vallenajerilla.com: Biblioteca Gonzalo de Berceo. 
  36. Agustín Rodríguez Fernández (1979): Los Carabeos. Historia, economía y sociedad en un concejo rural de la merindad de Campo. Santander, Centro de Estudios Montañeses. Página 49.
  37. Manuel Zabalza Duque (1998) :. «Colección Diplomática de Los Condes de Castilla: Edición y Comentario de Los Documentos de Los Condes Fernán González, García Fernández, Sancho García y García Sánchez.». Junta de Castilla y León, 1998. ISBN 84-7846-777-7. 
  38. Angel Ferrari (1980) :. «Arcaísmos tópicos del reino astur Astur, testimoniados en el libro de la Behetrías.». Boletín de la Real Academia de la Historia, ISSN 0034-0626, Tomo 176, Cuaderno 3, págs. 439-498. 
  39. Justo Pérez de Urbel (1945) :. «Historia del Condado de Castilla, Volumen 2.». Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Escuela de Estudios Medievales. Página 840. 
  40. María del Carmen Arribas Magro (2016) :. «Las Merindades de Burgos 300 a.c-1560.». Madrid, Editorial ACCI. ISBN 978-84-16549-38-2. 
  41. Gonzalo Martínez Díez (1976) :. «Fueros locales de la provincia de Santander.». Anuario de historia del derecho español, ISSN 0304-4319, Nº 46, págs. 527-608. 
  42. Luciano Serrano (1935):| El obispado de Burgos y Castilla primitiva, desde el siglo V al XIII. Tomo III. Madrid : Instituto de Valencia de Don Juan. Página 31.
  43. Pedro Salazar de Mendoza (1657):. «Origen de las dignidades seglares de Castilla y León: con relación sumaria ...». Madrid, Imprenta Real . 
  44. Ismael del Vigo Gutiérrez (2013):. «La excepcionalidad de un espacio marginal “El Alfoz de Santa Gadea” (1752-1950)». Univesidad de Cantabria. 
  45. M. A. Sánchez Gómez (1986):. « Cantabria en los siglos XVIII y XIX, Volumen 1.». Tantín Ediciones. 
  46. Vicente de Cadenas y Vicent (2003):. «Pleitos de hidalguía que se conservan en el Archivo de la Real Chancillería ...». Móstoles,Gráficas Arias Montano S.A. ISBN 84-89851-44-1. 
  47. Carlos Argüeso Seco (2007):. «Los Lucio de Villegas en la comarca de Campoo (Cantabria) y en la comarca de las Merindades (Burgos) durante el siglo XVII». Altamira: Revista del Centro de Estudios Montañeses, ISSN 0211-4003, Nº 71, págs. 139-225. 
  48. . «don Manuel Gómez-Salazar y Lucio-Villegas». Arija.org. 
  49. . «don Francisco Gómez de Salazar y Lucio-Villegas». Arija.org. 
  50. Conforme al padrón del año 2000 [1]
  51. I N E. «Evolución del censos de población desde 1857 hasta 2015.». Consultado el 15 de junio de 2016. 
  52. Criadores de hispano bretón impulsan la comercialización de carne de potro - Diario de Burgos Digital [2]

Notas[editar]

  1. La ciencia ficción aplicada al pasado es un producto ideologizado que superpone parámetros ideológicos del presente al pasado para utilizar tal pasado generando un efecto de realidad tergiversado, en beneficio de la ideología que lo realiza.
  2. Iglesia Católica Apostólica Romana. Se utiliza tal acrónimo pues el término “iglesia” referido a una institución incluye a otras iglesias cristianas como la Comunión Anglicana y las diversas iglesias ortodoxas, las cuales se autocalifican como "Iglesia, una, santa, católica y apostólica". La que enmarca el conjunto de creencias cuyo vértice jerárquico reside en Roma para establecer una clara diferenciación de otras iglesias católicas apostólicas se ha añadido “Romana”.
  3. Es importante clarificar el ámbito de sentido desde el que se utiliza una terminología determinada. La palabra "religión” sufre inflación semántica y una sobrecarga emocional por lo que es preferible utilizar otras expresiones para neutralizar tales lastres. Es larga la conceptuación de las creencias humanas como expresión simbólica de formas de pensamiento para interpretar la realidad, por ejemplo Émile Durkheim, Pitirim Sorokin y Ernst Cassirer; este último en el estudio titulado: (1925) “El pensamiento mítico” Volumen 2 de su Filosofía de las formas simbólicas. Por otra parte, encuadrar este asunto en la teoría de sistemas ya lo vienen haciendo numerosos especialistas. La expresión «sistema simbólico» fue empleado por Clifford Geertz, en: (1965) Religion as a Cultural System y en otras obras como: (1973) Interpretación de las culturas. Gedisa, 1988. ISBN 978-84-7432-333-7.
  4. Un sistema simbólico se puede definir como "un modelo, una convención formal mediante la cual interpretamos el sentido de la relación social y organizamos la expresión. Constituye un conjunto de reglas que tienden a alguna finalidad y se basan en un conjunto de valores. Con estos elementos definimos normas y un imaginario espacio-temporal que tiende a definir nuestra percepción y comportamiento". Antonio Paoli Bolio (1994): “Los sistemas simbólicos y sus contextos de enunciación” en II Foro Departamental de educación y comunicación: Comunicación México DF: UAM-X, CSH, Depto. de Educación y Comunicación; 1994, 23. ISBN 97-0620-519-5.
  5. Puede que primero se denominara así al pueblo que hoy se llama Santa Gadea de Alfoz, y que entonces se llamara “Santa Gadea”. Cuando se constituyó el alfoz, puede que se tomara ese topónimo del pueblo como referencia. Un proceso similar pasó en el colindante Alfoz de Bricia, donde también hay un pueblo denominado Bricia.
  6. Con respecto a la referencia de Gonzalo Martínez Díez, señala en la página 531 que es “Un falso fuero, que no resiste ni siquiera un primer examen crítico”.
  7. En aquella época, y casi hasta la modernidad, saber leer y escribir era una exclusiva de muy pocos. De ahí que todos los asuntos que tenían que ver con los documentos lo más normal es que se redactaran los “scriptoria” en algún monasterio o en la cancillería real. Tales falsificaciones redundaban en beneficio directo de las mismas instituciones en las cuales se hacían tales falsificaciones.
  8. Para contextualizar este asunto puede que sea preciso aludir a esta misma práctica pero con un calado mucho mayor al ser a nivel europeo. Recordar que los Estados Pontificios, existentes en la península Itálica hasta el siglo XX, del que la Ciudad del Vaticano es el último resto, son producto de una falsificación documental del tipo de las que aquí estamos aludiendo. Lorenzo Valla ya demostró tal falsificación en 1440 lo cual no impidió que, aunque demostrado tal fraude, siguiera vigente casi 500 años más.

Bibliografía[editar]

  • Gonzalo Sainz Pérez (1984): Mis recuerdos de Santa Gadea. Madrid.
  • J. Arenas (2010): El Alfoz de Santa Gadea. León.
  • C. Pérez Ruiz & C. Sánchez Martínez & R. Viota Fernández (2011): El Monte Hijedo. Un parque natural por descubrir. Edita Ayuntamiento de Alfoz de Santa Gadea. ISBN 978-84-606-5371-4 [1]
  • M.A. Pinto Cebrián & J. M. García Lopez (2013): Pequeña flora del Alfoz de Santa Gadea. Edita Ayuntamiento de Alfoz de Santa Gadea. ISBN 978-84-616-3328-9

Enlaces externos[editar]