Alberto del Canto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Alberto del Canto y Díaz de Vieira (nacido Alberto do Canto e Dias de Vieira o Alberto Vieira do Canto, según la costumbre portuguesa) (15471611) fue un noble y militar luso-novohispano que exploró el norte de México, donde fue fundador de varias ciudades.

Orígenes[editar]

Nació en las islas Azores en Portugal, en la Villa de Praia da Vitória, de la Isla Terceira de Azores, en el año de 1547. Fue hijo de dom Sebastião Martins do Canto y de dona Maria Dias de Vieira. Se ha supuesto que el origen de su familia en Portugal se remonta hacia 1350, cuando Sir John, Duque de Kent, pasó a vivir a dicha isla,

y que al llegar a la Nueva España radicó en Nueva Galicia y Nueva Vizcaya, convirtiéndose en uno de los primeros exploradores de las tierras que después se conocerían como el Nuevo Reino de León.


Alberto Del Canto Díaz fue un militar luso-español de origen judio-sefardita que siendo un adolescente de 15 años, se embarca para las Islas de Castilla en 1562.


Con ese espíritu de aventura hecho carne, audaz, combativo, con gallardía, de tez blanca y cabello rubio; cuando llega a México cruza por Zacatecas y la Villa de Santiago de Saltillo, de ahí a las Minas de San Gregorio (hoy Ciudad de Cerralvo), donde recibiría el nombramiento de Alcalde.

Sale de las Minas de San Gregorio con dirección a la Villa de Santiago de Saltillo en compañía de 25 soldados, donde en el mes de Julio del año de 1577 fundara la Ciudad de Saltillo, en ese mismo año, funda la Ciudad de Monterrey llamándole originalmente como Villa de Santa Lucía, aunque a falta del permiso y reconocimiento de el Rey de España, fue considerada como asentamiento ilegal.

Se le atribuye también el nombre de El Cerro de la Silla. Otra ciudad que fundó fue la villa de San Gregorio en el Valle de Coagüila, actualmente Monclova, Coahuila, en 1577.

Después, distinguido por su porte aventurero y su hombría, es asediado por las mujeres, lo que le llevó a cortejar a Doña Juana Porcallo, esposa de el fundador oficial de Monterrey: Don Diego de Montemayor en el año 1581, quién al enterarse, la arrodilla hiriéndola de muerte con su espada, jurando no recortar su barba hasta matar a Del Canto.

Don Diego De Montemayor huyó hacia las minas de San Gregorio, entonces se designó como alcalde de Saltillo a Alberto Del Canto, posteriormente fue destituido por Don Luis de Carvajal quien era el protector de ambos en 1582.

Alberto Del Canto fue también un hombre temido y respetado, por lo que se impuso en repetidas ocasiones como alcalde de Saltillo.

Se llegó a a afirmar que debido a su personalidad y a que era rubio, muchas jóvenes se llegaron a enamorar del Alberto, y que por ello era mujeriego en exceso, también se le llamaba Alberto del Diablo por ser un alborotador de indígenas y demás gente.

Fue domador de caballos, se enamoraría de Estefanía, hija de Don Diego de Montemayor y contraería nupcias con ella en 1586, procreando su primer hijo llamado Miguel de Montemayor en 1587, para fines de 1589 nace su segundo hijo bautizado con el nombre de Diego de Montemayor, después en 1593 tienen a su única hija, Elvira.

En forma por demás tardía y grotesca Fray Pablo de Góngora en 1593 acusaría a Don Alberto ante la Inquisición por sus amoríos con la guapa Doña Juana Procallo.

Por otro lado se tiene que fundó por primera vez Monterrey, en 1577, seguido luego por Francisco Carvajal y de la Cueva en 1582, y por Diego de Montemayor en 1596, esto luego que fue aprehendido Carvajal y sus familiares por ser acusados de judaizantes.

Carrera política[editar]

Fundó ciudades importantes, como Saltillo, de la cual fue el primer alcalde (1575) y después fue uno de los primeros habitantes de Monterrey, ciudad fundada por su suegro, el capitán don Diego de Montemayor.

Contrajo matrimonio con la hija del anterior, Estevanía de Montemayor y Porcayo de la Cerda. Luchó por la pacificación de los chichimecas, entre los que tomó numerosos prisioneros para trabajar las minas de Santa Lucía (Monterrey) y San Gregorio (Cerralvo), mismas de su propiedad. Fue encarcelado por el Santo Oficio por ser sospechoso de judaizante (cargo muy común entre los portugueses), pero escapó y vivió entre los nativos hasta que fue hallado inocente y le fueron retirados los cargos.

Retiro y muerte[editar]

Alberto del Canto había sido abandonado por su esposa debido a que se enteró de que éste se había involucrado en una relación amorosa con doña Juana Porcayo de la Cerda, antes de casarse con la hija de ésta. Al enterarse de esto don Diego de Montemayor, que era esposo de doña Juana la mató con su espada y juró asesinar a Alberto, pero por razones no conocidas Diego de Montemayor nunca logró cumplir con su promesa, quizá debido a su avanzada edad, pero sí logró que Alberto fuese investigado por el Santo Oficio (ya que lo acusó de judaizante), pero no se logró comprobarlo, paradójicamente Diego terminó aceptando que su hija contrajera matrimonio con Alberto, imponiendo la condición de que ninguno de los hijos de Alberto y Juana tomarn el apellido paterno, es decir el del Canto. Es probable que aceptase que se diese ese matrimonio porque era la única forma legal para que la familia conservase sus tierras y propiedades, ya que los otros habitantes de Saltillo no tenían la calidad o rango como para que de alguno de sus miembros fuese marido de su hija.

Al final de su vida Diego de Montemayor se retiró a su propiedad, la Hacienda de Buena Vista, cerca de Saltillo, donde murió en 1611.[1]

Documentos relacionados con Alberto del Canto[editar]

  • ES.41091.AGI/1.16403.6.3.15//GUADALAJARA,230,L.2,F.54R-54V
  • Se remita a la Audiencia al capitán Alberto del Canto con el proceso que haya contra él, por haber entrado a poblar en Nueva Galicia entre indios que estaban ya pacificados, a los que prendió, esclavizó y vendió, y cometió también otros delitos, y habiendo sido hecho preso por orden de la Audiencia, se soltó y le volvió a enviar a dicho pueblo, ordenándoles que envíe a la Audiencia a dicho capitán con el proceso que haya contra él, para que hagan justicia en este caso.

Referencias[editar]

  1. Judío, Central de Noticias Diario (24 de febrero de 2014). «Alberto Del Canto, Fundó las ciudades de Monterrey y Saltillo y bautizó al Cerro de la Silla | Diario Judío México». Diario Judío: Diario de la Vida Judía en México y el Mundo. Consultado el 15 de mayo de 2019.