Francisco de Ibarra (explorador español)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Francisco de Ibarra
Información personal
Nacimiento 1539
Éibar, Guipúzcoa, Imperio Español
Fallecimiento 18 de agosto de 1576
Reino de Nueva Vizcaya, Nueva España
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Explorador y militar Ver y modificar los datos en Wikidata
Conocido por Fundación de Victoria de Durango
Placa conmemorativa de la fundación de la villa de Durango en México. Esta placa forma parte del monumento a los tres Durangos que se alza en Victoria de Durango, México.

Francisco de Ibarra (Éibar, Guipúzcoa, ¿1539? - Chametla, Reino de Nueva Vizcaya; 18 de agosto de 1576) fue un explorador y conquistador español que exploró y conquistó parte del norte del México actual. Fundó la villa de Durango, la actual Victoria de Durango, capital del estado mexicano de Durango.[1]

Biografía[editar]

Nació en la localidad de Éibar, Guipúzcoa, País Vasco (España), alrededor del año 1539.

Su tío, el conquistador Diego de Ibarra, lo envió muy joven al frente de un ejército a la conquista y colonización del territorio que ahora comprende el estado de Durango (1554). Su tío se había casado en 1556 con Ana de Velasco y Castilla, hija de Luis de Velasco y Ruiz de Alarcón, marqués de Salinas y virrey de Nueva España, lo que hizo posible que Francisco abandonase su España natal para acompañarlo en diversas expediciones por la región mexicana de Zacatecas.

En 1562, Ibarra fue uno de los primeros exploradores del actual estado mexicano de Zacatecas, al explorar la región y fundar una villa en el valle de Guadiana, la villa de Durango actualmente conocida como Victoria de Durango. La región muy pronto fue bautizada con el nombre de Nueva Vizcaya. También fundó en 1564 la Villa de San Juan Bautista de Carapoa, hoy El Fuerte, en Sinaloa.

Francisco de Ibarra era miembro de una familia de origen vasco, asentada en México desde los primeros años del siglo XVI. La ciudad homónima había sido fundada por Diego de Ibarra en 1549, pese a lo cual las tribus indígenas chichimecas ofrecían una amplia resistencia al dominio español.

En 1554, bajo el mandato de Francisco de Ibarra, los chichimecas fueron derrotados en numerosas ocasiones, contribuyendo ampliamente a pacificar la región. Este cambio provocó que Francisco de Ibarra dirigiese diversas expediciones en el territorio de los actuales estados mexicanos de Durango y Chihuahua, exploraciones con saldo positivo debido al descubrimiento de minas de plata en el primero de los estados. Gracias a su valía militar, en 1562 fue nombrado por el virrey Velasco adelantado y capitán general de Nueva Vizcaya, que fue el nombre que recibió la región explorada por Francisco de Ibarra.

Al frente de su capitanía, el gobernador español procedió al establecimiento de una rudimentaria administración pública que asentase definitivamente el dominio virreinal de la región. Lo más destacado de su actuación al frente de los destinos de Nueva Vizcaya fue la fundación de diversas ciudades, entre ellas Durango (actualmente, Victoria de Durango) y Nombre de Dios.

En 1564 abandonó su situación, un tanto burocrática para su natural ímpetu explorador y realizó diversas expediciones por los territorios más septentrionales, sobre todo por las actuales regiones de Sonora y Sinaloa. En 1565 fundó la ciudad de San Juan Bautista de Carapoa (cuyo nombre actual es El Fuerte), y un año más tarde hizo lo propio con San Sebastián (la actual Concordia, Sinaloa en 1565), en un claro homenaje a sus orígenes guipuzcoanos.

Durante sus últimos años de vida, alternó las estancias en Nueva Vizcaya, pues continuó siendo gobernador de esta región, con las expediciones en Sinaloa. Precisamente en una de ellas murió, concretamente en Chiametla (Sinaloa) en 1576.

La valoración de su labor conquistadora es excelente y se integra dentro de las campañas fomentadas por el virrey Velasco para conquistar definitivamente todo el norte de México.

Referencias[editar]

  1. John Francis Bannon (1970) The Spanish Borderlands Frontier 1513–1821, Albuquerque: University of New Mexico Press, p. 29, 53–54.