Víctor Tevah Tellias

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Víctor Tevah Tellias (26 de abril de 1912, Esmirna, Grecia - 3 de febrero de 1988, Santiago, Chile) fue un director orquestal y violinista chileno.

Fue el director de la Orquesta Sinfónica de Chile entre 1947 y 1957, 1962 y 1966 y entre 1976 y 1986. Entre 1961 y 1962, fue Director Titular de la Orquesta Sinfónica Nacional de Argentina, con la que grabó varios discos, y de 1966 a 1974, Director de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico. Tevah estrenó 88 obras de compositores chilenos, lo que constituye el cuerpo principal de la producción sinfónica nacional del siglo 20.

Carrera[editar]

Formación[editar]

Nació durante un viaje de su madre a su tierra natal, Grecia. Llegó a Chile en septiembre de 1912 y fue inscrito en Valparaíso como ciudadano chileno. Posteriormente, para evitar cualquier problema legal, solicitó y obtuvo carta de ciudadanía en 1943. En 1920 se trasladó con su fami­lia a Santiago, donde realizó estudios en el Conservatorio Nacional entre 1921 y 1930, de violín con Guillermo Navarro y Werner Fischer, y de conjunto instrumental con Enrique Soro. Las altas calificaciones de su examen de grado y la obtención del Premio Orrego-Carvallo en 1930 le abrieron las puertas de su carrera como solista. Entre 1931 y 1932 realizó estudios de perfeccionamiento de violín en la Hochschüle für Musik de Berlín.

Profesionalismo[editar]

A su regreso a Chile fue profesor de Violín y de Conjunto instrumental en el Conservatorio Nacional (1932-38), y violín concertino de la orquesta de la Asociación Nacional de Conciertos Sinfónicos. Con ella estrenó en Chile obras capitales de la literatura violinística, ejecutadas bajo la dirección del maestro Armando Carvajal, una de las figuras claves de la historia musical chilena del siglo XX, quien estrenó en el país muchas obras de compositores chilenos, latinoame­ricanos y europeos, lo que en cierta medida trazó el sendero de la ulterior carrera de Víctor Tevah como director de orquesta. En 1941 ingresó como concertino a la recién creada Orquesta Sinfónica de Chile, pero ya en este período su carrera comenzó a definirse, de forma autodidacta, a favor de la dirección orquestal. Dirigió sus primeros conciertos frente a esta misma Orquesta en 1941. En 1944 fue nombrado director ayudante y luego alcanzó el grado de Director Titular (1947), puesto que ocupó por diez años y que, luego de una breve ausencia, volvió a ejercer entre 1962 y 1966 y entre 1976 y 1986.

Latinoamérica[editar]

Fue invitado a dirigir por toda América Latina y, entre 1961 y 1962, fue Director Titular de la Orquesta Sinfónica Nacional de Argentina, conjunto coro el que realizó una importante serie de discos con obras de compositores argentinos. Desde 1966 hasta 1974 se desempeñó en varios cargos, particularmente en Puerto Rico, donde fue Director de la Orquesta del Festival Pablo Casals, Director de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico y Decano y profesor del Conservatorio de Puerto Rico, institución en la que desarrolló una intensa labor docente.

Sus actuaciones en el extranjero fueron siempre destacadas por la crítica. En dos ocasiones la revista musical argentina Polifonía le otorgó un galardón por ser el intérprete americano (no argentino) que más destacada actuación ha tenido en Buenos Aires, primero por su labor durante la temporada de 1953 frente a la Orquesta Sinfónica Municipal, en el Teatro Colón, y poste­riormente por sus conciertos con la orquesta de la Asociación Amigos de la Música, durante la temporada de 1955. De su larga y fructífera asociación con Pablo Casals se puede desta­car la presentación del oratorio El pesebre en la Ciudad de México en enero de 1961, inmediatamente después del estre­no mundial en Acapulco, bajo la dirección de Casals. Regresó a Chile en 1974, para retomar dos años más tarde su cargo de director titular de la Orquesta Sinfónica.

Estreno de obras[editar]

Entre 1941 y 1980 estrenó en Chile 192 obras: 104 de compositores europeos y latinoameri­canos y 88 de compositores chilenos. Sus estrenos de obras chilenas cubren una parte importante de la producción sinfó­nica nacional, escrita en una muy amplia variedad de lengua­jes y estilos. Entre los autores de esas obras se puede mencio­nar a Raposo Acevedo, Andrés Alcalde, Leni Alexander Pollack, René Amengual, Gustavo Becerra, Próspero Bisquertt Prado, Gabriel Brncic, Salvador Candiani, Acario Cotapos, Roberto Falabella Correa, Fré Focke, Fernando García, Celso Garrido Lecca, Alejandro Guarello, Federico Heinlein, Hans Helfritz, María Elena Hurtado, Carlos Isamitt, Tomás Lefever J. Lernann, Alfonso Letelier, Eduardo Maturana, Alfonso Montecinos, Juan Orrego Salas, Roberto Puelma, A. Quinteros, Carlos Riesco, Domingo Santa Cruz, Claudio Spies, Jorge Urrutia Blondel y Darwin Vargas. Cabe agregar numerosas graba­ciones en disco de obras de compositores chilenos, entre los qué se encuentran Pedro Humberto Allende, Gustavo Becerra, Acario Cotapos, Celso Garrido Lecca, Alfonso Leng, Alfonso Letelier, Juan Orrego Salas, Domingo Santa Cruz, Leon Schidlowsky. Enrique Soro y Jorge Urrutia Blondel. Igualmente signi­ficativa resulta su participación en el Ballet Nacional. Dirigió en 1951 la música para el estreno de El umbral del sueño, el primer ballet creado exclusivamente por chilenos, con música de Juan Orrego Salas, coreografía de Malucha Solari y escenogra­fía de Fernando Dehesa. También participó en el estreno y la difusión de muchos otros ballets que jalonan la época de oro ele la danza en Chile.

Esta ingente labor corresponde al corpus principal de la producción sinfónica nacional del siglo XX, lo cual explica la importancia de este director cuya nutrida trayectoria le valió el Premio Nacional de Arte de Chile mención música en 1980.