Tsutomu Miyazaki

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tsutomu Miyazaki
Nacimiento 21 de agosto de 1962
Distrito de Nishitama (Tokio)
Bandera de Japón Japón
Fallecimiento 17 de junio de 2008
(45 años)
Prefectura de Saitama
Bandera de Japón Japón
Cargo(s) criminal(es)
Abuso de Menores
Asesinato
Conducta indecente
Conducta Disociativa
Condena Pena de muerte
Situación actual Fallecido
Ocupación Empleado de imprenta
Cónyuge Ninguno

Tsutomu Miyazaki (宮崎勤 Miyazaki Tsutomu?, 21 de agosto de 196217 de junio de 2008) también conocido como El Asesino de la Niña Pequeña, Drácula y El Asesino Otaku, fue un asesino en serie japonés. Entre agosto de 1988 y junio de 1989, Miyazaki secuestró y asesinó a cuatro niñas de entre cuatro y siete años de edad. Sus crímenes involucraron comportamientos patológicos como abuso sexual, antropofagia, necrofilia, canibalismo y preservación de partes de cadáveres como trofeo.[1] [2]

Trasfondo[editar]

Miyazaki nació un 21 de agosto de 1962 en el Distrito de Nishitama (Tokio).[3] Su nacimiento prematuro le dejó con una deformidad en ambas manos, las cuales tenía fundidas con las muñecas, haciéndole necesario mover todo un antebrazo para poder rotar una mano.[4] A la edad de 5 años, comenzó a sufrir bullying por parte de sus compañeros, quienes se burlaban de sus manos, por lo cual se aisló desde la Escuela Elemental de Itsukaichi.[5]

Según compañeros y profesores de Miyazaki, era un chico tranquilo, solitario e incapaz de hacer amigos.[6] Solía escribir ensayos en donde expresaba sus deseos de llevar una vida normal. Sin embargo, siempre terminaba por echar la culpa a sus manos el no poder llevar tal vida. Finalmente, se refugió en las historietas y en el manga, al que leía casi compulsivamente hasta altas horas de la noche.[7]

Miyazaki era un joven inteligente y llegó a alcanzar la calificación más alta entre los niños que dieron el examen de ingreso a la Escuela Secundaria Meidai Nakano.[7] Por tres años, dedicó dos horas diarias al estudio. Sin embargo, posteriormente, sus calificaciones comenzaron a caer y su interés en el estudio decayó, por lo que en vez de dedicarse a estudiar se avocó a dibujar cómics.[8] Debido a su alto conocimiento del idioma inglés, planeaba ingresar a la Universidad de Meiji, pero tras dar su ingreso, quedó entre los últimos puestos de postulantes, por lo que desistió de la Universidad y comenzó a estudiar fotografía para luego graduarse, en 1983, como técnico en fotografía. Ésto le garantizó el ingreso a una imprenta de un conocido de su padre.[9] [10]

A mediados de la década de 1980, Miyazaki se mudó a la casa de sus padres y compartió una habitación con su hermana mayor, cerca de la imprenta de su padre. La familia de Miyazaki era muy influyente en Itsukaichi, y su padre era dueño de un periódico de distribución local.[1] Sin embargo, el estatus de su familia no influyó mucho en Miyazaki quien parecía precipitarse dentro de sus problemas y fantasías, que ya habitaban en él. Poco después, Miyazaki recibió de regalo un coche. Al ser arrestado, dijo que sus padres reemplazaban el amor por cosas materiales y que ellos "no hubieran escuchado sus problemas, lo habrían ignorado". También confesó que en esa época comenzó a contemplar la idea del suicidio.[1]

En cuanto a sus relaciones familiares, sus dos hermanas menores lo rechazaban, mientras que su abuelo Shokichi era el único que parecía poner interés en él. Al mismo tiempo, su sexualidad comenzaba a florecer. Evitaba el contacto con mujeres de su edad porque se sentía "sexualmente inferior". De acuerdo a un compañero de secundaria, Miyazaki padecía de un complejo de pene pequeño que le impedía entablar una relación con una mujer adulta.[4] Sin embargo, su apetito sexual era elevado, a tal punto, que aprovechaba los partidos de tenis de la Universidad para fotografiar las entrepiernas de las jugadoras para utilizar luego dichas fotografías con fines meramente onanistas.[4] En 1984, cansado de consumir pornografía para adultos, comenzó a consumir pornografía infantil.[4]

En mayo de 1988, un hecho trascendental ocurriría en la vida de Miyazaki. Su abuelo, la única persona con quien él sentía afinidad, falleció. Luego de ser cremado, Miyazaki consumió parte de las cenizas en un impulso por "retener una parte de él" consigo.[1]

La muerte de su abuelo también lo alejó de su familia. En un incidente, una de sus hermanas menores lo atrapó espiándola en la ducha por lo que le gritó para que se fuera. Miyazaki, en cambio, montó en cólera y la atacó, tomándola del cabello y golpéandole la cabeza contra la pared del baño.[4] También agredió a su madre, quien cuando se enteró del incidente le reclamó que pasara más tiempo trabajando que con sus vídeos.[4]

Su vida como asesino en serie[editar]

En la tarde del 22 de agosto de 1988, Mary Konno, de cuatro años de edad desapareció luego de salir a jugar con una amiga. Tras no encontrarla, su padre la reportó como desaparecida a la Policía de Saitama. Mary Konno había sido engañada por Miyazaki, quién le ofreció un paseo en su Nissan Langley negro. Miyazaki condujo hacia el oeste de Tokio y detuvo el coche debajo de un puente, en un sendero boscoso. Allí, Miyazaki se sentó junto a la niña por media hora antes de asesinarla. Tras cometer el crímen, desnudó el cuerpo y abuso sexualmente de él. Luego, tomó las ropas de la niña y regresó a su coche.[1] [2]

El 3 de octubre de 1988, Miyazaki conducía con su coche por una carretera de la Prefectura de Saitama cuando se topó con Masami Yoshizawa, de 7 años de edad. Luego de convencer a la niña para dar un paseo, Miyazaki condujo a la misma zona boscosa donde había asesinado a Mary Konno. Allí, y en un arrebato asesino, atacó por detrás a la niña y la asesinó. Nuevamente, abusó sexualmente del cuerpo, tomó las ropas y se escapó en su coche.[1] [2]

La Policía lanzó una búsqueda masiva para encontrarla al tiempo que por altavoces alertaba a los padres de mantener controlados a sus hijos. Sin embargo, la búsqueda fue infructuosa, y ni el cuerpo de Mary Konno ni el de Masami Yoshizawa fueron encontrados.

El 12 de diciembre de 1988, Miyazaki asesinó nuevamente; ésta vez a una niña de cuatro años de edad de Kawagoe. La niña era Erika Namba, quien regresaba de la casa de un amigo cuando Miyazaki la secuestró, obligándola a subir al coche. Éste condujo hasta un aparcamiento en Naguri. Allí, cólocó a la niña en el asiento posterior del vehículo y la obligó a desnudarse, tras lo que le tomó fotografías. Tras casi ser visto por un auto que pasó por al lado de su coche, Miyazaki asesinó a la niña. Luego, ató al cadáver de pies y manos, lo envolvió en una sábana y lo colocó en el baúl del coche. Se deshizo de las ropas en un bosque cercano y colocó el cuerpo de la niña en una zona boscosa cerca del aparcamiento.[1] [2]

Al día siguiente, el cuerpo de la niña fue encontrado y quinientos policías exploraron el bosque en busca de más pruebas. También, la policía supo que tanto la familia de Mary Konno como de Erika Namba habían estado recibiendo llamados extraños en el teléfono así como cartas que hacían alusión al asesinato de las niñas.

El 6 de febrero de 1989, el padre de Mary Konno encontró una caja en la puerta de su casa con restos cremados de la niña así como prendas de ropa junto a un escrito que decía: “Mary. Huesos. Cremación. Investigar. Probar”. Días después, el 11 de febrero, la policía recibió una carta de tres páginas en las que un tal "Yoko Imada" confesaba el crímen de Mary Konno. También se burlaba de la Policía y de las esperanzas que tenían los padres de la pequeña de encontrarla con vida. Miyazaki seguiría perturbando a los padres de Konno por mucho más tiempo.[1] [2]

En el verano de 1989, Miyazaki volvió a cometer un delito, ésta vez convenció a una niña de bajarse las bragas para poder fotografiarla, pero cuando estaba en el proceso de tomar las fotografías, unos vecinos fueron alertados y persiguieron a Miyazaki, quien logró escapar. Sin embargo, su apetito sexual lo obligaría a volver el día 6 de junio de 1989 en un parque de Ariake cerca de la bahía de Tokio. Alli encontró a Ayako Nomoto de cinco años de edad, a quien convenció de dejarse tomar fotografías. Luego la convenció de subirse a su coche. Condujo unos ochocientos metros y aparcó el coche, donde asesinó a la niña. Luego envolvió el cuerpo en una sábana y lo colocó en el maletero del coche.[1] [2]

Miyazaki llevó el cuerpo a su apartamento, donde luego de comprar una cámara nueva, fotografió al cuerpo de la niña en diferentes posiciones. También tomó filmaciones del mismo mientras se masturbaba. Miyazaki pasaría los próximos dos días con el cuerpo practicando necrofilia y filmando asi como tomando fotografías.[1] [2]

Cuando el olor se hizo insoportable, Miyazaki decapitó el cuerpo, le cortó las manos y el torso. Abandonó el torso en un cementerio y la cabeza en una pradera mientras que conservó las manos, bebiéndo la sangre y comiendo parte de una de ellas. Temiendo que la policía encontrara los restos, dos semanas después del crímen, Miyazaki volvió a recojer los restos, los cuáles llevó a su habitación, donde los escondió hasta que decidió quemar todo rastro. Desde las ropas hasta el mismo cadáver.[1] [2]

La policía sin embargo, encontró el torso en el cementerio y lanzó una cacería humana por el asesino. Miyazaki se vió frustrado pero su compulsión lo llevaría a intentar nuevamente y finalmente a su detención.

Arresto[editar]

El 23 de julio de 1989, Miyazaki conducía por Hachioji cuando vió a dos hermanas jugando. Detuvo el coche y les ofreció tomarles unas fotografías. La hermana mayor corrió asustada y fue en busca de su padre. Mientras tanto, Miyazaki desnudaba y fotografiaba a la niña más pequeña. Cuando el padre de las niñas llegó al lugar, Miyazaki intentaba insertar un lente de contacto dentro de la vagina de la pequeña. El hombre logró alcanzar a Miyazaki y lo tiró al suelo, pero éste logró escapar, pero sin el coche. Al regresar más tarde para recuperarlo, agentes de policía lo esperaban. Miyazaki fue detenido bajo el cargo de "obligar a una menor a cometer actos indecentes”.[1] [2]

Diecisiete días luego de su arresto en 1989, Miyazaki confesó el asesinato de Ayako Nomoto, cuyo cránero fue hallado al día siguiente. También confesó el asesinato de Erika Namba y de Mary Konno. Posteriormente, el 6 de septiembre de 1989, los restos de Masami Yoshizawa fueron encontrados en una zona boscosa de Itsukaichi.[1]

Luego del arresto, la policía allanó su apartamento, donde encontraron más de 6,000 cintas de vídeo, entre los que se encontraban aquellos en los que Miyazaki filmaba a sus víctimas. Pero la gran mayoría de los vídeos eran de animé violento y del género gore como la serie Guinea Pig.[1] [2] Debido a su gusto por el Manga y el Anime y también ocasionado por la cobertura de los medios de comunicación referentes al tema, Miyazaki recibió el apodo de El asesino Otaku, lo cual causó un Pánico moral entre la población estigmatizando a los fanáticos del manga y del anime con ello y a la cultura Otaku la cual ya estaba bastante estigmatizada entre la sociedad Japonesa. Debido a ello, en el libro de Eiji Otsuka el cual habla acerca de los crímenes de Miyazaki, Otsuka alega que el material de pornografía infantil encontrado en la casa de Miyazaki obedecía a que el asesino conseguía dicho material por medio de un colega fotógrafo por medio de una red ilegal para poder así alimentar su perversión.

Después del encarcelamiento de su hijo, el padre de Miyazaki, quien se rehusó a pagar la defensa legal, se suicidó arrojándose al torrente de un río en 1994. Tiempo después, el propio Miyazaki envió una carta a un periódico local donde decía que con el suicidio de su padre se sentía "como nuevo".[1] [2]

Encarcelamiento, juicio y ejecución[editar]

Durante la década de 1990, Miyazaki permaneció encarcelado mientras que la Prefectura de Saitama encargó su evaluación a una batería de psiquiatras, llegando a la conclusión en 1997 por un equipo de psiquiatras de la Universidad de Tokio de que Miyazaki sufría un desorden de personalidad múltiple y una esquizofrenia extrema, aunque se mantenía enterado de la gravedad y consecuencia de sus crímenes, y por tanto responsable por ellos.[1] [2]

Miyazaki fue sentenciado a pena de muerte en la horca poco después de su captura, transcurriendo más de quince años antes de la aplicación de la pena. Durante su encarcelamiento, intentó reducir su condena a cadena perpetua, siendo todos los intentos infructuosos. También luchó porque se le aplicase la inyección letal en vez de la horca, a la cuál Miyazaki le temía profundamente.[1] Transcurrió sus años en prisión leyendo cómics, manga y mirando animé en el pequeño televisor de su celda. El 17 de enero del 2006, la Suprema Corte de Justicia mantuvo la sentencia original.[11]

El 17 de junio de 2008, Miyazaki fue ejecutado.[12] Se dice que su ejecución fue en respuesta a la masacre de Akihabara.[12]

Víctimas[editar]

Asesinadas

  1. Mari Konno - (今野真理 Kon'no Mari) - Cuatro años de edad
  2. Masami Yoshizawa (吉沢正美 Yoshizawa Masami) - Siete años de edad
  3. Erika Namba (難波絵梨香 Namba Erika) - Cuatro años de edad
  4. Ayako Nomoto (野本綾子 Nomoto Ayako) - Cinco años de edad

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p Japan executes notorious cannibal killer, AFP.
  2. a b c d e f g h i j k l Miyazaki unrepentant to the last / Serial child killer goes to execution without apologizing or explaining his thinking, Daily Yomiuri Online.
  3. 一橋(2003)、pp.61-62
  4. a b c d e f Enciclopedia del crímen y sadismo, p.30, Erlantz Gamboa
  5. Politics and capital punishment a volatile mixture, Japan Today.
  6. The East, Volume 35. Page 42., East Publications, 1989.
  7. a b 一橋(2003)、p.75
  8. 一橋(2003)、p.76
  9. Whipple, Charles T., The Silencing of the Lambs (19 de marzo del 2007)
  10. 一橋(2003)、p.100
  11. People's Daily Online, Japan's Supreme Court upholds death penalty on child killer. (17 de enero del 2007)
  12. a b Serial child killer Tsutomu Miyazaki, 2 others executed , Japan Today.