Tears of the Sun

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tears of the Sun
Título Lágrimas del sol
Ficha técnica
Dirección
Dirección artística David Lazan
Producción Ian Bryce
Mike Lobell
Arnold Rifkin
Diseño de producción Naomi Shohan
Guion Alex Lasker
Patrick Cirillo
Música Hans Zimmer
Fotografía Mauro Fiore
Montaje Conrad Buff
Vestuario Marlene Stewart
Protagonistas Bruce Willis
Monica Bellucci
Cole Hauser
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 2003
Género Acción, Cine bélico
Duración 121 min.
Idioma(s) Inglés
Compañías
Productora Cheyenne Enterprises
Distribución Columbia Pictures
Presupuesto $70,000,000
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Lágrimas del sol es una película bélica de 2003 dirigida por Antoine Fuqua.

La película representa una misión de rescate de los SEALs de la Marina de EUA en medio de una guerra civil en Nigeria.

La estrella de cine Bruce Willis es el comandante del equipo SEAL enviado en el medio de este conflicto para rescatar a una ciudadana americana interpretada por Monica Bellucci. Willis produjo la película a través de su compañía de producción Cheyenne Enterprises.

Argumento[editar]

La película se inicia cuando el gobierno democrático de Nigeria es derrocado y el país cae en manos de un cruel dictador militar desatando una cruenta guerra civil, lo que obliga a los gobiernos a sacar cualquier personal de importancia del país. Ahí, el teniente de las Fuerzas Especiales de los Navy Seal, A.K. Waters (Bruce Willis) y su escuadrón de élite son asignados a una misión para rescatar a la doctora Lena Kendricks (Monica Bellucci).

La doctora Kendricks, ciudadana estadounidense debido a su matrimonio, se dedica a atender a las víctimas de la guerra civil que se está produciendo, en una misión católica de un poblado lejano. Cuando llega Waters, la Dra. Kendricks se niega a marcharse a menos que él se comprometa a ayudar a trasladar a los lugareños a la frontera cercana, donde gozarán de asilo político. Si los abandonan, quedarán a merced del enorme ejército rebelde. Waters tiene órdenes estrictas de su oficial en jefe, el capitán Bill Rhodes (Tom Skerritt) de mantenerse al margen del conflicto. Luego, aparentemente, se comunica con el Capitán por teléfono, quién se niega sin pestañear. Pero el teniente Waters decide mentirle a la doctora Kendricks para poder evacuarla y se la lleva a ella y a los civiles hasta la zona de aterrizaje y recogida.

El viaje, a pesar de algunas dificultades, va "viento en popa", llegando un día después a la zona de recogida. Aparecen 2 helicópteros pero solo uno realizará la extracción mientras el otro proporciona cobertura aérea. Esto confunde y espanta a Lina hasta que descubre traumatida y furiosa que el teniente le había mentido y que planea irse con ella y su equipo mientras los civiles quedan abandonados a su suerte (sabiendo de antemano que morirán). A pesar de que ella no quiere irse dejando a la pobre gente abandonada, el teniente Waters la sube al helicóptero en contra de su voluntad, el resto del equipo sube y se retiran de la zona, dejando a los civiles con el corazón roto y sin esperanzas.

Lina llora en el helicóptero por la impotencia. Minutos después los helicópteros cruzan por encima de donde estaba la misión católica convertido ahora en un matadero infernal, lo que termina de destrozar a Lena por dentro. El teniente Waters y su equipo se miran las caras atónitos y con claro remordimiento de lo que habían hecho con los civiles que aún estaban vivos, mientras Lina se arrincona llena de impotencia en una esquina del helicóptero hasta que el teniente Waters da la orden de regresar de repente, dejando a todos descolocados. Cambia de objetivo una vez que pone el pié en el suelo: Llevar en helicóptero solo a los civiles heridos, muy enfermos y a los niños, dejando solo a los que son capaces de moverse, a Camerún mientras el resto se dirige a dicha zona a pié. Esto confunde ahora a los miembros del equipo de Waters, los cuales no saben que está pasando. Mientras se dirigen a la frontera de Camerún, el Capitán Bill Rhodes llama al teniente con los nervios al límite ya que había incumplido la misión. Durante la caminata hacia la frontera, mediante imágenes de satélite, los SEALs descubren que los rebeldes están de alguna manera siguiéndolos a pesar de que tratan de perderlos.

El capitán intenta persuadirlo para que deje a la gente y se lleve solamente a Lena a la zona de extracción, pero el teniente se niega sin chistar, exigiendo una válida evacuación de los civiles a Camerún, negándose también el capitán ya que ese conflicto no les corresponde. Aún así el teniente decide llevar a Lena y a la gente a Camerún en contra de las órdenes de su comandante en jefe, el cual le dice que por el momento están totalmente solos.

Más adelante en el camino el artillero del escuadrón James Atkins "Red" lo confronta directamente demandando saber por qué su teniente hizo regresar al helicóptero, a lo cual este afirma y cree no tener idea.

A medida que tratan de escapar y evadir a los rebeldes, el equipo entra en un pueblo cuyos habitantes están siendo violados, torturados y masacrados por soldados rebeldes de otra unidad. Los SEALs, conscientes de tener la oportunidad de detenerlos entran en acción incitan al teniente a ordenarles entrar en combate. Luego Waters ordena al equipo a actuar y derrotar a los rebeldes. Los rudos SEALs están emocionalmente afectados por las atrocidades que los rebeldes han cometido contra los indefensos aldeanos, de los cuales los pocos que quedan vivos se unen a la caravana y toman las armas de los rebeldes muertos.

Al anochecer el equipo decide descansar para seguir la mañana siguiente. A la mañana siguiente Slo (Nick Chinlund) descubre que los rebeldes siguieron cazándolos durante toda la noche y que están ahora a solo 1 hora o 30 minutos de la posición de la caravana. Este y el teniente determinan que algún refugiado está transmitiendo una señal que permite a los rebeldes localizarlos. Los SEALs descubren que Gideon (Jimmy Jean-Louis), uno de los últimos refugiados que se les unió es la persona que está transmitiendo para los rebeldes, al ser desenmascarado Gideon trata de correr, pero es abatido por el disparó de Silk (Charles Ingram), el francotirador de la unidad.

La búsqueda de la emisora ​​revela la presencia de Arthur Azuka (Sammi Rotibi), hijo superviviente del depuesto presidente Samuel Azuka, con lo que se dan cuenta que es la razón por la que los rebeldes los están cazando. Samuel Azuka no era solo el presidente del país, sino también el rey de la tribu Igbo. Como el único miembro superviviente de esta línea de sangre real, Arthur es la única persona que queda con un reclamo legítimo al liderazgo de Nigeria. Waters está enojado con la Dra. Kendricks, porque ella sabía desde el principio acerca de Arthur, sin embargo, nunca le informó, ella le responde que no sabía si podía confiar en él.

El equipo SEAL decide continuar escoltando a los refugiados a Camerún, sin importar el costo. Debido a esto, una pesada escaramuza se produce cuando los rebeldes finalmente alcanzan a los SEALs, que deciden quedarse en la retaguardia para dar tiempo a los refugiados para llegar a la frontera. Zee (Eamonn Walker) llama al portaaviones Harry S. Truman para pedir apoyo aéreo, dos aviones de combate F/A-18 Hornets despegan y se dirigen a la escaramuza armados con bombas incendiarias. La batalla mientras tanto va de mal en peor: Los rebeldes matan a Slo (Nick Chinlund), Flea (Chad Smith), Lake (Johnny Mesner) y a Silk, matando también a una gran cantidad de refugiados. Waters, Red (Cole Hauser), Zee (Eamon Walker) y Doc (Paul Francis) están gravemente heridos, pero les proporcionan a los pilotos las coordenadas de donde atacar. Arthur y la Dra. Kendricks pelean en las puertas de la frontera de Camerún para que les permitan pasar cuando escuchan el sobrevuelo de los aviones y el posterior bombardeo sobre las fuerzas rebeldes.

Waters, Zee, Doc y Red se levantan de la hierba con la llegada de los helicópteros Seahawk de la Armada a territorio de Camerún. El capitán Rhodes llega y ordena a los guardias fronterizos que se abra la puerta, dejando entrar a los refugiados y a los maltrechos SEALs. El capitán Rhodes promete a Waters que va a recuperar los cuerpos de sus hombres. La Dra. Kendricks se despide de sus amigos y se va en el mismo helicóptero con Waters y el resto de los SEALs.

En la escena final se muestra a los refugiados reconociendo Arthur Azuka como jefe de la tribu y el portador de los sueños democráticos de su padre para Nigeria. Él levanta su brazo exclamando: "¡Libertad!" con todo el mundo celebrando a su alrededor.

Cita de Edmund Burke como epílogo de la película: "Lo único necesario para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada".

Reparto[editar]

Dentro del elenco de Tears of the Sun hay refugiados reales que viven en los Estados Unidos.

Producción[editar]

Los actores que representaron a los SEALs se sometieron a un entrenamiento de dos semanas, durante el rodaje, tuvieron que llamarse entre ellos por el nombre de su personaje, incluso fuera de cámaras para mejorar la interacción. Tears of the Sun es la primera película fotografiada en el portaaviones nuclear USS Harry S. Truman. Los helicópteros Seahawk de la película son de los "Easy Riders" del Cuerpo de Marines con base en Oahu, Hawai. Los aviones de combate Hornet F/A-18A son del escuadrón VFA-204 "Río Rattlers". VFA-204 es una unidad de reserva de la Marina en la Estación Aérea Naval de Nueva Orleans.

El filme fue tocado por la mala suerte cuando el actor Kevin Tod Smith, elegido como uno de los SEALs, murió accidentalmente, durante su visita a una película ambientada en China. El 6 de febrero de 2002, a la espera de un coche para regresar a su hotel, después de terminar su trabajo en: Warriors of Virtue. The Return to Tao, Smith decidió caminar sobre el plató de cine, se subió a una torre puntal en un conjunto de otra película, perdió el equilibrio y cayó, hiriéndose gravemente en la cabeza. Fue llevado a un hospital en Pekín donde entró en coma y estuvo en terapia intensiva durante diez días, hasta que se le desconectó. Murió el 15 de febrero de 2002, sin recuperar la conciencia.

Enlaces externos[editar]