Sideróforo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un sideróforo (del griego: «transportador de hierro») es un compuesto quelante de hierro secretado por microorganismos. El ion hierro Fe3+ tiene muy poca solubilidad a pH neutro y por ende no puede ser utilizado por los organismos. Los sideróforos disuelven estos iones a complejos de Fe2+, que pueden ser asimilados por mecanismos de transporte activo. Muchos sideróforos son péptidos no ribosomales.

Visto de otra forma, bajo condiciones anóxicas, el hierro está generalmente en el estado de oxidación +2 (ferroso) y soluble. Sin embargo, bajo condiciones óxicas, el hierro se encuentra generalmente en la valencia +3 (férrico), formando varios minerales insolubles. Para obtener hierro de dichos minerales, las células producen sideróforos acoplables al hierro para la unión y transporte hacia dentro de la célula. Gran parte de los sideróforos consisten de derivados del ácido hidroxámico, el cual actúa muy fuerte como quelante férrico.[1]

Otras estrategias para aumentar la solubilidad del hierro y su aceptación por parte de la célula son: la acidificación del entorno (i.e. usado por raíces de plantas) o la reducción extracelular del Fe3+ a iones de Fe2+ más solubles.

Algunos ejemplos de sideróforos producidos por bacterias y hongos son: ferricromo (Ustilago sphaerogena), Pseudomonadaceae (Pseudomona aeruginosa), enterobactina (Escherichia coli), enterobactina and bacillibactina (Bacillus subtilis), ferrioxamina B (Streptomyces pilosus), fusarinina C (Fusarium roseum), yersiniabactina (Yersinia pestis), vibriobactina (Vibrio cholerae), azotobactina (Azotobacter vinelandii), pseudobactina (Pseudomonas B 10) or eritrobactina (Saccharopolyspora erythraea).

Los sideroforos también pueden ser producidos por hongos, algunos hongos como candida, aspergillus, mucor, histoplasma, blastomyces y sporothrix. estos sideroforos se basan en acidos hidroxamicos y quelan el hierro para la absorción por estos hongos patogenos.

Referencias[editar]

  1. Biología de los microorganismos, 11ª edición, Pearson Educación