Sativanorte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sativanorte
municipio de Colombia
Flag of Sativanorte (Boyacá).svg
Bandera
Sativanorte
Sativanorte
Sativanorte
Localización de Sativanorte en Colombia
Ubicación de Sativanorte en Boyacá
Ubicación de Sativanorte en Boyacá
País Flag of Colombia.svg Colombia
• Departamento Flag of Boyacá Department.svg Boyacá
• Región Andina
• Provincia Norte
Ubicación 6°07′53″N 72°42′27″O / 6.1313888888889, -72.7075Coordenadas: 6°07′53″N 72°42′27″O / 6.1313888888889, -72.7075
• Altitud 2.600 msnm
• Distancia 140 km a Tunja
Superficie 184 km²
Fundación 15 de marzo de 1934
Población 2.661 hab. ([1] )
• Densidad 14,46 hab./km²
Gentilicio Sativanorteño (a)
Alcalde José Maximiliano Suarez
Sitio web http://www.sativanorte-boyaca.gov.co
[editar datos en Wikidata ]


Sativanorte es un municipio colombiano está situado en la provincia del Norte en el departamento de Boyacá, en la zona centro-oriental del país, sobre la cordillera oriental, en la hoya hidrográfica del Río Chicamocha. Se encuentra a 140 km de la ciudad de Tunja, capital del departamento. Tiene una extensión de 162 kilometros cuadrados y está dividido en diez veredas: Baracuta, Hato, Tequita, Batan, Ocavita, Topachoque, Estancia, Jupa, Datal y Centro (Chapa, Sativaviejo). Cuenta con tres diferentes pisos térmicos paramo (61,3%), clima frío (34,4%) y clima medio (4,3%).

El municipio limita al norte con Susacón, al sur con Sativasur y Tutazá, al oriente con Jericó y Socotá y al occidente con Tutazá y Onzaga (Santander).

Antecedentes Históricos y Culturales[editar]

Límites y veredas de Sativanorte
Ruinas de la iglesia construida por los españoles en Sativanorte, sitio conocido actualmente como Sativaviejo.

Existe dos versiones acerca del origen de su nombre. Algunos historiadores afirman que Sativa se deriva de Játiva, región española en donde nació la fundadora de la población Josefa de Castaño, quien dio este nombre al poblado para recordar y perpetuar el nombre de su patria. Otros asocian el nombre con los vocablos prehispánicos "Sa": persona ilustrada y "Tiva": capitán, que significa "Gran capitán".[2] Según archivos de la parroquia la primera fundación de este municipio data de 1683. La antigua Sativa también recibió el nombre de CHITAGOTO, por el nombre del cacique indígena que mandaba sobre estas tierras antes de la llegada de los españoles. La parroquia también cambio de nombre con el tiempo, al inicio se llamó "Parroquia del Señor San Joseph del Valle de Sátiva" después le siguieron los nombres de "San Jose de Ocavita" y "Limpia Concepción". Actualmente la iglesia lleva el nombre de "Parroquia de San Jose".[3]

Hasta inicios de la década de los treinta del siglo XX, Sativanorte era uno de los municipios más prosperos del norte de Boyaca. Como se puede leer en los testimonios que se dan de aquella época.

(...) Existía un colegio para niñas y una escuela urbana con 80 niños, dirigida por el profesor Panqueba. Las niñas que terminaban su primaria las mandaban a Santa Rosa de Viterbo, Duitama o Tunja a continuar estudios.

La iglesia fue construida por los españoles. Tenía en su torre una cruz metálica, con una piedra preciosa incrustada, que giraba. La plaza principal era muy amplia, de unos 200 metros cuadrados, con un mercado semanal muy grande. En una línea se ubicaban las ventas de granos, que se vendían por tazadas. En otra línea estaban los puestos de sal, añil, panela y algodón. También había venta de mantas, lienzos y bayetones. En otro sector estaba la venta de carne. Para cada mercado se sacrificaban 50 y más cabezas de reses, ovejas y chivos.

Hacia 1920, semanalmente los comerciantes movilizaban por el camino de herradura 100 mulas que transportaban, con destino a Socorro, San Gil, Mogotes y Bucaramanga, trigo y sal (que compraban en Chita). De las poblaciones santandereanas regresaban con arroz, café, azúcar, panela, añil y algodón. Al mercado de Sativanorte venían gentes de Onzaga, Paz Vieja, Susacón y Socotá.

En el marco de la plaza principal vivían los dos jefes políticos del pueblo, coincidencialmente, ambos médicos. El jefe conservador era Senén Arenas, el más acatado y quien siempre estaba en función de servir a sus conciudadanos. El liberal, Siervo Mejía, vivía pendiente de sus asuntos particulares.

Para la época no había policía que controlara las riñas que, sin llegar a mayores, eran frecuentes por el consumo de chicha y guarapo. Apenas había un comisario que atajaba los desórdenes y en los cuales siempre imponía paz el doctor Arenas , recuerda don Valentín.

Los campesinos participaban de las fiestas de la Virgen del Carmen, el 16 de julio, que eran muy concurridas, luciendo los mejores trajes. Algunos hombres vestían mantas de la tierra y lienzo, cotizas de fique y sombrero de paja, que llevaba unas varillas para evitar que se les agachara el ala, llamados ilos envigadosi, traidos de Mogotes, y el sombrero Socha que era de paja y fique. Las mujeres vestían de lana, falda y mantellina. Las camisas eran de lienzo adornadas con hilos de diferentes colores , reseña Valentín Jiménez.

En 1932 hubo una fiesta a la Virgen del Carmen muy hermosa. En esa época la carretera venía de Belén para abajo. Un frente de seis cuadras de esa carretera, saliendo de Sativanorte para encontrar la que venía de Belén, se abrió por iniciativa del médico Senén Arenas.
Un pueblo que se resiste a morir. El Tiempo. 23 de Diciembre de 1994[4]
Placa que recuerda el paso de Simón Bolivar por Sativanorte, hoy Sativaviejo

La importancia que tuvo esta población se muestra también en el hecho que Simon Bolivar pasara por esta población en seis ocasiones, llegando a pasar algunos días en ella. Ya que era un paso obligado para ir de Tunja a lo que hoy es el departamento de Santander.

Destrucción de Sativanorte y refundación[editar]

El 18 de noviembre de 1933 un hundimiento de tierra destruyó casi por completo el casco urbano del municipio. Aunque desde Septiembre de ese año un intenso invierno afectaba la zona, sólo hasta el mes de noviembre se sintió su efecto. Cerca de las diez de la mañana se dan primeros reportes confirmando que en el sureste de la población se estaba presentando un derrumbe, comprendido entre un sitio llamado "Los Balcones" y la quebrada Sascanoa. Al poco tiempo salen decenas de habitantes del pueblo advirtiendo que las calles, plazas y casas se estaban agrietando. Los testigos aseguran que lo ocurrido no fue una avalancha, sino un hundimiento de la tierra. A la una de la mañana del 19 de Noviembre de 1933, el área urbana de Sativanorte estaba en ruinas.

En ese momento todo el mundo salió de sus casas. Unos corrieron hasta La Luciana, una finca situada a unas cinco cuadras del parque principal y otros hacia El Ensayadero, un punto a un kilómetro del perímetro urbano. Mientras los habitantes despavoridos buscaban refugio, las casas se caían, se desplomaban. El movimiento era cruel. A las seis de la mañana solo se oían lamentos y lloridos y gritos de angustia y de invocación al Santo Cristo, contó don Valentín al recordar que aquel día él se subió a una loma y desde ese punto observó la desgracia que consumió a su pueblo. Ese día, una señora que estaba embarazada del susto dio a luz y murió. Polonia Patiño fue la víctima, esposa de Juan Álvarez. Su hijo, que posteriormente fue bautizado con el nombre de Carlos, sobrevivió.

Un pueblo que se resiste a morir. Diario El Tiempo. 23 de Diciembre de 1994[5]
Ruinas de Sativaviejo. Se observa una de las casas de la plaza principal, aún en buen estado, y al lado la nave central de una segunda iglesia, resultado de los fallidos intentos por reconstruir la población.

Se cuenta que los sucesos ocurridos en Sativanorte fueron previstos por un viajero Inglés o Estadounidense que, al contemplar el sitio donde estaba el pueblo, alertó sobre la inestabilidad del terreno sobre el cual se erigía, no sin antes reconocer la belleza del paisaje. El pueblo se intentó reconstruir en el mismo lugar del desastre, muestra de ello es que se buscó levantar una nueva iglesia en otro costado de la plaza central. Este intento de reconstrucción fue abandonado por nuevos hundimientos y deslizamientos, los cuales acabaron con las edificaciones que aun quedaban en pie. Actualmente se pueden ver en el antiguo Sativanorte, hoy conocido como Sativaviejo, las ruinas de las dos iglesias. En la hecha por los españoles se mantiene en pie el campanario, cuya cruz fue robada por la piedra preciosa que contenía, en tanto que la iglesia que se levantó tras el hundimiento conserva los muros de la nave central.

Muchos de los habitantes se marcharon a Tunja, Duitama o Bogotá. La mayoría de los que se quedaron en el pueblo se fueron por iniciativa de Senen Arenas al sitio conocido como "El Quintal" y allí refundaron el pueblo el 1 de enero de 1934, trasladando todos los archivos parroquiales a la capilla que levantaron en ese lugar. Hoy sólo quedan unas 15 familias en el lugar conocido como Sativaviejo, descendientes de los habitantes que se negaron a trasladarse e intentaron reconstruir sus viviendas en la misma zona.

Historia reciente[editar]

Placa en homenaje al refundador de Sativanorte, Doctor Senén Arenas, en la plaza central del pueblo.

La forma actual del pueblo se conserva casi intacta desde 1939. Sus casas en su mayoría evocan un estilo colonial, pero otras, como la que fuera del Doctor Senén Arenas es de un estilo de los años treinta o cuarenta. Este pueblo ha tenido una vida más bien tranquila, pero hay algunos hechos de relevancia. El primero es la construcción de la Troncal Central del Norte que dejo de lado al pueblo, haciendo que perdiera su relevancia al no ser un paso obligado hacia Cúcuta. Durante el 9 de abril de 1949 no hubo desordenes en el pueblo y en la época de la violencia de los años cincuenta del siglo XX se mantuvo una relativa calma. Pero el 29 de enero de 1960 se vivió la peor tragedia que ha tenido el nuevo Sativanorte, habían fiestas en su hermana población de Sativasur y muchos de sus habitantes se fueron a ellas. Al volver, ellos tomaban diferentes medios para llegar. Uno de estos medios fue usar un camión de carga, así salió de Sativasur un camión totalmente cargado con cerca de 70 personas mas sus equipajes. En el sitio conocido como el puente de Fatima este camión perdió el control, aparentemente por una falla en los frenos, se salió de la vía y golpeo a gran velocidad el separador del puente para finalmente caer a la quebrada que atravesaba el puente. Una caída de unos 20 metros. La consecuencia fue la muerte de 38 habitantes de Sativanorte, incluyendo la desaparición casi total de la familia Lizarazo. En el lugar de la tragedia hay unas lapidas que recuerdan este suceso, y a sus victimas.

Placa sobre el puente de Fatima que conmemora los 50 años de la trajedia ocurrida en este puente de Sativanorte.

En años recientes, Sativanorte fue víctima de la violencia de la guerrilla de las FARC-EP. A inicio del siglo XXI tuvo dos tomas guerrilleras que destruyeron la estación de policía y algunas viviendas del casco urbano. El 24 de noviembre de 2002 apareció el cadáver del entonces alcalde Arturo Hernán Báez Gómez, en la vereda de La Chupa de Susacón, este alcalde fue asesinado por las FARC-EP después de ser secuentrado el viernes anterior en la región conocida como "Aguas Calientes" de Sativanorte.[6]

Economía[editar]

Muestra de la decoración en las calles de Sativanorte
Colegio de Sativanorte
Casa del refundador del Pueblo, Doctor Senen Arenas

Las principales actividades del municipio son la agricultura, la ganadería, la minería y el turismo.[7] La agricultura que se practica actualmente es de sobrevivencia, no se encuentran grandes cultivos sino prevalencen el nimifundio y las pequeñas huertas donde los campesinos obtienen sus alimentos diarios. En cuanto la ganadería se encuentra la cria de aves de corral, principalmente gallinas, la cria de ovejas y chivos (plato típico de boyaca), además de vacas lecheras que se encuentran en pequeños grupos. La leche obtenida por los campesinos es recogida todas las mañanas por camiones que llevan esta leche al municipio de Belén para ser procesada, esta actividad es la fuente principal de ingresos de los campesinos. La minería es la del Carbón, se encuentran minas de este mineral al norte del municipio, siendo estas de poca técnica y potencialmente peligrosas. En cuanto al turismo se puede decir que se centra en las fiestas del pueblo que curren la primera semana de Julio, el pueblo es pintado con retratos de los habitantes más reconocidos o con dibujos de su flora o fauna. Otras fechas donde los turistas llegan, siendo principalmente descendientes de los habitantes que emigraron a las grandes ciudades ocurre a final de año, durante los meses de Diciembre y Enero.

Concha acústica de Sativanorte, en el parque principal
Monumento a Pacho Loco, busto mal hecho al fundador del pueblo

Bibliografía[editar]

  • Senado de la República de Colombia (1989), Municipios colombianos. Bogotá: Pama Editores Ltda. ISBN 958-9077-02-1

Notas[editar]

  1. Población de Sativanorte, DANE, resultados oficiales del censo 2005, URL última consulta el 05 de julio de 2009.
  2. Historia, Sativanorte (Boyacá), Página oficial, URL última consulta el 05/07/2009.
  3. Municipio de Sativanorte, Analisis Situacional, 2008
  4. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-270934
  5. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-270934
  6. ASESINADO EL ALCALDE DE SATIVANORTE, El Tiempo, 26 de noviembre de 2002. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1334296
  7. Economía, Sativanorte (Boyacá), página oficial del municipio, URL última consulta el 05/07/2009.

Enlaces externos[editar]