Qin Shi Huang

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Qin Shi Huang
秦始皇帝
Qinshihuang.jpg
Rey de Qin
7 de mayo de 247 a. C. — 221 a. C.
Primer Emperador de China
221 a. C. — 10 de septiembre de 210 a. C.
Sucesor Qin Er Shi
Información personal
Nombre secular Nombre ancestral: Ying (嬴)
Nombre propio: Zheng (政)
Nombre de Clan: Zhao[1] (趙) o Qin[2] (秦)
Nacimiento 18 de febrero de 259 a. C.
Handan, Plantilla:Geodatos Imperio Qing Imperio Qing
Fallecimiento 11 de agosto de 210 a. C.
Plantilla:Geodatos Imperio Qing (actual Plantilla:Geodatos 2)
Entierro Mausoleo de Qin Shi Huang, Xi'an
Familia
Dinastía Dinastía Qin
Padre Zhuangxiang de Qin
Madre Dowager Zhao
Descendencia Príncipe Fusu
Príncipe Gao
[editar datos en Wikidata ]

Qin Shi Huang (chino: 秦始皇, pinyin: Qín Shǐhuáng, Wade-Giles: Ch'in Shih-huang, noviembre o diciembre de 260 a. C. - 10 de septiembre de 210 a. C.[3] ), de nombre propio Zheng, fue el rey del estado chino de Qin del 247 a. C. hasta el 221 a. C.[4] ) y después el primer emperador de una China unificada del 221 a. C. al 210 a. C.,[4] reinando bajo el nombre de Primer Emperador.

Habiendo unificado China, él y su primer ministro Li Si introdujeron una serie de importantes reformas con el objetivo de reforzar la reciente unificación, y llevaron a cabo hercúleos proyectos de construcción, más concretamente la versión precursora de la actual Gran Muralla China con saldos de 2 millones de muertos. A pesar de toda la tiranía de su mandato autocrático, Qin Shi Huang es todavía considerado hoy en día como una especie de colosal fundador en la historia china, como un superhombre cuya unificación de China ha durado más de dos milenios (con interrupciones).

Convenciones de nombres[editar]

Qin Shi Huang nació en el mes chino zeng (正), el primer mes del año en el calendario chino (en el siglo 3 a. C. el año chino comenzaba antes del solsticio de invierno y no después como sucede hoy en día), y por lo tanto recibió el nombre Zheng (政), siendo ambos caracteres utilizados de forma intercambiable en la antigua China. En aquellos tiempos, la gente no unía el nombre propio y el de la familia como es costumbre actualmente, así que es anacrónico referirse a Qin Shi Huang como Qin Zheng. El nombre propio no se usaba nunca, excepto por los parientes cercanos; por lo tanto es incorrecto también referirse a Qin Shi Huang como príncipe Zheng o rey Zheng de Qin. Como rey, se le denominaba Rey de Qin.[5] [6] Si hubiera recibido un nombre póstumo después de su muerte, al igual que su padre, habría sido conocido por los historiadores como Rey NN. (nombre póstumo) de Qin, pero esto nunca sucedió.

Después de conquistar el último estado chino independiente en el 221 a. de C., Qin Shi Huang se convirtió en el rey de un estado de Qin que dominaba toda China, algo que no tenía precedentes. Ansioso de mostrar que ya no era más un simple rey, como los soberanos de antaño durante el periodo de los Reinos Combatientes, creó un nuevo título, huangdi (皇帝), combinando la palabra huang (皇) que se usaba para referirse a los legendarios tres Huang (Tres augustos) que reinaron en el amanecer de la cultura china, y la palabra di (帝) que se usaba para referirse a los míticos cinco Di (soberanos) que reinaron inmediatamente después de los tres Huang. Estos tres Huang y cinco Di fueron considerados gobernantes perfectos, con inmensos poderes y largas vidas. La palabra huang también significa 'grande' o 'magnífico'. La palabra di también se refería al dios supremo en los cielos, creador del mundo. Por lo tanto, uniendo estas dos palabras, algo que nadie había hecho antes, Qin Shi Huang creó un título a la par con su característica de unir el al parecer infinito territorio de los reinos chinos, uniendo de hecho el mundo (los antiguos chinos, al igual que los antiguos romanos, creían que su imperio comprendía el mundo en su totalidad).

La palabra huangdi fue traducida en la mayoría de los lenguajes occidentales como 'emperador', una palabra con una larga historia que data de la época de la antigua Roma, y que los europeos consideraban superior a la palabra 'rey'. Qin Shi Huang tomó el nombre de Primer Emperador (Shi Huangdi, literalmente, emperador que comienza). Abolió los nombres póstumos, por los que los antiguos reyes eran conocidos después de su muerte, juzgándolos inapropiados y contrarios a la piedad filial, y decidió que las generaciones futuras se referirían a él como Primer Emperador (Shi Huangdi); su sucesor sería conocido como el Segundo Emperador (Er Shi Huangdi, literalmente, emperador de segunda generación), el sucesor de su sucesor como Tercer Emperador (San Shi Huangdi), y así en adelante, durante diez mil generaciones, puesto que se suponía que la casa imperial iba a gobernar en China durante diez mil generaciones ('diez mil' es equivalente a 'para siempre' en chino, y además significa 'buena fortuna').

Qin Shi Huang se había convertido entonces en el primer emperador del estado de Qin. El nombre oficial de la recientemente unificada China era aún Estado de Qin, habiendo asimilado Qin al resto de estados. El nombre China (中華 o 中國) nunca se usó oficialmente para el país de China hasta 1912, cuando se fundó la República de China(中華民國). Los contemporáneos de la época llamaban al emperador "Primer Emperador" deshaciéndose del "del estado de Qin", que era obvio sin necesidad de decirlo. Sin embargo, poco después de la muerte del emperador, su régimen se derrumbó, y China fue asediada por una guerra civil. Más tarde, en el 202 a. de C. la dinastía Han se las arregló para unificar China en su totalidad, que se comenzó a llamar a partir de entonces el estado de Han(漢國), que también puede ser traducido como el imperio de Han. Qin Shi Huang no podía ser llamado más tiempo el Primer Emperador, ya que esto implicaría que era el primer emperador del estado de Han. Comenzó entonces el hábito de preceder su nombre con Qin(秦), que no se refiere ya más al estado de Qin, sino a la dinastía Qin, una dinastía que es reemplazada por la dinastía Han. La palabra huangdi (emperador) en su nombre, fue acortada por huang, así que se le llegó a conocer como Qin Shi Huang. Quizá huangdi fue acortado para obtener un nombre de tres ideogramas, que coincide con los nombres de tres ideogramas del pueblo chino (que raramente han utilizado a lo largo de la historia nombres de cuatro o más).

Este nombre, Qin Shi Huang (es decir, Primer Emperador de la dinastía Qin) es el nombre que aparece en los Recuerdos históricos escritos por Sima Qian. Y es el nombre que se prefiere en China cuando se hace referencia al Primer Emperador. Los occidentales ocasionalmente escriben Qin Shi Huangdi, que es una elección poco acertada, pues ignora las convenciones chinas en los nombres.

Juventud y Rey de Qin: El Conquistador[editar]

Viajes imperiales de Qin Shi Huang.

En el momento del nacimiento del joven Zheng, China se encontraba dividida entre estados feudales en guerra. Este periodo de la historia China es referido como el periodo de los Reinos Combatientes. La competición entre ellos era extremadamente feroz, y por el 260 AC solamente quedaban unos pocos de ellos (habiendo sido el resto conquistado y anexionado a los vencedores), pero el estado de Zheng, Qin, era el más poderoso. Era gobernado bajo la filosofía legalista y se centró desde sus comienzos en los asuntos militares.

Zheng nació en Handan (邯鄲), la capital del estado enemigo de Zhao. Era el hijo de Zichu, un príncipe de la casa real de Qin que fue un rehén en el estado de Zhao bajo un acuerdo entre los estados de Qin y Zhao. Zichu posteriormente volvió al estado de Qin después de varias aventuras con la ayuda de un rico mercader llamado Lüni Buwei, y se las arregló para ascender al trono de Qin, convirtiéndose Lü Buwei en canciller (primer ministro) de Qin. Zichu es conocido póstumamente como el rey Zhuangxiang de Qin. Según una historia muy difundida, Zheng no era realmente el hijo de Zichu, sino el hijo del mercader Lü Buwei. Esta historia surgió porqué la madre de Zheng había sido originalmente una concubina de Lü Buwei antes de que este se la diera a su buen amigo Zichu poco antes del nacimiento de Zheng. Sin embargo, la historia es dudosa ya que los confucianos habrían encontrado más fácil denunciar a un gobernante cuyo nacimiento fue ilegítimo.

Zheng ascendió al trono en el 247 AC, con 12 y medio de edad, y fue rey bajo un regente hasta el 238 AC cuando a los 21 y medio de edad planificó un golpe en el palacio y tomó todo el poder. Continuó la tradición de atacar de forma tenaz y defender los estados feudales (esquivando el famoso intento de asesinato del rey Jing Ke durante ese tiempo), y finalmente tomando el control de toda China en el 221 AC, derrotando al último estado chino independiente, el estado de Qi.

Entonces, en ese mismo año, a la edad de 38, el rey de Qin se proclamó Primer Emperador.

Primer Emperador: El unificador[editar]

Para evitar la anarquía del periodo de los estados guerreros, Qin Shi Huang y su primer ministro Li Si abolieron completamente el feudalismo. Lo que hicieron fue dividir el imperio en 36 provincias dirigidas cada una por tres gobernadores, uno civil, otro militar, y un último para mediar entre estos dos. Cada uno de ellos era nombrado por el emperador y podía ser destituido por él. El gobernador civil era reasignado a una nueva provincia cada pocos años para prevenir que acumulara una base de poder.

Qin Shi Huang ordenó a todos los antiguos miembros de las casas reales de los estados conquistados que se trasladaran a Xiangyang(咸陽), la capital de Qin, en lo que es la actual provincia de Shaanxi, para ser mantenidos bajo una vigilancia estrecha para prevenir actividades rebeldes.

El emperador también desarrolló una extensa red de carreteras y canales conectando las provincias para acelerar el comercio entre ellas y para acelerar los desplazamientos militares a las provincias que opusieran resistencia.

Qin Shi Huang y Li Si unificaron China económicamente mediante la estandarización de pesos y medidas, la moneda, la longitud de los ejes de los carros (tal que todo carro pudiera desplazarse sin problemas por las rutas de las nuevas carreteras), el sistema legal, etc.

Pero quizás lo más importante de todo, fue que la escritura china fue unificada. Un nuevo conjunto de caracteres fue desarrollado por Li Si, llamado de los sellos pequeños, basándose en el conjunto de caracteres usados en el estado de Qin, y este nuevo conjunto fue hecho obligatorio, deshaciéndose por lo tanto de todos los sistemas de escrituras locales y de los caracteres que existían en varios estados chinos. Los edictos escritos con este nuevo conjunto de caracteres fueron tallados en los muros de montañas sagradas por toda China, como los famosos edictos que se encuentran en el monte Tai, para hacer saber al Cielo de la unificación de la tierra bajo un emperador, y también para propagar el nuevo conjunto de caracteres entre el pueblo.

Muerte y consecuencias[editar]

El emperador murió mientras se encontraba haciendo un viaje por la China oriental, en busca de las legendarias islas de los inmortales (más allá de la costa este) y el secreto de la vida eterna. Su muerte ocurrió a comienzo de septiembre del año 210 a. C. en el palacio de la prefectura de Shaqiu, que estaba a dos meses de distancia de la capital Xiangyang. El primer ministro, Li Si, que le acompañaba, estaba gravemente preocupado de que las nuevas de su muerte pudieran disparar un alzamiento general en todo el imperio, dadas las políticas brutales del gobierno, y el resentimiento de la población forzada a trabajar en proyectos hercúleos como la gran muralla en el norte de China, o en el mausoleo del emperador. Llevaría dos meses al gobierno alcanzar la capital y no sería posible detener el levantamiento. Li Si decidió ocultar la muerte del emperador y volver a Xiangyang.

La mayor parte del elenco imperial que acompañaba al emperador no fue informado de su muerte, y cada día Li Si entraba en su diligencia, donde se suponía que viajaba el emperador, pretendiendo hacer que discutían asuntos de estado. La secretista naturaleza del emperador mientras vivía permitió que esta estratagema funcionara y que no despertara dudas entre los cortesanos. Li Si ordenó también que dos carros que contenían pescado se llevaran inmediatamente antes y después de la diligencia del emperador. La idea tras esto era evitar que la gente percibiera el nauseabundo olor proveniente de la diligencia del emperador, donde su cuerpo se estaba empezando a descomponer severamente. Eventualmente, pasados dos meses, Li Si y la corte imperial estuvieron de vuelta en Xiangyang, donde se anunció la noticia de la muerte del emperador.

Algunos de los 8000 guerreros de terracota que custodian el mausoleo del emperador.

Qin Shi Huang no gustaba de hablar acerca de la muerte y nunca escribió realmente un testamento. Después de su muerte, Li Si y el jefe eunuco Zhao Gao persuadieron a su segundo hijo Huhai a fabricar el testamento del emperador. Obligaron a su primer hijo Fusu a suicidarse, arrebataron el mandato sobre las tropas a Meng Tian -- un partidario leal de Fusu -- y mataron también a la familia de Meng. Huhai se convirtió en el segundo emperador (Er Shi Huangdi), conocido por los historiadores como Qin Er Shi.

Qin Shi Huang fue enterrado en su mausoleo, con los famosos Guerreros de terracota, cercano a la moderna Xi'an (Provincia de Shaanxi), pero su cámara funeraria aun tiene que ser abierta.

Qin Er Shi no fue ni de lejos tan capaz como lo fue su padre. Las revueltas rápidamente brotaron, y cuatro años después de la muerte de Qin Shi Huang, su hijo estaba muerto, el palacio imperial y los archivos estatales quemados, y la dinastía Qin acabada.

La siguiente dinastía china, la dinastía Han, rechazó el legalismo en favor del confucionismo y moderó las leyes, pero mantuvo las reformas políticas y económicas básicas de Qin Shi Huang intactas. De esta manera su esfuerzo fue continuado a lo largo de los siglos y se convirtió en un rasgo característico de la sociedad china.

Qin Shi Huang en la historiografía[editar]

En la historiografía china tradicional, el primer Emperador era casi siempre retratado como un tirano brutal, supersticioso (resultado de su interés en la inmortalidad y en su obsesión por su posible asesinato) y de vez en cuando como un gobernante mediocre. Los prejuicios ideológicos contra el estado legalista de Qin se establecieron en una fecha tan temprana como el 266 AC, cuando el filósofo confunciano Xun Zi lo comparó a las tribus bárbaras y escribió "Qin tiene el corazón de un tigre o un lobo... [y es] avaricioso, perverso, ansioso de beneficios, y sin sinceridad."

Posteriormente, los historiadores confucianos condenaron al emperador que había quemado los clásicos y enterrado vivos a estudiosos confucianos. Eventualmente compilaron la lista de los "Diez crímenes de Qin" para destacar sus acciones tiránicas. El famoso poeta y hombre de estado de la época Han, Jia Yi, concluyó su ensayo Las faltas de Qin con lo que se iba a convertir en el juicio habitual confuciano de las razones del colapso de Qin. El ensayo de Jia Yi, admirado como una obra maestra de la retórica y el razonamiento, fue copiado dentro de dos historias Han y ha tenido una influencia de un gran alcance en el pensamiento político chino como una ilustración clásica de la teoría confuciana. Él explicó la suprema debilidad de Qin como el resultado de la despiadada búsqueda de poder de su gobernante, el mismo factor que le había hecho tan poderoso; porque como Confucio había enseñado, la fuerza de un gobierno está basada en última instancia en el apoyo del pueblo y la dirección virtuosa del gobernante.

A causa de este sistemático prejuicio confuciano por parte de los estudiosos en la época Han, muchas de las historias conservadas acerca de Qin Shi Huang son de dudoso valor histórico y muchas fueron inventadas para enfatizar sus rasgos negativos.

Por ejemplo, la acusación de que hizo ejecutar a 460 sabios haciéndoles ser enterrados con solo sus cabezas por encima de la superficie, y después ser decapitados, es al menos poco probable que sea completamente verdad y también es probable que el incidente fuera inventado para crear un leyenda de martirios confucianos. Hay también historias variadas acerca de la ira del Cielo contra el Primer Emperador, como la historia de una piedra caída del cielo labrada con palabras de denuncia al emperador y profetizando el colapso de su imperio después de su muerte. Casi todas estas han sido desacreditadas por los modernos sinologistas como habladurías y leyendas. La mayor parte de ellas fueron elaboradas para deslustrar la imagen del Primer Emperador.

Solo en los tiempos modernos han sido los historiadores capaces de penetrar más allá de los límites de la historiografía tradicional china. El rechazo político de la tradición confuciana como un impedimento a la entrada de China en el mundo moderno abrió el cambio para que surgieran nuevas perspectivas. En las tres décadas tras la caída de la dinastía Qing y el estallido de la Segunda guerra mundial, con la cada vez más profunda insatisfacción con la debilidad y falta de unidad de China, surgió una apreciación nueva del hombre que había unificado China. En el tiempo en el que escribía, cuando el territorio chino estaba siendo invadido por naciones extranjeras, el destacado historiador del Kuomintang, Xiao Yishan, enfatizó el papel de Qin Shi Huang en repeler a los bárbaros del norte, particularmente en la construcción de la gran muralla. Otro historiador, Ma Feibai (馬非百), publicó en 1941 una completa biografía revisionista del Primer Emperador titulada Qin Shi Huangdi Zhuan (秦始皇帝傳). Dijo que Qin Shi Huang fue uno de los más grandes héroes de la historia china. Ma lo comparaba con el líder contemporáneo Chiang Kai-shek y vio muchos paralelismos en los recorridos y políticas de los dos hombres, siendo admirador de ambos. La expedición del norte de Chiang a finales de los años 20, que justamente precedió al nuevo gobierno nacionalista en Nankín fue comparada a la unificación llevada a cabo por Qin Shi Huang.

Con la llegada de la revolución comunista en 1949, nuevas interpretaciones salieron a la superficie. El establecimiento del nuevo y revolucionario régimen significó otra revaluación del Primer Emperador, esta vez siguiendo la teoría marxista. La nueva interpretación que se daba de Qin Shi Huang era generalmente una combinación de visiones modernas y tradicionales, pero esencialmente crítica. Esto se ejemplifica en la Historia Completa de China que se compiló en septiembre de 1955 como una revisión oficial de la historia china. El trabajo describía los pasos más importantes del Primer Emperador hacía la unificación y estandarización como correspondía a los intereses del grupo dominante y de la clase comerciante, no de la nación o el pueblo, y la subsecuente caída de su dinastía como una manifestación de la lucha de clases. El perenne debate de la caída de la dinastía Qin fue explicado también en términos marxistas, la rebelión de los campesinos siendo una revuelta contra la opresión - una revuelta que socavó la dinastía, pero que estaba destinanda a fallar a causa del compromiso con los "elementos de la clase propietaria"

Sin embargo, desde 1972, se ha dado prominencia a una visión oficial radicalmente diferente de Qin Shi Huang. Esta nueva apreciación fue lanzada por la biografía Qin Shi Huang de Hong Shidi. El trabajo fue publicado por la imprenta estatal para ser una historia popular dirigida a las masas, y vendió 1,85 millones de copias en el periodo de dos años. En esta nueva era, se ve a Qin Shi Huang como un gobernante con visión de futuro que destruyo a las fuerzas secesionistas y estableció el primer estado chino unificado y centralizado mediante el rechazo del pasado. Atributos personales, como su búsqueda de la inmortalidad, tan enfatizados en la historiografía tradicional, apenas se mencionaban. La nuevas versiones describían como, en su tiempo (una era de gran cambio político y social), no tuvo escrúpulos en usar métodos violentos para machacar a los contra-revolucionarios, tal como canciller "industrial y comerciante propietario de esclavos" Lu Buwei. Desafortunadamente, él no fue tan minucioso como debía haber sido y después de su muerte, subversivos ocultos, bajo el liderazgo del jefe eunuco Zhao Gao, tomaron posesión del poder y lo usaron para restaurar el viejo orden feudal.

Para redondear esta revaluación, una nueva interpretación del precipitado colapso de la dinastía Qin se apoyó en un artículo titulado "Sobre la lucha de clases entre los periodos Qin y Han" por Luo Siding, en un boletín de 1974 de Bandera roja, para reemplazar la explicación previa. La nueva teoría proclamaba que la causa de la caída de Qin yacía en la ausencia de minuciosidad de Qin Shi Huang en la "dictadura sobre los reaccionarios, incluso hasta la extensión de permitirles penetrar como gusanos en los órganos de la autoridad política y usurpar puestos importantes".

En 2006, se publicó la primera biografía en castellano sobre Qin Shi Huang, titulada "El primer emperador", escrita por José Ángel Martos y editada por Aguilar.

Miscelánea[editar]

La expedición de Xu Fu que en 219 a. C. partió en busca del elixir de la vida por orden de Qin Shi Huang. Pintura japonesa del siglo XIX.

Se interesó en la inmortalidad y visitó la isla Zhifu. Estos hechos se convirtieron en una historia popular del emperador, contando que envió a un isleño de Zhifu, Xu Fu, como el líder religioso de barcos con cientos de hombres y mujeres jóvenes en busca de la píldora de la inmortalidad. Esta gente nunca regresó, y el mito clama que se asentaron en una de las islas japonesas.

El emperador a menudo realizaba visitas a ciudades importantes dentro de su imperio para inspeccionar la eficiencia de la burocracia y para simbolizar la presencia del prestigio de Qin (fue durante uno de esos viajes cuando murió). Sin embargo, estas salidas proporcionaban grandes oportunidades a los asesinos, el más famoso de los cuales fue Zhang Liang.

En los últimos años de su vida, después que los intentos de asesinato se repitieran demasiadas veces como para que se encontrara cómodo, se hizo más paranoico acerca de quedarse en un mismo lugar durante demasiado tiempo y contrató a sirvientes para trasladarle cada noche para dormir a diferentes edificios dentro de su complejo palaciego. También contrató a varios "dobles" para hacer menos claro que persona era el emperador.

Qin Shi Huang en la actualidad[editar]

El compositor chino Tan Dun ("Crouching Tiger, Hidden Dragon) creó la ópera "The First Emperor", por un encargo de la Metropolitan Opera de New York, la cual fue estrenada el 21 de diciembre de 2006 con Plácido Domingo en el papel principal. La ópera se centra en el afán del Emperador Qin de unificar la China a través de la composición de un himno moderno.

También podemos visualizar un poco la personalidad de Qin, así como parte de uno de los pasajes de su vida, en la película Héroe, dirigida por Zhang Yimou y protagonizada por Jet Li; donde a través de una serie de peleas de artes marciales y del uso del color como parte esencial de cada escena, se puede entender un poco más la percepción que el pueblo chino tenía acerca de Qin y que según la historia, distaba mucho de la realidad.

Qin Shi Huang es la inspiración de un anime de nombre Kingdom donde se cuenta la historia de como unifica china al lado de un joven de nombre Shin, quien desea convertirse en el mejor general del mundo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Este nombre de clan aparece en los Recuerdos históricos escritos por Sima Qian. Aparentemente, el Primer Emperador habiendo nacido en el estado de Zhao donde su padre era un rehén, adoptó más tarde Zhao como su nombre de clan (en la antigua China los nombres de clan a menudo cambiaban de generación a generación), aunque esto no es totalmente seguro.
  2. Basándose en los patrones de nombres de la antigua China, podemos inferir que Qin fue el nombre de clan de la casa real del estado de Qin, derivándose del nombre del estado. Otras ramas de la ancestral familia Ying, que se encontraban en otros estados, tenían otros nombres de clan. Qin fue posiblemente también el nombre de clan del Primer Emperador.
  3. Wood, Frances. (2008). China's First Emperor and His Terracotta Warriors, pp. 2–33. Macmillan Publishing, 2008. ISBN 0-312-38112-3.
  4. a b Duiker, William J. & al. World History: Volume I: To 1800, 5th ed., p. 78. Thomson Higher Education Publishing, 2006. ISBN 0-495-05053-9.
  5. Sima Qian, translated by William Nienhauser Jr. & al. as The Grand Scribe's Records, Vol. 1 The Basic Annals of Pre-Han China, p. 127. Indiana Univ. Press (Bloomington), 1994. ISBN 0253340217. Accessed 25 Dec 2013.
  6. 司马迁 [Sima Qian]. 《史记》 [Records of the Grand Historian], 秦始皇本纪第六 ["§6: Basic Annals of the First Emperor of Qin"]. Hosted at 國學網 [Guoxue.com], 2003. Accessed 25 Dec 2013. (en chino)

Enlaces externos[editar]