Puerto de Vigo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El centro de Vigo y la parte norte del puerto
Contraseña de la provincia marítima de Vigo a la que pertenece.

El Puerto de Vigo es un puerto español situado en el noroeste de la península Ibérica junto al océano Atlántico y la ciudad de Vigo. Está gestionado por la Autoridad Portuaria de Vigo (Organismo Público Puertos del Estado, Ministerio de Fomento de España), cuya presidencia recae actualmente en Ignacio López-Chaves Castro. Es uno de los puertos de pesca más importantes del mundo;[1] [2] Es además la sede de una de las principales compañías pesqueras del mundo, Pescanova[cita requerida]. En el año 2008 el movimiento de pescado, moluscos y crustáceos fue de 751.971 toneladas.[3] de hecho el 2º más importante en pesca de la Europa atlántica tras Amberes (Bélgica), y el 3º en cuestión de mercancías tras el puerto belga y Rótterdam (Holanda).[cita requerida]

Vigo es la base de compañías pesqueras con gran presencia en países como: Namibia, Sudáfrica, Mozambique, Australia, Argentina, las Islas Malvinas, Chile o Perú. El pescado es enviado a toda España y expedido a países como Portugal, Italia, Francia y otros mercados más distantes, mismo de Asia.

En Vigo tienen lugar importantes ferias mercantiles, como Conxemar, un evento anual dedicado a los productos pesqueros congelados. La World Fishing Exhibition tiene lugar periódicamente.

Historia[editar]

El puerto de Vigo se creó originariamente en la época romana, cuándo era una pequeña aldea dedicada a la pesca, al comercio y obtener sales de salinas. Con la invasión bárbara cayó en desuso, pero en la Baja Edad Media recobró importancia gracias a la pesca. Durante el siglo XVI, el tamaño de Vigo aumentó y con ello el puerto; de hecho, durante el reinado de Felipe II llegó a ser el más importante del Norte de España (del llamado eje Galicia - Asturias - Cantabria - País Vasco, que de aquella sufría una decadencia frente al apogeo andaluz y catalán que recibían la mayor parte de los barcos de América). El siglo XVII supuso un retroceso, fue en esta época cuándo se libró la batalla de Rande. El siglo XVIII, especialmente durante el reinado del ilustrado Carlos III, el puerto sufrió un ligero empuje al modernismo.

A principios del siglo XIX, Napoleón invadió España. A medida que transcurría la ocupación, los malos tratos de los franceses llevaron a la rebelión de ciertas ciudades españolas. Vigo, a pesar de su reducido tamaño, no fue diferente, y en 1809 acabó con las fuerzas napoleónicas, en su heroica Reconquista. Tras la expulsión de los intrusos, Vigo se ganó el nivel de ciudad. Su puerto, a pesar de la crisis que vivieron España y Galicia durante el siglo XIX, creció y se modernizó, especialmente en 1898, tras la derrota de la Guerra del 98 y la pérdida de Cuba frente a los estado-unidenses, pues los soldados enviados y algunos civiles fueron repatriados españoles, y entraron a través de Vigo y otros puertos gallegos, lo cual incrementó la población viguesa.

Los comienzos del siglo XX fueron prósperos para el puerto de Vigo, pues con la llegada de inmigrantes cubanos se mejoró la economía y el tamaño de la ciudad. Sus astilleros cobrarían importancia junto con los de La Coruña y Ferrol. Pero la Guerra civil española detuvo este progreso y se acentuó con la crisis de los años 40. Pero en los años 50, la necesidad de obtener rápidamente comida con proteínas (la ganadería y la agricultura era demasiado lento), llevó al aumento de la pesca, donde el puerto de Vigo ganó un papel importante. Durante los años 60, Franco aprovechó el progreso económico conseguido para industrializar a las ciudades gallegas. En esta década se creó la multinacional Pescanova, la cuál usa el puerto de Vigo como sede de sus operaciones. Muchos empresarios catalanes invirtieron en Vigo a lo largo de los años 60 y 70, convirtiéndola en una ciudad grande y moderna, con un puerto internacional e industrial. La llegada de la democracia y la introducción de España en la Comunidad Económica Europea (hoy Unión Europea) convirtieron al puerto de Vigo en uno de las principales ciudades portuarias de la zona Euro. Los años 90 y la llegada del siglo XXI fueron prósperos para Vigo, con un eficiento sistema económico consolidado gracias a años y años de existencia.

Muelles y tráfico portuario[editar]

El puerto abarca una extensión aproximada de más de 20 km. Los diversos muelles que forman parte del puerto de Vigo son, de oeste a este, los siguientes:

  • Terminal de Bouzas. Se divide en dos zonas, la destinada al tráfico ro-ro, y el muelle de reparaciones.
  • Muelles de Beiramar y O Berbés, destinados al atraque de barcos pesqueros de altura y bajura.
  • Muelle de Trasatlánticos.
  • Muelle deportivo.
  • Muelles de O Areal, Comercial y Transversal. Suman más de 1.500 metros de longitud, destinados a carga general y fluidos, tienen conexión ferroviaria.
  • Terminal de Guixar. Muelle de 769 metros de longitud destinado al tráfico de contenedores, con conexión ferroviaria.

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]