Privilegio de Blanco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Privilegio de Blanco o Privilège du Blanc, es un privilegio concedido a las reinas católicas y a las consortes de los monarcas católicos, gracias al cual pueden vestir de blanco en una audiencia con el Papa.

El protocolo formal vaticano para las audiencias papales requiere atuendos negros de manga larga y mantilla negra para las mujeres. Sin embargo, desde los años ochenta, los códigos de la etiqueta vaticana (hombres vistiendo etiqueta y las mujeres cubriendo su cabeza) se han convertido en opcionales, así diversos invitados, diplomáticos y jefes de estado, han optado por vestir trajes en su asistencia al acto de coronación de Su Santidad Benedicto XVI en 2005. Muchas jefas de estado tampoco han elegido el vestido negro tradicional en las audiencias papales. Ninguna de las dos presidentas de Irlanda (Mary Robinson y Mary McAleese) vestían el negro tradicional en su visita a Juan Pablo II.

Cherie Blair, la esposa del Primer Ministro del Reino Unido, Anthony Blair, buscó la controversia cuando vistió de blanco en su visita al papa en 2006.

Actualmente pudiendo elegir o no el tipo de vestido, el Privilegio del Blanco, sólo lo ostentan las Reinas de España, Letizia y Sofía (que además son la únicas que lo pueden combinar con una peineta) y Bélgica, (Fabiola, Paola y Matilde), así como la Gran Duquesa de Luxemburgo y la Princesa de Mónaco desde 2013 (aunque ésta solo lo ha hecho valer en una ocasión), cuyas monarquías recibieron el título de Monarquía Católica del papa en el pasado. Las otras dos monarquías católicas, Liechtenstein y Lesoto, no tienen este privilegio. Tampoco la reina consorte de los Países Bajos, que no renunció al catolicismo al contraer matrimonio.

También puede hacer uso de este derecho la princesa de Nápoles, como consorte del pretendiente al trono de Italia y Princesa de la Casa de Saboya, como hicieron uso de este privilegio sin ser reinas las princesas de Italia. Siendo princesa de la Casa de Saboya, tiene el honor de utilizar este privilegio, admitido por el Protocolo de la Ciudad del Vaticano.[1]

Referencias[editar]

Véase también[editar]