Receta médica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Prescripción de fármacos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Símbolo de la receta médica.

La receta médica es el documento legal por medio del cual los médicos legalmente capacitados prescriben la medicación al paciente para su dispensación por parte del farmacéutico.[1] La prescripción es un proceso clínico individualizado y dinámico. A pesar de su carácter individual y único, los patrones de prescripción pueden ser fuertemente influenciados por determinantes sociales, culturales, económicas y/o promocionales.

Es el documento que avala la dispensación bajo prescripción médica.

Historia[editar]

Desde la antigüedad en China, Mesopotamia y en Egipto se elaboraban recetas para la atención clínica. El símbolo Rx que caracteriza a la receta actual proviene de antiguas prácticas alquímicas de origen poco preciso. Pudiera derivar del símbolo egipcio “el ojo de Horus” que denota salud o quizá la apelación simbólica que hacían los médicos al dios Júpiter para obtener buenos resultados con sus recetas. Más a menudo, Rx, según se dice, es una abreviatura del vocablo latino recipere, que significa “tomar” o “toma esto” como instrucción al farmacéutico y precedía a la “receta” que el médico daba para preparar un medicamento. Lo que se sabe es que la abreviatura “Sig” proviene del latín “Signatura” y se usó en la receta para indicar las instrucciones de administración del medicamento. Hace algunos decenios las medicinas se hacían de múltiples ingredientes que obligaban a una preparación compleja y por ello se adoptó el latín como la lengua corriente en este terreno, para que todo el mundo las entendiera. El latín ha dejado de ser el lenguaje internacional de la medicina, pero quedan algunas abreviaturas de su antiguo empleo.[2]

Antiguamente, la receta era la nota que por escrito daba el médico o cirujano al boticario para la composición de un remedio en base a varios ingredientes de origen sintético o natural. La receta constaba de tres partes:

  • Inscripción. Contenía los nombres de las sustancias medicamentosas que, en totalidad y tratándose de una poción, comprendía:
- la base
- el intermedio
- el coadyuvante correctivo
- el vehículo
- los correctivos
  • Suscripción. Daba las instrucciones sobre el modo de preparar dichas sustancias, a fin de que la poción fuese como debía ser, o bien se redujera sencillamente a las letras h.s.a.: hágase según arte.
  • Instrucción. Describía la forma en que debía administrarse el medicamento.

Terminaba la receta con la fecha y la firma.[3]

Sinónimos[editar]

Recetar un medicamento es sinónimo actual de prescibir, ordenar remedios.[4] por lo que una prescripción médica es el acto profesional del médico que consiste en recetar una determinada medicación o indicar un determinado tratamiento a un paciente.

Pero no debe confundirse con receta, que es la nota escrita de una prescripción médica.[5]

Elementos de una receta[editar]

La receta médica puede ir encabezada por la abreviatura "Rp" o "Rp/", del latín recipe ("dispénsese" o "tómese"), en la actualidad suele encabezarse con "Dp/" o "DPS" ("dispénsese"). Suele constar de dos partes:

  • El cuerpo de la receta, destinado al farmacéutico.
  • El volante de instrucciones para el paciente, que puede separarse del anterior.

En el envase o cartonaje exterior y en el prospecto de las especialidades farmacéuticas incluirán la leyenda con receta médica o sin receta médica según proceda, y las demás frases, signos y símbolos que con fines de identificación y preventivos exija la legislación de cada país. Los signos y símbolos también deberán figurar en la etiqueta del medicamento.

Los medicamentos estupefacientes y psicotrópicos requieren una receta especial, según la legislación de cada país.

Redacción de la prescripción[editar]

Desde el punto de vista de la receta médica, una prescripción es una instrucción dada por un prescriptor a un dispensador (“el médico prescribe, el farmacéutico suscribe”); en el caso de las formulaciones magistrales, la receta médica debe incluir la forma de preparación del producto, pues el mismo no se conserva en el stock habitual de una farmacia. Cada país tiene sus propios estándares acerca de la mínima cantidad de información que se requiere para una prescripción.

A veces ciertos grupos de fármacos requieren de requisitos adicionales, que pueden derivarse en general de la posible afectación de la Salud Pública si los mismos se prescriben indiscriminadamente; en Venezuela, por ejemplo, hay ciertas limitaciones con respecto a los psicofármacos (riesgo de dependencia), a ciertos grupos de antibióticos (riesgo de resistencia a antibióticos) y a algunos antiinflamatorios no esteroideos como el ácido acetilsalicílico (Aspirina) (riesgo de manifestaciones hemorrágicas en casos de dengue clásico); preferiblemente, este tipo de fármacos debe prescribirse en recetas individuales. A pesar de las diferencias nacionales que se han mencionado, existen ciertos datos que son comunes independientemente de la localización:

  1. Identificación correcta y completa, tanto del paciente como del tratante. En el caso del tratante, debe incluirse su firma, así como los datos relacionados con su permiso para el ejercicio de la medicina. Idealmente, se debe incluir un número telefónico para localizar al tratante.
  2. Identificación del sitio (centro de salud) y momento (fecha) de la prescripción.
  3. Identificación del fármaco. Lo más usual es que se coloque una preparación comercial determinada, en una forma farmacéutica específica; si las otras preparaciones existentes (incluyendo los genéricos) no son “de confianza” para el médico, el mismo debe señalar que no se realice reemplazo del preparado indicado. Por el contrario, si existen preparados similares al prescrito, se debe indicar que puede sustituirse el mismo. Aunque es importante desde el punto de vista científico, la nomenclatura IUPAC no suele utilizarse para la prescripción de fármacos (se usa el nombre comercial, el nombre patentado o la denominación aprobada por la OMS).
  4. Cantidad del fármaco a dispensar: Aunque lo ideal es colocarla para cualquier prescripción, en general se hace obligatoria solamente para ciertos grupos, dependiendo de las leyes de cada país.
  5. Explicación completa y clara acerca de la forma de dosificar y administrar, así como del tiempo que debe durar el tratamiento.

Requisitos para prescripción[editar]

Entre los criterios médicos que deben considerarse para la prescripción se encuentran:[6]

  • Aproximación diagnóstico o sintomática
  • Elección de un tratamiento de eficacia y seguridad comprobadas, preferiblemente de uno o más fármacos bien conocidos por el médico. Tales fármacos estos se conocen también como “Fármacos Personales” o “P-drugs”, indicando que se trata de las drogas que utiliza habitualmente un clínico determinado (usualmente un médico no utiliza más de 40-60 fármacos en su práctica habitual). El fármaco elegido puede tener un efecto directo sobre la enfermedad eliminando su causa (etiotrópico) o puede actuar solamente sobre una o más de las manifestaciones de la enfermedad (sintomático o paliativo).
  • Conocer la indicación oficial de los medicamentos
  • Conocer la farmacología de medicamentos
  • Seleccionar fármaco y dosis óptima
  • Conocer la toxicidad y posibles efectos adversos
  • Modificar el tratamiento si no da respuesta a este, o aparecen efectos secundarios.

Requisitos menores[editar]

  • Mayor eficacia, en otras palabras, aquel que sea capaz de eliminar la enfermedad con más certeza y en el menor tiempo posible.
  • Mayor Seguridad: Es decir, que se asocia a menos reacciones adversas medicamentosas.
  • Fácil administración: En cierta forma, este punto se refiere a la “comodidad” para el paciente, incluyendo, de ser posible, agentes que se usen una sola vez al día.
  • Menor costo: Siempre que se consideren como bioequivalentes los distintos preparados.

¿Quién realiza la prescripción?[editar]

Desde el punto de vista legal, los únicos profesionales que pueden realizar una prescripción propiamente dicha son los médicos, los odontólogos, los podólogos en sus campos de trabajo. Los veterinarios sólo pueden prescribir medicamentos de uso veterinario y en algunos países otros profesionales, como asistentes médicos, farmacéuticos y enfermeras también tienen cierto derecho para hacerlo o están luchando para obtenerlo. Además, existe una gran cantidad de fármacos que se expenden sin prescripción alguna (ciertos analgésicos, laxantes, polivitamínicos, antiácidos) son todos los medicamentos que correspondan al grupo de publicitarios.

Puede decirse que para una buena prescripción, el médico debe intentar maximizar la efectividad, minimizar los riesgos, minimizar los costos y respetar las elecciones del paciente. Esto último podría ser particularmente importante, ya que, al fin y al cabo, será el quien decidirá si se hará dispensar la prescripción, si consumirá los fármacos indicados y si los consumirá tal y como se le hayan prescrito.

Decisión sobre la prescripción[editar]

El siguiente auto-cuestionario puede ser útil para la decisión de prescribir uno o más fármacos:

  • ¿Hay un diagnóstico adecuado?
  • ¿Es realmente necesaria la utilización de un fármaco?
  • ¿Se ha elegido el fármaco más apropiado?
  • ¿Es correcto el uso del fármaco?
  • ¿Se han tomado en cuanta la influencia de enfermedades o posibles factores genéticos?
  • ¿Se ha considerado la edad del paciente?
  • Si el paciente es una mujer ¿está embarazada o en período de lactancia?
  • ¿Se ha considerado la influencia de la comida?
  • ¿Es probable que se genere dependencia al fármaco?
  • ¿Se han definido cuidadosamente los objetivos de la farmacoterapia?
  • ¿Hay un plan para monitorear los efectos del fármaco?
  • ¿Hay un plan para monitorear las concentraciones del fármaco?
  • ¿Cuáles son las posibles reacciones adversas medicamentosas?
  • ¿Existen potenciales interacciones farmacológicas?
  • ¿Es correcta la ruta de administración?
  • ¿Se ha escrito una prescripción de manera clara, concisa, correcta y legible?
  • ¿Hay un plan para revisar la farmacoterapia periódicamente?
  • ¿Se ha explicado la farmacoterapia claramente al paciente?
  • ¿Se ha realizado una historia completa de farmacoterapia, incluyendo fármacos sin prescripción (over-the-counter drugs)?
  • ¿Hay alguna evidencia de alergia?

Problemas más comunes[editar]

Desde el punto de vista internacional, los problemas más comunes de prescripción (“prescripción irracional”) son los siguientes:

Véase también[editar]

Normativa legal en España[editar]

Referencias[editar]

  1. Casado Pérez PL, Pastor Sánchez R, Santo González A. Consideraciones al actual modelo de receta médica en España. SEMERGEN. 2006; 32(8):365-6.
  2. L. O. Buxton, Iain (2006). Goodman And Gilman's The Pharmacological Basis Of Therapeutics (11ª edición). México: The McGraw-Hill. p. 1777. ISBN 0-07-142280-3. 
  3. Diccionario enciclopédico popular ilustrado Salvat (1906-1914).
  4. Prescribir. Diccionario de la Lengua Española (22 ed.) Madrid: Real Academia Española; 2001.
  5. Receta. DDiccionario de la Lengua Española (22 ed.) Madrid: Real Academia Española; 2001.
  6. Rang HP, Dale MM, Ritter JM, Moore PK. Capítulo 23: Prescripción de medicamentos. En: Farmacología (5ª ed.). España: Elsevier-España; 2004. ISBN 0-443-07145-4