Pelagio Luna

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pelagio Luna
Pelagio Luna

12 de octubre de 1916-25 de junio de 1919
Predecesor Victorino de la Plaza
Sucesor Elpidio González

Datos personales
Nacimiento 6 de enero de 1867
La Rioja
Fallecimiento 25 de junio de 1919
Buenos Aires
Partido Unión Cívica Radical
Cónyuge Neófita Bazán Correa Augier
Profesión Abogado

Pelagio Baltasar Luna (6 de enero de 1867 - 25 de junio de 1919) fue un político argentino perteneciente a la Unión Cívica Radical que llegó a ser Vicepresidente de la Nación.

Hijo del fundador de la Unión Cívica Radical en Provincia de La Rioja formó parte de la Convención Nacional de noviembre de 1892.[1]

En las elecciones presidenciales de Argentina de 1916, primeras efectuadas tras la reforma electoral de Roque Sáenz Peña (Ley Sáenz Peña) fue elegido vicepresidente de la Nación acompañando a Hipólito Yrigoyen con 372.810 votos, superando a las fórmulas del Partido Conservador (Ángel Rojas - Juan Eugenio Serú, 154.549 votos), del Partido Demócrata Progresista (Lisandro de la Torre - Alejandro Carbó, 140.443 votos) y del Partido Socialista (Juan B. Justo-Nicolás Repetto, 56.107 votos).


Biografía[editar]

Doctor Pelagio Baltasar Luna. Nació en La Rioja, el 6 de enero de 1867. Sus primeros estudios los efectuó en la "Escuela de la Patria", y luego en el Colegio Nacional de esa ciudad, pasando después a Buenos Aires, donde se recibió de Doctor en Jurisprudencia, el 24 de Mayo de 1889, siendo compañero de curso de Lisandro de la Torre, Felipe Arana, Emilio Gouchón, etc. Embanderado desde el "meeting" del Jardín Florida en la Unión Cívica, actuó bizarramente en la Revolución del Parque, formando parte del Comité Nacional en representación de su provincia. Al dividirse el Partido, se adhirió a la Unión Cívica Radical. A pesar de sus condiciones intelectuales v personales, que le auguraban un brillante porvenir en la capital de la República, prefirió regresar al retiro 202, el doctor Pelagio B. Luna callado de su provincia, en donde ejerció su profesión durante más de veinte años, ganándose el respeto y la admiración de todos por su incorruptible honestidad. Por su estudio, que en breve fue el más calificado de la provincia, pasaron asuntos de gran interés, interviniendo en causas de marcada magnitud, que le dieron gran renombre como hábil y pundonoroso abogado. En la magistratura fue Juez de primera Instancia en lo Civil* Comercial v Criminal, Procurador Fiscal y Ministro del Superior Tribunal de Justicia. Colaboró además en la redacción del Código de Procedimientos de La Rioja y fue miembro de la Convención que en 1909 reformó la Constitución de La Rioja. Asimismo fue Presidente de la Comisión de límites entre su provincia, y las de San Juan y San Luis. Como periodista, fundó y dirigió durante 18 años, "El Independiente", colaborando además en "La Prensa" y "El Argentino" de Buenos Aires. Sus actividades políticas en esta ciudad se continuaron en su provincia, organizando allí la Unión Cívica Radical, y siendo presidente de su Junta de Gobierno. Fue dos veces elegido diputado provincial, siendo rechazado su diploma por la Legislatura, debido a su condición de opositor. En 1912 fue candidato a diputado nacional, y al año siguiente candidato a Gobernador, siendo en las dos ocasiones vencido por el fraude, lo que lo obligó a lanzarse a la revolución contra las autoridades de la Provincia, siendo frustrada por la delación y encarcelado el Dr. Luna durante un tiempo. Dos años después, su nombre era aclamado en la histórica convención del teatro Victoria como candidato —junto con Don Hipólito Yrigoyen— a la Vicepresidencia de la Nación: presentó su renuncia a ésta candidatura por solidaridad de principios con su compañero de fórmula: pero habiendo sido rechazadas las dos por sus correligionarios, hubo de aceptar el alto honor, siendo en consecuencia elegido para ocupar la segunda magistratura del país en los comicios del 3 de Abril de 1916. "Llegó a la elevada posición sin deslumbrar a nadie, desde luego, pero sobre todo sin deslumbrarse a " sí mismo, y la ocupó con deferencia para los que encontraba a su " paso y en su torno, con dignidad para defenderse y para honrar " su propio destino". (La Nación, 26|VI|1919). Desgraciadamente, una enfermedad crónica, reagravada súbitamente por el clima de Buenos Aires, puso fin a su vida el 25 de Junio de 1919. a los 3 años de su elección v 52 de edad, cuando, todavía joven, podía haber seguido dando a sus conciudadanos altos ejemplos de virtudes cívicas. "De su corta actuación, tranquila v digna, en la vida política de la Nación, el Dr. Luna sacó prestigios generalizados; no deja el recuerdo de ningún agravio y puede decirse que, respetuoso y atento " al ajeno derecho, supo ser respetable y respetado", (id.). El Dr. Pelagio B. Luna contrajo matrimonio en La Rioja, en 1904, con Da. Neófita Bazán Correa Augier, distinguida dama que pertenecía a las más antiguas casas del interior del país: uniéndose así nuevamente las Casas tradicionales de Lunas y Bazanes; era prima segunda de su esposo, por cuanto era hija de D. Pedro Bazán Herrera (hermano del Dr. Abel Bazán, e hijo de Pedro Bazán asesinado en Miraflores, v de Dr. María Herrera Brizuela), siendo su madre Da. Rosalía Correa Augier, de origen catamarqueño (hija de Ramón Correa Bulacia Gobernador de Caramarca- y de Neófita Augier Correa). Neófita Bazán Correa Augier era sobrina del Dr. Mardoqueo Molina, distinguido hombre público oriundo de Córdoba que llegó a presidir los tres poderes de su provincia. También era sobrina del Dr. Guillermo Correa, Gobernador por dos veces de Catamarca. Del casamiento del Dr. Luna con Neófita Bazán Correa, hubo una única hija, María del Carmen Luna Bazán, casada en Buenos Aires con el Ing. José Luis Fourcade, con sucesión. Cuando estaba dando fin a este trabajó, vinieron a mi memoria unas palabras del Capítulo primero de la Crónica de Don Alvaro de Luna. Decían así: " La otra manera postrimera, pero mejor e mas virtuosa de hombres, es los que descienden de clara y escogida generación, de noble generosa sangre; la limpieza de bondad de la cual hierve en tal manera en ellos, que entienden que poseer la virtud de sus pasados es poseer cosa ajena e venida de otra parte, es que más demanda la perfección de la virtud, es que con lo ajeno no se contenta. Estos átales, velando y trabajando de noche y de día, porfían tanto con la fortuna, que sobran y pasan toda la nobleza y grandeza de sus linajes, y cobran nuevos nombres de virtud, y no sólo merecen recibir gloria para sí mismos, mas acrecientan la de los sus pasados, y déjanla más extendida y acrecentada a los que después d ellos vienen". Ya releyendo estas frases- comprendí (pie a esta clase de varones pertenecieron Pelagio Luna y sus antepasados)

Felix C. Luna.


Falleció en 1919. Durante su gestión como presidente del Senado se creó la Biblioteca del Congreso Nacional de la que fue su primer presidente.[2]

Perteneció al grupo azul que cuestionaba por personalista el estilo de liderazgo de Yrigoyen.[3]


El fallecido historiador Félix Luna era su sobrino.

21/08/2013.- Hoy en dia viven en Buenos Aires, sus ultimos descendientes directos, su dos nietos, el prestigioso abogado Dr. Jose Luis Tomás Fourcade Luna ( 80 años de edad) casado en primeras nupcias con la Sra. Maria Marta Bosch Agote, y su otra nieta la Sra. Silvia Fourcade Luna casada en primeras nupcias con el difunto Ing. Horacio Sackmann Sala. Ambos descendientes, tienen sus hijos. Por el lado del Dr. Jose Luis Tomás Fourcade Luna: la Sra. Maria Jose Fourcade, Lucia Fourcade, y el hijo mejor y abogado también el Dr. Matías Fourcade. Por el lado de Silvia Fourcade: el Ingeniero Horacio Sackmann sala (hijo), Lic. Paula Sackman Sala, y Alejandra Sackman Sala.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • LUNA, Félix (2004). «El antipersonalismo». Academia Nacional de Ciencias Morales y políticas Anales (2004). [1] consultado el 10-May-2006. 
  • LUNA, Félix (1964). Yrigoyen. Buenos Aires: Desarrollo. 

Referencias[editar]