Pedro Fernández de Castro «Potestad»

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pedro Fernández, primer Maestre de la Orden de Santiago, en una miniatura (después de 1174) del Tumbo menor de Castilla.

Pedro Fernández de Castro Potestad, también llamado Pedro Fernández de Fuentecalada (ca. 11151184), destacado miembro de la Casa de Castro (hijo de Fernando García de Hita y Estefanía Ermengol), fue el primer maestre de la Orden de Santiago y fundador del Monasterio de Santa Cruz de Valcárcel.

Pendón primitivo de la Orden de Santiago (c. 1175). Tumbo menor de Castilla.[1]

Orígenes familiares[editar]

Fue hijo de Fernando García de Hita y de su esposa Estefanía Ermengol. Sus abuelos paternos fueron, según varios genealogistas, especialmente Jaime de Salazar y Acha, el conde García Ordóñez y la infanta Urraca Garcés, hija del rey García Sánchez III de Pamplona y la reina Estefanía de Foix (hija de Bernardo Roger de Foix y Garsenda de Bigorra),[2] y los abuelos maternos el conde Ermengol V de Urgel y María Pérez.[a] No obstante, otros sostienen que su padre, Fernando García de Hita, fue hijo natural del rey García de Galicia.[3]

Biografía[editar]

Combatió en el ejército de Alfonso VII de Castilla en la conquista de Aurelia y Alharilla, cercanas a la actual Santa Cruz de la Zarza. Más tarde, en 1146, asistió a la ocupación de Baeza y al desembarco de Almería, que hizo caer esta importante plaza, puerto principal de la marina musulmana e importante astillero de su flota de guerra. Estuvo después de peregrino en Tierra Santa, donde conoció de cerca la existencia de los Caballeros Cruzados y concibió la idea de crear una nueva orden militar dedicada a proteger el sepulcro del apóstol Santiago y el camino que conduce a él.

El 4 de agosto de 1165, junto con su mujer, María Pérez de Lara, su hermana Urraca Fernández de Castro y sus hijos, donaron al abad Miguel la casa de Santa Cruz de Valcárcel para fundar en ella un monasterio de monjas o frailes. Confirmaron la donación, los hermanos de su esposa, Nuño Pérez de Lara y Álvaro Pérez de Lara, Gómez González de Manzanedo conde en la Bureba, esposo de Milia Pérez de Lara, su cuñada, su medio hermano Gutierre Fernández de Castro; y sus sobrinos, Fernando Rodríguez de Castro el Castellano y Pedro Rodríguez de Castro, ambos hijos de su medio hermano Rodrigo Fernández de Castro el Calvo.

Convento de San Marcos en León donde recibió sepultura el primer maestre de la Orden de Santiago

A los cincuenta y pocos años de edad, Pedro Fernández consiguió realizar su proyecto en la ciudad de Cáceres, la creación de una orden religioso-militar, la Orden de Santiago. El espíritu de la nueva Orden, nacida en los tiempos duros de la invasión almohade que amenazaba con ocupar nuevamente la península Ibérica, es muy semejante al de la Orden del Temple, a la que Pedro Fernández había conocido en Tierra Santa. Mientras impulsaba la Orden de Santiago, su mujer e hija Elo profesaron como monjas en el Monasterio de Santa Cruz de Valcárcel, fundado por él y su esposa.

Francisco de Rades y Andrada, en su crónica de las órdenes militares, recoge la noticia de su muerte en 1184 y su entierro en la capilla mayor del Convento de San Marcos en León

Matrimonio y descendencia[editar]

Casó con María Pérez de Lara, hija de los condes Pedro González de Lara y Ava, con quien tuvo los siguientes hijos:[b] [c]

  • Fernando Pérez de Castro «Potestad», casado con Teresa Bermúdez, con sucesión.[d] [e]
  • Gómez Pérez de Castro, tenente en el alfoz de Santullán.
  • Elo Pérez de Castro, primera abadesa del Monasterio de Santa Cruz de Valcárcel, fundado por sus padres.[f]
  • María Pérez, también llamada María de Aragón.[g]
  • Milia Pérez de Castro


Predecesor:
-
Cross Santiago.svg
Gran Maestre de la Orden de Santiago

1170 - 1184
Sucesor:
Fernando Díaz

Notas[editar]

  1. «Es durante el reinado de Fernando II de León, tras la conquista de Cáceres, en 1170, donde hay que buscar los verdaderos inicios fundacionales de la Orden. El monarca concede la ciudad a D. Pedro Fernández de Fuentecalada, descendiente de los Reyes de Navarra por línea paterna y de los Condes de Barcelona por la materna y éste, junto con un grupo de trece caballeros, se hacen llamar "Freires de Cáceres", teniendo como principal misión la defensa de la zona encomendada contra la amenaza almohade.» Ver [1]
  2. Su matrimonio y descendencia están ampliamente documentados, especialmente en la documentación del Monasterio de Santa Cruz de Valcárcel, el Monasterio de Santa María la Real (Aguilar de Campoo), y el Monasterio de San Román de Entrepeñas
  3. En 1206, María Pérez y sus hijos, Fernando Pérez «la Podestá», Gómez Pérez, Eylo, María de Aragón, y Milia cambian al prior del Monasterio de San Román de Entrepeñas un molino que tenían en Castellos
  4. En 1215 Fernando Pérez y su mujer Teresa donaron por el remedio de sus almas una heredad al Monasterio de San Román de Entrepeñas.
  5. Ya había fallecido en 1221 cuando sus hijos Alvar, María y Elvira hicieron una donación al Monasterio de Santa María de Aguilar por la remisión de sus pecados y por el alma de su padre Fernand.[4]
  6. El 17 de febrero de 1219 en la documentación del Monasterio de Santa Cruz de Valcarcel, el rey Fernando II recibe el monasterio en su regia protección y le confirma en la posesión de los bienes con que le había dotado doña Elo, su abadesa. ...quod vos donna Elo nunc de novo construiis sub regula Sanctii Benedicti, vobisque eiusdem monasterii instante abbatisse.
  7. En 1219, en el Monasterio de Santa María la Real (Aguilar de Campoo), doña Milia, hija de Pedro Fernández, vende la octava parte del molino del mercado de Aguilar, mencionando la ración que había comprado a su sobrina Inés, hija de doña María de Aragón, su hermana.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]