Pascual Baylón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Pascual Baylón
LienzoS Pascual.jpg
Retrato de san Pascual Baylón, conservado en la parroquia de Torrehermosa.
Nacimiento 16 de mayo de 1540
Torrehermosa, Zaragoza
Fallecimiento 17 de mayo de 1592
Villarreal, Castellón
Venerado en Iglesia Católica
Beatificación 19 de octubre de 1618
por Pablo V
Canonización 16 de octubre de 1690
por Alejandro VIII
Festividad 17 de mayo
Atributos hábito franciscano, custodia, sombrero y cayado de pastor por su oficio juvenil
Patronazgo Obras, asociaciones y congresos Eucarísticos, Diócesis de Segorbe-Castellón; Villarreal, Torrehermosa, Alconchel de Ariza y otras localidades.
[editar datos en Wikidata ]

Pascual Baylón Yubero (Torrehermosa, Zaragoza, España, 16 de mayo de 1540 - Villarreal, Castellón, España, 17 de mayo de 1592) fue un fraile franciscano. Es venerado como santo por la Iglesia católica con el nombre de san Pascual Bailón o Baylón. Es patrono de las obras, asociaciones y congresos eucarísticos, y de la diócesis de Segorbe-Castellón.

Vida[editar]

Pascual nació en Torrehermosa el día de la Pascua de Pentecostés, de ahí su nombre. Hasta los siete años permaneció en su localidad natal, a partir de los siete hasta los veinte vivió en Alconchel de Ariza, viviendo con Martín García, un vecino del pueblo. Pascual se dedicó al pastoreo de las ovejas. En Alconchel de Ariza aprendió a leer y a escribir de manera autodidacta con la ayuda de devocionarios.

Posteriormente emigró al Reino de Valencia para trabajar a cargo de don Aparicio Martínez en Monforte del Cid (Alicante). Tras el suceso conocido como "milagro de la aparición", pidió ingresar en la orden franciscana, en el convento de Nuestra Señora Orito, en Orito, una pedanía de Monforte del Cid, famosa por la sencillez de los religiosos franciscanos alcantarinos que lo habitaban. Vistió los hábitos en 1564, en el convento ilicitano de San José y profesó en Orito el 2 de febrero de 1565.

El milagro de la aparición de la Eucaristía[editar]

San Pascual vivió en Monforte en lo que es hoy la Ermita de San Pascual, a escasos metros del ayuntamiento.

En la pedanía de Orito (Monforte del Cid), se encuentra la conocida "Ermita de la Aparición" donde san Pascual tuvo una visión de Jesucristo en la Eucaristía. Este hecho sirvió para que la Iglesia católica nombrara a san Pascual patrón de los congresos eucarísticos. En toda la zona alicantina, principalmente en Orito, Monforte del Cid, Elche, Alicante, Novelda, Aspe, Crevillente y la Vega Baja se guarda una gran veneración a san Pascual, destacando el pueblo de Albatera, donde se celebra una gran fiesta en su honor.

Profesión de fe eucarística[editar]

Con una personalidad de asceta y místico, desarrolló su fe a través de la caridad fraterna, y defendió la presencia de Cristo en la Eucaristía de los ataques de los protestantes hugonotes cuando cruza Francia como mensajero del provincial de su orden.

Milagros[editar]

Entre los milagros que se le atribuyen destacan la multiplicación del pan para los pobres, la curación de enfermos, el don de profecía y el que narra cómo de una piedra salió agua para unos pobres. La tradición popular afirma que muchas veces orando experimentaba tanta alegría que se ponía a bailar (por eso algunos creen que su apellido es un apodo por esta reacción característica).

Tras una vida durante la que cultiva su espíritu con la oración, la escritura y realizando los más modestos trabajos de lego en varios conventos de la zona -llamada Provincia de San Juan Bautista-, murió en el convento alcantarino del Rosario en Villarreal, en donde fue refitolero y limosnero, el 17 de mayo de 1592, también Pascua de Pentecostés. La leyenda dice que tras su muerte, sucedió que, durante la Misa de réquiem, en el momento de la consagración, sus ojos se abrieron para adorar al Santísimo Sacramento.

Obras[editar]

San Pascual escribió dos devocionarios para su edificación personal, editados en 2000 con el título de Opúsculos de san Pascual Bailón. Uno de ellos fue regalado al rey Felipe II y el otro se encuentra en la Basílica de San Pascual de Villarreal.

Patronazgo[editar]

Sepulcro de San Pascual Baylón, en Villarreal.

Fue beatificado por el papa Pablo V el 19 de octubre de 1618 y canonizado por Alejandro VIII el 16 de octubre de 1690. Declarado patrono de todas las asociaciones y congresos eucarísticos por el papa León XIII el 28 de noviembre de 1897. Fue declarado patrono de la diócesis española de Segorbe-Castellón por el papa Juan XXIII el 12 de mayo de 1961. Es asimismo patrono de Villarreal, Torrehermosa, Alconchel de Ariza y otros lugares, y santo titular de muchos templos, parroquias y monasterios en el mundo entero.

El rey de España Carlos II estableció en 1681 su patronato regio sobre la capilla de Villarreal donde reposaban los restos del santo.

El 17 de mayo de 1992, festividad de san Pascual Bailón y IV centenario de su muerte, el rey de España Juan Carlos I reinauguró la Real Capilla y presidió el traslado de los restos del santo a su nuevo sepulcro, obra del escultor Vicente Lloréns Poy. Estos restos son la parte que sobrevivió a las llamas tras el incendio de la basílica durante la Guerra Civil. Para proteger las cenizas del santo, ciudadanos de Villarreal fueron trasladando los restos a sus casas y algunos se quedaron pequeñas partes de las cenizas, que aún hoy no se han recuperado en su totalidad.

Romería de san Pascual[editar]

Todos los años, en los días anteriores al 17 de mayo se viene celebrando en Orito la tradicional Romería de san Pascual, que tiene como punto de llegada el santuario sito en la montaña conocido como Cueva de san Pascual, en el mismo término de Orito. A esta histórica tradición suelen acudir cada año centenares de romeros de toda la Vega Baja y comarcas limítrofes. Se celebra una popular feria, con Misas y otros festejos en honor a san Pascual Bailón.

También acuden muchas personas de Villarreal en peregrinación hasta Torrehermosa y Alconchel de Ariza el mismo día 17 de mayo.

México y la cocina de san Pascual[editar]

Desde la Época colonial en México las cocineras se han encomendado a san Pascual como santo protector de los fogones y de los accidentes en las cocinas[1] . En la actualidad se ofrece el premio san Pascual Bailón a los mejores cocineros [2] y hay refranes populares a manera de rezos al momento de cocinar como san Pascual Bailón-Báilame en este fogón-Tú me das la sazón-Y yo te dedicó un danzón. [3]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]