Orden de Frailes Menores

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Orden de Frailes Menores
Coat of Arms of the Order of Friars Minor.svg
Sigla O.F.M.
(Ordo Fratrum Minorum)
Gentilicio Franciscanos
Lema Paz y Bien
Tipo Orden mendicante
Fundador San Francisco de Asís
Fundación
Aprobación 1209
Superior General Ministro General
Fr. Michael Anthony Perry
Religiosos 15,794
Religiosos sacerdotes 10,671
Presencia
Curia Via S. Maria Mediatrice, 25
00165 Roma, Italia
Página Web http://www.ofm.org

La Orden de Frailes Menores, Ordo Fratrum Minorum (O.F.M.), o Franciscanos de la observancia, es la rama más numerosa de la Primera Orden de San Francisco. Sus orígenes se remontan a la época de San Francisco de Asís a comienzos del siglo XIII, cuando se dio la pugna entre los ideales de pobreza evangélica y la institucionalización del movimiento franciscano.

Espirituales y conventuales[editar]

Al principio a los franciscanos que deseaban ser fieles a las reglas del santo se les llamó espirituales y más tarde observantes (diferenciados de los institucionalizados conventuales). Muchos cayeron en exageraciones y fueron condenados por el Papa. Sin embargo siempre hubo hermanos que deseaban regresar a los orígenes de la regla, y fieles al evangelio dentro de la Iglesia Católica.

Poder y división[editar]

Tras la separación entre los observantes y los conventuales, los observantes llevaban una vida apegada a la regla de San Francisco; pero las necesidades de organización los llevaron a vivir de manera similar a los conventuales. La observancia llegó a ser tan poderosa que le quitó a los conventuales el sello de la Orden. Su número creció rápidamente ya que en estos se agupaban gran número de órdenes que se habían formado en diferentes épocas y el movimiento se institucionalizó nuevamente. Esto llevó a que muchos hermanos volvieran a protestar y pidieron que se les permitiera volver a los orígenes. Los problemas no terminaron por lo que comenzaron a dividirse en una gran cantidad de grupos: Alcantarinos, Capuchinos, Franciscanos de la estricta observancia, etc.

Cuando lograron expulsar de España a todos los franciscanos conventuales, los franciscanos de la observancia fueron los únicos que enviaron misioneros a los territorios de ultramar, donde se desarrollaron. En la actualidad se encuentran presentes en todo el mundo; pero en latinoamérica es donde hay más presencia franciscana, después de Europa ya que luego de la colonización por parte del territorio español, los observantes decidieran ejercer una acción frente a la reina con el fin de no permitir que los conventuales estuvieran en América.

Reunificación[editar]

Todas las divisiones de los frailes menores franciscanos observantes fueron reunificadas a la fuerza por el papa León XIII en el siglo XIX, aunque esta unificación no fue efectiva hasta mediados del siglo XX. En la actualidad y tras la unificación llevan el nombre de Orden de Frailes Menores (OFM), que es el nombre original de la Orden, y son conocidos popularmente como franciscanos.

La unificación no afectó a las otras dos órdenes de la primera orden, capuchinos y frailes menores conventuales.[1]

Su hábito es de color marrón, una túnica, cordón y una capucha con esclavina. Son los encargados de cuidar los Santos Lugares en Palestina; además de muchos lugares importantes para la familia franciscana como la Porciúncula, las cárceles, San Damián, etc.

Gobierno de la Orden[editar]

Francisco de Asís, pintura de Francisco de Zurbarán. La forma del hábito corresponde a la de esta rama de la primera Orden.

Anexo: Ministros Generales de la Orden de Frailes Menores

El gobierno de la Orden, según la Regla de San Francisco, corresponde al Ministro General, o en ausencia del mismo al Vicario General. Según la Regla el mismo es elegido y gobierna del siguiente modo:

"Todos los hermanos deben tener siempre a uno de los hermanos de esta Religión por ministro general y siervo de toda la Fraternidad, al cual están firmemente obligados a obedecer.

Cuando este fallezca, hágase la elección del sucesor por los ministros provinciales y custodios en el capítulo de Pentecostés, al que están siempre obligados a concurrir todos los Ministros provinciales, dondequiera que lo disponga el ministro general; y esto han de hacer una vez cada tres años, o en otro término de tiempo mayor o menor, según lo ordene dicho ministro.

Y si en algún momento pareciera a la generalidad de los ministros provinciales y custodios que dicho ministro no es la persona adecuada para el servicio y utilidad común de los hermanos, los referidos hermanos, a los que se ha confiado la elección, deberán elegirse, en el nombre del Señor, otro para custodio.

Y después del capítulo de Pentecostés, cada uno de los ministros y custodios, si quiere y le parece conveniente, puede convocar a capítulo a sus hermanos, una vez, en ese mismo año en sus custodias".[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]