Pandeísmo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El pandeísmo (del griego: πάν (pan), "todo" y el latín deus, "dios") es una creencia religiosa que proviene de la combinación de las corrientes del Panteísmo ("Dios", o su equivalente metafísico, es idéntico al Universo) y al Deísmo (que el dios-creador que diseñó el Universo no existe en un estado en el que pueda ser alcanzado, y que, en su lugar, sólo puede ser confirmado con el uso de la razón). En pocas palabras, es la creencia de que el Creador del Universo de hecho se volvió el Universo y dejó de existir como una entidad separada y consciente.[1] [2] [3]

Algunas de las corrientes explican que Dios es un todo, pero "explota" en el Big Bang y ya no es Dios. Su materia queda esparcida y de esa misma se crea el universo. Se teoriza que todo lo que existe forma parte de esos fragmentos y que sufrimos y evolucionamos aspirando volver a unirnos a ese todo (Apocatástasis).[4] [5]


Comparaciones[editar]

Hay una cierta discusión alrededor si el pandeísmo es comparable al cristianismo u otras religiones. Para los pandeístas, hay dos cristianismos en el libro de los cristianos:[6]

Por un lado, el de Jesús, que es muy similar al judaísmo, en el que la persona debe responsabilizarse. Es apocalíptico, porque manda a preparar al pueblo para el día final, es humano (no juzga, perdona y llama a cambiar).

Mateo 25:40 "Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis."
Mateo 25:45 "Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis."
Mateo 22:36-39, "Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?" "Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo."

El segundo cristianismo es de corte griego, se funda en el rito de la vida y la muerte (muy popular en la época, le llamamos "paganismo", pero es un pandeísmo). Es fatalista (no se puede negociar con el creador), tiene una visión negativa de las personas (todos son pecadores, eso esta en la tradición helénica de la oposición Apolo-Dioniso).

Luego con la declaración de religión oficial se agregan nuevos elementos; la organización política de Roma, la entrada al cielo con el arrepentimiento, es decir, que todos pueden salvarse si se arrepienten de una vida de pecado.

Para Juan Escoto Erígena, razón y fe eran fuentes válidas de conocimiento verdadero, y por ello no pueden ser opuestas. Su obra más importante, Sobre la división de la Naturaleza (c. 867 AD), Erígena quiso explicar la realidad mediante un sistema racional y unitario que contradecía el dualismo de la religión —Dios y mundo son dos realidades diferentes— y los dogmas relativos a la creación y la voluntad divinas. Pero si así fuera, la razón debe prevalecer. Esta afirmación, junto al panteísmo (todas las cosas son emanación de Dios y vuelven a Él) que sostiene su explicación.

Pandeísmo moderno: kenosis radical[editar]

En 2001, Scott Adams escribió God's Debris (Los Restos de Dios), que propone una forma radical de Pandeísmo(kenosis, del griego vacío) donde explica que un Dios omnipotente se aniquiló a si mismo en el Big Bang, porque tal entidad ya sabría todas las posibilidades excepto su propia inexistencia.

Un Dios que supiera la respuesta a esa pregunta efectivamente sabría todo y lo tendría todo. Por esa razón no estaría motivado a hacer nada o crear nada. No habría propósito para actuar de alguna manera. Pero un Dios que tuviera una pregunta molesta -¿qué pasa si dejo de existir?- estaría motivado a encontrar la respuesta con la finalidad de completar su conocimiento... El hecho de que nosotros existimos es prueba de que Dios está motivado a actuar de alguna manera. Y como sólo el reto de la auto-destrucción podría interesar a un Dios omnipotente, es razonable que nosotros... somos los restos de Dios"[7]

En su libro, Scott Adams hace notar que las unidades de energía más pequeñas que conforman el Universo(incluso más pequeñas que los quarks) son el equivalente a lo que él llama "Polvo de Dios". También sugiere que Dios está en proceso de "restauración", no por medio de un Big Crunch, sino porque la humanidad misma se transforma en Dios.

Del mismo modo, Robert A. Heinlein escribió a Time Enough For Love (Tiempo para amar) en 1973 "Dios se dividió a sí mismo en una miríada de partes para poder tener amigos. Puede no ser verdad, pero suena bien. Y no es más absurda que otras teologías."[8]

Notas y referencias[editar]

  1. Johnston, Sean F. (2009) (en inglés). The History of Science: A Beginner's Guide. pp. 90. ISBN 1851686819. 
  2. Bradley, Paul (2011) (en inglés). This Strange Eventful History: A Philosophy of Meaning. pp. 156. ISBN 0875868762. 
  3. Dawe, Alan H. (2011) (en inglés). The God Franchise: A Theory of Everything. pp. 48. ISBN 0473201143. 
  4. Fuller, Allan R. (2010) (en inglés). Thought: The Only Reality. pp. 79. ISBN 1608445909. 
  5. Rogers, Peter C. (2009) (en inglés). Ultimate Truth, Book 1. pp. 121. ISBN 1438979681. 
  6. Wylie, David Michael (2011) (en inglés). Just Stewardship. pp. 24. ISBN 9781257739622. 
  7. Scott Adams, God's Debris (2001) p.43 ISBN 0-7407-2190-9.
  8. Robert A. Heinlein, Time Enough For Love (Tiempo para amar) (1973) p. 216.

Véase también[editar]