Nutrición humana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Nutrición humana es la obtención de nutrientes por los humanos para obtener los insumos necesarios que dan soporte a la vida.

Los seres humanos somos onmivoros, capaces de consumir productos tanto vegetales como animales.[1] Han adoptado una serie de dietas que varían con las fuentes de alimentos disponibles en las regiones en donde habitan e igualmente con las normas culturales y religiosas, estas van de las puramente vegetarianas hasta las principalmente carnívoras. En algunos casos, las restricciones en la dieta de los seres humanos pueden conducir a un desorden nutricional, sin embargo, los grupos humanos estables se han adaptado a muchos patrones dietéticos tanto a través de la especialización genética y convenciones culturales de manera de utilizar fuentes de alimentación nutricionalmente equilibradas.[2] La dieta humana se refleja de forma destacada en la cultura humana, y ha llevado al desarrollo de la tecnología de los alimentos.

En general, los seres humanos podemos sobrevivir de dos a ocho semanas sin comida, dependiendo de la grasa corporal almacenada. La supervivencia sin agua generalmente se limita a tres o cuatro días. La falta de alimentos sigue siendo un problema grave; alrededor de 36 millones de seres humanos mueren de hambre cada año.[3] La desnutrición infantil también es común, y contribuye a la carga mundial de morbilidad.[4] Sin embargo la distribución mundial de alimentos no es uniforme, y la obesidad entre algunas poblaciones humanas ha aumentado a casi las proporciones de una epidemia, dando lugar a complicaciones de salud y al aumento de la mortalidad en algunos de los países desarrollados, y algunos países en desarrollo. En los Estados Unidos los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) indican que el 32% de los adultos estadounidenses mayores de 20 son obesos, mientras que el 66,5% tienen sobrepeso. La obesidad es causada por el consumo de más calorías de las que se gastan, con un aumento de peso excesivo muchos atribuyen a una combinación de comer en exceso y la insuficiencia de ejercicio.

Historia[editar]

Los seres humanos han evolucionado como cazadores-recolectores durante los últimos 250.000 años. La dieta de los primeros humanos modernos varió significativamente dependiendo de la ubicación y del clima. La dieta en los trópicos tiende a basarse en mayor medida en los alimentos vegetales, mientras que la dieta en las latitudes altas tienden más hacia los productos de origen animal. Varios análisis de restos post-craneales y craneales de humanos y animales desde el Neolítico, junto con estudios detallados de modificaciones óseas han mostrado que el canibalismo era también frecuente entre los hombres prehistóricos.[5]

La agricultura se desarrolló hace unos 10.000 años en múltiples lugares en todo el mundo, proporcionando granos como trigo, arroz, papa y maíz, con productos tales como pan, pasta y tortillas. La agricultura también proporcionó leche y productos lácteos y un fuerte aumento de la disponibilidad de carnes y la diversidad de verduras. La importancia de la pureza de los alimentos fue reconocida cuando el almacenamiento a granel dio lugar a riesgos de infección y contaminación. La cocina se desarrolló a menudo como una actividad ritual, debido a los problemas de fiabilidad y eficiencia que requiere la adhesión a las recetas y procedimientos estrictos y en respuesta a las exigencias de pureza de los alimentos y a la coherencia.[6]

Desde la antigüedad hasta 1900[editar]

El primer experimento de nutrición se encuentra registrado en el Libro de Daniel en la Biblia. Daniel y sus amigos fueron capturados por el rey de Babilonia durante la invasión de Israel. Seleccionados como servidores de la corte, debían consumir alimentos finos y vino destinados al rey. Pero se opusieron, prefiriendo legumbres y agua de acuerdo con sus restricciones dietéticas judías. El mayordomo del rey aceptó de mala gana hacer una prueba. Daniel y sus amigos recibieron su dieta durante 10 días y luego fueron comparados con los hombres del rey. Como parecieron más saludables, se les permitió continuar con su dieta.[7]

Hacia 475 a. C., Anaxágoras declaró que la comida es absorbida por el cuerpo humano y por lo tanto contenía "homeomerías" (componentes de generación), lo que sugiere la existencia de nutrientes.[6] Alrededor de 400 a. C., Hipócrates dijo: «Deja que el alimento sea tu medicina y la medicina sea tu alimento».[8]

En el siglo XVI, el científico y el artista Leonardo da Vinci comparaba el metabolismo a una vela encendida. En 1747, el Dr. James Lind, médico de la marina británica, realizó el primer experimento científico de nutrición, descubriendo que el jugo de la Lima evitaba que marineros con muchos años de navegación enfermaran de escorbuto, un trastorno hemorrágico mortal y doloroso. El descubrimiento fue ignorado durante cuarenta años, pero después de eso a los marineros británicos se les llegó a conocer como «limeros.» Lo esencial en el jugo de limón (la vitamina C) no sería identificado por los científicos sino hasta la década de 1930.

Alrededor de 1771, Antoine Lavoisier, el "Padre de la Nutrición y de la Química" descubrió los detalles del metabolismo, demostrando que la oxidación de los alimentos es la fuente de calor del cuerpo. En 1790, George Fordyce reconoció la necesidad del calcio para la supervivencia de las aves de corral. A principios de 1800, los elementos carbono, nitrógeno, hidrógeno y oxígeno fueron reconocidos como los principales componentes de los alimentos y se desarrollaron métodos para medir sus proporciones.

En 1816, François Magendie descubrió que cuando los perros son alimentados sólo con hidratos de carbono y grasas, su cuerpo pierde proteínas y fallecen en un par de semanas, en cambio, los perros alimentados además con proteínas sobreviven. De seta manera identificó las proteínas como un componente esencial para la dieta. En 1840, Justus Liebig descubrió la composición química de los hidratos de carbono (azúcares), grasas (ácidos grasos) y proteínas (aminoácidos.) En la década de 1860, Claude Bernard descubrió que la grasa del cuerpo pueden ser sintetizada a partir de carbohidratos y proteínas, lo que muestra que la energía en la sangre glucosa se puede almacenar como grasa o como glucógeno.

En la década de 1880, Kanehiro Takaki observó que los marineros japoneses (cuya dieta consistió casi exclusivamente de arroz blanco) desarrollaban beriberi (o neuritis endémica, una enfermedad que causa problemas cardíacos y parálisis), pero los marineros británicos y de la marina japonesa oficiales no lo hacían. La adición de diversos tipos de verduras y carnes a la dieta de los marinos japoneses previno la enfermedad.

En 1896, Baumann observó yodo en las glándulas tiroides. En 1897, Christiaan Eijkman trabajó con los nativos de Java, que también sufrían de beriberi. Eijkman observó que los pollos alimentados con una dieta de arroz blanco desarrollaban los síntomas de beriberi, pero se mantenían saludables cuando se alimentaban con arroz integral, que incluye la capa externa del arroz. Eijkman curó a los indígenas al darles de comer arroz integral, descubriendo así que los alimentos pueden curar enfermedades. Más de dos décadas más tarde, los nutricionistas descubrieron que la concha exterior de arroz contiene vitamina B1, también conocida como tiamina.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Haenel H (1989). «filogénesis y nutrición». Nahrung 33 (9):  pp. 867-87. 
  2. «Dietas vegetarianas». Publicación Oficial de la Asociación Americana de Dietética 103 (6):  pp. 748-765. 2003.  copia en línea disponible
  3. Naciones Unidas Servicio de Información. Informe de marzo de 2004. "Alrededor de 36 millones de personas mueren de hambre, directa o indirectamente, cada año."
  4. Murray C, López A (1997). «Estudio sobre la mortalidad global, la discapacidad, y la contribución de los factores de riesgo». Lancet 349 (9063):  pp. 1436-42. 
  5. P Villa, Bouville C, Courtin J, et al. (julio 1986). «canibalismo en el Neolítico». Science 233 (4762):  pp. 431-7. 
  6. a b History of the Study of Nutrition in Western Culture (Rai University lecture notes for General Nutrition course, 2004)
  7. Daniel 1:5-16
  8. Richard Smith (24 enero de 2004). «Let food by thy medicine…». BMJ 328. http://bmj.bmjjournals.com/cgi/content/full/328/7433/0-g. Consultado el 2/02/2010.