Nictofobia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La nictofobia (proveniente del griegos nyx: noche y fobos: miedo)[1] es una fobia caracterizada por un miedo irracional a la noche o a la oscuridad. El nombre de la enfermedad hace alusión a Fobos el dios del miedo y a Nix, la diosa de la noche.[2]

Es generada por una percepción distorsionada del cerebro de lo que podría pasar en medio de la oscuridad. También se le conoce como escotofobia, acluofobia, ligofobia, mictofobia o sencillamente miedo a la oscuridad [3] .

Aunque es muy común en todo el mundo que los individuos puedan desarrollar un miedo excesivo a la oscuridad también es cierto que se ha investigado poco sobre esta patología. La nictofobia además es un mal solamente relacionado con niños, pero según explica J. Adrian Williams en su artículo "Indirect Hypnotic Therapy of Nyctophobia: A Case Reports", es muy probable que los niños que hayan sufrido de un miedo a la oscuridad excesivo también puedan desarrollarla cuando adultos. Además en el mismo artículo Williams expone también que puede ser muy perjudicial la nictofobia tanto en adultos, como en personas discapacitadas.[4]

Según especialistas el miedo a la oscuridad es común y normal entre los niños de 2 a 7 años. Aunque esto podría variar en un rango de un par de años.[5]

Miedo a la oscuridad, desarrollo del concepto e investigaciones científicas[editar]

El miedo a la oscuridad, o nictofobia es común en la mayoría de los niños y en algunos casos en adultos. La nictofobia en realidad, muchas veces no es un miedo a la oscuridad en sí, sino a los riesgos que imaginamos que podrían estar latentes cuando estamos en total penumbra.[6]

Un niño con nictofobia podría imaginarse esto en la oscuridad

Algunos grados de miedo a la oscuridad son totalmente normales especialmente en las etapas de crecimiento de los niños.[7] Nuevas investigaciones apuntan a que el miedo a la oscuridad comienza a aparecer antes de los dos años de edad, lo que quiere decir que todos, algunos en menos o más niveles que otros, en algún momento fuimos nictofobicos.[8]

Cuando el miedo pasa de ser normal a obsesivo, y alcanza niveles exagerados, entonces el miedo pasa a ser patológico y debe ser atendido por un profesional de la psicología.

A pesar de que los temores relacionados con la oscuridad no son reales y no se tiene la constancia de la probabilidad del suceso, ésto no alivia el pánico de quienes le tienen miedo. Por tales motivos la oscuridad se considera como enemiga de la razón.[2]

Teorías sobre la nictofobia y qué la produce[editar]

Algunos investigadores apuntan, entre los cuales se encuentra Sigmund Freud (médico y neurólogo austriaco, padre del psicoanálisis), que el miedo a la oscuridad es producido por un desorden de ansiedad producido por la separación. Esto se puede interpretar como una separación a los padres, pero también puede darse con otras personas.[9]

Otra teoría fue propuesta en la década de los años 60, cuando científicos buscaban la molécula responsable de la memoria. En un experimento con ratas (que normalmente son animales nocturnos, fueron inducidos al miedo a la oscuridad) y una sustancia llamada scotophobin fue supuestamente extraída del cerebro de las ratas. Se afirmó que esta sustancia era la responsable de recordar el miedo a la oscuridad. Subsecuentemente estos hallazgos fueron desacreditados, y por lo tanto en la actualidad se consideran como especulación.[10]

«Traducido de en.wikipedia.org , exactamente la versión http://en.wikipedia.org/wiki/fear_of_the_darkness, bajo licencia GFDL y CC-CI 3.0»

Hasta cierto punto, el temor a la oscuridad puede ser justificado como reacción natural de los humanos, puesto que no están preparados para ver en la oscuridad y por ello, la especie ha estado en franca desventaja ante depredadores nocturnos y/o individuos que aprovechan la noche para elaborar sus planes siniestros. Desde este punto de vista, el miedo a la oscuridad es producto del proceso evolutivo. [2]

Diagnóstico y tratamiento de una persona nictofobica.[editar]

En el caso de los niños[editar]

La nictofobia está considerada como una fobia simple. Esto implica que existe una diferencia mínima entre el miedo como fobia (por lo tanto enfermedad) y el miedo normal. [11] Se considera normal el miedo a la oscuridad en las edades comprendidas entre los 2 y los 7 años. [5] A partir de ese edad, el miedo a la oscuridad y otros miedos comunes durante la niñez van desapareciendo de forma progresiva, debido esencialmente a que el individuo razona que los fenómenos u objetos que representaban un peligro no lo figuran en sí, y a que consigue nuevas herramientas psicológicas para defenderse a sí mismo de sus miedos debido a una elaboración mental más compleja y al mismo tiempo más elaborada.[5]

Diagnóstico y síntomas[editar]

Lo primero es distinguir cual es el mal que afecta al niño(podría ser además de miedo a la oscuridad, también pesadillas nocturnas, o una mera forma de llamar la atención). Cuando el niño tenga un miedo real a la oscuridad va a presentar un panorama un poco más difícil de entender. En algunos casos el niño no recordará nada de lo que ha provocado el susto. En otras, podría adjudicárselo a un ruido u objeto. En cuanto a la parte fisiológica el individuo mostrará temblores, pulsos rápidos, sudores y angustia.[12] Si hubiese sido una pesadilla los síntomas habrían sido más leves. Esto se dará durante las etapas de sueño menos profundas.[13]

Los ataques de nictofobia pueden presentarse de distintas maneras, pero en general el aumento del ritmo cardíaco, la sudoración, cistitis, vómitos, mareos y bloqueo mental son indicadores frecuentes de un caso real.[2]

Intervención[editar]

La nictofobia tiende a curarse por si sola, y si el problema es leve, algunos especialista en la psicología infantil recomienda no llevar tratamiento terapéutico, sino solucionarlo en casa. Entre las medidas que se pueden tomar están encender una bombilla de baja intensidad para que la oscuridad no sea total. Cuando el problema se da muchas veces lo mejor cuando se actúa en el momento es tratar de tranquilizar al niño y darle seguridad.En la mayoría de los casos no se necesita intervención de un profesional, pero si el problema continua y no hay mejoras ese es el paso a tomar.[13]

Niño llorando en total penumbra. Síntoma de Nictofobia.
Abuela consolando a niño. Esto puede dar confianza al infante para que enfrente sus miedos.

Las formas de tratamiento más comunes son:

  • Inmersión o terapia implosiva: Consiste en exponer al niño a un ambiente oscuro para que emplee métodos de control y relajación a fin de superar la fobia. Se debe tener en cuenta que si el niño escapará de la situación de inmersión esto podría provocar un agravamiento de la fobia. Esto, sumado a que resulta traumático para los padres y los niños, resulta poco conveniente aplicar ésta técnica. Aunque la aplicación de la misma ha comprobado ser efectiva en gran parte de los casos.[5] [14]
  • Insensibilización o terapia conductista de desinsensibiliazación: La técnica consiste en estimular al niño en un ambiente de relajación, exponiéndolo de forma pausada y contralada al motivo de la fobia.[5] [14]

Ambas maneras de controlar la fobia pueden ser potencializadas con tratamiento psicoterapéutico en casos muy graves, y de ser necesario farmacológicos.[5]

La nictofobia relacionada con otros males infantiles[editar]

La niñez es la edad donde somos mas vulnerables, tanto en los males físicos como psicológicos. Dependiendo de como los padres sobrepasen esos males, los niños podrían ser marcados de por vida.

La nictofobia es un mal muy común pero debe distinguirse entre tener pesadillas y el terror nocturno, puesto que aunque están muy relacionados, ambos deben de tratarse de forma diferente.[13] De todos modos males como Autofobia (miedo a quedarse solo), la Bogifobia, la claustrofobia, la coulrofobia, la entomofobia y muchos otros pueden tener relación.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. sacado de es.wiktionary.org/wiki/nictofobia
  2. a b c d Pablo Huerta. «LA NICTOFOBIA: EL IRRACIONAL MIEDO A LA OSCURIDAD» (en español). Consultado el 20/01/2014.
  3. Escotofobia: Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a la oscuridad. El miedo a la oscuridad es muy común cuando de niños pequeños se trata y en algunos casos, variando el grado, se lo puede observar en adultos. Otros nombres para esta fobia son acluofobia, ligofobia, mictofobia y nictofobia. http://www.fobias.net/Escotofobia.html
  4. Mikulas, William L. "Behavioral Bibliotherapy and Games for Treating Fear of the Dark." Child & Family Behavior Therapy 7.3 (1985): 1-7.
  5. a b c d e f José Tomás Vilaltella (-). «Las Fobias» (en español). -. Consultado el 16 de junio de 2013. «-».
  6. William Lyons (1985) "Emotion", ISBN 0-521-31639-1 p. 75
  7. Adele Pillitteri (2006) "Maternal and Child Health Nursing", ISBN 0-7817-7776-3
  8. Arthur T Jersild (2007) "Children's Fears", ISBN 1-4067-5827-2, p. 173
  9. Sigmund Freud, Introduction to Psychoanalysis.
  10. Louis Neal Irwin (2006) "Scotophobin: Darkness at the Dawn of the Search for Memory Molecules", ISBN 0-7618-3580-6
  11. VilaltellaJosé Tomás Vilaltella. Las fobias. pp. 605-616. 
  12. Articulo escrito por el psicologo Javier gutierrez Sanz. Ver también http://www.psicologoescolar.com/ARTICULOS/PAGINAS_DE_ARTICULOS/pozuelo_de_alarcon_atenpsi_atencion_psicologica_pozuelo_miedo_a_la_oscuridad_y_otros_problemas_relacionados.htm
  13. a b c Articulo de la Dra. Elisa Urbano Psicóloga, sexóloga y Terapeuta. Visitar http://www.psicoarea.org/miedos.htm
  14. a b Ricardo Virgen Montelongo, Ana Cecilia Lara Zaragoza, Gabriela Morales Bonilla y Sergio Javier Villaseñor Bayardo. «Los transtornos de Ansiedad» (en español). Consultado el 16 de junio de 2013.

Enlaces externos[editar]

  1. Artículo "Miedo a la Oscuridad" del site de Internet Guiainfantil.com http://www.guiainfantil.com/221/miedo-a-la-oscuridad.html
  2. Artículo "Miedo a la Oscuridad" del site de Internet embarazoymas.com http://www.embarazoymas.com/ninos/el-miedo-a-la-oscuridad-de-nuestros-hijos/
  3. Artículo sobre la Nictofobia http://www.revistasaludalternativa.com/miedo-a-la-oscuridad/
  4. "Bebés y más", artículo relacionado con lo nictofobia http://www.bebesymas.com/desarrollo/miedo-a-la-oscuridad
  5. Diccionario de Fobias. Artículo Escotofobia: http://www.fobias.net/Escotofobia.html
  6. Centro de psicología en línea http://www.psicoarea.org/miedos.htm
  7. Pagina cosas de la infancia. Aquí encontrará información sobre el cuidado de los niños y buenos consejos.