Melanocitosis dérmica congénita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Melanocitosis dérmica congénita
Mongolianspotphoto.jpg
Melanocitosis dérmica congénita visible en una bebé taiwanesa de seis meses de edad
Clasificación y recursos externos
CIE-10 D22.5 (ILDS D22.505)
CIE-9 757.33
DiseasesDB 8342
MedlinePlus 001472
eMedicine derm/271
MeSH D049328
Sinónimos
Mancha mongólica, callana
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La melanocitosis dérmica congénita, también conocida como mancha mongólica o callana es una discromía hiperpigmentaria de la piel.

Epidemiología[editar]

El nombre de mancha mongólica se deriva del hecho que éste fenómeno es mucho más frecuente en individuos de ascendencia asiática (99% de los individuos), amerindia o negra, aunque también está presente en individuos del sur europeo 40 - 45%, especialmente en el área mediterránea y en grupos étnicos como los gitanos (70 - 75%). A pesar del nombre, la "mancha mongólica" no tiene antecedentes antropológicos, excepto por ser mucho más común en infantes de piel más pigmentada. Generalmente desaparecen en la infancia.

Patogenia[editar]

La aparición de esta hiperpigmentación se cree que se debe a la detención de los melanocitos en su migración desde la cresta neural hacia la capa basal de la epidermis, su localización habitual. Se ha demostrado la presencia anómala de melanocitos cargados de melanina en los tercios medio e inferior de la dermis.

Clínica[editar]

La melanocitosis dérmica congénita consiste en una mácula de color azulado o gris pizarroso que está presente desde el momento del nacimiento. Sus bordes están mal delimitados, y su tamaño varía entre uno y diez centímetros.

La región típica de presentación es la zona lumbo-sacra (zona baja de la espalda y nalgas). También puede presentarse en otras zonas del cuerpo, en cuyo caso se denomina mancha mongólica aberrante.

Diagnóstico[editar]

Simplemente clínico. test de melanina sublingual

Pronóstico[editar]

La pigmentación alcanza su mayor intensidad en torno a los dos años de edad. Posteriormente, va desapareciendo, hasta ser inexistente en torno a los diez años. No parece presentar ningún riesgo de malignización, ni asociaciones con enfermedades sistémicas u otras alteraciones congénitas.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Ferrándiz, C (1996). «Alteraciones de la pigmentación». Dermatología clínica. Madrid: MMI Elsevier España S.A. ISBN 8481745375.