Nevus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nevus
Graindebeaute.jpg
Un nevus localizado en el brazo
Clasificación y recursos externos
CIE-10 I78.1
CIE-9 448.1, 216.0-216.9
CIAP-2 S82
DiseasesDB 8333
eMedicine derm/289
MeSH D009506
Sinónimos
Nevo
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

Un nevus o nevo (del latín naevus, lunar) es una proliferación de distintos tipos de células en la piel. Así, puede haber nevus sebáceos, apocrinos (de las glándulas apócrinas de la piel), etcétera. Los más característicos son los nevus melanocíticos, que son proliferaciones de células pigmentadas llamadas "células névicas".

Etiología[editar]

No se sabe con certeza de dónde proviene la célula névica. Algunos autores suponen que tiene parentesco con el melanocito, célula responsable de fabricar la melanina, el pigmento que da el color moreno a la piel.

Clasificación[editar]

De acuerdo al adjetivo que acompaña a los nevus estos se clasifican médicamente:

Nevus melanocítico[editar]

La variedad más común de nevus melanocítico es el nevus melanocítico común adquirido. Prácticamente todas las personas de tez clara tienen este tipo de nevus. El número va cambiando con la edad, ya que el nevus es una lesión dinámica. Primero aparece en la unión entre la dermis y la epidermis, luego migra hacia la dermis a la vez que va haciéndose más abultado. Por tanto, la protrusión de un nevus no quiere decir que este se esté transformando en un cáncer tipo melanoma, sino sólo que está maduro. Progresivamente van desapareciendo a la vez que aparecen otros.

Se localizan sobre todo en las áreas expuestas al sol, fundamentalmente por encima de la cintura. Hay muchos factores que pueden hacer que un nevus cambie de aspecto, por ejemplo traumatismos, infecciones, factores hormonales, etc. Sin embargo, la transformación a melanoma se considera rara, y sólo ocurre en los nevus en estados iniciales. Los nevus maduros o intradérmicos prácticamente nunca degeneran.

Prevención[editar]

Son prácticamente las mismas que corresponden a los lunares comunes u otras lesiones benignas de la piel aunque los nevus requieren de más precaución. En todo caso siempre es aconsejable la consulta al médico de familia ante la aparición de un nevus y las mismas precauciones que para los lunares comunes:

  • Se recomienda la exéresis (extirpación) de todo nevus si se ubica en una zona demasiado expuesta a las radiaciones UV como las de la luz solar, o en zonas expuestas a rozamiento, presión, golpes o irritación (por ejemplo la irritación química que puedan provocar desodorantes, lejías, detergentes, ácidos etc.)
  • Se recomienda la exéresis del mismo en cualquiera de estos casos: si sangra, tiene sus contornos enrojecidos, duele o causa comezón.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]