María de la Luz Cirenia Camacho González

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
María de la Luz Cirenia Camacho González.
Madelaluz.jpg
Laica y mártir católica mexicana.
Nacimiento 17 de abril de 1907.
México D.F.
Fallecimiento 30 de diciembre de 1934.
México D.F.
Venerada en México.
Beatificación En trámite (Sierva de Dios desde 2002
Canonización En trámite
Festividad 21 de mayo.

María de la Luz Cirenia Camacho González (México, D. F., 17 de mayo de 1907 - ibídem, 30 de diciembre de 1934) fue una laica mexicana asesinada durante una balacera acontecida en el marco de un mitin anticatólico en Coyoacán.

Primeros años[editar]

María de la Luz Cirenia Camacho fue hija de de Manuel Camacho y Ma. Teresa González. Su madre murió cuando tenía seis meses. Para sus primeros estudios fue inscrita como interna en un colegio de religiosas en Puebla. En 1918, regresó al D.F., continuando sus estudios primero con las Madres Dominicas y después, pasó al Instituto Católico para niñas, durante 3 años. En 1921, la familia Camacho se trasladó a Coyoacán.

Catequista y miembro de la A.C.[editar]

En Coyoacán vivió durante 13 años, durante los cuales se dedicó con ahínco a cultivar su vida espiritual y al apostolado. Bajo la dirección de catequistas experimentadas, inició la enseñanza del catecismo, fundando ella después su propio centro catequético en su casa.

Adicionalmente fue secretaria y tesorera del Comité Parroquial de San Juan Bautista, que atendía a 2 300 niños. El 2 de febrero de 1930, tomó el hábito en la Venerable Tercera orden de San Francisco y en 1931 se inscribió en la Acción Católica, donde ocupó importantes cargos.

Muerte[editar]

El domingo 30 de diciembre de 1934, supo que los Camisas Rojas, jóvenes organizados por Tomás Garrido Canabal y liderados por Carlos Madrazo en contra de la religión católica, organizaban un mitin frente a la parroquia. Entonces, vistió su mejor traje y fue a la iglesia, quedándose fuera por lo que pudiera acontecer. Los niños y los mayores fueron dirigidos a la Casa Conventual, para salir poco a poco. Al iniciar la balacera, Cirenia fue herida en el pecho. Fray Alejandro Torres alcanzó a ungirla con los Santos Oleos poco antes de que muriera, algunos minutos después.

Su sepelio fue apoteótico y se organizó una marcha multitudinaria hacia el Zócalo de la Ciudad de México para exigir al gobierno castigo contra los culpables.

Sus restos reposan en la Parroquia de San Juan Bautista de Coyoacán.

Proceso de canonización[editar]

Actualmente se encuentra en proceso de beatificación por martirio, siendo éste promovido por la Provincia Franciscana del Santo Evangelio de México.

Enlaces externos[editar]