Manipulación mental

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Manipulación psicológica»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La manipulación mental o control mental se produce cuando un individuo o grupo de individuos ejerce una tentativa de toma de control del comportamiento de una persona o de un grupo, utilizando técnicas de persuasión o de sugestión mental, en busca de eliminar las capacidades críticas o de autocrítica de la persona, esto es, su capacidad de juzgar o de rehusar informaciones u órdenes.

Se refiere a un amplio rango de tácticas psicológicas capaces de subvertir el control de un individuo sobre su propio pensamiento, comportamiento, emociones o decisiones. Los métodos por los cuales puede obtenerse tal control (sea directa o sutilmente) son el foco de estudio entre psicólogos, neurocientíficos y sociólogos. Por otra parte, la cuestión del control mental se discute en relación a la religión, política, prisioneros de guerra, totalitarismo, operaciones encubiertas, manipulación neurocelular, cultos, terrorismo y tortura.

Ciertas formas de manipulación podrían ser altruistas, pero la noción de manipulación mental tiene, por lo general, una connotación negativa que evoca a los manipuladores de comportamiento egoísta o malintencionado. Formas extremas de manipulación serían, por ejemplo, el lavado de cerebro o aquellas conducentes al suicidio o comportamientos colectivos de tipo totalitario y genocida.

Tipologías[editar]

Ciertos psicólogos estiman que se puede « influenciar con integridad » en las relaciones familiares o comerciales,[1] es decir, no a expensas del otro, pero para mejorar las relaciones sociales e interpersonales (la educación y la psicología de la motivación participarían de esta categoría de manipulación).

Otros distinguen la manipulación mental, término bastante general, de la dominación en que esta última procura obtener del individuo o del grupo que se comporte sin consciencia clara del origen exterior de la sugestión, de la manera prevista por los manipuladores, eventualmente utilizando violencia. Ciertos gobiernos y regímenes totalitarios, individuos, grupos y sectas han utilizado o utilizan los métodos de manipulación mental, asociándolos a veces con violencia física. Así, Aum Shinrikyo hacía portar a sus adeptos aparatos experimentales que les infligían electroschocks, una técnica inspirada de la psicoterapia del siglo XIX.

De cierta manera, la manipulación es muy frecuente en las sociedades, democráticas o no, en el plano profesional, conyugal o familiar porque desde que existe mentira, omisión o deformación voluntaria de la verdad, se está en presencia de tentativas de manipulación. Así, a veces se califica de manipuladoras a las personas que muestran simplemente una aptitud inhabitual para convencer, sin tener por ello objetivos malintencionados o egoístas. Algunos consideran que la publicidad es algunas veces una forma de manipulación mental.

El manipulador[editar]

El término manipulador es susceptible de afectar a individuos de todos los orígenes sociales. El manipulador puede aparecer como simpático o no, incluso como una víctima. Parece que cada uno es más o menos manipulador en el curso de su vida.

De acuerdo a estas definiciones, se pueden distinguir diferentes tipos de manipuladores: aquellos que utilizan a otros sin remordimientos, con un objetivo narcisista de poder, de estafa comercial o con mala intención. Pueden apoyarse en la mentira o en la seducción, incluso en la coacción por la amenaza o la fuerza, o incluso desestabilizando a su víctima por la doble coacción. La manipulación psíquica puede ser una de las herramientas de ciertas formas de tortura.

Puede tratarse de un comportamiento entendido como desviado o perverso, de un desorden de la personalidad, cuyas causas se remontan a la infancia o a la educación del manipulador, por ejemplo, si él mismo ha sido manipulado por sus padres o educadores. Los psicólogos se ven frecuentemente confrontados a comportamientos manipuladores en los sistemas familiares o socio-profesionales.

La manipulación mental podría ser una forma particular de egoísmo. A menudo el manipulador demanda de los demás un comportamiento socialmente aceptable, sin adecuarse ellos mismos. Se apropia de las ideas de otro, intentando inversamente hacer tomar por otro sus propias responsabilidades. Los argumentos de un manipulador parecen siempre, a primera vista, lógicos y morales. Habitualmente, utiliza pretextos tales como que la norma, el « buen comportamiento » que se debe tener en la sociedad o el grupo, sabiendo utilizar los puntos débiles de los otros, haciendo por ejemplo que se sientan ridículos, culpables o heridos en su pudor, lo cual los ubica o mantiene en una situación mental favorable a la manipulación.

La manipulación mental se apoya de manera recurrente en diversos registros:

  • El registro emocional ; el miedo, la angustia, la vergüenza, el pudor, la timidez, la esperanza, la necesidad de reconocimiento y de justicia, la confianza, el lazo familiar, la amistad, la necesidad de amor, el deseo, la conciencia profesional... son sentimientos que pueden ser explotados por el manipulador.
  • La explotación del sesgo cognitivo por informaciones falsas, las simplificaciones o jerga retórica y los sofismos o las órdenes paradojales.
  • Presiones físicas o psíquicas, repetidas o continuas, individuales o en una dinámica de grupo que el manipulador busca controlar.
  • El mantenimiento de roles de tipo chivo expiatorio, donde un grupo se convierte en "perseguidor" de una víctima que el manipulador mantiene aislada con el apoyo más o menos inconsciente o consciente del grupo.
  • El registro de la dominación que se desarrolla en el miedo y los principios de « recompensa », « castigo » y de sumisión.

Una mala autoestima, el sentimiento de culpa o de inferioridad vuelven a los individuos en mucho más vulnerables a la manipulación, así como otros factores o contextos tales como:

  • La depresión, que puede ella misma resultar de la manipulación mental.
  • Un shock traumático y las situaciones de pérdida de referencias (pérdida de padres, muerte de uno o varios próximos, ruptura, divorcio, pérdida del empleo, exilio, atentado, violación, prisión, situación de guerra, enfermedad, acusaciones graves e injustas, incitaciones a la violencia, etc.).
  • Un trauma reprimido que haya tenido lugar en la infancia (teoría Freudiana / Jungiana) .
  • Una esquizofrenia o esquizoidea del individuo.
  • Ciertas sustancias químicas, drogas, medicamentos o toxinas, incluyendo el alcohol, que atenúan la lucidez y parecen poder volver a los individuos más vulnerables a la manipulación mental, al menos provisoriamente.
  • La edad: los niños y los jóvenes son reputadamente más influenciables y, por tanto, potencialmente manipulables, pero las personas mayores (especialmente las dependientes) también pueden ser sensibles a los argumentos fundamentados en el miedo, la dependencia, la muerte, etc.
  • La devoción: alguna afición o fanatismo especial de los individuos que los mantenga sumisos a la voluntad de un manipulador que aparenta conocer mucho o ser un erudito del tema de devoción

Contrariamente a una idea expandida, un buen nivel de estudios y una buena situación social no protegen de ciertas formas de manipulación.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ex : Influencer avec intégrité, La Programmation Neuro-Linguistique dans l'entreprise, par Genie Laborde (Ed : InterEditions, Collection Techniques de développement personnel, 1987, ISBN : 9782729601706

Bibliografía[editar]

  • Fabrice d'Almeida (2005). La manipulation. París: Presses universitaires de France, ISBN 2-13-055202-1
  • Philippe Breton (2004). La parole manipulée, La Découverte, ISBN 2707144193
  • Sébastien Bohler (2008). 150 petites expériences de psychologie des médias. Pour mieux comprendre comment on vous manipule, Dunod, ISBN 2100512099
  • Guillaume Xavier Bourin (2005). Contribution à l'étude du délit de manipulation mentale préjudiciable, Presses universitaires d'Aix-Marseille, ISBN 2731404590
  • Dominique Chalvin (2006). Du bon usage de la manipulation : les ressorts cachés de la communication d'influence, ESF éditeur, ISBN 2710117657
  • Robert Cialdini (2006). Influence et manipulation. Comprendre et maîtriser les mécanismes et les techniques de persuasion. París, ISBN 2-87691-874-9
  • Nicolas Guéguen (2005). 100 petites expériences en psychologie du consommateur. Pour mieux comprendre comment on vous influence, Dunod, ISBN 2100489631
  • Nicolas Jallot (2007). Manipulation de l'opinion : Ce sont les sondages qui le disent, Stock, 2007, ISBN 978-2-234-06028-9
  • Robert-Vincent Joule y Jean-Léon Beauvois (1987). Petit traité de manipulation à l’usage des honnêtes gens, Presses universitaires de Grenoble, ISBN 2706102918
  • Liliane Lurçat (2002). La manipulation des enfants : nos enfants face à la violence des images, Éditions du Rocher, Monaco, ISBN 226804355X
  • Kevin D. Mitnick y William L. Simon (2003). L'art de la supercherie : Les révélations du plus célèbre hacker de la planète, CampusPress, ISBN 2744015709
  • Paul Moreira, Les nouvelles censures. Dans les coulisses de la manipulation de l’information, Robert Laffont, 2007, 285 p. ISBN 2221108639
  • Jean-Pierre Morin, Sectarus: Le violeur de conscience, Armand Colin, 1982 ISBN 2903944008
  • Alex Mucchielli, L'art d'influencer: analyse des techniques de manipulation, Armand Colin, 2005, 174 p. ISBN 2200269870
  • Isabelle Nazare-Aga (1999). Les manipulateurs sont parmi nous. Qui sont-ils ? Comment s’en protéger ?, Éditions de l'Homme, ISBN 276191399X
  • Geneviève Pagnard (2004). Crimes impunis, ou Néonta: histoire d'un amour manipulé, Prime Fluo Éditions, ISBN 2952235805
  • Philippe Ricalens (2003). La manipulation à la française, Economica, ISBN 2717845860
  • Bernard Salengro (2006). Le management par la manipulation mentale. París: L'Harmattan, ISBN 2-296-01538-7
  • Sylvie Simon (2004). Information ou désinformation ? La manipulation médiatique et politique en matière de santé (prefacio de Corinne Lepage), Guy Trédaniel Éditeur, ISBN 2844455581
  • Anne Ciocca (2008). Dire adieu aux manipulateurs Se libérer du contrôle d’autrui, Québecor, ISBN 9782764012741

Enlaces externos[editar]