Maceta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Opuntia monacantha cultivada en maceta de barro cocido.
Maceta en patio.

Una maceta, matera o tiesto es un contenedor, normalmente con forma de cipo (cono truncado) con un agujero en el fondo para el drenaje, utilizado para cultivar plantas tanto de exterior como de interior, tradicionalmente se fabrica en barro cocido, pero también existen de diferentes materiales, como fibra de vidrio, plástico, madera, piedra, cemento, e incluso materiales biodegradables.

Hoy en día se pueden encontrar en una gran variedad de formas tal como, de líneas más geométricas en las jardineras convencionales, las tipo cubo, los cilindros y las esquineras.

Historia[editar]

Patio de Córdoba repleto de macetas.

A lo largo de los siglos, el uso de macetas ha influido en la historia de la horticultura, la cual "floreció" en cuanto la gente adquirió la habilidad de trasladar las plantas de uno a otro medio ambiente.
Los egipcios fueron de los primeros pueblos que las utilizaron de esta forma. Los romanos fueron los primeros que trasladaban las plantas al interior en tiempo frío. Durante el siglo XVIII se transportaron en macetas semilleros del árbol del pan desde Tahití a las Indias Occidentales y los geranios hicieron el viaje desde África a Norte América. Las orquídeas y las violetas africanas también recorrieron grandes distancias en este tipo de contenedores.

Hoy en día es muy común encontrar macetas como elementos decorativos o arquitectónicos y no sólo como elementos funcionales. Se han vuelto un elemento clave para la decoración de jardines, plazas y parques. La gran variedad de modelos y tamaños que se pueden encontrar hace muy variada y personal la elección de las macetas.

Macetas para interiores[editar]

Macetas biodegradables.

Para apartamentos, íntegramente de barro, llamadas mendocinas. Es una maceta artesanal, resultado de una tradición alfarera centenaria y que cuando envejece cambia de tono ligeramente. Este tipo de maceta tiende a ponerse blanca y adopta un aspecto deslucido. Sin embargo, existe una técnica para solucionar este problema. Para ello se sumerge la maceta durante media hora en agua con vinagre, el acetato hace que recupere su color. Una vez seca se puede barnizar por fuera. Si se hace por dentro y por fuera, se consigue un efecto "termo", que resguarda del calor y el frío extremos.

Este tipo de maceta puede encontrarse en dos variedades: patinadas, que mediante un proceso especial de vitrificación en hornos a altas temperaturas logran adquirir un brillo particular. Y otra más rústica y sobria, de barro cocido natural opaco.

Una alternativa al barro cocido es la maceta de cemento imitación mendocina.

Macetas para exteriores[editar]

Para situar a la intemperie en un jardín o balcón se pueden utilizar las de barro cocido, las de fibra de vidrio o las de fibrocemento que se pueden encontrar en una gama muy amplia de colores y de formas. Existen en el mercado una amplia variedad de macetas que van desde diseños clásicos o contemporáneos hasta macetas muy novedosas.

Para una ambientación al estilo español antiguo se encuentran las tinajas. En cambio para una de tipo mexicano o americano es la maceta de cemento tipo ollas.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]