Artocarpus altilis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Árbol del pan
Artocarpus incisus Blanco2.267.png
Árbol del pan (Artocarpus altilis).
Clasificación científica
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Rosales
Familia: Moraceae
Tribu: Artocarpeae
Género: Artocarpus
J.R.Forst. & G.Forst.
Especie: A. altilis
Nombre binomial
Artocarpus altilis
(Parkinson) Fosberg

El árbol del pan o frutipan[1] (Artocarpus altilis y similares) es una especie perteneciente al género de los Artocarpus, dentro de la tribu de las Artocarpeae, de la familia de las Moraceae con cientos de variedades de árboles distribuidas desde el sudeste asiático (Filipinas, Indonesia), hasta la Polinesia, pasando por Oceanía.

La acción antrópica ha distribuido la especie por todas las áreas tropicales del planeta, especialmente la zona de las Antillas. La especie más conocida es la Artocarpus altilis, o árbol del pan propiamente dicho. Esta especie, junto con el árbol de Jack (Artocarpus heterophyllus) son las más cultivadas del género por todo el mundo.

Origen y distribución[editar]

El antepasado del árbol del pan fue probablemente el Artocarpus camansi, originado en las islas Molucas y en las Filipinas. Las dos variedades de árbol del pan (la que tiene semillas y la que no) no se encontraban en estado salvaje en la mayoría de islas del Pacífico. La planta fue domesticada por primera vez en el Pacífico occidental, y su distribución por el resto de la región se debió a causa de las migraciones y colonizaciones humanas que empezaron hace unos 3.000 años. Siguiendo las migraciones por Oceanía, se puede trazar la distribución del árbol del pan, que acompañó la humanización de las islas. Además, esto sirve de apoyo a las teorías que afirman que la Polinesia fue poblada a partir de la Melanesia, tal y como afirman estudios de otros ámbitos (lingüísticos, culturales, y antropológicos). En la Melanesia y Polinesia, la especie actual derivaría del resultado de generaciones de reproducción vegetativa del Artocarpus camansi, mientras que en la Micronesia, la especie cultivada sería la hibridación de esta modificación de Artocarpus camansi con el Artocarpus mariannensis. Las únicas excepciones oceánicas, donde no hay especies del género Artocarpus son en Nueva Zelanda y en la Isla de Pascua, ambas con clima demasiado frío para su cultivo.

Con las navegaciones europeas del Mar del Sur en el siglo XVII, se transportaron especies sin semilla de Tahití a Jamaica y San Vicente, y de Tonga a Martinica y Guayana Francesa, a través de las Mauricio. Estas variedades polinésicas se difundieron más tarde por el Caribe, América Central, América del Sur, África tropical, Madagascar, las Maldivas, las Seychelles, Sri Lanka, el norte de Australia y el sur de Florida. Actualmente estas son la zonas donde se pueden encontrar cultivos de árbol del pan.

Descripción[editar]

Hojas y fruto del árbol del pan.

El árbol del pan puede llegar a alturas considerables, como los 21 m en plena madurez, aunque es más común que ronde entre los 12 y 15 m. Sus raíces laterales son extensas, hay reportes de raíces laterales de 150 metros de largo. El tronco puede tener un diámetro máximo de 2 m. Un látex lechoso y blanco está presente por todo el árbol.

Se trata de un árbol monoico (dos sexos en la misma planta) en el que las flores masculinas aparecen primero. Estas inflorescencias tienen una apariencia cilíndrica y miden unos 5 cm de diámetro y unos 45 cm de longitud. Miles de pequeñas flores con dos anteras se encuentran ligadas al esporangio central. Por otra parte, la inflorescencia femenina consiste en unas 1.500-2.000 pequeñas flores ligadas al esporangio central. Las flores se unen entre ellas para desarrollar la parte carnosa de la infrutescencia. La polinización es cruzada, pero no es necesaria para la formación del fruto.

La infrutescencia desarrollada está compuesta de la unión de muchos gineceos sincárpicos. Generalmente, es redondo, ovalado u oblongo y mide entre 9 y 20 cm de ancho y más de 3 dm de largo. Puede pesar entre 250 g y 6 kg. La piel se compone de entre 5 y 7 capas, cada una de las cuales pertenece a una flor individual. La textura es suave y carnosa. Su color oscila entre el verde claro, el verde amarillento, y el amarillo. Algunas especies, como la afara de las Islas de la Sociedad pueden ser rosadas o anaranjadas. Igualmente, en el epicarpio permanecen los estilos y estigmas, por lo que es un fruto accesorio. El mesocarpio (la carne) es de un color crema, con una pulpa fibrosa y cremosa, con un 60% de almidón y más proteínas que el plátano o el ñame. Puede presentar muchas semillas (que también son comestibles) o puede no tenerlas. En este último caso el fruto se desarrolla por partenocarpia.

En cuanto a las hojas, que pueden medir entre 15 y 60 cm de largo, son perennes, pecioladas y estipuladas, pinnatinervias y pinnatipartidas (normalmente con siete lóbulos) de color verde oscuro o verde amarillento; las de las plantas o ramas jóvenes son mayores y tienen menos lóbulos que las maduras.

Genética[editar]

Sección del fruto del pan extraído de la narración A Voyage to the South Sea de William Bligh (1792).

El árbol del pan está genéticamente diversificado, sobre todo las variedades con semilla del oeste del Pacífico y sus híbridos (con el Artocarpus mariannensis) en Micronesia. Una buena parte de las variedades polinesias triploides son genéticamente idénticas, pero morfológicamente diferentes. Estas variedades polinesias triploides tienden a adaptarse mal a las condiciones de los atolones, mientras que los híbridos, con o sin semilla, se adaptan mejor.

Variedades conocidas[editar]

Se pueden encontrar cientos de variedades en las islas del Pacífico que son clonadas por la propagación vegetativa. Algunas variedades tienen una gran distribución en Oceanía, como el maopo en Samoa y en Tonga (conocido como rare autia en las Islas de la Sociedad, mei aukape en las Islas Marquesas, uto lolo en Fiyi, morava en las Islas Cook y sra fon en Kosrae). Las otras se encuentran más focalizadas en islas o archipiélagos específicos. El maopo no tiene semillas, y el fruto mide de 16 a 26 cm de largo y de 16 a 18 cm de ancho, es ovalado con una pulpa cremosa y blanca. Puede pesar entre 2 y 3,5 kg. El maopo puede llegar a medir 15 m de altura y la madera es utilizada en la construcción de viviendas en Samoa.

Otra variedad de la Polinesia es el ma’afala. Recientemente, ha sido introducido en Pohnpei, Kosrae y Tuvalu. Es un árbol de poca altura (10 m) y de hojas más pequeñas, diseccionadas entre 3 y 5 parejas de lóbulos. El fruto es ovalado u oblongo, con pulpa blanca, y mide 12-16 cm de largo y 10-13 cm de ancho. Pesa entre 600 g y 1 kg. El fruto puede contener varias simientes o puede no contener ninguna. El puou es otra variedad muy extendida en la Polinesia y tiene unas características parecidas a las de la ma’afala.

Finalmente, cabe destacar el mein iwe (o mos n wa, motinwae o mejenwe), establecido en los Estados Federados de Micronesia, las Islas Marshall y Kiribati. Con hojas de 3 a 4 lóbulos, tiene unos frutos redondos u ovalados de pulpa blanca y sin semillas, y mide de 12 a 21 cm de largo y de 12 a 16 metros de ancho. El fruto puede pesar entre 880 g y 2,2 kg.

Hábitat[editar]

Árbol del pan en Hawái.

El árbol del pan tiene una gran adaptabilidad para diversas condiciones ecológicas. Crece de manera óptima en las zonas ecuatoriales y tropicales, pero puede crecer en zonas de climas templados con inviernos muy suaves. Normalmente, el árbol se encuentra en tierras ecuatoriales o tropicales de alturas situadas por debajo de los 600-650 msnm, pero podría vivir hasta los 1.550 msnm sin apenas dificultades, si se trata de una zona de clima cálido. En cuanto al régimen de irrigación, requiere un riego anual de 1.500-3.000 mm de agua, aunque se dan casos de ejemplares que han sobrevivido con tan solo 1.000 mm de agua, sobre todo en los atolones pacíficos. La estación lluviosa del árbol del pan debe ser el verano preferiblemente, ya que el calor, combinado con la lluvia abundante y la humedad ayudan a que la planta crezca en condiciones óptimas. La especie puede soportar una estación seca (menos de 40 mm por mes) de tres meses máximo. Por lo que respecta a las temperaturas, el intervalo más favorable del árbol del pan es el que oscila entre los 21 y 32 °C. La temperatura máxima que puede soportar en un mes cálido es de 32-38 °C, y la temperatura mínima en un mes frío es de 16-18 °C. La temperatura mínima tolerada es de 5-10 °C. Si se bajase de ese umbral, el árbol perdería todas las hojas y correría el riesgo de morir, aunque su resistencia lo haría difícil; más tarde, al volver a las temperaturas más templadas o cálidas, el árbol recuperaría todo el follaje. En cuanto al suelo, es preferible un suelo fértil, bien drenado e irrigado, que no acumule agua, lo cual pudriría las raíces y mataría el árbol. La acidez del suelo debe ser ligeramente neutra a alcalina (7,4-6,1 pH). El árbol del pan puede tolerar suelos con una alta salinidad, como suelos coralinos o suelos de los atolones.

Finalmente, por lo que respecta a las tolerancias, el árbol del pan es sensible a las sequías persistentes o continuadas, lo cual hará que la fruta caiga prematuramente. Igualmente, el árbol adulto crece mejor a pleno sol, aunque los árboles jóvenes necesitan entre un 20% y un 50% de sombra. La madera del árbol del pan no resiste bien el fuego y lo quemará fácilmente, aunque las raíces resistirán el embate del fuego. En cuanto a las heladas, puede ser resistente, aunque perdería las hojas, y corre el riesgo de morir si la helada es persistente. Por el contrario, el árbol del pan es bastante resistente a los fuertes vientos, ya que debe resistir los tifones tropicales del Pacífico. En caso de que las ramas se quiebren y el árbol resulte malparado, surgirán brotes de las raíces de la planta.

Cultivo[editar]

Artocarpus altilis con fruto.

El árbol del pan se cultiva por todo el Pacífico y del sureste asiático, además del Caribe y América central, donde en el siglo XVIII fue llevado por los europeos. La especie crece rápidamente en condiciones favorables, entre 0,5 y 1,5 m por año, dependiendo de la latitud donde se cultive la planta. El diámetro del tronco puede llegar a medir 1 m durante los primeros 10-12 años. El árbol crece de forma permanente si el clima lo acompaña, y siempre está renovando la hoja. La floración es estacional y la mayoría de las variedades lo hacen una o dos veces al año. La floración principal se produce durante los meses lluviosos y calurosos del verano y el árbol hará los frutos 3 o 4 meses después de la floración. Los frutos tardan de 15 a 19 semanas en alcanzar la madurez para el consumo humano. Las ramas pequeñas que han hecho el fruto pueden morir, pero siempre será sustituida por unas nuevas que desarrollan constantemente la vida del árbol. Los árboles que se han reproducido de la semilla (semilla fértil), pueden tardar entre 6 y 10 años en hacer la primera floración y hacer frutos, mientras que los ejemplares reproducidos por acción vegetativa (injertos, esquejes, o brotes de raíces) suelen florecer en 3 o 6 años.

La producción de los frutos del pan por ejemplar es muy considerable. Un solo árbol puede producir hasta 700 frutos del pan en un año, según la variedad, la edad, y el hábitat. Normalmente, un árbol del pan puede producir entre 150 y 200 frutos. A continuación se muestra la producción de frutos del pan en tres variedades de Pohnpei.

Fruto del pan y sus secciones.
Variedad Número de frutos Producción media
Mein iwe 30-268 141
Mein padahk 26-557 219
Mei uhwp 10-615 218

En cuanto a las raíces del árbol del pan, normalmente están muy próximas a la superficie del suelo, y se desarrollan de manera extensiva por el terreno. Esto no impide que el árbol del pan reaccione favorablemente al convivir junto con otras plantas. Interplantar árboles con el árbol del pan es beneficioso y esta competencia puede favorecer el crecimiento, sobre todo si son especies que completan el bosque de canopea en estratos inferiores. Aun así, el Merremia peltata, una planta trepadora, puede asfixiar y matar al árbol del pan. Otro peligro para la especie son las enfermedades, aunque el árbol del pan está relativamente libre de enfermedades. Otros problemas pueden ser el Phellinus noxius, que ataca las raíces, o el Phytophthora, el Colletotrichum, y el Rhizopus, que ataca los frutos. Las moscas de la fruta pueden traer enfermedades e infestar los frutos del árbol o a la tierra. De la misma manera, si no se tallan las ramas o las hojas muertas, puede ser perjudicial para el crecimiento del árbol y pueden debilitarlo en exceso. Un buen adobe periódico ayudará a fortalecer el árbol. También se debe mantener alejado de las sequías, que le son muy perjudiciales.

Propagación[editar]

El árbol del pan presenta bastantes facilidades para propagarse, usando diversas técnicas, ya sean naturales, o de origen antrópico. Es posible propagar el árbol del pan a partir de esquejes de raíces, esquejes de ramas, brotes de raíces o semillas. En el caso de las variedades sin semillas, hay que usar una de las técnicas anteriores. Así y todo, la reproducción de la planta mediante semilla es poco habitual y se desaconseja, ya que no se desarrolla un espécimen idéntico al original. Por tanto, la propagación vegetativa es la más usada y recomendada.

La práctica habitual en el Pacífico para reproducir el árbol del pan es mediante brotes de raíces. Algunas variedades, como el puou, producen un gran número de brotes de raíces que facilitan la difusión. Se deben escoger los brotes más sanos, entre 20-25 cm de altura y que tengan ya hojas lobuladas. Se debe cortar 10-15 cm de la raíz madre para trasplantar el brote. En cuanto a los cortes de raíces, se suelen utilizar cuando la variedad no produce brotes de raíces. Las raíces del Artocarpus altilis se distribuyen cerca de la superficie, por lo que es fácil encontrarlas. Hay que usar raíces que no estén secas y que tengan entre 1,5 y 6 cm de diámetro y entre 15 y 20 cm de longitud. Se recomienda tratar con algún fungicida.

Usos[editar]

Artocarpus altilis.

El árbol del pan se encuentra estrechamente ligado al desarrollo de la cultura oceánica, especialmente en la Polinesia, Melanesia, y Micronesia. A continuación se detallan algunos usos tradicionales y actuales de la especie:

  • Abono

La putrefacción de las hojas muertas en el suelo nutre las plantas que crecen por debajo.

  • Estabilización del suelo

A menudo se emplea para estabilizar carenas de las islas altas de la Micronesia.

  • Interplantar

Se pueden plantar intercaladamente árboles del pan con ñames, plataneros, jengibres, kava, etc.

  • Jardines

Con la proliferación de la jardinería tropical, el árbol del pan se ha convertido en una especie empleada frecuentemente, sobre todo por su hoja siempre verde, y por la sombra que proporciona.

  • Refugio para animales

Con la gran cantidad de frutos que produce el árbol del pan, éste se convierte en una excelente fuente de nutrición para los animales salvajes y los pájaros de los bosques. Además, las hojas también son comestibles. Por otro lado, sirve de nido para muchas especies de aves del Pacífico.

  • Anfitrión de otras plantas

El árbol del pan puede ser utilizado por algunas plantas trepadoras como el ñame a modo de estructura.

  • Ornamento

La buena apariencia del árbol del pan lo convierte en una planta muy atractiva, con grandes hojas siempre verdes.

  • Fruto del pan

Los frutos tienen formas redondeadas, pueden alcanzar el tamaño de un melón (15-30 cm de diámetro) y llegar a pesar más de dos kilos. El árbol del pan los produce en grandes cantidades (puede llegar a dar más de 200 frutos al año). Lo más significativo de estos frutos es que son muy nutritivos: ricos en carbohidratos, proteínas, fibra y son una buena fuente de vitaminas y minerales[2]

La tabla siguiente muestra el valor nutricional por cada 100 g de fruto del pan (parte comestible):

Componentes Fruto crudo Fruto cocido/asado Fruto hervido Fruto fermentado Fruto en pasta
Agua (%) 63,8-74,3 59-70,3 67,5-73,6 67,3-71,2 20,8
Proteínas (g) 3,8 0,8-2,2 0,95-1,2 0,7 6,3
Hidratos de carbono (g) 77,3 25,7-37,6 24,5-30,3 27,9 67,7
Grasa (g) 0,71 0,11-0,39 0,24 1,13 2,2
Calcio (mg) 24 18-26,3 12,1-21,1 42 134
Potasio (mg) 352 20-399
Fósforo (mg) 90 42,7-91,7 27.3-37,9 164
Hierro (mg) 0,96 0,68-1,56 0,27-0,49 0,73-1,18 0,83
Sodio (mg) 7,1 2,4-5,3
Vitamina B1 (mg) 0,07-0,12 0,07-0,09 0,08 0,14
Vitamina B2 (mg) 0,2 0,06-0,1 0,05-0,07 0,12
Vitamina B3 (mg) 2,4 1,13-1,54 0,62-0,74 7,42
Vitamina C (mg) 22,7 1-2,6 2,9-3,2 4-20

Actualmente el uso del fruto del pan en la dieta polinesia se encuentra en declive ante la uniformidad cultural (y dietética también) que sufre la Polinesia. La producción del fruto del pan, si no se consume en territorio nativo, se exporta a los mercados de Estados Unidos, Canadá, y Europa. El mayor centro de productor de fruto del pan es el Caribe, la producción del cual se dedica casi íntegramente a la exportación al resto del mundo. A continuación se muestra la producción de fruto del pan en el Caribe entre 1985 y 1989:

Producción de fruto (en toneladas) del pan en el Caribe 1985-1989
Isla 1985 1986 1987 1988 1989
Barbados 25 n.a. 65 66 123
Dominica 0 23 24 38 24
Granada n.a. 1.415 1.429 1.400 n.a.
Santa Lucía 911 833 809 867 1.137
San Vicente 94 n.a. n.a. n.a. n.a.
Trinidad n.a. n.a. n.a. n.a. 26
  • Semillas

El uso de las semillas en la alimentación es habitual en las islas del Pacífico, pero muy poco usual en la Polinesia.

  • Usos medicinales

Todas las partes de la planta son utilizadas en la medicina tradicional del Pacífico y del Caribe, especialmente el látex y las hojas. El látex se emplea contra la ciática, la diarrea o la disentería; las raíces son purgativas y maceradas, son utilizadas para usos dermatológicos; finalmente, la hoja se usa para reducir la presión sanguínea y contra el asma.

  • La madera

La madera del árbol tradicionalmente se ha utilizado para la construcción de viviendas en la Polinesia. Del mismo modo, ha sido utilizada como combustible, sobre todo la madera vieja. Sin embargo, el uso más importante posiblemente haya sido el de la construcción de canoas, principal medio de transporte en el Pacífico.

  • Fibras

La fibra del árbol del pan ha servido para tejer los tapa, una cobertura de las partes bajas del cuerpo tradicional en la Polinesia y hoy en día utilizado solamente en las Islas Marquesas. La fibra se usa para confeccionar cuerdas y redes de pesca.

  • Las hojas

La larga y gran hoja del árbol se ha usado siempre en el Pacífico como contenedor de alimento al ser ingerido por los humanos, es decir, como platos. De igual manera, sirve para la cocción de los alimentos en los hornos del suelo polinesios.

  • Látex

La aplicación tradicional del látex ha sido la de adhesivo natural para unir partes de canoas y redes, además para cazar pájaros. También se usaba como goma de mascar, chicle.

  • Las flores

Con la gran cantidad de mosquitos que se encuentran en las islas del Pacífico con dolorosos y peligrosos picotazos (los mosquitos son los transmisores de las principales enfermedades en el Pacífico), las flores macho del árbol del pan quemadas servían para repeler y alejar a los mosquitos.

Curiosidades[editar]

Cuadro sobre el traslado de árboles del pan en Tahití.

El rico contenido en glúcidos del fruto del pan propició que varios personajes británicos como Joseph Banks extendiera el cultivo del árbol del pan por el Caribe y así disponer de un alimento altamente nutritivo y de fácil cultivo para los esclavos americanos de las Antillas. Por esta razón, en 1787 la Marina Real de Gran Bretaña, ordenó la salida del HMAV Bounty, encargado de llegar hasta Tahití y obtener especímenes del árbol del pan y transportarlas al Caribe, donde iniciar su reproducción. El mando del navío recayó sobre William Bligh, que por su carácter duro y severo, y sus decisiones arbitrarias, logró empeorar las relaciones a bordo. El 26 de octubre de 1788 llegaron a Tahití, y se llevaron 1.015 ejemplares del árbol del pan. Cuando estalló el motín a la vuelta hacia Gran Bretaña, los amotinados lanzaron por la borda todos los ejemplares del árbol del pan, en señal de rebelión contra Bligh, más preocupado del cuidado de las plantas que de sus propios hombres.

Taxonomía[editar]

Artocarpus altilis fue descrita por J.R.Forst. & G.Forst. y publicado en Journal of the Washington Academy of Sciences 31(3): 95. 1941. [3]

Etimología

Artocarpus: nombre genérico que deriva del griego: arto = "pan" y carpus = pan. Fue acuñado entre 1772 y 1775 por Johann Reinhold Forster y J. Georg Adam Forster (padre e hijo) durante el segundo viaje de James Cook a bordo del HMS Resolution.

altilis: epíteto latíno que significa "grueso".[4]

Sinonimia
  • Artocarpus altilis var. non-seminiferus (Duss) Fournet
  • Artocarpus altilis var. seminiferus (Duss) Fournet
  • Artocarpus communis J.R.Forst. & G.Forst.
  • Artocarpus incisifolius Stokes
  • Artocarpus incisus (Thunb.) L.f.
  • Artocarpus incisus var. non-seminiferus Duss
  • Artocarpus incisus var. seminiferus Duss
  • Artocarpus laevis Hassk.
  • Artocarpus papuanus Diels
  • Artocarpus rima Blanco
  • Radermachia incisa Thunb.
  • Saccus laevis Kuntze
  • Sitodium altile Parkinson ex F.A.Zorn[5]

Nombres comunes[editar]

El árbol del pan recibe los siguientes nombres en las diferentes lenguas polinesias:

En Centroamérica recibe el nombre de: "árbol de mazapan".

En Venezuela es llamada "pan de pala", "frutepan" (fruta de pan) o "pan del año".

En Puerto Rico se conoce como "pana" o "panapén". En Ponce y otros pueblos vecinos del área sur le dicen mapén.

En República Dominicana se le conoce como pan de fruta, mapén o buenpán, según la región y la variedad.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • RAGONE, Diane, Breadfruit varieties in the Pacific Atolls. Suva: Integrated Atoll Development Project. United Nations Development Program, 1988.
  • RAGONE, Diane, Breadfruit. Artocarpus altilis (Parkinson) Fosberg Roma: IPGRI, 1997.
  • RAGONE, Diane, "Artocarpus altilis (breadfruit)", dins ELEVICTH, Craig R. (ed.), Traditional Trees of Pacific Islands: Their Culture, Environment, and Use. Holualoa: Permanent Agriculture Resources, 2006. ISBN 0-9702544-5-8
  • WALTER, A., "Notes sur les cultivars d'arbre à pain dans le Nord de Vanuatu", a Journal de la Société des Océanistes, 1/2 (1989), pp. 3-18.
  • WILDER, G. P., "Breadfruit of Tahiti", a Bulletin of the Bernice Pauahi Bishop Museum, 50 (1928).
  • ZEREGA, N. Y. C.; RAGONE, D.; MOTLEY, T.J., "Systematics and species limits of breadfruit (Artocarpus, Moraceae)", a Systematic Botany, 30 (2005), pp. 603-615.

Enlaces externos[editar]