Ley de padrinazgo presidencial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En la República Argentina la Ley 20.843[1] garantiza el padrinazgo del Presidente de la Nación en funciones al momento del nacimiento del séptimo hijo varón o la séptima hija mujer de una prole del mismo sexo.

Esta ley tiene sus raíces en la gran inmigración rusa en la Argentina y en la creencia de que el séptimo hijo varón es hombre lobo y la séptima hija mujer bruja. Así en la Rusia zarista de Catalina la grande se otorgaba el padrinazgo imperial que daba una protección mágica contra estos males y evitaba que los niños fueran abandonados. En 1907 Enrique Brost y Apolonia Holmann, una pareja que se había radicado en Coronel Pringles -provincia de Buenos Aires- provenientes de Rusia, dan a luz a José Brost, su séptimo hijo varón. Envían una carta al Presidente José Figueroa Alcorta para que lo apadrinara quien delega la responsabilidad en el comisionado municipal de entonces, Manuel Gascón. El padrinazgo se realizó en la parroquia Santa Rosa de Lima, el 20 de octubre de 1907. Allí comienza la tradición que además le otorga al ahijado una beca asistencial para contribuir con su educación y alimentación. El 28 de septiembre de 1974 María Estela Martínez de Perón convierte esta tradición en ley.

Análogamente, la provincia de Entre Ríos dictó el 24 de abril de 1984 el Decreto Nº 1335 MGJE (B.O.: 2 de Mayo de 1984) reglamentando lo dispuesto por el entonces Gobierno Nacional de María Estela Martínez de Perón, donde la esposa del Gobernador a petición de parte interesada podía oficiar de Madrina Oficial de Bautismo. De igual manera que su contrapartida nacional, la Provincia de Entre Ríos mediante su padrinazgo no otorgaba algún tipo de beneficios ni tampoco creaba derechos de ninguna naturaleza.

Referencias[editar]

Díaz González, Argentino. "Tiempo y región de los pringlenses", 1977.