Lapis Niger

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Lapis Niger (en latín: piedra negra) es una plancha cuadrangular de mármol negro que cubre un espacio en el Foro Romano, entre la curia y los rostra, bajo la cual se ha hallado un conjunto monumental de época arcaica, consistente en dos basamentos de un templete (posiblemente construido por Julio César durante su reorganización del comitium o, más probablemente, por Tulio Hostilio durante la construcción de la Curia Hostilia), el muñón de una columna cónica en la que tal vez se alzaba una estatua, y un cipo prismático, truncado en su parte superior y provisto de la inscripción latina más antigua hallada hasta el momento. Esta estructura ha sobrevivido durante siglos debido a una combinación de exceso de construcción en la época del Imperio romano y el caos de la caída de Roma.

Mencionada en muchas de las descripciones antiguas del Foro romano que datan de la época de la República y los primeros días del Imperio, la importancia del sitio cambió a lo largo del tiempo, aunque siempre constituyó un lugar de gran significado para los romanos. La Lapis Niger fue redescubierta a finales del siglo XIX por el arqueólogo italiano Giacomo Boni.

Historia[editar]

El monumento se remonta a los tiempos de la monarquía, entre los siglos VIII y VI antes de Cristo, ya que la inscripción se refiere a un rey [rex, en concreto aparece la palabra RECEI (=regi, rex en latín arcaico)], aunque puede referirse a la figura del sacrorum rex (rey de los sacrificios), lo que la situaría en los primeros años de la República romana.

Detalle de la Lapis Niger en el Foro Romano.

En algún momento de la historia, los romanos se olvidaron del significado original de la ermita. Esto llevó a varios conflictos centrados en el origen del santuario. Algunos romanos creían que la Lapis Niger marcaba la tumba del primer rey de Roma, Rómulo, o el lugar donde fue asesinado por miembros del Senado. Otros creían que era la tumba de Hostus Hostilio, padre del rey Tulio Hostilio, y otros que era el lugar donde Faustulus, pastor que adoptó a los gemelos Rómulo y Remo, cayó en la batalla.

Según las investigaciones actuales, el texto es el de un edicto que protegía el mausoleo de un alto personaje relacionado con la fundación de la ciudad, amenazando de muerte a quien lo profanase.

Descripción[editar]

La Lapis Niger pasó por varias encarnaciones. Las versiones iniciales fueron destruidas por el fuego o el saqueo de la ciudad por los galos y enterradas bajo las losas de mármol negro, aunque también se ha argumentado que Julio César enterró el sitio durante su re-alineamiento del Comitium.

El lugar consiste en una estela de mármol negro cuadrangular (la piedra negra del mismo nombre) con antiguas inscripciones latinas, dedicando el altar que se sitúa bajo ella a un rex o rey y lanzando graves maldiciones a cualquiera que se atreviera a perturbar el santuario. De este altar sólo ha sobrevivido la base, que se añadió un poco más tarde. Delante del altar hay otros dos basamentos que podrían haber sido añadidos por separado del altar principal. El anticuarista Marco Verrio Flaco, contemporáneo de Augusto y cuyo texto solo se conserva en el Breviario de Pompeyo Festo, dice que había una estatua de un león en reposo colocada en cada basamento: «así como pueden verse hoy en día custodiando las tumbas». Esto se refiere a veces como el Volcanal. También se añadió lo que en otro tiempo pudo ser una columna de honor, posiblemente con una estatua sobre su cima. Junto a todo ello se conserva un cipo prismático, truncado por su parte superior, que presenta la misma inscripción que la losa de mármol de la superficie.

La inscripción[editar]

La inscripción en el cipo prismático tiene varias características interesantes. La forma de las letras latino-etruscas y la escritura bustrofédica garantizan la gran antigüedad del monumento, superior, y quizá mucho, al año 500 a. C. En tiempos republicanos, los romanos ya no entendían ni la escritura ni la lengua. Es posible incluso que Dionisio de Halicarnaso las creyese griegas, si se refiere a este cipo cuando escribe (II, 54): «Con los despojos dedicó (Rómulo) una cuadriga de bronce a Vulcano y allí al lado levantó su propia estatua y una estela en que enumeraba sus hazañas en una inscripción en letras griegas». Esa confusión se debería a que este tipo de letras obedece al préstamo del alfabeto griego por parte de los pueblos de la Italia meridional, que eran en su mayoría colonias griegas, como Cumas.

Texto de la Lapis Niger en su forma original y en escritura latina actual.

La ruptura de la estela y las melladuras de las cuatro caras portadoras de la inscripción hacen que ésta presente muchas lagunas. Los renglones discurren en sentido horizontal, por lo que las letras se encuentran acostadas; se leen de derecha a izquierda en un renglón y de izquierda a derecha en el siguiente (escritura bustrofédica, o sea, como los bueyes trazan de un extremo al otro del campo el surco del arado). Sólo las líneas 11 y 12 corren en el mismo sentido. Su transcripción en escritura latina actual es como sigue:

  • Lado a, oeste: QVOI·HOI·SAKROS·ES·ED·SORD
  • Lado b, norte: OKAFHAS·RECEI·IO·EVAM·QVOSRE
  • Lado c, este: M·KALATO·REM·HAB·TOD·IOUXMEN·TA·KAPIA·DOTAV
  • Lado d, sur: M·I·TERPE·M·QVOI·HA·VELOD·NEQV·IOD·IOVESTOD

En la arista entre el primero y el último lado hay un renglón más, en letras más pequeñas, que dicen LOIVQVIOODQO.

Las excavaciones arqueológicas demuestran que allí se realizaban ofrendas: se han encontrado vasos en miniatura, impasto normal y buccheroide, vasitos corintizantes, entre ellos cálices de pie alto, decorados con aves acuáticas pintadas, y con ellos piezas de fecha más reciente, señal de que los actos de culto siguieron celebrándose en aquel lugar durante varios siglos.

La segunda versión del templete, puesto que la primera fue derribada en el siglo I antes de Cristo para dar paso a un mayor desarrollo en el foro, es un santuario mucho más simple. Se puso un pavimento de mármol negro sobre el sitio original, que fue rodeado por una pared blanca. El nuevo santuario estaba justo al lado de la tribuna, la plataforma de habla al pueblo.

En la actualidad[editar]

Hoy en día se cree que el lugar donde se encuentra la Lapis Niger puede representar el Heroon, monumento fúnebre al fundador de la ciudad, protector de las antiguas asambleas del pueblo romano.

En la actualidad, la Lapis Niger es visitable hoy día bajando la escalerilla que a ella conduce.

Bibliografía[editar]

  • Christian Hülsen, The Roman forvm: its history and its monuments.
  • Samuel Ball Platner, The topography and monuments of ancient Rome.
  • Ori Z. Soltes, Mysticism in Judaism, Christianity, and Islam: Searching for Oneness.
  • Matthew W. Mahan, Rome.

Enlaces externos[editar]