Kurt Meyer

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Kurt Meyer (militar)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Kurt Meyer en 1943.

Kurt Meyer (Jerxheim, Brunswick, Alemania; 23 de diciembre de 1910Renania, 23 de diciembre de 1961) fue el militar alemán más joven de las Waffen-SS en ostentar el grado de general de brigada (Generalmajor) durante la Segunda Guerra Mundial. Se le conocía por su apodo coloquial "Panzermeyer".

Biografía[editar]

Kurt Meyer nació en lo que es hoy la Baja Sajonia, en Jerxheim en 1910, era hijo de un sargento mayor del Ejército Imperial Alemán. Estudió en una escuela de Jerxheim y para subsistir desempeñó variados oficios esporádicos en la ciudad de Schwerin ya que su condición era muy modesta. En 1929, es aceptado en el cuerpo de policía y enviado a la Academia de Policía en Schwerin para ser formado como un Landespolizei Mecklenburgo. Estando en la academia, Kurt Meyer sufre un grave accidente al querer realizar una broma a uno de sus compañeros cayendo de pie desde una altura de dos pisos, el aterrizaje lo deja con múltiples fracturas. Debido a la resistencia física al golpe recibido y su pronta recuperación se le apoda Panzermeyer por su similitud con la resistencia de un tanque.

Trayectoria en las SS[editar]

El 1 de septiembre de 1930, se une al NSDAP y en 1931 solicita su inscripción en las fuerzas SS de Himmler, donde es aceptado el 15 de septiembre de 1931. Ya en 1932 ostenta el grado de Untersturmführer (teniente segundo) y es admitido en las selectas filas de la 1.ª División SS Leibstandarte SS Adolf Hitler (LSSAH). En 1936 es ascendido a SS-Obersturmführer al mando de una unidad antitanque. Kurt Meyer ve la acción al participar al mando de su unidad Panzerabwehrkompanie en el Anschluss en Austria y luego en la Invasión de Checoeslovaquia bajo las órdenes de Heinz Guderian.

En 1939, durante la Invasión a Polonia, la unidad de Meyer actúa bajo las órdenes del general Gerd von Rundstedt. El 7 de septiembre de 1939, Meyer es denunciado de cometer el asesinato de 50 judíos en Modlin como represalia y de someter a un subordinado a una Corte Marcial por desacato a sus órdenes. El 25 de septiembre es condecorado con la Cruz de Hierro de Segunda Clase por mantenerse en el mando a pesar de haber sido herido en combate. Durante la Invasión de Francia, y Bélgica, Meyer bajo el mando del general Wend von Wietersheim comanda dos pelotones de reconocimiento rápido en motocicletas LSSAH (Kradschützenkompanie) y es condecorado con la Cruz de Hierro de Primera Clase y ascendido a SS-Sturmbannführer (mayor).[1]

Durante la Campaña de los Balcanes, Meyer al mando del 15º Batallón LSSAH de reconocimiento, (Aufklärungsabteilung) recibe órdenes de ocupar el paso Kleisoura el 13 de abril de 1941 para cortar la retirada griega de la ciudad de Kastoria. Meyer capturó 1.100 prisioneros al realizar un osado ataque por la retaguardia enemiga capturando la ciudad. Por esta acción, Meyer recibió la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro el 18 de mayo de 1941.

En el desarrollo de la Operación Barbarroja, Meyer capturó en un audaz asalto a la ciudad ucraniana de Mariupol en el Mar Negro haciendo prisionera a toda una división completa de soldados soviéticos. Por esta acción, Meyer recibió la Cruz Alemana en Oro. Meyer tuvo que ser retirado del frente por una enfermedad y sólo pudo retornar hasta enero de 1942.

Para cuando regresó Meyer al frente, se encontró ante un escenario oscuro, las divisiones Waffen-SS habían sido agrupadas como el Ier. SS-PanzerKorps bajo el mando de Paul Hausser; en que la LSSAH, muy desprestigiada ante Hitler había sido reorganizada como la SS-Panzergrenadier-Division Leibstandarte SS Adolf Hitler, así como también otras divisiones Waffen (debido a una serie de reveses ocurridos en el invierno de 1942); sumado a eso, las bajas en la LSSAH habían sido abismanles, en especial en la conquista de Rostov y la pérdida de Jarkov donde la división motorizada de Meyer estuvo a punto de ser aniquilada.[2]

Meyer (derecha) junto a Fritz Witt y Max Wünsche (centro) en la abadía de Ardene.

El 13 de marzo de 1943, el general SS Paul Hausser ordenó la recaptura de la ciudad de Jarkov, Meyer al mando de sus unidades de reconocimiento fue a la vanguardia en la penetración del anillo defensivo de la ciudad y junto a otras divisiones Waffen-SS al mando de Joachim Peiper desencadenaron la sangrienta tercera batalla por la ciudad de Jarkov. Meyer logró capturar a todo el estado mayor de una división soviética en Jeremejewka y Aleksandrowka. Meyer fue denunciado por las duras represalias cometidas contra los pobladores en los alrededores de Jarkov. Meyer por sus acciones, recibió las Hojas de Roble de la Cruz de Caballero. Esta sería la última victoria alemana de importancia en suelo soviético.

En enero de 1943, Hitler ordena la formación de la 12.ª SS División Panzer Hitlerjugend que asimilaría a los jóvenes miembros del Hitlerjugend (juventudes hitlerianas) comandados por altos oficiales fogueados de la LSSAH, Meyer abrigaba las esperanzas de comandar esta división; pero le fue entregado el mando a sus camaradas de combate Fritz Witt y a Max Wünsche. Meyer obtuvo muy a su pesar solo el mando del regimiento 25º SS Panzergrenadiers y un ascenso al grado de SS - Standartenführer (coronel), (probablemente la decisión del OKW estuvo basada en la excesiva imprudencia temeraria demostrada por Meyer en acciones anteriores y la juventud de los componentes de la 12ª División que era de apenas 17 años). Meyer fue trasladado a Bélgica para organizar la formación de su nueva división; Gustav Knittel, uno de sus camaradas le reemplazó en la división de reconocimiento motorizada SS.

Meyer junto a Witt en Jarkov, Unión Soviética (1943).

El 25º Regimiento Panzergrenadier fue apostado en Caen, cerca de Normandía en 1944. El 6 de junio de 1944, en el desarrollo de la Operación Overlord entró inmediato en acción contra los aliados en ese pueblo, el 14 de junio, Fritz Witt es muerto en un inesperado ataque artillero británico y Meyer siendo el oficial de mayor rango, asume el mando de la 12.ª SS División Panzer Hitlerjugend.

Esta división luchó con fanática ferocidad contra las divisiones aliadas en los alrededores de Caen, sufriendo alarmantes bajas y además ejecutando sumariamente a prisioneros paracaidistas canadienses que cayeron en su poder tanto en la Abadía de las Ardenas, en Mouen, Buron y Authie.

Del 4 al 9 de julio, Meyer defendió con inusual encarnizamiento la pista de aterrizaje de Carpiquet, rechazando intermitentes ataques aliados con una alta cuota de bajas. Meyer, ante el escenario de quedar atrapado en un movimiento de pinzas, ordenó a su diezmada división retirarse tácticamente para tomar posición defensiva en el área de Falaise. Su división duramente castigada había sido reducida casi en un 40% (desde 4.000 a 1.500 hombres, la mayoría de 18 años de edad). En una encarnizado combate cuerpo a cuerpo durante la noche, Meyer fue rodeado por tropas anglo-canadienses, quedando atrapado en el llamado bolsón de Falaise. Sin embargo, gracias a los esfuerzos de miembros de la división al mando de Max Wünsche lograron abrir una brecha en las líneas enemigas y escaparon del cerco aliado.

En septiembre de 1944, mientras Meyer realizaba labores de exploración en motocicleta disfrazado como un oficial de enlace y capitán de la Wehrmacht en los alrededores del pueblo belga de Durna, es capturado por partisanos quienes lo entregan a los americanos. De haber sido reconocido como un SS, probablemente hubiera sido ejecutado en el acto.

Juicio, prisión y vida final[editar]

Meyer en juicio en 1945

Meyer es sometido a juicio por crímenes de guerra en 1945 en la ciudad de Aurich, Alemania enfrentando cargos de asesinar a prisioneros de guerra, Meyer se declaró culpable de dichos cargos. Meyer no enfrentó cargos por crímenes de Lesa Humanidad cometidos en territorio soviético o polaco. Sin embargo, Meyer fue percibido como un clásico oficial de personalidad fanática, despiadada y apasionada y fue condenado a muerte en primera instancia. Al revisarse su caso, antes de dar cumplimiento a la pena, un segundo juzgado encontró que habían falencias legales en las evidencias aportadas en contra, ya que muchos de sus subalternos actuaron de manera independiente a Meyer. Uno de los jueces, el general Christopher Vokes, estableció que habían vacíos en el proceso que no ayudaban a inculpar directamente a Meyer; además el mismo Vokes reconoció que había hecho ejecutar a prisioneros alemanes; Vokes en apego al espíritu de la ley decidió conmutar a Meyer la sentencia de muerte a presidio perpetuo.

Meyer pasó cinco años en la Penitenciaría de Dorchester, en New Brunswick, Canadá, donde aprendió el inglés. En 1950, a raíz de un solicitud de indulto fue trasladado a una cárcel alemana en Werl donde cumplió en total 10 años de presidio. Debido a su buen comportamiento y a peticiones de reconocidas personalidades alemanas, Meyer fue liberado el 6 de septiembre de 1954.

Meyer, ya en libertad apoyó a los veteranos de las Waffen SS en una organización llamada HIAG de ayuda a los ex-combatientes SS, trabajó como un distribuidor de cerveza en Hagen y se estableció definitivamente en la región de Renania. Escribió en 1956 un libro con sus memorias llamado Grenadiers en que apasionadamente enuncia y describe las acciones y el papel de las Waffen-SS durante la guerra. Meyer falleció en Renania, durante la celebración de su 51º cumpleaños, el 23 de diciembre de 1961 y a su sepelio concurrieron 15.000 personas.[3]

Referencias[editar]