Juan Cabandié

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Cabandié
Cabandie.jpg
Juan Cabandié.

Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires
Actualmente en el cargo
Desde el 10 de diciembre de 2013

Diputado de la Ciudad de Buenos Aires
10 de diciembre de 2007-10 de diciembre de 2013

Datos personales
Nacimiento 16 de marzo de 1978 (36 años)
ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada),
Buenos Aires,
Argentina Bandera de Argentina
[editar datos en Wikidata ]

Juan Cabandié Alfonsín (Buenos Aires, 16 de marzo de 1978) es un activista de derechos humanos argentino y dirigente político peronista, militante de la agrupación La Cámpora. Es el nieto recuperado n°. 77 por las Abuelas de Plaza de Mayo. La canción de León Gieco Yo soy Juan está referida a él y el segundo capítulo de la serie Televisión por la identidad relata su historia. El 24 de marzo de 2004, en ocasión de la recuperación de la ESMA como espacio de memoria, Cabandié participó del acto oficial en el lugar en que nació, leyendo una carta que tuvo difusión internacional. En las elecciones porteñas de 2007 fue uno de los candidatos del Frente para la Victoria para la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Resultó electo primer suplente y asumió una banca por renuncia del titular. En 2013 fue electo Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires.

Biografía[editar]

Su secuestro[editar]

Juan Cabandié nació en marzo de 1978 en la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada), ubicada en la zona norte de la Ciudad de Buenos Aires. Allí Alicia Alfonsín, su madre, se encontraba en cautiverio luego de haber sido secuestrada por las Fuerzas Armadas durante la dictadura cívico-militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional.

Su padre, Damián Abel Cabandié, quien entonces tenía 19 años, fue secuestrado en su casa de Solís 688 del barrio de Congreso, el 23 de noviembre de 1977. Pocas horas después también secuestraron a su madre, quien entonces tenía 17 años y se encontraba embarazada de Juan. Ambos fueron llevados primero al centro clandestino de detención conocido como El Banco y luego al Club Atlético. En diciembre su madre fue llevada a la ESMA, siendo instalada en la llamada «pieza de embarazadas». En marzo de 1978 dio a luz en su celda a un niño al que le puso de nombre Juan.[1] Ambos progenitores permanecen desaparecidos. El médico obstetra Jorge Luis Magnacco fue quien atendió el parto.[2]

Juan permaneció los primeros 15 días de su vida con su madre. Momentos antes de la separación del niño, el prefecto Héctor Febres le anunció a Alicia Alfonsín que se había ordenado su «traslado» (eufemismo utilizado por asesinato y desaparición del cuerpo) y le preguntó si quería escribir una carta a su familia. Alicia escribió la carta y la dejó junto al bebé. Esa noche el niño fue retirado por un suboficial conocido con el apodo de Pedro Bolita y luego fue apropiado por un miembro de la Policía Federal Argentina relacionado con la represión ilegal, de nombre Luis Falco, quien junto a su esposa hicieron creer al niño que era hijo biológico de ambos, dándole un nombre y una fecha de nacimiento falsas.

Cabandié se crio como hermano de Vanina Falco, con quien estableció una estrecha relación afectiva. Su apropiador, por el contrario, mantuvo con él una relación carente de afecto, estableciendo permanentes diferencias con su hija biológica, Vanina. Incluso su apropiador lo incentivó a ingresar al Liceo Militar, algo que el niño estuvo a punto de hacer.[1]

Recuperación de la identidad[editar]

En 2003, luego de 25 años de su nacimiento y apropiación, Juan Cabandié comenzó a dudar seriamente de su origen, debido al trato recibido, a sus características personales y a la falta de recuerdos y registros en la familia sobre su nacimiento. El propio Cabandié dice que en esa época y en esas circunstancias «ser hijo adoptado no era ser hijo adoptado, era ser hijo de desaparecidos».

Juan presionó entonces a su madre para que le dijera si él había sido adoptado, y finalmente ésta lo reconoció. Poco después, acompañado por su hermana de crianza, el joven se dirigió a la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo para iniciar las averiguaciones sobre su origen.

Unos meses después, el 26 de enero de 2004 el joven supo la verdad y conoció su nombre verdadero. También supo quienes habían sido sus padres y quienes componían su familia biológica, en especial sus abuelos y abuelas, a quienes conoció poco después, y que lo habían buscado sin cesar desde el día de la desaparición de sus padres.

A Luis Falco lo considera simple y sencillamente como un apropiador que le robó su identidad. A Teresa de Falco la considera como su «madre de crianza», aunque ha tenido sentimientos ambiguos para con ella. A Vanina Falco la considera su hermana. Esta solicitó presentarse como querellante junto a su hermano en el juicio por apropiación de menores que se le sigue a Luis Falco, pero la justicia denegó el pedido debido al parentesco que los une.[3]

Cabandié ha relatado reiteradamente que, durante su infancia y adolescencia, había elegido para sí el nombre de Juan, y que tenía sueños en los que su madre en penumbras lo acunaba de bebé y amamantaba llamándolo Juan. Cabandié atribuye esas sensaciones a mecanismos de memoria derivados de las dos semanas que permaneció junto a su madre en la celda, antes de que la mataran.

En 2011, el apropiador Luis Antonio Falco recibió la máxima pena otorgada hasta el momento por los delitos de apropiación de menores y supresión de identidad: 18 años.[4]

Activismo[editar]

Desde adolescente y mucho antes de siquiera sospechar que se trataba de un hijo de desaparecidos, Juan Cabandié comenzó a participar en actividades solidarias con los sectores más desfavorecidos de la población, y a comprometerse con los movimientos políticos populares. Tras la recuperación de su identidad en el año, 2004 fue invitado por el entonces presidente Néstor Kirchner a pronunciar un discurso en el acto oficial del recuperación de la ESMA como espacio de memoria, realizado en el mismo lugar en el que se encontraba el centro clandestino de detención. Cabandié leyó allí una emotiva carta, que fue mundialmente difundida.

En 2005 Juan Cabandié fue designado por el presidente Kirchner como coordinador del Consejo Federal de Juventud y en el año 2007 se presentó por primera vez a elecciones, como cuarto candidato a legislador de la ciudad de Buenos Aires por el Frente para la Victoria. La coalición obtuvo tres escaños en la Legislatura, pero Ginés González García, uno de los tres electos, manifestó que cedería su banca para que pueda asumir Cabandié y para asumir como embajador de Argentina en Chile.[5]

En el movimiento peronista, Juan Cabandié integra la agrupación La Cámpora, además de ser secretario de la Juventud del Partido Justicialista.[6]

En el año 2011, Juan Cabandié se presentó como primer legislador de la lista 604, que llevaba como candidato a Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a Daniel Filmus y como vicejefe a Carlos Tomada.[7]

Cabandié es el responsable por la presentación de un proyecto para que la Ciudad construya un monumento a Diego Maradona, argumentando que este deportista es un «ícono de la cultura popular y en el exterior genera empatía» y recordando que Maradona ya es ciudadano ilustre de la Ciudad desde 1986.[8]

En octubre de 2013, encabezando la lista del Frente para la Victoria para diputados en la Ciudad de Buenos Aires, es electo como tal asumiendo en diciembre de aquel año tras terminar en tercer lugar con el 21.6% de los votos, detrás de las alianzas Unión Pro y la Alianza.

Mensaje de Juan Cabandié en el acto de recuperación de la ESMA[editar]

El 24 de marzo de 2004 ―en ocasión del acto oficial de recuperación de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y su reconversión en un espacio de memoria―, Juan Cabandié leyó un mensaje que repercutió en los medios de comunicación en todo el mundo.[9]

Su carta empieza:

En este lugar le robaron la vida a mi mamá, ella aún está desaparecida. En este lugar idearon un plan macabro de robo de bebés. Acá hubo personas que se creyeron impunes jugando conmigo y sacándome la identidad durante 25 años...

Más adelante, Cabandié reconstruye el momento y las circunstancias de su nacimiento:

Mi madre estuvo en este lugar detenida, seguramente fue torturada y yo nací aquí adentro, en este mismo edificio, pero el plan siniestro de la dictadura no pudo borrar el registro de la memoria que transitaba por mis venas y me fue acercando a la verdad que hoy tengo... Mi madre aquí dentro me abrazaba y nombraba, así dicen los relatos de las compañeras que hoy pueden contarlo. Fui su primer y único hijo y tanto a ella como a mí nos hubiese gustado estar juntos pero este maldito sistema no me permitió eso.

En el momento culminante de su relato Cabandié dice:

Hoy estoy acá, 26 años después para preguntarle a los responsables de esta barbarie si se animan a mirarme cara a cara y a los ojos y decirme dónde están mis padres, Alicia y Damián. Estamos esperando la respuesta que el Punto Final quiso tapar.

Finalmente Cabandié incluyó en su mensaje uno de los principios relacionados con los derechos humanos y la memoria que más suele reiterar: «La verdad es libertad absoluta», para finalizar diciendo:

Por favor que nunca más suceda esto. Gracias, gracias a las Abuelas, gracias a todos.

Referencias[editar]

  1. a b «"Nunca tuve nada, siempre me faltaba algo"». Diario Página/12 (28 de marzo de 2004). Consultado el 19 de febrero de 2014.
  2. Esperaban un hijo, Nunca Más
  3. «Juan», segundo capítulo de la serie Televisión por la identidad, por canal Telefé, 2007.
  4. «Con la condena más alta para un apropiador». Diario Página/12 (18 de mayo de 2011). Consultado el 19 de febrero de 2014.
  5. «Ginés González García reemplazaría a Abihaggle como embajador en Chile». Mendoza On Line (20 de noviembre de 2007). Consultado el 19 de febrero de 2014.
  6. «La Cámpora gana espacio en el entorno kirchnerista». Diario La Nación (31 de agosto de 2010). Consultado el 19 de febrero de 2014.
  7. «Juan Cabandié: un candidato con identidad». Diario InfoNews (1 de septiembre de 2013). Consultado el 19 de febrero de 2014.
  8. «Fuerte defensa al proyecto del monumento a Maradona». Diario InfoNews (7 de julio de 2010). Consultado el 19 de febrero de 2014.
  9. «"Soy mis padres, soy Alicia y Damián, les pertenezco y tengo la sangre de ellos"». Diario El Litoral (17 de mayo de 2011). Consultado el 19 de febrero de 2014.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]