Jarrón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jarrón.
Un Embarras du Choix, pintura de Jehan Georges Vibert, representando un jarrón monumental. En el Brooklyn Museum.

Jarrón, es un recipiente en forma de vaso alto, copa o jarro, grande y de función ornamental. Se presenta liso o decorado independientemente de su fábrica (cerámica, vidrio, metal, etc). Elemento o pieza habitual en arquitectura, tuvo una gran tradición como adorno o remate en edificios y jardines.[1] [nota 1] [2]

En decoración de interiores, se valoran en especial los delicados jarrones chinos por su antigüedad, fina porcelana, armonía de formas y decoración, alcanzando precios sorprendentes en las subastas de arte.[3]

En las artes[editar]

En arquitectura[editar]

Partiendo de la tipología griega —aunque ha habido otras fuentes—, la arquitectura ha utilizado diversos prototipos de jarrón, en el remate de barandillas, escaleras, cornisas, columnas de jardín y otros espacios especialmente exteriores, aunque los palacios barrocos también han aportado una extensa gama de jarrones (arquitectónicos) en interiores.[4]

Tipología elemental[editar]

A partir del ejemplo de los modelos del Cerro de Santa Lucía de Santiago de Chile, se pueden diferenciar:[5]

  • Jarrones cántaro con cabezas de faunos, leones u otras imágenes de la mitología.
  • Jarrones con diseños herencia del románico.
  • Jarrones de copas, vasos o fuentes, con una banda de decoración de estilo románico y predominio de motivos vegetales.
  • Copa modelo "Médicis" o "Regencia" (muy frecuente en mármol y piedra).
  • Jarrones de cuerpo liso y base de copa estriada.
  • Jarrones con pliegues y trompa lisa.
  • Jarrones con pliegues y asas.
  • Jarrones con pliegues y base estriada.
  • Jarrones de tipo urna o copa-urna.
  • Jarrones de tipo "Val D'Osne" de copa alta, asas y decoración renacentista.
  • Pilón de estría doble.

En la escultura[editar]

En la escultura, el jarrón puede presentarse por sí mismo, como símbolo y forma,[6] o como complemento dentro de un conjunto escultórico. En el primer caso ha llegado a competir con otras piezas artísticas en las galerías de los grandes palacios imperiales, como el de Versalles en Francia, el de Buckingham en Inglaterra, el Palacio Real de Madrid o el de Nápoles en Italia, (entre otros muchos).[7]

Objeto frecuente en los conjuntos escultóricos, el jarrón, casi indispensable en el entramado arquitectónico, también juega un papel importante en las composiciones acuáticas, como continente y boca de riego para realzar los recursos de las esculturas en fuentes y jardines.

En la cerámica[editar]

"Vaso Fortuny" (siglo XIV)) en el Museo del Ermitage.

Más allá de la extensa tipología de vasos griegos que en la historia del arte y la arquitectura han servido como modelos para el diseño y uso de jarrones de todos los tipos y para los más diversos usos, cabe destacar los llamados "jarros de la Alhambra", como el vaso de Fortuny, pieza de cerámica hispano árabe de reflejos dorados datada en el siglo XIV.[8] [9] [10]

Jarrones chinos[editar]

Con una larga tradición, avalada y reforzada por su antigüedad como pieza de la cerámica del Lejano Oriente, el jarrón chino ha conformado una cultura propia con presencia habitual en campos tan distintos como la literatura, la pintura y el coleccionismo anticuario. Algunos estudios han querido relacionar el jarrón chino con el concepto y técnicas feng shui.[11]

Su definición esencial, según un experto, ha sido y sigue siendo "la síntesis de belleza y fragilidad".[12] Su fragilidad casi ha degenerado en tópico, acuñando expresiones como la que relaciona los «jarrones chinos» como algo tan valioso que nadie sabe dónde ponerlo.[13]

Entre los grandes coleccionistas de jarrones chinos —conocidos— puede mencionarse por ejemplo el cantante de rock Reginald Dwight.[14]

En la pintura[editar]

Elegido por su belleza de formas y sencillez por pintores de todas las épocas, desde el español Francisco Zurbarán al post-impresionista francés Paul Cézanne, el jarrón, por su condición de recipiente floral ideal es motivo recurrente en bodegones,[15] naturalezas muertas o «bouquets».[16] De estos últimos ha existido una excelente tradición en la pintura holandesa de los siglos XVII y XVIII, recuperada en el siglo XIX por algunos maestros impresionistas como Renoir.[17]

En la pintura de bodegón[editar]

En heráldica[editar]

Un jarrón con azucenas en el escudo de Bilbao-Begoña.[18]

La presencia del jarrón en el patrimonio de la cultura occidental y los significados atribuidos a su simbología, han hecho de este elemento un blasón habitual en la heráldica europea. Utilizado como representación simbólica de lo femenino —como continente— el jarrón de oro o de plata con el adorno blanco de una o varias azucenas, es uno de los más habituales emblemas de la Virgen María.[19]

En Oriente, en el budismo chino, el jarrón es uno de los ocho emblemas de la buena suerte, y su significado hace referencia a "la totalidad", el estado de suprema inteligencia en triunfo sobre el nacimiento y la muerte.[20]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Como aumentativo de jarro (masculino de jarra), su etimología procede del árabe andalusí «ǧárra», y este a su vez del árabe clásico «ǧarrah».

Referencias[editar]

  1. Caro Bellido 2008: p. 148
  2. Jarrón chino subastado en Italia por 7,5 millones de euros (Diario ABC, 04/11/2014) Consultado en noviembre de 2014
  3. Restauración de remates y jarrones del jardín del Palacio de San Telmo en Sevilla Consultado en noviembre de 2014
  4. Estudio de recuperación del tesoro del Cerro de Santa Lúcía, en Santiago de Chile. Consultado en noviembre de 2014
  5. Frans Hemsterhuis, Carta sobre la Escultura. Simón, o de las facultades del alma. Universitat de València, 1996; ISBN 9788437026954 (páginas 74-75)
  6. El modelo versallesco (sitio)
  7. Museo del Ermitage (ed.): «The Vases of the Alhambra: Symbology and Power» (en inglés). Consultado el 4 de agosto de 2012.
  8. Pilkington, Natalia (21/10/2006). EFE (ed.): «Colección de Cerámica Nazarí. Una muestra reúne por primera vez los jarrones de la Alhambra repartidos por todo el mundo». Consultado el 4 de agosto de 2012.
  9. Jarrones ornamentales Consultado en noviembre de 2014
  10. "El jarrón de la properidad" Consultado en noviembre de 2014
  11. Jackson, Anna y Amin Jaffer, eds. Encounters. "The meeting of Asia and Europe" 1500-1800. Londres: V&A Publications, 2004.
  12. Libro de Anasagasti
  13. Crónica en el Magazine del diario El Mundo (28 de noviembre de 2004) Consultado en noviembre de 2014
  14. Schneider, Norbert. Naturaleza muerta. Apariencia real y sentido alegórico de las cosas. La naturaleza muerta en la Edad Moderna temprana. Colonia: Taschen, 1992.
  15. Tesis de Andrés Sánchez López: "La pintura de bodegones y floreros en la España del siglo XVIII" Consultado en noviembre de 2014
  16. Fezzi, Elda (1985). Tout l'œuvre peint de Renoir: période impressionniste 1869-1883 (en francés). París: Flammarion. ISBN 9782080112224. 
  17. De azur, un jarrón con cuatro azucenas (de plata). Blasones del escudo de la antigua anteiglesia del barrio de Begoña, en la ciudad de Bilbao. Diputación Foral de Bizkaia, Heráldica municipal de Bizkaia, 1998, ISBN 8477522502.
  18. Monografía clásica escrita por Manuel Trens (1947) Consultado en septiembre de 2014
  19. Cirlot, Juan-Eduardo (1991). Diccionario de Símbolos. Barcelona: Editorial Labor. p. 259. ISBN 84-335-3504-8. 

Bibliografía[editar]

  • Caro Bellido, Antonio (2008). Diccionario de términos cerámicos y de alfarería. Cádiz: Agrija Ediciones. ISBN 84-96191-07-9. 
  • Carmen Padilla Montoya, Equipo Staff, Paloma Cabrera Bonet, Ruth Maicas Ramos (2002). Diccionario de materiales cerámicos. Madrid: Subdirección General de Museos. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Secretaría General Técnica. Centro de Publicaciones. ISBN 84-36936-388. 
  • Sempere Ferràndiz, , Emili (2006). Historia y arte en la cerámica de España y Portugal. Barcelona, Les Puntxes. ISBN 978-84-611-3612-4. 

Enlaces externos[editar]