Islas de la Lealtad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Islas Lealtad
(Îles Loyauté)
Lifou island.jpg
Vista de Lifou, la mayor de las islas Lealtad.
Localización geográfica / administrativa
Océano (mar) Mar de Coral (océano Pacífico)
Continente (sub) Oceanía
Área(s) protegida(s)
País(es) Flag of France.svg Francia
División(es) Colectividad de Nueva Caledonia
Subdivisión(es) Provincia de islas Lealtad

Datos geográficos /demográficos


N.º de islas 4
Islas
Lifou 1.207,1 km²
Maré 650 km²
Ouvéa 133 km²
Tiga 10 km²

Superficie 1 980,9 km²
Separación costa 100-150 km de la isla Grande Terre y unos 270 km de la isla Anatom (Vanuatu].
Punto más alto
Población 22 080 hab. (2004)
Accidentes del archipiélago
Otros datos
Descubrimiento (oocidental) Raven (1793)

Mapas de localización
Islas Loyauté en Nueva Caledonia.
Islas Loyauté en Nueva Caledonia.

Las islas de la Lealtad (en francés, Îles Loyauté) son un archipiélago situado a 100 km al este de Nueva Caledonia. Administrativamente es una de las tres provincias que forman la colectividad francesa de Nueva Caledonia, llamada simplemente provincia de las islas en contraposición a Grande Terre ('tierra grande'). Les islas principales son: Lifou, Maré, Ouvéa y Tiga. El grupo tiene una superficie total de 1 981 km².

La población era de 22.080 habitantes en el censo del 2004, el 10% del total de Nueva Caledonia. La actividad principal es la agricultura, la exportación de copra y el turismo.

Historia[editar]

Las islas fueron descubiertas por los occidentales en 1793, por el inglés Raven, capitán de un barco mercante de Sídney, que las llamó Loyalty Islands (islas de la Lealtad) destacando el trato amistoso de los habitantes. Pobladas por melanesios desde hace más de 3.000 años, las islas fueron colonizadas más tarde, entre los siglos XVI a XVIII, por inmigrantes polinesios de Tonga, Samoa y Wallis. En el siglo XIX, después de las revueltas indígenas en Grande Terre, fueron deportados a las islas muchos canacos (melanesios de Nueva Caledonia). Al quedarse al margen de la colonización europea, las islas son hoy en día un centro de cultura kanak que coexiste a la vez con una población polinesia periférica. En Ouvéa las lenguas vernáculas son faga-uvea, de origen polinesio, y ïaaï de origen melanesio. En Mare y Lifou se habla nengone, iwateno y drehu, de origen melanesio.