Iglesia de San Antonio de los Alemanes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Iglesia de San Antonio de los Alemanes
Monumento B.I.C. (1973)
Iglesia de San Antonio de los Alemanes (Madrid) 01.jpg
Fachada de la Iglesia
Tipo Iglesia
Advocación San Antonio
Ubicación C/ Puebla, 20 (Centro)
Bandera de Madrid.svg Madrid, Bandera de España España
Coordenadas 40°25′21″N 3°42′13″O / 40.42244, -3.703712Coordenadas: 40°25′21″N 3°42′13″O / 40.42244, -3.703712
Uso
Culto Católico
Diócesis Madrid
Arquitectura
Construcción 1624–1633
Arquitecto Pedro Sánchez
Estilo arquitectónico Barroco

La iglesia de San Antonio de los Alemanes, fundada como iglesia de San Antonio de los Portugueses, es una iglesia situada en el distrito Centro de Madrid (España). Constituye un ejemplo claro del barroco madrileño. Se emplearon en su construcción materiales de bajo coste como el ladrillo y el yeso, con una fachada sobria y chapitel. La principal novedad de esta iglesia es su planta elíptica, una de las pocas que hay en España, así como el hecho de que está enteramente pintada al fresco, tanto la cúpula como las paredes. Su fachada principal, coronada por una estatua del titular, es de un sobrio estilo post-herreriano.

Historia[editar]

La construcción de la iglesia de san Antonio de los Alemanes se inició en 1624, prolongándose las obras hasta 1633. Se edificó como complemento del Hospital de los Portugueses, creado en 1606 por el rey Felipe III.

Una de sus curiosidades, similar a otras iglesias madrileñas, es que presenta un chapitel en forma octogonal al exterior. Estos chapiteles, son en verdad cúpulas, las llamadas cúpulas encamonadas, elaboradas con materiales ligeros como madera o yeso. Normalmente no se trasdosan al exterior, sino que se cubren con chapiteles del tipo que comentamos. Motivos de tipo económico motivaron la aparición de esta peculiar forma arquitectónica, ya que las dificultades que atravesó España durante el siglo XVII no permitían gastos excesivos. Sin embargo, la fórmula no renunciaba a la vistosidad puesto que el interior podía ir decorado, a veces de modo fastuoso como sucede en este templo.

Inicialmente fue fundado como hospital para portugueses, cuando Portugal era parte de los reinos hispánicos bajo los Austrias. La reina Mariana de Austria, segunda mujer de Felipe IV, cuando ya Portugal dejó de formar parte del Imperio español, lo cedió en el año 1668 a la comunidad de católicos alemanes, numerosa en la Corte desde la llegada de la reina consorte Mariana de Neoburgo, cambiando el nombre del hospital y de la iglesia. Aun así conservó la advocación de San Antonio de Padua, santo portugués.[1]

La iglesia y el hospital pasaron a pertenecer desde el 170e a la Hermandad del Refugio. Esta institución tenía el compromiso de prestar ayuda a los necesitados de Madrid. Un sacerdote y dos seglares de la hermandad, salían a las calles para buscar mendigos a los que ofrecer agua, pan blanco y un huevo duro. Se conserva todavía la plantilla de madera cuyo agujero servía para desestimar el huevo si por allí entraba, pronunciando la famosa frase: Si pasa, no pasa, lo que indicaba que el huevo era demasiado pequeño para el prestigio de la Hermandad a la que han pertenecido los reyes de España desde siempre, incluidos los actuales.

Interior de la iglesia[editar]

El interior de la iglesia es un perfecto ejemplo de ilusionismo barroco, en el que la pintura al fresco se une a la arquitectura y las esculturas de los retablos para crear un efecto de lujo, movimiento y colorido.

Apoteosis de san Antonio, pinturas de la bóveda por Juan Carreño de Miranda y Francisco Rizi.

Los frescos son sin duda el elemento más llamativo, y cubren todas las paredes desde el techo hasta el suelo. Las pinturas del centro de la cúpula narran la Apoteosis de San Antonio, con el santo portugués ascendiendo al cielo rodeado de ángeles. Esta parte de la obra fue realizada por Juan Carreño de Miranda y se sitúa encima de una rica arquitectura fingida a modo de basamento o tambor, obra de Francisco Rizi, con columnas salomónicas y frontones acaracolados. Rizi también pintó los santos portugueses localizados en el primer anillo de la cúpula.

Los muros curvos de la iglesia fueron decorados por Luca Giordano, que pintó al fresco varios milagros del Santo, como El milagro de la mula o San Antonio curando la pierna que un joven había perdido al dar una patada a su madre, y una serie de santos reyes entre los que se encuentran el emperador Enrique de Alemania, Luis IX de Francia y San Esteban de Hungría. Los seis altares, situados en arcos-hormacina de medio punto, fueron realizados por varios artistas como el propio Giordano, autor del situado a la derecha del principal, dedicado al Calvario; Eugenio Cajés pintó el de Santa Engracia. El vizcaíno Nicolás de la Cuadra pintó en 1702 los retratos de los reyes, desde Felipe III a Felipe V más las reinas María Ana de Neoburgo y María Luisa Gabriela de Saboya, situados sobre las hornacinas de los altares en barrocos marcos ovales, retratos anteriormente atribuidos a Francisco Ignacio Ruiz de la Iglesia, quien pudiera ser autor del retrato de la reina Mariana de Austria.[2]

El retablo mayor sustituye a uno barroco, eliminado durante el Neoclasicismo. En él se encuentra la excelente escultura de San Antonio con el Niño, obra maestra de Manuel Pereira, y una gloria de ángeles, obra de Francisco Gutiérrez.

Cripta de la iglesia[editar]

En la cripta de la iglesia de San Antonio de los Alemanes descansan los restos de dos infantas de Castilla. Los restos de las dos infantas fueron trasladados a la iglesia de San Antonio en 1869, procedentes del convento de Santo Domingo el Real de Madrid, que había sido demolido ese mismo año. Las dos infantas cuyos restos mortales yacen en la cripta son:[3]

En la cripta también se encuentra colocada una estatua de bronce que representa a San Pedro Poveda. Está realizada en bronce y es obra del escultor Pedro Requejo Novoa. Fue colocada en 2006.

Notas[editar]

  1. La infanta Berenguela de Castilla estuvo relacionada con el Monasterio de San Clemente en Sevilla donde tiene su sepultura en el coro de la iglesia del monasterio. Cfr. Fernández Borrero (1991), pp. 36-37

Actualmente la iglesia abre de 10:30 a 14:00 de Lunes a Sábado para visitas de interés cultural, con un importe de 2 euros que son destinados al comedor de la hermandad del refugio, que da de comer a más de 250 personas todos los días menos los domingos. La iglesia está abierta al culto de 18:00 a 20:00 de Lunes a Sábado y de 10:30 a 14:00 los Domingos.

Referencias[editar]

  1. Ver la obra: Iglesias antiguas madrileñas, por Ramón Hidalgo Monteagudo, Ediciones La librería, Madrid, 2009.
  2. Gutiérrez Pastor, Ismael y Arranz Otero, José Luis, «Nicolás de la Cuadra, autor de los retratos reales de San Antonio de los Portugueses de Madrid (1702)», Ondare, 19 (2000), pp. 471-480.
  3. Fernández Peña, 2006, p. 894.

Bibliografía[editar]

  • Borrero, Mercedes (1991). El Real Monasterio de San Clemente: un monasterio cisterciense en la Sevilla medieval. Sevilla: Comisaría de la Ciudad de Sevilla para 1992, Ayuntamiento de Sevilla. ISBN 84-7952-013-2. 

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]