Grafito de Alexámenos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El grafito de Alexámenos.

El grafito de Alexámenos (conocido también como grafito del Palatino) es un grafiti encontrado en un muro en el monte Palatino, en Roma. Se lo considera la primera representación pictórica conocida de la crucifixión de Jesús. Actualmente se conserva en el Museo Antiquarium Forense e Antiquarium Palatino de Roma.

Contenido[editar]

Delineado del dibujo.

La imagen representa a un hombre crucificado con cabeza de burro. A la izquierda hay otro hombre que levanta una mano. Bajo la cruz hay una leyenda escrita en griego. Αλεξαμενοϲ ϲεβετε θεον, 'Alexámenos sébete theón'. En griego estándar ϲεβετε es el imperativo del verbo «adorar», lo que daría como traducción «¡Alexámenos, adora a dios!».[1] Sin embargo, dado que Alexámenos está en nominativo y no en vocativo y que la escritura griega coloquial solía conllevar numerosas inconsistencias vocálicas,[1] la mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que ϲεβετε es una variante de σέβεται, lo que daría la traducción «Alexámenos adora a [su] dios».[1] [2] [3] Varias otras fuentes sugieren que el significado pretendido de la frase se traduciría mejor como «Alexámenos adorando a su dios» u otras variantes similares.[4] [5] [6] [7]

Fecha[editar]

Inicialmente, el consenso general señaló que el grafito se remonta a algún año en el siglo III. Sin embargo, considerando la época de adquisición de la vivienda para el palacio imperial y su posterior conversión en Paedagogium, se sugirió como fecha aproximada el año 85-95 d.C., bajo el emperador Domiciano, ya que posteriormente habría permanecido sellada la casa.

Descubrimiento y ubicación[editar]

El grafito fue descubierto en 1857, cuando el edificio denominado domus Gelotiana fue desenterrado en el monte Palatino. El emperador Calígula había adquirido la vivienda para el palacio imperial, que después de la muerte del emperador se convirtió en un Paedagogium o internado para los pajes imperiales. Luego, la calle donde se ubicaba la casa fue separada con un muro para dar soporte a las extensiones del edificio, por lo que permaneció sellada durante siglos.

Interpretación[editar]

La mayoría de los estudiosos concuerdan en que la inscripción es una representación irónica contra los cristianos.[8] [9] La imagen de Jesús con cabeza de burro y su representación en la cruz habrían sido consideradas insultantes por la comunidad cristiana de la época.

La cabeza de asno sugiere la acusación en sorna de onolatría (adoración de un asno), que recibía la entonces secta cristiana por parte del mundo intelectual greco-romano. La aseveración burlona de que los cristianos practicaban la adoración de un asno aparentemente habría sido común en la época. Tertuliano, quien escribió a fines del siglo II y principios del III, señala que pesaba sobre cristianos y judíos la acusación de ser adoradores de una deidad con cabeza de asno. También menciona a un apóstata judío que llevaba una caricatura de un cristiano con orejas y pezuñas de asno, titulada Deus Christianorum Onocoetes o El dios de los cristianos engendrado por un asno. Algunos estudiosos contemporàneos como J.Magnaterra creen que estamos ante una de las evidencias más contundentes de la existencia de Jesuscristo en su carácter de líder religioso.

Otras interpretaciones menos probables sugirieron que el grafito representa la adoración de los dioses egipcios Anubis o Set, o que la persona que aparece en el grafito estaría en una ceremonia gnóstica en la que habría una figura con cabeza de caballo.

Significado[editar]

Existe cierta controversia sobre si la veneración del crucifijo que se muestra en el grafito era en realidad practicada por los cristianos contemporáneos, o si era otro elemento, como la cabeza del asno, añadido a la imagen para ridiculizar las creencias cristianas. De acuerdo con uno de los puntos de vista, la supuesta presencia de un taparrabos en la figura crucificada, en contraste con la costumbre romana según la cual el condenado estaba completamente desnudo, demuestra que el artista debe de haber basado su ilustración en prácticas que habría observado en Alexámenos o en otros correligionarios.[10] Contra ello se ha argumentado que la cruz no se utilizó efectivamente en el culto hasta los siglos IV y V.[11] En efecto, las imágenes cristianas más antiguas no representaban nunca la crucifixión y Jesús era representado como un pastor de ovejas vestido a la usanza griega. Según la mayoría de los historiadores, las representaciones cristianas de la crucifixión son muy posteriores (probablemente del siglo V), lo cual refuerza la postura de que el grafito descubierto en el Palatino implicaba una burla hacia un cristiano.

El grafito es coherente con el pensamiento greco-romano de aquella época, que consideraba no solamente despreciable, sino absurda la idea de un "dios crucificado". Ya Pablo de Tarso, probablemente en la Pascua del año 57, escribía: "Nosotros predicamos a un Cristo crucificado, escándalo para los judíos, necedad para los gentiles" (I Corintios 1, 23).

«Alexamenos fidelis»[editar]

En la siguiente sala, en otra inscripción de una mano diferente se lee en latín Alexamenos fidelis, que significa «Alexámenos es fiel» o «Alexámenos el fiel».[12] Esto ha sido interpretado como una respuesta de Alexámenos mismo, o de un tercero, a la burla del grafito antedicho.[13]

Referencias[editar]

  1. a b c Rodney J. Decker, The Alexamenos Graffito
  2. David L. Balch, Carolyn Osiek, Early Christian Families in Context: An Interdisciplinary Dialogue, Wm. B. Eerdmans Publishing, 2003, p. 103
  3. B. Hudson MacLean, An introduction to Greek epigraphy of the Hellenistic and Roman periods from Alexander the Great down to the reign of Constantine, University of Michigan Press, 2002, p. 208
  4. Catholic Encyclopedia, The Ass (in Caricature of Christian Beliefs and Practices)
  5. The Crucifixion and Docetic Christology
  6. A Sociological Analysis of Graffiti
  7. Charles William King, Gnostics and their Remains, 1887, p. 433 note 12
  8. Snyder, Graydon F. (1985). Ante Pacem: Archaeological Evidence of Church Life before Constantine (en inglés). Macon, GA (USA): Mercer Univ. Press. pp. 27–28. ISBN 0-86554-147-7. 
  9. Ferguson, Everett (2003). Backgrounds of Early Christianity (en inglés) (3a. edición). Grand Rapids (USA): Eerdmans. pp. 559–561. ISBN 978-0-8028-2221-5. 
  10. "Archæology of the Cross and Crucifix", Catholic Encyclopedia (1917)
  11. David L. Balch, Carolyn Osiek, Early Christian Families in Context: An Interdisciplinary Dialogue, Wm. B. Eerdmans Publishing, 2003, p. 103, footnote 83
  12. "Graffiti", Catholic Encyclopedia (1917)
  13. Michael Green, Evangelism in the Early Church, Wm. B. Eerdmans Publishing, 2004, p. 244

Enlaces externos[editar]