Francisco de Aguiar y Seijas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco de Aguiar y Seijas y Ulloa
Obispo de Michoacán, 1° de enero de 1679
Arzobispo de la Nueva España, 23 de noviembre de 1682
Cuadro custodiado en la pinacoteca de La Profesa en la Ciudad de México.
Cuadro custodiado en la pinacoteca de La Profesa en la Ciudad de México.
Nacimiento Betanzos, Febrero de 1632
Fallecimiento Ciudad de México, Agosto de 1698

Francisco de Aguiar y Seijas y Ulloa fue un eclesiástico católico español, (Betanzos, La Coruña, 11 de febrero de 1632 - Ciudad de México, 14 de agosto de 1698. Fue obispo de Michoacán y arzobispo de la Nueva España.

Biografía[editar]

Hijo de Alonso Vázquez de Seixas y Lobera, regidor perpetuo de la ciudad de Betanzos, y de doña Mariana de Ulloa. Cursó sus primeros estudios en la cátedra de latinidad de Betanzos. Tras la muerte de su padre fue protegido por el arzobispo de Santiago don Fernando de Andrade, a quien sirvió como paje. Estudió en la universidad de Santiago de Compostela , llegando a ser rector de ella entre los años 1668 y 1674. Fue canónigo canónigo magistral de la catedral de Astorga. El 8 de marzo de 1666 ganó el cargo de canónigo penitenciario de la catedral compostelana en reñida oposición con siete contrincantes. Estudió en el Colegio Mayor de Cuenca de la Salamanca siendo profesor de Filosofía en ella y rector de la misma. Carlos II lo presentó para obispo de Guadalajara en México en enero de 1677, pero no llegó a tomar posesión.

El 20 de agosto de 1677 fue nombrado obispo de Valladolid de Michoacán, actual Arquidiócesis de Morelia, por lo que se embarcó en Sevilla con destino a América el 14 de julio del año siguiente. No obstante, sólo permaneció en el cargo tres años, pues en 1680 fue nombrado por el Papa Inocencio XI arzobispo de la Nueva España, actual Archidiócesis de México. Ocupó su cátedra el 2 de enero de 1682, siendo una de sus primeras medidas la construcción y fundación del Seminario Conciliar de México. Hasta entonces el clero que servía en la mayor parte de las parroquias del virreinato era español y se había formado en la Península. El 1 de octubre se declaró erigido el Colegio Seminario y el 18 siguiente se abrió y bendijo solemnemente. Entre sus obras destacan, igualmente, la construcción de múltiples obras dedicadas a la beneficencia, tales como varias escuelas gratuitas para niños pobres, un hospital para enfermas mentales, el colegio de San Miguel de Belén, la Casa de Misericordia y el Hospital de la Magdalena para mujeres de vida licenciosa y una casa de recogimiento para doncellas pobres. Del mismo modo, en 26 de marzo de 1695 acometió el derribo y el inicio de las obras del templo Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, que no finalizaron sino hasta 1709.

Fue el único arzobispo del siglo XVII que visitó prácticamente toda su jurisdicción en cuatro visitas pastorales. La primera visita la hizo del 3 de noviembre de 1683 al 9 de junio de 1684 , en ella recorrió la Sierra Baja, la Huasteca, la Custodia de Tampico y la Sierra Alta. La segunda salida se inició el 21 de noviembre de 1684 y concluyó el 13 de junio de 1685; salió por el lado de Tacubaya rumbo al Valle de Toluca. La tercera salida la inició el 9 de noviembre de 1685 y la concluyó el día 19 de abril; en ella tomó la ruta de Cuautitlán-Tepeji-Querétaro . La cuarta salida fue hecha entre el 4 de diciembre de 1686 y el 9 de abril de 1687 por la que recorrió el Valle de las Amilpas. La quinta y última salida inició el 26 de noviembre de 1687 y finalizó el 24 de enero de 1688; tenía previsto llegar hasta el Puerto de Acapulco, pero no lo logró a causa de su precario estado de salud. De esta manera dio por concluida su visita general.


Ascético y moralista, de su labor como arzobispo destacaron la prohibición de las peleas de gallos, de las corridas de toros y de algunas representaciones teatrales y teatros clandestinos. Del mismo modo, durante su episcopado tuvo fuertes conflictos con la poetisa y dramaturga Sor Juana Inés de la Cruz: en pleno ejercicio de la Inquisición española, el prelado veía incompatible su condición de religiosa con el carácter profano de gran parte de su obra. Falleció en Ciudad de México a la edad de 65 años, siendo enterrado en la capilla de San Felipe de la catedral mexicana.[1]

Inmediatamente tras su muerte el cabildo de México promovió su proceso de beatificación, contando con el apoyo del arzobispo Francisco Lorenzana. El proceso se inició el 30 de diciembre de 1767. Entre las virtudes más destacadas que en él se recogen, están el haber entregado sus ropas a algunos pobres y mantenido a otros mientras era estudiante, así como el haber asistido y curado a enfermos.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Los gallegos y el Nuevo Mundo en la época virreinal. Grupo Nono Art. Banco Pastor, 1987.


Predecesor:
Francisco Verdín y Molina
Obispo de Michoacán
1677 - 1680
Sucesor:
Antonio de Monroy
Predecesor:
Payo Enríquez de Rivera Manrique
Arzobispo de México
1680 - 1698
Sucesor:
Juan de Ortega Cano Montáñez y Patiño