Francisca Zubiaga y Bernales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisca Zubiaga y Bernales
Francisca zubiaga.jpg
Información personal
Nacimiento 11 de septiembre de 1803
Cuzco, Perú Bandera del Perú
Fallecimiento 08 de mayo de 1835 (31 años)
Valparaíso, Chile Bandera de Chile
Familia
Cónyuge Agustín Gamarra

Francisca Zubiaga y Bernales (nacida en Salvador de Oropesa, Cuzco, Perú, 11 de septiembre de 1803 - † Valparaíso, Chile, 08 de mayo de 1835), esposa del presidente Agustín Gamarra que fue conocida como "La Mariscala" o "Doña Pancha", después de que su esposo asumiera el Gobierno en 1829. Ganó fama de mujer valerosa al acompañar a su marido en dos expediciones al Alto Perú en 1828. Ella llevó a los europeizantes salones de Lima aires espartanos y de mayor apego criollo. En 1831, luego de que Gamarra partiera al sur con el fin de afrontar un conflicto militar con Bolivia, su vicepresidente La Fuente intentó dar un golpe de Estado que fue descubierto, debelado y convertido en rotunda victoria política gamarrista por acción de La Mariscala.

Biografía[editar]

Nació en Huarcaray, Cuzco, como hija del español Antonio Zubiaga y de la cuzqueña Antonia Bernales. Ingresó a un convento, pero hubo de retirarse por motivos de salud. En 1825, se casa en Zurite con Agustín Gamarra, recién nombrado prefecto de Cuzco por Simón Bolívar. Se recuerda que fue designada para colocar una corona de oro sobre la cabeza de Bolívar, pero él mismo decidió que ella fuese la que llevará la corona.

En una carta de 1828 del general Antonio José de Sucre a Bolívar le dice: "Antes de que olvide, le diré que Gamarra es acérrimo enemigo de usted; procuré indagar los motivos, y por un conducto muy secreto, supe que sobre su aspiración a la Presidencia, añadía como pretexto, que habiéndole hecho tantos obsequios en el Cuzco, la enamoró la mujer; que esta misma se lo ha dicho... Aunque doña Pancha es muy buena pieza y que realmente ha hecho esta declaración, no sé la verdad".

Cuenta el viajero estadounidense Ruschenberger (1832) que "la presidenta, como es ella llamada (...), dispara la pistola con gran precisión en el tiro, maneja la espada con mucha agilidad y es un arriesgado e intrépido jinete". Se hizo fama de mujer soberbia e intolerante, tras ordenar que un piquete de soldados apalease al editor de El telégrafo de Lima, Juan Calorio, conocido opositor, el 26 de noviembre de 1832. Como testimonia el cronista viajero francés conde de Sartiges (1833), la propia Mariscala se encargó de azotar, durante un sarao en palacio de Gobierno, a un oficial edecán que se jactaba de haber merecido sus favores.

El 28 de enero de 1834, Gamarra intentó perpetuarse en el poder desafiando al Presidente electo por la Convención Nacional, Luis José de Orbegoso y Moncada, pero tuvo un serio revés al ser cercado en Palacio de Gobierno por las tropas adversarias. Providencialmente, fue salvado por la llegada de tropas procedentes del Callao al mando de La Mariscala, que rescataron al caudillo y lo condujeron hacia Arequipa. Sin embargo, allí los gamarristas tuvieron que hacer frente a una revuelta militar a favor de Orbegoso, cuyo cruento resultado excitó la ira popular. El mariscal pudo huir desordenadamente hacia Bolivia, pero doña Francisca tuvo que ser protegida del populacho por las autoridades arequipeñas y también marchó al destierro.

Perdido el poder de antaño, camino al exilio, conoció en junio de 1834, en el Callao, a la escritora Flora Tristán, quien rememoró el encuentro en sus "Peregrinaciones de una paria" (1838). Allí trazó el siguiente retrato de La Mariscala:

"Era de madiana talla y fuertemente constituida, a pesar de haber sido muy delgada; su figura no era en verdad bella, pero, si se juzgaba por el efecto que producía en todo el mundo, sobrepasaba a la mejor belleza. Como Napoleón, el imperio de su belleza estaba en su mirada, cuánta fuerza, cuánto orgullo y penetración; con aquel ascendiente irresistible ella imponía el respeto, encadenaba las voluntades, cautivaba la admiración.. Su voz tenía un "sonido sordo, duro, imperativo"

Flora Tristán, "Peregrinaciones de una paria"#GGC11C