Estados Generales de Francia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Inauguración de los Estados Generales de 1789 el 5 de mayo de 1789 en Versalles.

Los Estados Generales en Francia del Antiguo Régimen eran unas asambleas convocadas por el Rey de manera excepcional y a la que acudían representantes de cada estamento: el clero (primer estado), la nobleza (segundo estado) y los representantes de las ciudades que disponían de consistorio (tercer estado). Fueron creados en 1302 por Felipe IV de Francia, el Hermoso, disueltos por Luis XIII en 1614, y convocados de nuevo por Luis XVI en 1789, habiéndose reunido un total de 21 veces en 487 años.

Eran una asamblea excepcional, y su reunión solía significar la respuesta a una crisis política o financiera, que obligaba a conocer la opinión de los representantes de los principales poderes del país para confirmar una decisión real, particularmente en materia fiscal. Estaban compuestos por diputados elegidos con un mandato de sus electores, y la orden del día se redactaba con base en los cuadernos de quejas, (en francés llamados cahiers de doléances) establecidos por los notables provinciales de los tres órdenes o estamentos. Se reunían por "brazos", es decir, que cada estamento debatía entre sí y emitía un voto, con lo que el clero y la nobleza, tradicionalmente aliados, no dejaban opción al Tercer Estado para que se oyese su voz. Esta particularidad fue una de las que se discutieron en su última reunión, en mayo de 1789, al inicio de la Revolución francesa.

Dichos estamentos se reunían por separado y contaban cada uno con un número igual de representantes. El sistema de voto utilizado era estamental, contando un voto para cada una de las cámaras.

La función de estas asambleas era aprobar la aportación de cada provincia en hombres para la guerra y dinero para el Estado. En mayo de 1789 fue convocada una de estas asambleas, que fue controvertida por los problemas que se suscitaron entre los representantes de los estamentos superiores y los que iban en representación del pueblo, quejándose estos últimos de los enormes privilegios que detentaban los primeros, ya que se ponían de acuerdo para seguir teniéndolos. Estas disputas fueron reflejadas en la aparición de una gran cantidad de panfletos que recorrieron todas las ciudades y poblados de Francia, en los cuales se ponía de manifiesto el descontento popular. El 17 de junio de 1789, el Tercer Estado y el Bajo Clero presente en los Estados Generales se constituyeron en Asamblea Nacional Constituyente y prometieron no separarse hasta haber redactado una Constitución para Francia.[1]

La última reunión[editar]

En 1789, la monarquía francesa, al borde de la bancarrota y arrinconada por la aristocracia regionalista, pensaba encontrar un medio de salvación convocando a los Estados Generales.

El 27 de diciembre 1788, el Consejo de Estado decidió doblar el número de diputados del Tercer Estado, elegidos por varones mayores de 25 años que pagaban impuestos. El Rey convocó los Estados Generales para el 5 mayo de 1789 en Versalles, una asamblea que no se libró de controversias, dado que los representantes de los estamentos privilegiados se opusieron al nuevo sistema representativo. Formalmente, el enfrentamiento se manifestó en el terreno de los votos. El rey era partidario del voto tradicionalista por órdenes. Sin embargo los representantes del tercer estado eran partidarios del voto individual. Fue así como los privilegiados rechazaron inmediatamente la nueva propuesta, ya que la diferencia de número se haría notar (el tercer estado tenía más número que los estamentos de la cúspide de la pirámide estamental) y así podrían llegar a alcanzar la mayoría en los estados generales.

La asamblea estaba compuesta por 1139 diputados, siendo 291 del clero y 270 de la nobleza. La apertura de los Estados Generales del 5 de mayo 1789 marca el inicio de la Revolución francesa.

Notas y referencias[editar]