Eloy Gonzalo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estatua de Eloy Gonzalo en el Rastro de Madrid.

Eloy Gonzalo García, llamado El Héroe de Cascorro, (Malaguilla, Guadalajara, España; 1 de diciembre de 1868Matanzas, Cuba; 18 de junio de 1897) fue un soldado español distinguido durante la Guerra de Cuba. En homenaje Madrid le dedica una estatua en la plaza de Cascorro desde 1901.

Biografía[editar]

Se crio en la inclusa de Madrid. Fue destinado al Regimiento de Infantería María Cristina núm. 63, en la localidad de Puerto Príncipe, provincia de Camagüey en Cuba, adonde llega en noviembre de 1895.

El 22 de septiembre de 1896 una partida de unos tres mil insurrectos, al mando de Máximo Gómez y Calixto García, cercó la pequeña población de Cascorro, no lejos de Puerto Príncipe.

El 26 de septiembre la situación del destacamento español se hizo tan comprometida que la única solución era volar un bohío desde el cual causaban graves daños a la guarnición.

Estatua de Eloy Gonzalo en el Rastro de Madrid.

Eloy Gonzalo se presentó voluntario para prender fuego a la posición de los insurrectos cubanos. Dice la leyenda que pidió ser atado con una cuerda para que, si caía, su cuerpo pudiera ser recuperado. Así, armado con su fusil y con una lata de petróleo, y atado con una cuerda, se deslizó hacia las posiciones insurrectas, prendiéndoles fuego y regresando indemne a su posición, la cual fue liberada pocos días después por una columna española al mando del general Adolfo Jiménez Castellanos (1844–1929).

Eloy Gonzalo tomó parte en más acciones militares, siendo condecorado con la Cruz de Plata al Mérito Militar, pensionada con 7,50 pesetas mensuales. Sin embargo, fallecería en el Hospital Militar de Matanzas a consecuencia de una enfermedad. Sus restos fueron repatriados y reposan en un mausoleo del Cementerio de la Almudena de Madrid junto a los de otros muertos durante los conflictos de Cuba y Filipinas.

El mito del héroe[editar]

La gesta de Eloy Gonzalo apenas tuvo relevancia militar por si sola, pues en la defensa del poblado de Cascorro fueron decisivas las actuaciones de varios soldados como por ejemplo la del soldado Carlos Climent Garcés, quién salvó las vidas de sus compañeros heridos llevándolos a la enfermería en medio de los ataques del poblado de Cascorro, calificados estos hechos como heroícos por el propio Coronel Sesina. Sin embargo, la figura del héroe de Cascorro se hizo muy popular en la figura de Eloy Gonzalo en España, olvidando a su compañero Carlos Climent Garcés, probablemente por la condición de expósito de Eloy y por la necesidad de exaltar un rasgo de heroísmo individual en una guerra.

En el mismo año 1897 el Ayuntamiento de Madrid decidió homenajear a este héroe. Para ello, le dedicó una calle (la calle de Eloy Gonzalo) y levantó una estatua en el popular Rastro. La estatua fue esculpida por el escultor segoviano Aniceto Marinas e inaugurada en 1902 por el rey Alfonso XIII. Se trata de una estatua tremendamente descriptiva, que muestra a un soldado común, rifle al hombro, llevando una soga y una lata de petróleo. Más tarde, un acuerdo municipal del año 1913 bautizó esta plaza con el nombre de Nicolás Salmerón, nombre que conservó hasta que la popularidad del héroe dio paso a la denominación oficial de plaza de Cascorro.

En 1945 se dictó la Ley de 15 de mayo de 1945, sobre beneficios a los soldados supervivientes de las Heroicas defensas de Cascorro, Caney, Lomas de San Juan, y Baler, por la que se le concedía el título de Teniente Honorario del Ejército Español y se le daba una paga de 6000 pts. a los heroícos defensores del poblado de Cascorro. Mérito que Eloy Gonzalo no llegó a recibir por haber fallecido, mientras que si lo recibieron algunos de sus compañeros como el soldado Carlos Climent Garcés.

En 1965 un amigo del Ejército, Esteban Fuerte, ofreció entrevistas a la prensa dando algunos datos sobre su personalidad y lo que vivieron en Cuba.[1]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]