Elementos del arte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los elementos del arte son el grupo de aspectos de una obra de arte utilizados usualmente en su enseñanza y análisis, en combinación con los principios del arte. Serían los componentes o partes básicas para crear una obra de arte.[1]

SAPE! Las listas de los elementos del arte varían en función de diferentes autores, pero en general incluyen las siguientes: espacio, color, forma, textura, valor y línea.

Los artistas trabajan con estos elementos básicos para componer una obra de arte, no siendo necesario que aparezcan todos, aunque han de estar presentes, al menos, dos de ellos.[2]

Espacio[editar]

El espacio es el área proporcionada por un motivo particular. Puede tener dos dimensiones (largo y ancho) o tres (largo, ancho y altura).

La creación de una perspectiva visual, que da la ilusión de profundidad es otro elemento de arte utilizado para crear un espacio. En las técnicas pictóricas clásicas hay un esfuerzo por recrear un espacio tridimensional. El uso correcto del espacio es un arte en sí mismo.

El espacio puede ser clasificado como positivo y como negativo. Espacio positivo es el espacio ocupado por un objeto y espacio negativo es el espacio entre los objetos (espacios en blanco). La manera correcta de usar estos dos tipos de espacios afecta a la totalidad de la composición del artista. Basado en el volumen, pueden ser imágenes bidimensionales o tridimensionales para dar una ilusión de profundidad y la distancia sobre una superficie plana. La gestión del espacio puede ser garantizada por lo siguiente: - La perspectiva lineal, donde el objeto distante se hacen proporcionalmente más pequeñas que los más cercanos. El horizonte lineal y puntos de fuga son las escalas en que se determina la perspectiva lineal. - Los objetos situados a cierta distancia se representan con menor detalle, claridad e intensidad que la gente cercana. La obra en tres dimensiones del espacio se realiza con la ayuda de la sombra, que le da una sensación de profundidad. Un espacio también puede ser creado con la superposición de objetos.

Color[editar]

El color es el elemento más expresivo del arte y es visto mediante la luz reflejada en una superficie. El color es utilizado para crear la ilusión de profundidad, mientras los colores rojos parecen acercarse, los azules parecen retroceder en la distancia. Los colores primarios son: rojo, azul y amarillo.

Cuando los colores primarios se mezclan se crean los colores secundarios: verde, violeta y naranja. Los colores terciarios se obtienen mediante la mezcla de un primario y un secundario: amarillo-naranja, rojo-naranja, violeta-rojo, azul-violeta, azul-verde y amarillo-verde.

Forma[editar]

La forma es una zona que define objetos en el espacio. Puede ser geométrica (como cuadrados o círculos) u orgánica (como formas naturales o libres).

Las formas pueden ser bidimensionales (largo y ancho) (en inglés, shape), usualmente delimitadas por líneas o tridimensionales (largo, ancho y altura). Al visualizar una obra de arte, lo primero que observamos son representaciones con una forma determinada, ya sean figurativas o abstractas.

Una forma crea automáticamente otra forma alrededor de ella. Las formas en la decoración y diseño de los interiores de una casa pueden usarse para agregar practicidad y estilo, como por ejemplo, en el diseño de una puerta. La forma en el diseño de interiores depende de la función del objeto como una puerta de armario de la cocina. Las formas naturales que forman patrones en madera o piedra, pueden ayudar a aumentar el atractivo visual en el diseño de interiores.

Textura[editar]

Autorretrato de Durero.

La textura es la cualidad de una superficie que puede ser vista o sentida. Hay dos tipos de textura: la óptica (visual) y la textura que se puede tocar (táctil). Las texturas pueden ser ásperas o suaves, blandas o duras. Las texturas no siempre se sienten como se ven, por ejemplo, si representamos un cardo lleno de espinas en un cuadro, en realidad si pasáramos la mano por las espinas de la pintura, la textura sería suave.

Valor[editar]

El valor, luminosidad o símplemente luz, describe cuán o claro es un color. Los artistas utilizan el valor del color para crear diferentes estados de ánimo. Los colores oscuros en una composición sugieren una falta de luz, como en el caso de la noche o una escena interior. Los colores oscuros a menudo pueden transmitir una sensación de misterio o presagio. Los colores claros suelen describir una fuente de luz, implícita, como en las velas de un cuadro de Georges de la Tour o explícita como en un cuadro de Caravaggio, o una luz reflejada. El valor está directamente relacionado con el contraste.

La fotografía en blanco y negro depende por completo del valor para definir a los sujetos de la composición.

Línea[editar]

La línea es el medio más sencillo de representación. De manera fácil puede definirse como la marca (con mayor longitud que anchura) que une dos puntos, tomando cualquier forma en el camino o también el camino identificable creado por un punto que se mueve en el espacio. Las líneas pueden ser rectas o curvas, finas o gruesas, horizontales, verticales o diagonales.

Por oposición al color, la línea puede definir el contorno de las formas. En pintura, cuando la línea, el dibujo, predomina sobre lo pictórico, se habla de "arte lineal", como es el caso por ejemplo, de Durero. En una obra de arte en particular, la línea permite describir el trabajo del artista en diferentes aspectos, en función de los tipos y estilos de líneas utilizados en su obra y cómo esto influye en el punto de vista del espectador.

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]