Principios del arte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los principios del arte son el conjunto de normas o directrices de arte que deben ser considerados cuando se considera el impacto de una obra de arte.[1] [2] Se combinan con los elementos del arte en la producción de arte. Los principios son el movimiento, la unidad, la variedad, equilibrio, contraste, proporción, y el patrón.

Acciones, o, alternativamente, la ruta de la mirada del espectador sigue a lo largo de una obra de arte. El movimiento es causado por el uso de elementos bajo las normas de los principios en la foto para dar la sensación de acción y para guiar los ojos del espectador en toda la obra de arte.

Unidad[editar]

La unidad o la armonía es la calidad de la totalidad o unidad que se logra mediante el uso eficaz de los elementos y principios del arte. La disposición de los elementos y principios para crear una sensación de plenitud.[2]

Variedad[editar]

La variedad (también conocida como la alternancia) es la calidad o estado de tener diferentes formas o tipos. Las diferencias que dan un interés de diseño visual y conceptual: en particular el uso de contraste, el énfasis, la diferencia en el tamaño y color.[2]

Equilibrio[editar]

El equilibrio es la organización de los elementos para que nada domine parte de un trabajo, o parezca más pesado que cualquier otra parte. Los tres diferentes tipos de equilibrio son simétricas, asimétricas y radiales. Simétrica (o formal), el equilibrio es cuando ambas partes de una obra de arte, si se divide por la mitad, parece ser el mismo. El cuerpo humano es un ejemplo de equilibrio simétrico. El equilibrio asimétrico es el equilibrio que no pesa igual en ambos lados. Equilibrio radial es igual en longitud desde el centro. Un ejemplo es el sol, con mucho color.[2]

Contraste[editar]

En una obra de arte mediante la combinación de elementos para crear interés. El contraste nos ayuda a diferenciar una forma de otra, es el elemento de diseño más importante partiendo de que sin el no se distinguiria una cosa de otra. El contraste puede darse por color, forma, textura, tamaño etc. En toda obra de arte existe un fondo y una figura, por lo que el contraste es el principal elemento de diseño.[2]

Proporción[editar]

La proporción es una medida del tamaño y la cantidad de elementos dentro de una composición. En las artes antiguas, las proporciones de las formas fueron ampliadas para mostrar su importancia. Por ello, los dioses egipcios y las figuras políticas parecen mucho más grande que la gente común. Los antiguos griegos llegaron a la fama con su precisión esculturas de proporciones de la forma humana. Empezando con el Renacimiento, los artistas reconocen la conexión entre la proporción y la ilusión de tridimensiones de los espacios.

Patrón/Ritmo[editar]

El patrón y el ritmo (también conocida como la repetición) se muestra la coherencia con los colores o líneas. Poner una espiral roja en la parte inferior izquierda y superior derecha, por ejemplo, hará que el ojo para pasar de una espiral, a la otra, y todo en el medio. Se indica el movimiento por la repetición de elementos. El ritmo puede hacer una obra de arte parecer activa.[2]

Referencias[editar]