Economía de Islandia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Economía de Islandia
Alcoa Reydarfjördur.JPG
Moneda corona islandesa
Año fiscal Año calendario
Organizaciones OMC, AELC, OCDE
Estadísticas
PIB (PPA) 12,95 mil millones (2012)[1]
Variación del PIB 2,7% (2012)
PIB per cápita 39 400 (2012)
PIB por sectores agricultura 5,3%, industria 24,4%, comercio y servicios 70,3% (2012)
Inflación (IPC) 5,3% (2012)
IDH sin informaciones
Coef. de Gini 28 (2006)
Fuerza Laboral 180 800 (2012)
Desempleo 5,6% (2012)
Industrias principales procesamiento de peixe, aluminio, producción de ferrosilicio, energía geotérmica, turismo
Comercio
Exportaciones 5,1 mil millones (2012)[1]
Productos exportados pescado y derivados 70%, aluminio, productos animales, ferrosilicio, diatomito
Destino de exportaciones Países Bajos 32,4%, Alemania 15%, Reino Unido 9%, Noruega 4,4% (2011)
Importaciones 4 699 millones (2012)[1]
Productos importados máquinas y equipamientos, derivados de petróleo, alimentos, textiles
Origen de importaciones Noruega 15,9%, Estados Unidos 10,8%, Alemania 7,8%, Países Bajos 7,3%, República Popular de China 6,2%, Dinamarca 6,2%, Brasil 5,8%, Reino Unido 5,1% (2011)
Finanzas Públicas
Deuda externa (Pública y Privada) 124,5 mil millones (2011)[1]
Ingresos 5 463 millones (2012)
Gasto público 5 775 millones (2012)
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses
Secaderos de pescado en Hjalteyri. La pesca es la base de la economía islandesa.
Planta geotérmica de Nesjavellir en Islandia. Esta central energética da servicio a las necesidades de agua caliente del área metropolitana del Gran Reykjavík.

La economía tipo escandinava de Islandia es básicamente capitalista, pero con una amplia asistencia social, bajo desempleo y una extraordinaria equidad en la distribución de ingresos. Antes de la crisis del año 2008 el país alcanzó un alto crecimiento económico, tenía bajo desempleo y una buena distribución de la renta.[1]

En la ausencia de recursos naturales (excepto por la abundante energía hidroeléctrica y geotérmica), el país depende principalmente de la industria pesquera, responsable por 40% de las ganancias por exportaciones, por más de 12% del PIB y empleando al 5% de la fuerza laboral.[1] La economía es muy sensible a las disminuciones en la cantidad de pescados sino también a las bajas en los precios mundiales de sus principales productos de exportación: pescado y los productos relacionado de esta actividad, aluminio y ferrosilicio.[1] En la última década el país ha diversificado su economía, ampliando las industrias y el sector de servicios, particularmente los sectores de producción de software, biotecnología y turismo. Las abundantes fuentes geotermales y hidroeléctricas atrajeron sustanciales inversiones en la industria de aluminio, estimularon el crecimiento económico y también despertaron el interés de industrias de alta tecnología, en búsqueda de instalar Data Centers utilizando energía renovable barata, a pesar de la crisis económica haber paralizado algunos proyectos.[1]

El gobierno de centro-derecha tiene planes de continuar con su política de reducir el presupuesto y el déficit por cuenta corriente, al limitar los préstamos extranjeros, contener la inflación, revisar las políticas de pesca y agricultura, diversificar la economía y privatizar las industrias estatales. El gobierno se opone a unirse a la Unión Europea, en principio por el temor de los islandeses de perder el control sobre sus recursos pesqueros. La economía islandesa se ha estado diversificando por los últimos 10 años en las industrias manufactureras y de servicios. Nuevos desarrollos en la producción de software, biotecnología, y servicios financieros también están creciendo. El sector turístico también se está expandiendo con las recientes tendencias en ecoturismo y observación de ballenas. El crecimiento tuvo una disminución durante 2001 y 2002 pero la inversión y las exportaciones mejoraron levemente en 2003.

Crisis financiera Islandesa en 2008[editar]

Tras la fuerte inflación en la corona islandesa en 2008, los tres principales bancos de Islandia, Glitnir, Landsbanki y Kaupthing fueron puestos bajo el control del gobierno. Una filial de Landsbanki (Icesave) que operaba en el Reino Unido y los Países Bajos, se declaró insolvente, poniendo los ahorros de miles clientes británicos y holandeses en situación de riesgo.[2] Asimismo, fue revelado que más de 70 autoridades locales en el Reino Unido poseen más de 550 millones de libras en dinero en efectivo en los bancos de Islandia, siendo conscientes que su dinero se puede perder, ya que sus cuentas no están garantizados de la misma manera que las cuentas de los consumidores.[3]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias