Criptodivisa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una criptodivisa es un medio digital de intercambio. La primera criptodivisa que empezó a operar fue Bitcoin en 2009, y desde entonces han aparecido numerosas criptodivisas. Al comparar una criptodivisa con el dinero fiduciario la diferencia más notable es la forma en que ningún grupo o particular puede acelerar la producción de dinero y usar éste ilegal o abusivamente de manera significativa, ya que sólo se genera una cierta cantidad de criptodivisa colectivamente, a una velocidad que está limitada por un valor definido con anterioridad y conocido públicamente.

Han aparecido ya docenas de criptodivisas con diferentes especificaciones, pero la mayoría de ellas son similares o derivadas de la primera criptodivisa totalmente implementada; el Bitcoin. En los sistemas de criptodivisas se asegura la seguridad, integridad y equilibrio de sus estados de cuentas (contabilidad) por medio de un entramado de agentes (transferencia de archivo segmentada o transferencia de archivo multifuente) que se verifican (desconfían) mutuamente llamados <miners>, que son, en su mayoría, público en general y protegen activamente la red (el entramado) al mantener una alta tasa de procesamiento de algoritmos, con la finalidad de tener la oportunidad de recibir un pequeña propina, que se reparte de manera aleatoria.

Romper la seguridad existente en una criptodivisa es matemáticamente posible, pero el costo para lograrlo sería inasumiblemente alto. Por ejemplo, un atacante que intentase quebrar el sistema POW (prueba de trabajo) de Bitcoin necesitaría una potencia computacional mayor que el de todo el entramado (red-emjambre) de todos los "miners" del sistema, y aún así, solo tendría una probabilidad de éxito del 50% (#ronda de autentificación), en otras palabras, romper la seguridad de Bitcoin exigiría una capacidad superior a la de empresas tecnológicas del tamaño de Google.[cita requerida]

Historia[editar]

Los primeros intentos de integrar la criptografía con el dinero electrónico fue hecha por David Chaum, mediante el DigiCash y el ecash, los cuales utilizaban la criptografía para volver anónimas las transacciones de dinero, aunque con una emisión y liquidación (pago) centralizado.[1]


La primera cripto-divisa fue Bitcoin, el cual fue creado en 2009 por el desarrollador de pseudónimo Satoshi Nakamoto, y usa el conjunto de funciones criptográficas SHA-2 (exactamente el SHA-256) como su esquema POW (proof-of-work).[2] [3] Posteriormente, han aparecido otras cripto-divisas, como Namecoin (un intento de descentralizar el sistema de nombres de dominio DNS, lo que haría muy difícil la censura de internet), Litecoin (el cual utiliza scrypt como esquema POW (proof-of-work), así como también, para tener una confirmación de transacción más rápida), Peercoin (el cual utiliza un esquema híbrido POW/POS (proof-of-work/proof-of-stake), además tiene una tasa de inflación del alrededor de 1%) y Freicoin (el cuál implementó el concepto de Silvio Gesell agregando demurrage <una especie de costo por tener el dinero>).[4] Muchas otras cripto-divisa han sido creadas, aunque no todas han sido exitosas, en especial aquellas que no han aportado ninguna innovación.

En sus casi 5 años de existencia, las cripto-divisas han ido ganando paulatinamente la atención del público general y de los medios de comunicación.[5] Desde el 2011, el interés a aumentado rápidamente, en especial, durante el ascenso vertiginoso de Bitcoin, en abril del 2013.

Referencias[editar]