Huella de carbono

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se conoce como huella de carbono a «la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto» . Tal impacto ambiental es medido llevando a cabo un inventario de emisiones de GEI o un Análisis de ciclo de vida según la tipología de huella, siguiendo normativas internacionales reconocidas, tales como ISO 14064, PAS 2050 o GHG Protocol entre otras. La huella de carbono se mide en masa de CO2 equivalente. Una vez conocido el tamaño y la huella, es posible implementar una estrategia de reducción y/o compensación de emisiones, a través de diferentes programas, públicos o privados.

Estándares utilizados en la medición de la Huella de carbono[editar]

Existe el mito que aún no están disponibles los estándares internacionales para medir o certificar la huella de carbono, o que el mercado internacional no se ha puesto de acuerdo en cuál estándar exigir a las empresas. Lo cierto es que sí existen estándares internacionales, y hay numerosas organizaciones certificadas en éstos. Diferentes estándares se pueden agrupar dependiendo si la certificación corresponde a una organización o a un producto:

  • Huella de carbono de una organización. Se analizan las emisiones de GEI de una organización a lo largo de un año o periodo determinado, generando un inventario de las mismas. Los estándares más utilizados son: GHG Protocol e ISO 14064-1:2012
  • Huella de carbono de productos o servicios. Se analizan todas las emisiones de GEI realizadas durante el Ciclo de Vida del producto o servicio analizado. Los estándares más utilizados son: PAS 2050:2011, ISO/TS 14067:2013, con el apoyo de ISO 14040 e ISO 14044 para la elaboración del Análisis de Ciclo de Vida.

Huella de carbono de organización[editar]

El Inventario de Gases de Efecto Invernadero de una organización, también denominado Huella de Carbono de Organización, es un informe donde se indican las emisiones de GEI realizadas por la organización objeto de estudio durante un periodo determinado, generalmente un año natural. Este inventario se realiza siguiendo estándares internacionales, principalmente GHG Protocol[1] o la norma ISO 14064-1[2] . Estos dos estándares contabilizan las emisiones de forma similar, diferenciándose principalmente en detalles a la hora de detallar y desglosar el informe final de inventario. Para las organizaciones se diferencian tres tipos de emisiones:

  • Emisiones de Alcance 1 también denominadas Emisiones Directas. Son los gases de efecto invernadero emitidos de forma directa por la organización, por ejemplo por el uso de combustibles fósiles en maquinaria o vehículos propiedad de la organización, por pérdidas de gases refrigerantes, o por reacciones químicas durante los procesos productivos de la organización.
  • Emisiones de Alcance 2 o Emisiones Indirectas por Energía. Son los gases de efecto invernadero emitidos por el productor de la energía requerida por la organización. Dependen tanto de la cantidad de energía requerida por la organización como del Mix energético de la red que provee a la organización.
  • Emisiones de Alcance 3 también denominadas Otras Emisiones Indirectas. Son las atribuibles a los productos y servicios adquiridos por la organización, que a su vez habrán generado emisiones previamente para ser producidos. Son las más difíciles de contabilizar debido a la gran cantidad de productos y servicios utilizados por las organizaciones y a la dificultad en conocer los emisiones de estos productos o servicios si no son aportadas por el propio productor.

Dentro del Inventario de Emisiones de una organización también se deben contabilizar las Remociones o absorciones de CO2. Para poder ser contabilizadas, estas absorciones deben ser debidas directamente a la actividad de la organización, y se contabilizan por separado, no "restan" emisiones. La compensación de emisiones no es una absorción de CO2, por tanto no se deben contabilizar dentro de un inventario, aunque la organización sí puede informar de sus compensaciones si las ha realizado.

Los Inventarios de Emisiones de GEI deben contener como mínimo las emisiones de Alcance 1 y Alcance 2, y pueden ser verificadas por una entidad de verificación acreditada.

Los Inventarios de Emisiones se referirán siempre a un "Año Base", indicando el aumento o reducción de emisiones del año del informe comparado con el Año Base. Si la organización realiza un inventario por primera vez, ese será su año base.

Registro Público de Huella de Carbono (España)[editar]

En el año 2014 el Gobierno de España creó el Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de CO2. [3] Este registro es gratuito y voluntario, y está gestionado por la Oficina Española de Cambio Climático. Orientado principalmente a las pequeñas y medianas empresas, permite la obtención de un Sello Oficial emitido por la OECC que indica si la empresa a calculado, reducido y/o compensado su huella. [4] El primer año que la empresa se inscribe en el registro no puede obtener el sello de emisiones reducidas, pero sí debe presentar un plan de reducción de emisiones, que le permitirá obtener el sello de reducción en posteriores inscripciones en el registro.

En este registro se deben indicar al menos las emisiones de Alcance 1 y de Alcance 2.

Aquellas empresas que incluyan además el Alcance 3, y/o que sean una gran empresa deben además adjuntar un certificado de que sus emisiones han sido verificadas por una entidad certificadora acreditada.

Huella de carbono personal[editar]

La huella de carbono personal es una herramienta, que permite al individuo evaluar sus emisiones de gases de efecto invernadero. Nacida bajo el liderazgo de Jean-Marc Jancovici, ha sido puesta en línea en 2007 por ADEME y el Clima Futures Association. Permite que cualquier persona pueda calcular con precisión las emisiones de gases de efecto invernadero inducidas por sus acciones, y por lo tanto su participación en el calentamiento global en todos los ámbitos de su vida.

La calculadora personal de la huella de carbono tiene todo en cuenta, "desde las compras de calzado a las vacaciones esquiando, pasando por la calefacción y la carne que se consume.[5]

Descripción[editar]

Con, normalmente, su factura anual de gas, la electricidad, su kilometraje (aproximado) de avión y automóvil (el sitio web tiene una lista de distancias de ciudad a ciudad de todo el mundo), y con el consumo de alimentos, productos y servicios, el sitio permite conocer todos los detalles de sus propias emisiones de gases de efecto invernadero (incluyendo el metano expedido por la crianza de los animales que se consumen)

El sitio permite primero, si se desea, crear un alias para proteger la información, lo cual es útil si se desea corregir después algunas de las emisiones para, por ejemplo, comparar la eficacia de los esfuerzos que se planeen..

Cuestionario[editar]

El cuestionario está dividido en 4 partes, que para un ciudadano medio, cada uno corresponde a 1/4 de las emisiones de gases de efecto invernadero.

  • Alojamiento: Evitar el mal uso de la energía eléctrica
  • Transporte: evitar un poco el uso de transporte
  • Alimentación: procurar comer más fruta y evitar un poco la carne
  • Consumo: con el consumo de aparatos eléctricos, utilizar la computadora cuando sea necesario

Otras iniciativas en el mundo[editar]

Existen en el mundo otras iniciativas similares, como en Reino Unido con el sitio "Actonco2"[6] o los Estados Unidos con la página "Personal Emissions Calculator".[7]

  • El sitio en EE.UU."Personal Emissions Calculator"[8] sólo calcula las emisiones de CO2 (como afirma en su introducción, el cálculo de la "las emisiones de gases de efecto invernadero") de sólo la casa y el el uso del coche, pero no tiene en cuenta las emisiones de los alimentos (incluyendo la carne), ni los de la compra de equipos de tecnología (computadoras, televisores, equipo de música, cámaras, ordenadores portátiles, etc...), o los de los viajes en avión... Así, lo que pretende ser una calculadora de emisiones individual no toma en cuenta más que la mitad o menos de las emisiones reales de un individuo determinado... (Pues las emisiones causadas por los alimentos o los suministros en la vida cotidiana ya representan la mitad de todas las emisiones)
  • El sitio Inglés "Actonco2",[6] calcula con un poco más de detalle la parte de la vivienda y el transporte, y calcula vagamente las emisiones de CO2 de los viajes en avión (pero para el avión es necesario tener en cuenta otros gases) y no calcular la parte esencial de los alimentos, ni el consumo general (suministros, muebles, ropa, actividades recreativas) fuera de los ordinarios. Así, la calculadora de CO2 tiene en cuenta probablemente un poco más de la mitad de las emisiones reales de un individuo determinado...

La huella de carbono personal permite tener en cuenta todos los aspectos de la vida de un individuo, y en detalle, no sólo para calcular las emisiones de CO2, sino de todos los gases de efecto invernadero, y esto con una desviación calculada para cada parte. Lo que permite a la persona tener una visión global de su participación en el calentamiento global.

Problemas, perspectivas[editar]

Este tipo de herramienta se basa todavía en extrapolaciones medias y seguramente será mejorada en el futuro.

  • Por ejemplo, en la huella del uso de Internet: La huella carbono en Internet de una búsqueda a través de un buscador como Google varía a hoy de 2 a 7 g (calculado por Alex Wissner-Gross de la Universidad de Harvard, físico, autor del proyecto « CO2stat,[9] "que calcula el impacto de un sitio web de acuerdo a la potencia de su servidor y al número de visitantes, ofreciendo a sus clientes la compra compensatoria equivalente a la energía consumida por el sitio (una fuente de energía eléctrica limpia y segura; solar o eólica).

Para una búsqueda en Google o una visita a una página, el consumo de Internet en realidad varía mucho dependiendo de diversos factores (incluyendo la presencia de vídeo, animación o juego para utilizar por varios jugadores; El ordenador personal consume la mayor parte, seguido por el intercambio de datos (dependiendo de la distancia, y el soporte (fibra óptica o no..), la operación de los servidores, y de los data centers). El spam es también una fuente creciente de consumo de energía.

El ordenador se convierte así en una fuente de gases de efecto invernadero. Esto tiene que ser sin embargo sopesado con el impacto positivo de la red en términos de transmisión y en evitar las emisiones de otros gases de efecto invernadero gracias al teletrabajo o al trabajo colaborativo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Greenhouse Gas Protocol[1]
  2. Anuncio ISO sobre la norma ISO 14064: [2]
  3. Anuncio en el BOE de la creación del Registro de huella de carbono: [3]
  4. www.registrohuelladecarbono.es [4]
  5. Jean-Marc Jancovici: Nouveautés du site www.manicore.com
  6. a b DirectGov - Act On CO2 Calculator .11
  7. Individual Emissions - Personal Emissions Calculator | Climate Change - Greenhouse Gas Emissions | U.S. EPA
  8. [Emisiones http://www.epa.gov/climatechange/emissions/ind_calculator.html individuales - las emisiones personales Calculator | Cambio Climático - Emisiones de Gases de Efecto Invernadero | U. S. EPA ]
  9. Page du sie CO2Stats (en inglés)