Huella hídrica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La huella hídrica o huella de agua se define como el volumen total de agua dulce usado para producir los bienes y servicios producidos por una empresa, o consumidos por un individuo o comunidad. El uso de agua se mide en el volumen de agua consumida, evaporada o contaminada, ya sea por unidad de tiempo para individuos y comunidades, o por unidad de masa para empresas. La huella de agua se puede calcular para cualquier grupo definido de consumidores (por ejemplo, individuos, familias, pueblos, ciudades, provincias, estados o naciones) o productores (por ejemplo, organismos públicos, empresas privadas o el sector económico). La huella de agua es un indicador geográfico explícito, que no solo muestra volúmenes de uso y contaminación de agua, sino también las ubicaciones.[1] Sin embargo, la huella de agua no proporciona información sobre cómo el agua consumida afecta positiva o negativamente a los recursos locales de agua, los ecosistemas y los medios de subsistencia.

Historia[editar]

El concepto de huella hídrica fue introducido en 2002 por el profesor Arjen Hoekstra de UNESCO-IHE como un indicador alternativo del uso del agua.[2] El concepto fue refinado y los métodos de contabilidad se establecieron en una serie de publicaciones realizadas por Ashok Kumar Chapagain y Arjen Hoekstra en el Instituto UNESCO-IHE para la Educación. Las publicaciones más detalles sobre cómo calcular las huellas del agua es el informe de 2004 sobre la 'huella hídrica de las naciones de la UNESCO-IHE'.[3] La cooperación entre las instituciones globales líderes en el campo ha llevado a la creación de la Water Footprint Network en 2008 que tiene como objetivo coordinar los esfuerzos para desarrollar y difundir el conocimiento sobre los conceptos de huella hídrica, métodos y herramientas.

Método de cálculo[editar]

La huella hídrica o huella del agua a diferencia del agua virtual, clasifica las fuentes de agua, es decir, distingue entre tres componentes: el agua azul, el agua verde y el agua gris. La huella de agua azul es el volumen de agua dulce consumida de los recursos hídricos del planeta (aguas superficiales y subterráneas). La huella del agua verde es el volumen de agua evaporada de los recursos hídricos del planeta (agua de lluvia almacenada en el suelo como humedad). La huella de agua gris es el volumen de agua contaminada que se asocia con la producción de los bienes y servicios. Este último puede ser estimado como el volumen de agua que se requiere para diluir los contaminantes hasta el punto de que la calidad del agua se mantiene en o por encima de las normas acordadas de calidad del agua.

Las unidades en las que trabajan estos indicadores dependen del tipo de sector al que se le mide la huella hídrica. Así, por ejemplo, la huella hídrica de un producto de carne X puede medirse en [m3/kg], representando la cantidad de agua necesaria para producir un kilo de carne X en toda la cadena de suministro. Por otro lado, la huella hídrica de un individuo puede medirse en [m3/año], representando la cantidad de agua consumida a lo largo del tiempo.

Este indicador puede apoyar mejoras eficientes en las gestiones de agua y ser un buen soporte para tomar conciencia acerca de nuestros consumos hídricos.

Holanda y España han mostrado grandes avances en el desarrollo práctico de la huella del agua.

Para el cálculo de la Huella de un país ya sea del agua, del carbono o ecológica, se utiliza ampliamente el análisis Input-Output ya que es de gran ayuda frente al Ciclo de Vida de los Productos a nivel macro.[4]

Para España, el Ministerio de Medio Ambiente realizó el calculo de la Huella Hídrica de España, sus Comunidades Autónomas y sus Demarcaciones Hidrológicas junto con una potente herramienta de simulación.[5]

Cálculo[editar]

Cálculo en línea de la huella hídrica:


Algunos ejemplos[editar]

  • 13 000 litros de agua son necesarios para producir 1 kg de carne de vacuno;
  • 3 920 litros de agua para producir 1 kg de pollo;
  • 3 000 litros de agua para producir 1 kg de arroz;
  • 2 700 litros de agua para producir 1 camiseta de algodón;
  • 2 000 litros de agua para producir 1 kg de papel;
  • 140 litros de agua para una taza de café.
  • 230 litros de agua para un gramo de oro.

Referencias[editar]

  1. Definición tomada de la Hoekstra, AY y Chapagain, A.K. (2008) La globalización de agua:. Compartir los recursos de agua dulce del planeta, Blackwell Publishing, Oxford, Reino Unido [1]
  2. Hoekstra, A.Y. (2003) Virtual water trade: Proceedings of the International Expert Meeting on Virtual Water Trade, IHE Delft, the Netherlands [2]
  3. Water footprint.org (en inglés) Consultado el 22/8/2013
  4. La huella hídrica en España. Fernando Esteban Moratilla, Miriam Molina Moreno, Mario Fernández Barrena. Revista de Obras Públicas: Organo profesional de los ingenieros de caminos, canales y puertos, ISSN 0034-8619, Nº. 3514, 2010,págs. 21-38 [3]
  5. La Huella Hídrica de España. Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, 2011. Fernando Esteban Moratilla, Miriam Molina Moreno y Mario Fernández Barrena. ISBN: 978-84-491-1074-0. Pp:177 [4]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]