Consciencia colectiva

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La noción de conciencia colectiva se refiere a las creencias compartidas y a las actitudes morales, que funcionan como una fuerza unificadora dentro de la sociedad.[1] Esta fuerza se encuentra separada y es, generalmente, dominante en comparación con la conciencia individual. Según esta teoría, una sociedad, una nación o un grupo constituyen una entidad que se comporta como un individuo global.

Aproximaciones al término[editar]

Aporte de Durkheim[editar]

La expresión fue acuñada por el sociólogo Émile Durkheim (1858-1917) en varias de sus obras:[2] Así, Durkheim sostiene que:

El conjunto de creencias y sentimientos comunes al término medio de los miembros de una misma sociedad, forma un sistema determinado que tiene vida propia: podemos llamarlo conciencia colectiva o común. Es, pues, algo completamente distinto a las conciencias particulares aunque sólo se realice en los individuos.

En su libro De la division du travail social, Durkheim sostiene que en sociedades "tradicionales" o "más simples" (aquellas basadas en las relaciones familiares, tribales o entre clanes), la religión desempeña un rol importante al unir a sus miembros por medio de la creación de una conciencia común (conscience collective en francés original). En las sociedades de este tipo, los contenidos de la conciencia de un individuo son ampliamente compartidos en común con todos los otros miembros de su sociedad, creando una solidaridad mecánica a través la semejanza mutua. Entonces, la conciencia colectiva es mucho menos importante en una sociedad con solidaridad orgánica que en otra con solidaridad mecánica. Es más probable que los miembros de una sociedad moderna se mantengan unidos por la división del trabajo y la necesidad de que otros realicen ciertas funciones que mediante una conciencia colectiva poderosa.

Aporte de Giddens[editar]

Anthony Giddens señala que la conciencia colectiva difiere en los dos tipos de sociedades en cuatro dimensiones:

  • Volumen: se refiere a la cantidad de gente que comparte una misma conciencia colectiva.
  • Intensidad: se refiere al grado en que la sienten.
  • Rigidez: se refiere a su nivel de definición.
  • Contenido: se refiere a la forma que adopta la conciencia colectiva en los dos tipos polares de sociedad.

En una sociedad caracterizada por la solidaridad mecánica, prácticamente la totalidad de sus miembros comparten la misma conciencia colectiva; ésta se percibe con gran intensidad, es extremadamente rígida, y su contenido suele ser de índole religiosa. En una sociedad de solidaridad orgánica, la conciencia colectiva es más reducida y la comparte una cantidad menor de individuos; se percibe con menor intensidad, no es muy rígida, y su contenido queda definido por el concepto de "individualismo moral".

Aporte de McDougall[editar]

William McDougall escribió: "Cabe considerar la mente como un sistema organizado de fuerzas mentales o intencionales, y, en el sentido así definido, puede decirse con propiedad que toda sociedad humana posee una mente colectiva. Porque las acciones colectivas que constituyen la historia de tal sociedad están condicionadas por una organización únicamente descriptible en términos mentales, y que empero no está comprendida dentro de la mente de individuo alguno.

La sociedad hállase más bien constituida por un sistema de relaciones entre las mentes individuales, que son las unidades que la componen. Las acciones de la sociedad son, o pueden ser bajo ciertas circunstancias, muy diferentes de la mera suma de las acciones con las que sus diversos miembros podrían reaccionar frente a la situación en ausencia del sistema de relaciones que los convierte en una sociedad.

Dicho con otra palabras, en tanto piensa y obra como miembro de una sociedad, el pensamiento y la acción de cada hombre son muy distintos de su pensamiento y de su acción como individuo aislado".

"Consideremos más cerca qué implica esta proposición. Pero debemos señalar antes que si reconocemos la existencia de mentes colectivas, el trabajo de la psicología social clasifícase bajo tres rótulos:

Primero: el estudio de los principios generales de la psicología colectiva, es decir, el estudio de los principios generales del pensamiento, del sentimiento y de la acción colectivos, en tanto son ejecutados por los hombres en grupos sociales.

Segundo: dados ya los principios generales de la psicología colectiva, resta establecer el estudio de las particularidades del comportamiento colectivo y de la vida mental de determinadas sociedades.

Tercero: frente a la vida mental de cualquier sociedad con sus miembros relacionados social y orgánicamente entre sí, la psicología social tiene que describir cómo cada nuevo miembro que se incorpora a la sociedad va moldeándose según las pautas tradicionales de pensar, sentir y hacer, hasta que deviene apto para desempeñar su papel como miembro de la misma y su influencia contribuye a la vida mental colectiva".[3]

Aportes de otros sociólogos y psicológos[editar]

La noción fue retomada por otros sociólogos y psicólogos como Maurice Halbwachs en 1939.[4] En su libro La psychologie des foules (1895),[5] Gustave Le Bon define a la muchedumbre con estos términos: « Una reunión de individuos de cualquier nacionalidad, profesión o sexo, cualquiera sea también el azar que los haya reunido ». Le Bon sostiene que cuando estos individuos se reúnen, « se forma un alma colectiva, sin duda transitoria, pero que presenta características muy evidentes. La colectividad se convierte entonces de aquello que, a falta de una expresión mejor, llamaría una muchedumbre organizada o, si se prefiere, una muchedumbre psicológica. Ella forma un solo ser y se encuentra sometida a la ley de la unidad mental de la muchedumbre. »

Aporte de José Miguel Millán Durán[editar]

Existe un fenómeno esperanzador, "LA CONCIENCIA COLECTIVA", Esta conciencia, a diferencia de la individual, se toma de manera más lenta pero más profunda y es la que propicia las revoluciones. A veces los individuos, de manera más o menos simultánea, llegan a tener conclusiones metafísicas idénticas a las de otros, pero a través de sus propios razonamientos. ¿Cómo tomar conciencia colectiva más rápidamente?

  • Difundiendo. Si bien el sentido de la vida es la transmisión genética, el sentido de la lucha obrera es la transmisión del espíritu de pelea.
  • Compartiendo ideas. Las asambleas son un escenario propicio para ello, aunque también se pueden utilizar los mismos medios de los que se sirve el capital para globalizar nuestro pensamiento. Las redes sociales han derrocado gobiernos
  • Empatizando con el sufrimiento ajeno. Ponerse en la piel del que más sufre es una forma de alcanzar una mejor comprensión del problema y la injusticia.
  • Compartiendo recursos. La solidaridad es el instrumento de combate más poderoso en contraposición al "divide y vencerás" que provoca la desigualdad social.

Críticas[editar]

La expresión de un "alma de la muchedumbre" ha sido criticada por Sigmund Freud quien en su libro Psicología de las masas y análisis del yo (Massenpsychologie und Ich-Analysis, 1921),[6] afirmó que el inconsciente era individual y que la formación de una muchedumbre podía explicarse por el psicoanálisis, sin distinguir a este de una psicología colectiva.

El teórico del derecho Hans Kelsen reiteró esta crítica, englobando la noción hegeliana del Volkgeist (Espíritu del pueblo) y dirigiéndose en particular a Durkheim al sostener que se trata de una hipóstasis de relaciones inter-individuales.[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Collins Dictionary of Sociology, p93.
  2. De la division du travail social (1893), Les règles de la méthode sociologique (1895), Les formes élémentaires de la vie religieuse (1912), Le suicide (1897)
  3. "Introducción a la Psicología" de William McDougall - Editorial Paidós
  4. Maurice Halbwachs(« Conscience individuelle et esprit collectif » article paru dans l’ American Journal of Sociology, 44, 1939, pp. 812-822. http://web.archive.org/web/http://www.classiques.uqac.ca/.../Halbwachs_maurice/classes_morphologie/partie_2/texte_2_3/conscience_individuelle.pdf
  5. Gustave Le Bon, La Psychologie des foules (1895). Disponible en línea en: http://classiques.uqac.ca/classiques/le_bon_gustave/psychologie_des_foules_Alcan/foules_alcan.html
  6. Freud, Sigmund. Obras completas. Volumen XVIII - Más allá del principio de placer, Psicología de la masas y análisis del yo, y otras obras (1920-1922) (Buenos Aires/Madrid: Amorrortu, 1979. ISBN 978-950-518-594-8)
  7. Hans Kelsen, « La notion d'Etat et la psychologie des foules », publicado en Imago, Revue de psychanalyse appliquée aux sciences humaines, editado por Sigmund Freud, 1922, vol. VIII.2, et republié dans la revue Hermès, 1988, número Masses et politique.

Enlaces externos[editar]