Clima de Bolivia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen aérea de Bolivia, junio 2002.

El clima de Bolivia comprende una amplia variedad de climas: desde el tropical en Los Llanos, hasta el polar en las altas cordilleras de los Andes. Bolivia se sitúa dentro de la zona del Trópico de Capricornio. Además de la variabilidad de las condiciones climatológicas, muchos lugares del país presentan climas irregulares a lo largo del año o variaciones grandes e imprevisibles. Las condiciones climáticas del país están determinadas por una combinación de factores entre los cuales los más importantes son:

  • La posición geoastronómica
  • La latitud
  • La ubicación en los trópicos
  • La altitud
  • La variedad de relieves que presenta el país así como la existencia de zonas planas
  • La circulación de los vientos alisios
  • Los surazos
  • El fenómeno de El Niño.

Estos factores modifican la temperatura, la precipitación, la humedad, el viento, la presión atmosférica, la evaporación y la evotranspiración, dando lugar a climas diferentes en todo el ámbito nacional.

Según la clasificación climática de Köppen, Bolivia incluye dentro de sus límites al menos a 10 de los grandes subtipos climáticos,[1] yendo desde el clima tropical en la amazonía boliviana, a la tundra en el suroeste, húmedo subtropical en el Chapare, clima de estepa en el chaco boliviano. Por su cercanía a la línea del Ecuador, las cuatros estacionaes del año no son muy marcadas,

La estación de lluvias en el país abarca de noviembre a marzo.

Introducción[editar]

Aunque Bolivia yace enteramente dentro de latitudes tropicales, las condiciones climáticas varían mucho desde el tropical en los Llanos bolivianos, hasta el polar en las altas cordilleras de los Andes. Las temperaturas dependen primariamente de la elevación y muestran pequeñas variaciones estacionales. En muchas localidades, la lluvia es pesada durante el verano, y sus cantidades decrecen de norte a sur. Además de la variabilidad de las condiciones climatológicas, muchos lugares del país presentan climas irregulares a lo largo del año con variaciones grandes e imprevisibles.

Las condiciones climáticas del país están determinadas por una combinación de factores entre los cuales los más importantes son la posición geoastronómica, la latitud, la proximidad al trópico, la altitud, la variedad de relieves, la circulación de los vientos alisios, los surazos y el fenómeno del Niño.[2] [3]

La estación de lluvias en el país abarca de noviembre a marzo. Estos factores modifican la temperatura, las precipitaciones, la humedad, el viento, la presión atmosférica, la evaporación y la evapotranspiración, dando lugar a climas diferentes en todo el ámbito nacional.

Las temperaturas dependen sobre todo de la elevación y demuestran poca variación estacional. En la mayoría de los lugares, la precipitación es más elevada durante el verano meridional del hemisferio, y la cantidad anual tienden a disminuir de norte a sur.

Regiones climáticas[editar]

Llanos[editar]

Mapa de la precipitación pluvial en Bolivia.

Las áreas norteñas de los llanos tienen un clima húmedo tropical con temperaturas altas a lo largo de todo el año, con una humedad alta y precipitación alta. La temperatura tiene un promedio de 30 °C todo el año en la mayoría de los lugares. Los vientos provenientes de la cuenca del amazonas traen lluvias significativas, esta lluvia cae a menudo con truenos, acompañados a veces por los vientos de fuertes granizos. Las áreas centrales del los llanos tienen un clima húmedo y seco tropical.

A partir de octubre y abril, los vientos secos con dirección nor-oeste predominan, y el tiempo se vuelve caliente, húmedo y lluvioso. Sin embargo a partir de mayo y septiembre, estos vientos secos producen una precipitación mínima. Durante esta estación, los días claros y las noches despejadas permiten que las temperaturas en el día sean altas y bajas en la noche. Las incursiones ocasionales de vientos fuertes del sur, llamadas los surazos, pueden alcanzar esta región durante invierno y traer las temperaturas frescas por varios días.

Chaco[editar]

El Chaco tiene un clima semitropical, semiárido. Los vientos nororientales traen la lluvia y la humedad a partir de enero; los otros meses son secos con días calurosos y noches frescas. La temperatura máxima registrada en Bolivia fue de 47 °C y se produjo en esta zona. Los surazos también afectan al Chaco; su llegada se avista generalmente por una línea chubascos. Las temperaturas y las cantidades de precipitación en áreas de montaña varían considerablemente.

Valles[editar]

Los valles y yungas, donde los vientos nororientales húmedos son empujados hacia las montañas, hacen que esta zona sea más húmedas y lluviosa, recibiendo hasta 152 centímetros anuales. Los valles que están dentro de la Cordillera Oriental tienen temperaturas suaves y las cantidades de precipitación son moderadas con un promedio de 640 a 760 mm anuales. Las temperaturas caen con el aumento de la altura, sin embargo las nevadas son posibles en elevaciones que oscilan entre los 2.000 msnm, la nieve permanente se encuentra por encima de los 4.600 msnm Las zonas a partir de los 5.500 msnm tienen un clima polar, con zonas de glaciar. Los picos de la Cordillera Occidental se convierten en desiertos fríos y altos por los vientos fuertes.

Andes[editar]

Las temperaturas caen con el incremento de la elevación. La caída de nevadas es posible por encima de 2.000 msnm, y la línea de "nieve eterna" está a 4.600 msnm. Las áreas sobre los 5.500 msnm tienen un clima polar, con zonas glaciares. La Cordillera Occidental es un desierto de altura con picos azotados por viento helado.

Altiplano[editar]

El Altiplano, que también es barrido por los vientos fuertes y fríos, tiene un clima árido-frío, con diferencias agudas en la temperatura diaria y las cantidades de precipitación que disminuyen de norte a sur. La temperatura media durante el día se encuentra entre los 15 a 20 °C, pero con el verano tropical y el sol las temperaturas pueden llegar a 27 °C. Sin embargo justo después de anochecer el aire conserva poco calor, en la noche las temperaturas caen drásticamente y se sitúan justo por encima de cero grados. El lago Titicaca ejerce una influencia de moderación, pero solo la iguala en sus orillas, las heladas ocurren casi cada mes, y la nieve es frecuente.

Cambio climático[editar]

Desde hace algún tiempo, Bolivia siente los impactos del aumento en frecuencia e intensidad de los eventos climáticos como sequías, inundaciones, deslizamientos, granizadas, heladas, incendios y temperaturas extremas, situación que ha agravado los factores internos de vulnerabilidad existentes en el país.[4]

Las manifestaciones del cambio climático en Bolivia aún se encuentran poco estudiadas, los aportes se basan en:

  • observaciones científicas puntuales;
  • percepciones locales poco sistematizadas y
  • generadas en función a modelos climáticos que todavía presentan altos niveles de incertidumbre.[4]

A continuación se presentan los avances sobre la percepción del cambio climático en Bolivia.

Temperatura[editar]

Sobre la base de estudios glaciológicos,[5] se ha evidenciado que la temperatura en la cordillera tropical andina ha subido entre 0,10° y 0,11 °C por década desde 1939. El ritmo del calentamiento se está incrementando en estos últimos 25 años entre 0,32° y 0,34 °C por década. Asimismo, un estudio del Programa Nacional de Cambios Climáticos (PNCC, 2007) complementa esta tendencia de aumento de temperatura en los Andes a partir de observaciones sobre la incidencia de la malaria en comunidades del Altiplano.
La temperatura en la zona amazónica ha subido en 0,08 °C por década en el periodo 1901 hasta 2001.[6]
Se pronostican mayores incrementos de temperatura en los próximos años, los sectores más afectados serán los del hemisferio sur, en altitudes mayores a los 5.000 msnm.[7]
Las temperaturas máximas tienen una variación homogénea en las zonas semiáridas del país (altiplano y chaco), mientras que las temperaturas mínimas presentan mayor heterogeneidad (mayor incremento en el departamento de Cochabamba y mayores reducciones en el departamento de Potosí). Una mayor amplitud térmica se espera en el altiplano. En los valles centrales de los departamentos de Potosí y Chuquisaca la amplitud térmica influye sobre el valor de la demanda atmosférica de vapor de agua (clima de desierto). Simulaciones matemáticas e indican que las tendencias proyectadas al año 2050 muestran claros aumentos de la temperatura máxima y disminución de la temperatura mínima.[8]

Glaciares[editar]

Aparte de evidenciar una aceleración en el incremento de la temperatura,[5] investigadores observan una clara relación entre el derretimiento de los glaciares y los eventos de El Niño. El IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático) agrega que el aumento de la temperatura atmosférica ha generado una aceleración del retroceso de los glaciares en la región andina, con consecuentes impactos sobre la disponibilidad de agua.
Mayores incrementos de temperatura en los años que vienen afectarán de manera considerable la cordillera de los Andes.[9]

Precipitación[editar]

En cuanto a las precipitaciones, los estudios muestran algunas tendencias generales. Seth et al. (2010), con los resultados del multimodelo matemático en alguno de los escenarios analizados, señala que entre las latitudes 10º S y 20º S8 se encuentra un descenso en la precipitación durante la primavera (septiembre-noviembre). Una vez que se establecen las lluvias, durante la época alta (diciembre a marzo), éstas son más abundantes y el aumento persiste hasta abril. Esta tendencia es consistente con la observada por el PNCC en el año 2000,[10] con base en el Índice de Vegetación Normalizado (NDVI) de imágenes NOAA9, que muestra una reducción entre los meses de septiembre-octubre y aumento en el mes de noviembre, lo que evidencia un acortamiento en la fase de lluvias.
Otros estudios muestran tendencias globales en determinadas regiones del país. La precipitación en la Amazonía boliviana aumentó en 15% desde 1970 y la frecuencia de inundaciones en la cuenca del río Mamoré se acrecentó debido al incremento de la precipitación.[11] [12]
Respecto a la temática de las tendencias de precipitación en la zona un análisis regional de los Andes y el altiplano,[13] Jaffrain (2007) muestra una tendencia al aumento durante los últimos años. Al respecto, se hace notar que otros autores como Vuille et al. (2003)[5] o estudios como los del PRAA (2008)[14] manifiestan resultados y tendencias opuestas, y se observa además que paralelamente un compendio de resultados sobre modelos del IPCC presentan ambigüedad sobre esta situación.
En verano, época de lluvia, Francou et al. (2003)[15] indican que el 50% de la precipitación anual en el altiplano cae en tres meses (diciembre-enero-febrero). En esta época, la precipitación que desciende en forma de nieve se acumula en los glaciares, por lo tanto, el sostenimiento y restablecimiento del volumen anual de glaciares depende de la cantidad de precipitación de la época húmeda.
Las comunidades locales también perciben cambios en las condiciones normales del clima. Las sistematizaciones realizadas, entre otros, por PNCC (2008),[16] AGRECOL (2009),[17] CIPCA (2009),[18] [19] [20] AGRUCO (2010)[21] en varios lugares del país reportan estas percepciones locales que en la mayoría de los casos coinciden y/o complementan con información cualitativa los estudios científicos.

Testigos de hielo[editar]

El retroceso de los glaciares tropicales ha sido reconocido como indicador del cambio climático y presenta evidencias respecto a la relación entre el balance de la masa glaciar con diversos parámetros climáticos, como la precipitación, temperatura, albedo (entre otros), y fenómenos atmosféricos y climáticos tales como El Niño.[7] [22] [23]
Ramirez (2001)[9] analiza el retroceso del glaciar Chacaltaya[nota 1] y predice su desaparición en menos de 15 años.
Wagnon et al. (2001)[24] examina la relación entre El Niño y la fusión glaciar en Zongo, Charquini y Chacaltaya, los cuales fueron seleccionados por su valor científico y temáticas tales como la gestión de recursos hídricos y el análisis de los impactos del cambio climático, así como su adaptación[nota 2] , entre otros.:El análisis de monitoreo de esta red es presentado en los reportes anuales del Instituto de Investigación Francés para el Desarrollo (IRD Bolivia, 1995-2008). Igualmente, los datos correspondientes al monitoreo del glaciar de Zongo pueden ser encontrados en los reportes de GLACIOCLIM (GLACIOCLIM, 2010) [nota 3] . La importancia de este trabajo respecto al análisis de cambio climático radica esencialmente en la reconstrucción climática que es obtenida de los testigos de hielo13 de los glaciares de nuestra región, que ofrece un “punto de partida climático” para los análisis a futuro.[25]

Inundaciones[editar]

Las áreas de inundación se encuentran en mayor proporción en la cuenca del Amazonas (que abarca el 66% del total del territorio), los municipios más afectados en los últimos cinco años son los departamentos de Santa Cruz, Beni, La Paz y Cochabamba.
De la cuenca del Plata los afectados son los municipios de los departamentos de Chuquisaca y Tarija. La amenaza de inundación es de alto grado en la cuenca del Amazonas, que afecta especialmente a los municipios ubicados en los márgenes de la subcuenca del Mamoré, subcuenca del Río Grande y a lo largo de los ríos que tienen el mismo nombre, además del río San Julián, donde el coeficiente de escurrimiento es bajo o medio, entre los que destacan determinados lugares de los municipios de Trinidad, Santa Ana, San Javier y San Ignacio de Moxos. En grado medio se presenta la propensión a inundación en municipios que tienen relación con la subcuenca del río Beni, subcuenca del río Iténez y Madre de Dios. Además, en esas zonas la evapotranspiración real anual es alta o media. También hay lugares puntuales en occidente, con amenaza de inundación de grado medio.[4]

Sequías[editar]

La amenaza de sequía [nota 4] es de grado alto en la zona suroeste, que comprende parte de los departamentos de Potosí y Oruro (alrededor de la cordillera Occidental); y de grado medio en el altiplano, donde afecta a determinadas zonas del subandino (cordillera Oriental). De igual forma, la sequía meteorológica afecta a la región del chaco de los departamentos de Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija. La zona más húmeda es el Chapare, ubicado al noreste del departamento de Cochabamba. Los departamentos que registran un mayor número de eventos de sequía en los años 1970-2006 son Santa Cruz, Cochabamba y Tarija, con 33, 25 y 13 casos, respectivamente. Los departamentos donde la sequía es muy poco frecuente son La Paz y Beni.
Las áreas expuestas a déficit hídrico y sequía estacional son los valles pertenecientes a la zona central del país (departamentos de Potosí, Oruro, sur de La Paz, Chuquisaca, Cochabamba y Tarija) y recurrente en la zona del chaco; también se presentan situaciones de déficit en el altiplano.
Se observan tendencias en la variación de los patrones climatológicos con el análisis de 28 estaciones meteorológicas (excluyendo Beni y Pando) en series de 30 años de observación. Las diferentes zonas áridas y semiáridas del país muestran tendencias al aumento de la demanda de vapor de agua de la atmósfera y mayores niveles de amplitud térmica, incidiendo sobre el índice de aridez en las regiones semiáridas.[27]
Con el apoyo de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), se ha elaborado un atlas de los ecosistemas de los Andes del norte y centro, que ha permitido evaluar la vulnerabilidad de los ecosistemas andinos a través del desarrollo de modelos de distribución de vegetación en escenarios de cambio climático y dinámicas de cambios en el uso del suelo[28] De la misma manera, se ha elaborado un índice de vulnerabilidad climática, con base en el agua como foco, y se ha determinado que Bolivia se halla en una situación de riesgo medio.

Heladas[editar]

Se considera la ocurrencia de heladas cuando la temperatura del aire, registrada en el abrigo meteorológico (es decir, a 1,50 metros sobre el nivel del suelo) es de 0° C[29] (Oxfam-FUNDEPCO, 2008).
Las características climáticas del occidente boliviano configuran un contexto propenso a la amenaza de helada u ocurrencia de temperatura igual o menor a cero grados centígrados a un nivel de 1,5 a 2 metros sobre el suelo. Alcanzan un alto grado el suroeste y el occidente del país, disminuyendo el grado de amenaza de alta a baja desde la cordillera Occidental hasta la cordillera Oriental, cubriendo la mayor parte de los departamentos de Oruro y Potosí, y el sur del departamento de La Paz hasta el norte del lago Titicaca, bordeando la zona de los Yungas, con alta incidencia en los meses de mayo, junio y julio[30]
En el altiplano, las heladas constituyen uno de las mayores limitantes para la agricultura. Las proporciones de heladas severas durante el verano todavía son significativas.
Allirol (1992)[31] analizaron la ocurrencia de heladas durante el verano sobre la base de datos del instrumento térmico (infrarrojo) del satélite NOAA. Las zonas de laderas, así como los alrededores del salar de Coipasa y Uyuni, presentan menores riesgos de heladas que otras áreas.

Observación y conocimiento ancestral[editar]

“El tiempo está echado a perder, a punto de florecer toditos están; los duraznos están por florecer en mayo, antes de recibir el frío, cuando normalmente lo hacían en septiembre”

Pastora Sanabria,[32]

Las observaciones y conocimientos ancestrales de predicción climática son utilizados para la toma de decisiones en la actividad agrícola en las comunidades rurales. De acuerdo con Ponce (2003),[33] la predicción del clima tiene su origen en la herencia cultural de los pueblos prehispánicos y constituye parte fundamental del sistema de conocimientos de esta cultura en lo que corresponde al desarrollo de las actividades productivas.

Es una práctica vigente en las comunidades campesinas, que consiste esencialmente en la observación e interpretación de diferentes estados fenomenológicos de plantas silvestres, comportamiento de aves e insectos (fauna silvestre), fenómenos astronómicos y físicos que llevan al campesino finalmente a la toma de decisiones orientadas hacia el inicio de las siembras.

La revalorización de este tipo de conocimiento debe empezar por reconocer que es científico y está muy lejos de ser superstición o fetiche, ya que se basa en la observación sistemática de los eventos, de las señales y alegorías de la realidad, en el manejo de patrones, la fenomenología y en el entendimiento de que todo está vinculado con todo, base del conocimiento holístico. Este conocimiento holístico ha sido utilizado por civilizaciones durante milenios en esta región para domesticar plantas y animales, y desarrollar la agricultura.[34]

“¡Hay cambio pues!, por ejemplo, lo que regábamos antes se mantenía una semana, aguantaba unos cinco días; ahora ya no, la temperatura, el calor ha aumentado bastante, digamos si riegas hoy para mañana está casi secándose, el calor es fuerte, el frío no tanto, la temperatura ha subido bastante…”.

Casiano Romero, comunario del municipio de Sipe Sipe[35]

Los agricultores de zona de Puna, cabecera de valle y valles de Cochabamba, La Paz, Potosí, Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija han mostrado preocupación por las consecuencias que podría acarrear el cambio climático.[36] [32] [35] [37]

Notas y referencias[editar]

  1. Tipos de Clima en Bolivia
  2. Fortalecimiento de las Capacidades locales para enfrentar El Fenómeno del Niño en Perú y Bolivia
  3. Deja 56 muertos "El Niño" en Bolivia
  4. a b c Tras las huellas del cambio climático en Bolivia - Estado del arte del conocimiento sobre adaptación al cambio climático Agua y seguridad alimentaria. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo - PNUD. y Proyecto Fortalecimiento de las Capacidades Nacionales de Sistematización del Conocimiento, Información y Difusión sobre el Cambio Climático en Bolivia. Disponible en: http://www.cambioclimatico-pnud.org.bo/paginas/admin/uploaded/traslashuellas.pdf
  5. a b c VUILLE, M and R. Bradley, 2000: Mean annual temperature trends and their vertical straucture in the tropical andes. Geophysical Research Letters, Nº 23, 27, 3885-3888. (en inglés)
  6. MARENGO, J., 2003: Condições climáticas e recursos hídricos no Norte do Brasil. Clima e Recursos Hídricos 9, Associacao Brasileira de Recursos Hídricos/ FBMC-ANA, Porto Alegre, pp. 117-156.(en portugués)
  7. a b IPCC, 2007a Climate Change 2007: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change.
  8. GARCIA M. Taboada, C. Yucra E., 2006: Evaluación de las tendencias del balance hídrico como indicador del cambio climático. Ministerio de Planificación del Desarrollo, PNCC. Universidad Mayor de San Andrés. Facultad de Agronomía, Instituto de Investigaciones Agropecuarias. La Paz, Bolivia.
  9. a b RAMÍREZ, E.; B. Francou; P. Ribstein; M. Descloitres; R. Guérin; J. Mendoza; R. Gallaire; B. Pouyaud and E. Jordan, 2001: Small glaciers disappearing in the tropical Andes: a case study in Bolivia: the Chacaltaya glacier, 16°S. J. Glaciol., 47, 187-194. (en inglés)
  10. PNCC, 2000: Primera Comunicación Nacional ante la Convención de Cambio Climático. Ministerio de Desarrollo Sostenible y Planificación. La Paz, Bolivia.
  11. RONCHAIL, J., L. Bourrel, G. Cochonneau, P. Vauchel, L. Phillips, A. Castro, J.L. Guyot and E. Oliveira, 2006: Inundations in the Mamoré Basin (south-western Amazon-Bolivia) and sea-surface temperature in the Pacific and Atlantic Oceans. J. Hydrol, 302, pp. 223-238. (en inglés)
  12. IPCC, 2007b: Climate Change 2007: Adaptation, and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. (en inglés)
  13. JAFFRAIN J., 2007: Les extrêmes de migration de la Zone de la Zone de Convergence Intertropicale en Amerique du Sud, Étude de la variabilité spatio-temporelle des précipitations en Amerique du Sud tropicale sur les dérnières decennies. Ecole Nationale de la Meteorologie Meteo France - Meteo France - Universite de Montpellier 2. 102, Report.(en francés)
  14. PRAA, 2008: Proyecto Regional Andino de Adaptación al Cambio Climático-Bolivia. Ministerio de Planificación Territorial y Ambiental - Programa Nacional de Cambios Climáticos.
  15. FRANCOU, B.; M. Vuille; P. Wagnon; J. Mendoza and J.E. Sicart, 2003: Tropical climate change recorded by a glacier in the central Andes during the last decades of the twentieth century: Chacaltaya, Bolivia, 16°S. J. Geophys. Res., 108, doi: 10.1029/2002JD002959.(en inglés)
  16. PNCC, 2008: Vulnerabilidad y adaptación al cambio climático en Bolivia: Resultados de un proceso de investigación participativa en las regiones del lago Titicaca y los valles cruceños. La Paz, Bolivia. p. 119.
  17. AGRECOL, 2009: Cambio climático y justicia social: Una mirada hacia adentro (video)
  18. CIPCA La Paz, 2009a: Agricultura sostenible, en las comunidades de los municipios de Ancoraimes y Guaqui. Provincia Omasuyos e Ingavi del departamento de La Paz. Video elaborado por Palabra RURAL. La Paz.
  19. CIPCA La Paz, 2009b: Informe narrativo Nº 5, enero a junio 2009. Proyecto BOL076 Desarrollo Sostenible de las comunidades campesinas de Guaqui 2007- 2009. Documento interno. La Paz. 33 pp.
  20. CIPCA, 2009: Documento de trabajo. Sistematización de experiencia en cambio climático. CIPCA-PNUD. La Paz, Bolivia.
  21. AGRUCO, 2010: Documento de trabajo. Sistematización de experiencia en cambio climático. AGRUCOPNUD. La Paz, Bolivia.
  22. FRANCOU, B.; M. Vuille; P. Wagnon; J. Mendoza and J.E. Sicart, 2003: Tropical climate change recorded by a glacier in the central Andes during the last decades of the twentieth century: Chacaltaya, Bolivia, 16°S. J. Geophys. Res., 108, doi: 10.1029/2002JD002959.
  23. OLMOS, C., 2010: Gestion des Ressources Hydriques des villes de La Paz et El Alto (Bolivie): Modélisation des apports glaciaires et analyse des enjeux (en revisión). Département des Sciences de la Terre et de l’Environnement (Glaciologie). Bruxelles, Thèse de doctorat - Tesis doctoral, Universite Libre de Bruxelles. (en francés)
  24. WAGNON, P.; P. Ribstein; B. Francou and J.E. Sicart, 2001: Anomalous heat and mass budget of Glaciar Zongo, Bolivia, during the 1997- 98 El Niño year, J. Glaciol., 47, pp. 21-28. (en inglés)
  25. RAMÍREZ, E., 2003: Interprétation de la variabilité climatique enregistrée dans les carottes de glace à partir des isotopes stables de l’eau: cas des Andes tropicales. París, Doctorado, Université Pierre et Marie Curie (Paris VI). 163+62, Thesis.(en francés)
  26. OXFAM GB, FUNDEPCO, NCCR NORTH SOUTH, 2008: Atlas: Amenazas, vulnerabilidades y riesgos de Bolivia. La Paz, Bolivia
  27. GARCÍA M. Taboada, C. Yucra E., 2006: Evaluación de las tendencias del balance hídrico como indicador del cambio climático. Ministerio de Planificación del Desarrollo, PNCC. Universidad Mayor de San Andrés. Facultad de Agronomía, Instituto de Investigaciones Agropecuarias. La Paz, Bolivia.
  28. CUESTA, Josse C.; Navarro G.; Barrena V.; Cabrera E.; Chacón-Moreno E.; Ferreira W.; Peralvo M.; Saito J. y Tovar A., 2009: Ecosistemas de los Andes del norte y centro. Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Lima: Secretaría General de la Comunidad Andina, Programa Regional ECOBONA-Intercooperation, CONDESAN-Proyecto Páramo Andino, Programa BioAndes, EcoCiencia, NatureServe, IAvH, LTAUNALM, ICAE-ULA, CDC-UNALM, RUMBOL SRL, Lima, Perú.
  29. Quiroga B., Roger; Salamanca, Luis Alberto; Espinoza Morales, Jorge C.; Torrico C., Gualberto. 2009. Atlas de amenazas, vulnerabilidades y riesgos de Bolivia.
  30. Quiroga B., Roger; Salamanca, Luis Alberto; Espinoza Morales, Jorge C.; Torrico C., Gualberto. 2009. Atlas de amenazas, vulnerabilidades y riesgos de Bolivia
  31. ALLIROL, G. et al., 1992. Primeros ensayos de zonificación de las heladas en el altiplano boliviano con el uso de infrarrojo térmico del satélite NOAA-AVIIRR. Reunión regional sobre el uso y procesamiento digital de imágenes de satélites. Instituto Geográfico Agustín Codazzi. Bogotá, Colombia.
  32. a b AGRECOL, 2010: Documento de trabajo. Sistematización de experiencia en cambio climático. AGRECOL-PNUD. La Paz, Bolivia.
  33. PONCE, D., 2003: Previsión del clima y recreación del conocimiento indígena como estrategia para la conservación de la diversidad cultivada en los Andes bolivianos, el caso de la comunidad de Chorojo provincia de Quillacollo, departamento de Cochabamba. UMSS. FCAyP, AGRUCO. Tesis de Maestría. Cochabamba-Bolivia. 242 pp.
  34. PNCC, 2008: Vulnerabilidad y adaptación al cambio climático en Bolivia: Resultados de un proceso de investigación participativa en las regiones del lago Titicaca y los valles cruceños. La Paz, Bolivia. p. 119.
  35. a b CIPCA La Paz, 2009a: Agricultura sostenible, en las comunidades de los municipios de Ancoraimes y Guaqui. Provincia Omasuyos e Ingavi del departamento de La Paz. Video elaborado por Palabra RURAL. La Paz.
  36. CHAPLAIN, A., 2007: Perceptions of climate change. Bolivian Altiplano: Ancoraimes and Norte Potosí. Summary of main findings for CHRISTIAN AID. 20 pp. (en inglés)
  37. CIPCA La Paz, 2009b: Informe narrativo Nº 5, enero a junio 2009. Proyecto BOL076 Desarrollo Sostenible de las comunidades campesinas de Guaqui 2007-2009. Documento interno. La Paz. 33 pp.

Notas[editar]

  1. En 1998, la extensión del Chacaltaya (arriba izquierda) era de 0,060 km2, con un espesor máximo (medido por radar) de 15 m de hielo. En la actualidad el volumen es de menos de 30.000 m3 de hielo, el glaciar ha perdido toda posibilidad de recuperación y se estima su desaparición antes del año 2010 (Ramírez et al., 2001; Berger et al., 2005).
  2. Con el fin de aclarar el impacto del calentamiento global en Bolivia, en cuanto al retroceso de glaciares en la cordillera Andina, se encuentra en ejecución un Proyecto Regional Andino de Adaptación (PRAA) entre Bolivia, Ecuador y Perú, con el apoyo financiero del Banco Mundial. En el marco del PRAA ha sido realizado un diagnostico del clima del futuro, con el objetivo de conocer la vulnerabilidad nacional para fortalecer la estrategia y medidas de adaptación al cambio climático. El proyecto Fortalecimiento de las Capacidades Nacionales de Sistematización del Conocimiento, Información y Difusión sobre el Cambio Climático en Bolivia, del PNUD, ha realizado una valoración del futuro mediante la utilización del modelo japonés MRI/JMA-TL959, con una resolución espacial de 20 km × 20 km, bajo la condición de la duplicación del CO2 en la atmosfera hasta fin del siglo XXI (escenario: A1B). Con el fin de contribuir a la implementación de medidas optimas de adaptación al cambio climático en Bolivia, a partir del ano 2010 se ejecuta el proyecto denominado Glacier Retreat impact Assessment and National policy Development (GRANDE), a través de un convenio de cooperación entre la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), el Instituto de Hidráulica e Hidrología (IHH), y la Universidad de Tohoku, Japón, a través de la Japan International Cooperación Agencia (JICA) y Japan Science and Technology Agency ( JST). En el proyecto se utilizara el modelo numérico glaciar para la predicción del movimiento y los cambios de fase de nieve y glaciares. Se analizara y pronosticara el estado de los glaciares de Condoriri y Huayna Potosí oeste, que abastecen de agua al embalse de Tuni, cuyo consumo está relacionado principalmente con las ciudades de La Paz y El Alto.
  3. GLACIOCLIM (Les Glaciers, un Observatoire du Climat) es un observatorio para la investigación del medio ambiente en relación con los glaciares y el clima. Tres componentes están asociados: GLACIOCLIM-ALPES, GLACIOCLIM-ANDES y GLACIOCLIM-ANTARTICA.
  4. Sequia meteorologica: Ocurre cuando hay una ausencia prolongada, deficiencia marcada o pobre distribucion de la precipitacion pluvial, que afecta adversamente las actividades humanas y agricolas[26]

Véase también[editar]