Cine de Portugal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La primera exhibición de cine en Portugal fue el 18 de junio de 1896. No se proyectó ninguna película portuguesa o rodada en Portugal, sino una muestra de filmaciones de William Paul ofrecida en el Real Coliseo de Lisboa por Edwin Rousby. Tal fue el éxito de las primeras sesiones, que pronto se repitieron por todo el país, incluyendo imágenes de Portugal en sus programas.

Los Orígenes en el siglo XIX[editar]

El rodaje de las primeras escenas en movimiento de un director portugués las realizó Aurélio Paz dos Reis, (Saída do Pessoal Operário da Fábrica Confiança), em 1896, réplica del filme de los hermanos Lumière (1894 - 1895) Sortie de l'usine Lumière à Lyon.

Salida del Personal Operário de la Fábrica Confiança, 1896

En 1898, Manuel Costa Veiga fundó la primera empresa dedicada al sector del cine, Portugal Filmes, localizada en Algés. En 1909 Manuel Cardoso y João Freire Correia (1861- 1929) fundaron “Portugalia Filmes”, desarrollando un valioso trabajo documental.

Pero la industria del cine en Portugal no adquirió importancia hasta la reformulación de la productora 'Invicta Filmes". Si bien técnicamente dependía de técnicos extranjeros, los temas de sus películas eran portugueses, centrándose en la literatura del siglo XIX.

El paso de la década de 1910 a 1920 fue notable con la realización de las novelas La Rosa del Atrio, de Manuel María Rodrigues (1847-1899), Los Hidalgos de la Casa Morisca, de Júlio Dinis (1839-1871), Amor de Perdición, de Camilo Castelo Branco (1825-1890) y El Primo Basilio, de Eça de Queiroz (1845-1900).

De los años 20 a los 40[editar]

La década de los 20 trajo otro género de películas, de carácter melodramático, donde la descripción de ambientes, casi siempre rurales, era más relevante que el argumento. El Italiano Rino Lupo dirigió dos obras de éxito internacional: Mujeres de Beira, de 1921, y Los lobos, de 1923. El primero realizado para Invicta Film, el segundo para Iberia Filmes.

En los años 30 llegó a Portugal el cine sonoro. Al inicio de la década los actores y técnicos portugueses se desplazaban a París para rodar las versiones de los grandes éxitos norteamericanos. La calidad era inferior a la de los originales, pero los rendimientos económicos eran importantes, pues las versiones se proyectaban también en Brasil, donde el cine portugués gozaba de gran aceptación popular.

En 1932, se instalan los estudios Tobis Portuguesa, montados con material llegado de Alemania, de la empresa Tobis Klang Film. Será ahí donde se ruede la primera película sonora enteramente portuguesa: La canción de Lisboa. Su director, un arquitecto de renombre, conquistado por el arte del celuloide: José Cottinelli Telmo (1897-1948).

Lentamente, el cine portugués va adquiriendo una cierta regularidad en su producción. A pesar de que no podían esperarse grandes beneficios, debido a las especificidades geográficas y económicas del país, Portugal siempre contó, pero con parcos resulatdos, con el mercado de Brasil.

En el inicio de los 40 se vive un momento de gran creatividad y éxito, aumentando la diversidad de géneros ya conocida en la década anterior. En los 40, se sitúan dos de los grandes clásicos del cine portugués. Se trata de Aniki-Bobó (1942), primer largometraje de Manoel de Oliveira y Ala-Arriba!, una realización de José Leitão de Barros, ambientada en el seno de la comunidad pescadora de Póvoa de Varzim.

De la crisis de los 50 al nuevo cine portugués de los 70[editar]

En los años 50 la crisis del sector, ayudada por la cada vez mayor presión de la censura, acabaron por reducir las producciones a un nivel mínimo. En todo caso, destaca en esta década, dominada por la falta de imaginación y creatividad, la aparición de los cineclubes y la apertura al público de la Cinemateca Portuguesa, en 1958.

Si hay que señalar una obra que refleje el movimiento y la actitud de reflexión sobre la necesidad de la existencia de un tipo distinto de cine ésta ha sido Don Roberto, de Ernesto de Sousa (1921-1988), rodada en 1962 con fondos de la Cooperativa del Espectador. La película sobre la vida poco más que miserable de un artista de calle, es todavía rehén de ciertos convencionalismos y de un neo-realismo dependiente de personajes-símbolo. La película Verdes Anos de Paulo Rocha es importante como expression más pura de la Nouvelle Vague.

En 1970 se constituyó el Centro Portugués de Cine, una suerte de cooperativa de cineastas, auspiciado por la Fundación Gulbenkian y bien tolerado por el régimen, en aquel momento presidido por Marcelo Caetano (1906-1980).

La Revolución del 25 de abril de 1974, Revolución de los Claveles, trajo, en primer lugar, por lo que se refiere al respeto por el cine y a la obra creativa, la abolición de la censura.

Destaca en este periodo Manoel de Oliveira, que inicia una carrera de repercusión internacional, en gran parte gacias al apoyo a nivel de producción y promoción de Paulo Branco. Con Francisca (1981) comenzará una colaboración con la escritora Agustina Bessa-Luís, que reforzará la idea que lo clasifica como un cineasta de la palabra, aunque también sea visible su preocupación estética. El respeto internacional por su obra, reforzado por sus producciones de los 80 y 90, se ve reflejado en el interés de empresas extranjeras en co-producir sus películas y en la atribución de varios premios en prestigiosos festivales, al tiempo que su figura se ha consagrado en el territorio nacional, fundamentalmente como resultado de su éxito internacional. Sin embargo, su cine no logra alcanzar a un público amplio en Portugal.

La actualidad del cine portugués: del siglo XX al siglo XXI[editar]

Haciendo un breve recorrido por el panorama del cine que se hace en la actualidad en Portugal hay que referirse a la generación de directores portugueses cuyas realizaciones se iniciaron aproximadamente en la década de los 90, influenciados notablemente por la estela del Cinema Novo de los años 60, si bien, con la inspirada intención de romper con cualquier patrón estético reconocible. Para comenzar, se puede hablar de tres tendencias principales:

1) La continuación de una corriente "documentalista" (António Campos, António Reis e Ricardo Costa), representada por directores jóvenes como Pedro Sena Nunes (Fragmentos entre el tiempo y lo ángeles, 1997), Sérgio Tréfaut (Lisboetas, 2005) o Joaquim Sapinho (Diarios de Bosnia, 2004). Destacan también las producciones documentales de Catarina Mourão (Mi pueblo ya no vive aquí, 2005), Joana Pontes (El escritor prodigioso, 2005) y Susana de Sousa Días (Naturaleza muerta, 2005), directores que poco a poco se van afianzando en el género y que lo utilizan prácticamente de manera exclusiva en sus realizaciones.

2) La de aquellos que nos muestran unas obsesiones recurentes por la crisis social de finales de siglo XX, manifestada en el retrato de familias rotas y desubicadas socialmente, en particular da la periferia de Lisboa, como João Canijo (Sapatos Pretos - Zapatos negros, 1998), Pedro Costa (Huesos,1997; La habitación de Vanda,2000; Juventud en marcha, 2006), João Pedro Rodrigues (El fantasma, 2000; Odete, 2005), Marcos Martins (Alice, 2005).

3) Y la de aquellos otros cineastas que huyen del realismo y se instauran en una especie de terreno fantástico, que también se llega a convertir en estilo recurrente, como los veteranos Oliveira e António de Macedo. Cultivan un estilo personal João César Monteiro (1929-2003) (Recuerdos de la casa amarilla, 1989; Las bodas de Dios, 1998), Teresa Villaverde (Los mutantes, 1998) o Margarida Gil (O Anjo da Guarda - El angel de la guarda, 1999). Finalmente, se puede hablar de una llamada "generación del corto", que utiliza este metraje como modo de expresión y como fórmula de acceder al largometraje tras su experiencia en las pequeñas producciones.

Los inicios del siglo XXI están marcados por la postrera irreverencia de João César Monteiro, que ya andaba malparado en sus devaneos autobiográficos y que, poco tiempo antes a su desaparición - Febrero de 2003 - se presentó con Blanca Nieves, que dejó sin imagen, y que quedaría fundida en negro.

Por los caminos de un negro imaginario, pero bien vivo y activo, prosiguió el cine portugués - estrechamente confinado a las proyecciones locales, pero ahora, algo más internacional -, en su tradición realista y de retrato social. João Pedro Rodrigues, cineasta radical y sin prejuicios aparentes, cruel y directo en lo que muestra, provoca a su manera, al abordar la obsesión y el fetiche de la homosexualidad masculina en su película O Fantasma, 2000. En algunos circuitos portugueses se convierte en objeto de culto. Con influencias de Pedro Costa, Cláudia Tomaz, explorando también el tema de la marginalidad y de la tóxicodependencia, «una película sólo piel y hueso», obtiene con su primer largometraje Noites (2000) el Premio a la Mejor Película de la Semana de la Crítica en el Festival de Venecia. El comienzo del siglo se vio en blanco y negro, casi color.

El paso del 2001 al 2002, cinematográficamente hablando, se hizo con la presencia del director Manoel de Oliveira en el Centre Pompidou, de Paris, con motivo de una retrospectiva de su obra. 2002 es el año de O Gotejar da Luz (Fernando Vendrell - 2001), presentado en el Festival de Berlín.

Antes, Pedro Costa, habría llevado el campo documental al extremo del realismo (No Quarto de Vanda,2000), presentado en Cannes en 2002. En 2003, Ricardo Costa, arriesgando por parajes menos urbanos marca presencia en los nuevos territorios del Festival de Venecia con Brumas, 2003, docu-drama auto-biográfico de Ricardo Costa y André Valente (Festival de Cannes), ficción intimista de Catarina Ruivo, y una de las excepciones con buena presencia ten Francia.

El gran público del cine hecho en Portugal, es ahora más escaso que hace veinte años. El sueño de distribuir en Brasil se desvanece y no se aprecia como símbolo de calidad. A Selva (2002) de Leonel Vieira no responde a las expectativas.

O Delfim, de Fernando Lopes, non alcança sus objetivos. Leonel Vieira falla en su Um Tiro no Escuro (2002) y O Fascínio (2003), de José Fonseca e Costa tampoco es sucesso. Con un estilo teatral, al estilo de Oliveira, O Fascínio (2003), hace uso de los personajes populares portugueses que resultan faltos de interés comercial. A Mulher que Acreditava ser Presidente dos Estados Unidos, 2003, tampoco llega a la altura de lo esperado.

El 2006 se caracteriza por la manifestación de las dos corrientes cinematográficas más destacadas. Por un lado, la de los colegas de escuela Fernando Lopes (98 Octanos) y José Fonseca e Costa (Viuda Rica, Soltera no se queda), que convergen en su deseo de alcanzar al mayor público posible. Y por otro lado, Teresa Villaverde (Transe - 2006) y Pedro Costa (Juventude em Marcha - 2006, Festival de Cannes), obsesionados por retratar la marginalidad, el sub-mundo de los desarraigados y el drama de la inmigración africana.

Actualmente, si bien con ayudas oficiales, el cine portugués prosigue en la tradición experimental en el documental otro grupo de jóvenes, algunos de ellos ya con algún currículum: Pedro Sena Nunes, Catarina Alves Costa, Catarina Mourão, Sílvia Firmino, Miguel Gonçalves Mendes, Luísa Homem, Susana Sousa Dias, Cristina Ferreira Gomes y otros. El árbol de tradición documental dejará sus frutos. En el área del filme experimental, utilizando el video, artes plásticas y las tecnologías digitales como herramienta, Edgar Pêra, vídeo-cineasta polémico, es uno de los autores más originales de las nuevas generaciones.

La apertura de la televisión a los canales privados trajo al cine la colaboración de las cadenas privadas, como ya venía haciendo la cadena pública RTP. Un gran beneficiario de esta colaboración con la TV, en este caso con la SIC es el realizador Joaquim Leitão, algunas de cuyas realizaciones, Adão e Eva (1995), Tentação (1997) e Inferno (1999), se encuentran entre las más vistas en la historia del cine portugués. Adán y Eva, batió records de taquilla. En la producción reunió a dos de los actores portugueses de mayor proyección internacional: Joaquim de Almeida y Maria de Medeiros. Fue sonada también la producción de Cristina Boavida y Ricardo Espirito Santo Amo-te Teresa (Teresa, te amo) del año 1999, que causó gran expectación entre los televidentes de SIC, no tanto por su calidad como por ser el film pionero en una larga lista de producciones cinematográficas con la TV en los inicios del siglo XXI.

Cabe destacar, finalmente, como ejemplo de este fenómeno la producción El crimen del padre Amaro, de Carlos Coelho da Silva, auspiciada en 2005 por SIC y Lusomundo, que aprovechó la estela de éxito dejada por la producción mexicana del mismo nombre, dirigida por Carlos Carrera, en 2002, una adaptación de la célebre novela del escritor portugués Eça de Queirós. El filme, pensado para entrar en la guerra de audiencias, con escenas de sexo explícito, se rodó como película para los cines y con formato de serie por capítulos para la televisión, alcanzando notables niveles de audiencia. Algo similar ocurrió con el Filme da Treta (2006), basado en el humor popular y primario de Luis de Carvalho e Castro, a modo de montaje de sketches de una série de televisión de gran éxito adaptada al cine.

La producción regular de telefilmes, las tele-novelas, tanto por parte de la SIC como por la RTP ha condicionado el gusto de los espectadores desde los años 80, limitando el interés en el cine portugués. En la transición del siglo XX al siglo XXI, la participación financiera de las televisiones en la producción de películas es una práctica normal en Portugal. Así, una película co-producida por una televisión és concebida como película, estrenada antes en el cine, y después, muchas veces, como serie de televisión, en versión más longa, por capítulos. Regla e excepción fue, por ejemplo, la coproducción de la RTP: Esquece Tudo o Que Eu Te Disse (2002) - Olvida todo lo que te dije - del realizador Antonio Ferreira, que aunque nació como un telefilme. Se optó por proyectarla primero en los cines y sólo después emitirla por la pequeña pantalla.

La realización regular de cortometrajes e ficciones ha constituido también una de las características del cine portugués después los años 90, lo que se traduce como el resultado de las ayudas del gobierno a los jóvenes realizadores originarios de la Escuela Superior de Cine, en quienes deposita la esperanza de continuidad y revalorización de la cinematografía portuguesa.

El panorama actual presenta de modo difuso una mezcla de lenguajes y géneros, en la que, el video y la televisión entran con cierta fuerza en él, hasta ahora, exclusivo reino del cine. En medio de una década de crisis cinematográfica, el cine portugués se encuentra en una encrucijada. Tiene delante de sí algunos dilemas que todavía nadie ha sabido cómo resolver.

La crisis que el cine portugués vive desde la década de finales del siglo XX, motivada por la competencia de la televisión, es de orden coyuntural y cultural. Con la explosión de los medios digitales, con la banda ancha e internet, con la aproximación de la pequeña pantalla a la gran pantalla y con el progreso de los nuevos soportes audiovisuales, es probable que las cosas cambien en ese sentido y que el cine portugués ofrezca nuevas perspectivas acordes a los tiempos que vive.

Directores[editar]

A continuación un listado de directores de cine portugueses ordenados alfabéticamente:

Glosario de películas[editar]

A continuación, se propone un glosario de realizaciones portuguesas desde 1975. Algunas recibieron la acogida favorable de la crítica y del público portugués y extranjero. Otras quedarán como simples muestras, sin mayor interés, del cine que se ha hecho en Portugal entre el último cuarto del siglo XX y los inicios del XXI. No están todas las que son, ni son todas las que están.

  • Deus, Pátria, Autoridade / Dios, Patria y autoridad (Rui Simões. Drama, 1975)
  • Fragmentos entre o Tempo e os Anjos / Fragmentos entre el Tiempo y los Ángeles (Pedro Sena Nunes. Documental, 1997)
  • Huesos / Ossos (Pedro Costa. Documental ficcionado, 1997)
  • Zapatos negros/ Sapatos pretos (João Canijo. Ficción, 1998)
  • El río de oro / O Rio do Ouro (Paulo Rocha. Ficción, 1998)
  • La raíz del corazón / A raíz do coração (Paulo Rocha. Ficción, 2000)
  • En la habitación de Vanda / No Quarto da Vanda (Pedro Costa. Documental ficcionado, 2000)
  • Ganar la vida / Ganhar a vida (João Canijo. Ficción, 2001)
  • La mujer que creía ser la presidenta de los Estados Unidos de América / A mulher que acreditava ser a presidente dos Estados unidos da América (João Botelho. Ficción, 2003)
  • La cara que mereces / A cara que mereces (Miguel Gomes. Ficción, 2004)
  • Un disparo en la oscuridad / Um tiro no oscuro (Leonel Vieira. Ficción, 2004)
  • El Quinto Imperio / O Quinto Imperio- Ontem como hoje (Manoel de Oliveira. Ficción, 2004)
  • Noche oscura / Noite escura (João Canijo. Ficción, 2004)
  • Juventud en marcha / Juventude em marcha (Pedro Costa. Ficción, 2004)
  • Diarios de Bosnia / Diàrios da Bosnia (Joaquim Sapinho. Documental, 2005)
  • Once burros caen en el estómago vacío / Onze Burros Caem no Estômago Vazio (Tiago Pereira. Documental, 2006)
  • El jardín del otro hombre / O JARDIM DO OUTRO HOMEM (Sol de Carvalho. Drama, 2006)
  • 20,13 Purgatorio / 20,13 PURGATORIO (Joaquim Leitão. Drama/ Guerra, 2006)
  • Detrás de las nuves/ Atrás das nuvens (Jorge Queiroga. Ficción, 2006)
  • El misterio de la carretera de Sintra / O mistério da estrada de Sintra (Jorge Paixão da Costa. Ficción, 2007)
  • El sombrero dorado /O capacete dourado (Jorge Cramez. Ficción, 2007)
  • La isla de los esclavos/ A ilha dos escravos (Francisco Manso. Ficción, 2008)
  • De aquí hacia adelante/ Daqui prá frente (Catarina Ruivo. Ficción, 2008)
  • Tierra sonámbula/ Terra sonâmbula (Teresa Prata. Ficción, 2008)
  • Cristóbal Colón. El enigma/ Cristóbal Colon. O enigma (Manoel de Oliveira. Histórica, 2008)
  • Cartas a una dictadura/ Cartas a uma ditadura (Inés de Medeiros. Documental, 2008)
  • Un amor de perdición/ Um amor de perdição (Mario Barroso. Ficción, 2008)

Las 40 películas portuguesas más vistas (2004/ 2010)[editar]

El ICA (Instituto de Cinematografía y Medios Audiovisuales de Portugal) elaboró en 2010 una lista en la que recogía las 40 películas de producción o coproducción portuguesas más vistas entre los años 2004 y el mes de septiembre de 2010.

En la lista figuran el número total de espectadores y los ingresos percibidos por estas. Se ofrece el listado comenzando por la película menos vista.

40 – «O Fascínio», de José Fonseca e Costa (7.927 espectadores – 34 mil euros)

39 – «O Quinto Império – Ontem Como Hoje», de Manoel de Oliveira (8.284 espectadores – 30 mil euros)

38 – «A Vida Interior de Martin Frost», de Paul Auster (8.526 espectadores – 34 mil euros)

37 – «Um Funeral à Chuva», de Telmo Martins (9.216 espectadores – 42 mil euros)

36 – «Lá Fora», de Fernando Lopes (9.364 espectadores – 34 mil euros)

35 – «Atrás das Nuvens», de Jorge Queiroga (9.779 espectadores – 37 mil euros)

34 – «20,13 Purgatório», de Joaquim Leitão (10.782 espectadores – 46 mil euros)

33 – «Julgamento», de Leonel Vieira (10.956 espectadores – 44 mil euros)

32 – «Star Crossed – Amor em Jogo», de Mark Heller (12.659 espectadores – 53 mil euros)

31 – «A Outra Margem», de Luís Filipe Rocha (13.196 espectadores – 50 mil euros)

30 – «Noite Escura», de João Canijo (13.374 espectadores – 53 mil euros)

29 – «Viúva Rica Solteira Não Fica», de José Fonseca e Costa (13.414 espectadores – 50 mil euros)

28 – «A Costa dos Murmúrios», de Margarida Cardoso (14.283 espectadores – 60 mil euros)

27 – «Odete», de João Pedro Rodrigues (15.199 espectadores – 66 mil euros)

26 – «Lisboetas», de Sérgio Tréfaut (15.508 espectadores – 65 mil euros)

25 – «Kiss Me», de António da Cunha Telles (19.107 espectadores – 81 mil euros)

24 – «Portugal S.A.», de Ruy Guerra (20.121 espectadores – 84 mil euros)

23 – «Aquele Querido Mês de Agosto», de Miguel Gomes (20.164 espectadores – 90 mil euros)

22 – «O Milagre Segundo Salomé», de Mário Barroso (20.314 espectadores – 81 mil euros)

21 – «Dot.com», de Luís Galvão Teles (28.146 espectadores – 96 mil euros)

20 – «Um Tiro no Escuro», de Leonel Vieira (28.571 espectadores – 120 mil euros)

19 – «Coisa Ruim», de Tiago Guedes e Frederico Serra (29. 243 espectadores – 117 mil euros)

18 – «Arte de Roubar», de Leonel Vieira (29.361 espectadores – 126 mil euros)

17 – «O Mistério da Estrada de Sintra», de Jorge Paixão da Costa (29.377 espectadores – 123 mil euros)

16 – «Alice», de Marco Martins (34.071 espectadores – 141 mil euros)

15 – «Fados», de Carlos Saura (34.151 espectadores – 141 mil euros)

14 – «A Esperança Está Onde Menos se Espera», Joaquim Leitão (40.911 espectadores – 175 mil euros)

13 – «Contrato», de Nicolau Breyner (45.570 espectadores – 205 mil euros)

12 – «Balas e Bolinhos O Regresso», de Luís Ismael (57.587 espectadores – 234 mil euros)

11 – «O Sonho de uma Noite de São João», Ángel Cruz e Manolo Gómez (58.798 espect – 233 mil euros)

10 – «Sorte Nula», de Fernando Fragata (74.095 espectadores – 305 mil euros)

09 – «Contraluz», de Fernando Fragata (82.426 espectadores – 373 mil euros)

08 – «Second Life», de Alexandre Valente e Miguel Gaudêncio (90.194 espectadores – 403 mil euros)

07 – «A Bela e o Paparazzo», de António-Pedro Vasconcelos (98.748 espectadores – 435 mil euros)

06 – «Uma Aventura na Casa Assombrada», Carlos Coelho da Silva (124.936 espectadores – 558 mil euros)

05 – «Amália – O Filme», de Carlos Coelho da Silva (214.259 espectadores – 929 mil euros)

04 – «Corrupção», – «Filme Botelho (230.741 espectadores – 1 milhão de euros)

03 – «Call Girl», de António-Pedro Vasconcelos (232.581 espectadores – 1,034 milhões de euros)

02 – «Filme da Treta», de José Sacramento (278.853 espectadores – 1,092 milhões de euros)

01 – «O Crime do Padre Amaro», Carlos Coelho da Silva (380.671 espectadores – 1,643 milhões de euros)

Bibliografía[editar]

Murtinheira, Alcides. Cinema Português. CENTRO DE LÍNGUA PORTUGUESA / INSTITUTO CAMÕES na Universidade de Hamburgo, 2006.

Costa, Alves. Breve història do cinema português (1896-1962). Instituto de Cultura Portuguesa, 1978.

Neves, Mario. O Cinema Português anterior a 1974.

Cunha, Paulo. Modernidade e tradição no discurso do novo cinema português (1955-74).

VV.AA. Un siglo de cine español. AACCE, 1997.

Wikipedia Portugal. Cinema português.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]