Ciguapa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Ciguapa es una criatura mítica femenina, similar a una mujer india, que camina con sus pies vueltos al revés. Emite alaridos similares al titeo de la perdiz. Sale de noche, al borde de las corrientes de agua, y puede embrujar a los hombres. De todos modos, con la ayuda de un perro blanco, las Ciguapas pueden ser atrapadas en las noches de luna llena, aunque es tal su pena por su cautividad, que acaba muriendo. También se dice que cuando las mujeres no se encuentran en sus cocinas se roba la sal que se encuentra allí. (Deive 2002)

Aunque se tienen como las primeras referencias del origen de la Ciguapa como tal, las procedentes de la literatura aportadas en el siglo XIX, la primera de ellas en 1866 por el escritor dominicano Javier Angulo Guridi (1816-1884), quien introduce la corriente indianista en la literatura dominicana con su drama “Iguaniona” (escrito en 1867) y los temas de la leyenda local como el relato “La Ciguapa”, escrito en (1866).

El tema de la Ciguapa no en una creación del autor (ficción literaria) es un tema muy anterior, tanto, que algunos investigadores lo sitúan en la época colonial mientras para otros, su origen se remota a la época prehispánica.

Para Fray Cipriano de Utrera (1886-1958) quien se entero de su existencia en 1911 dice lo siguiente del mito caribeño: “Como tal propiedad de pies reversibles forzosamente habría de decirse de especie animal no humana, aquello se tiene por todos como patraña y tal que no recordamos haber leído nada escrito sobre la Ciguapa. Con todo, la antigüedad, aparentemente, es respetable, siquiera en el fundamento primero, de lo raro que traspaso los limites de la española”. (1951: 264)

Recuerda Utrera a continuación: “Lo redujo a relación de semejanza con las pinturas que en España y en Italia la gente principal tenia como de seres extraños el obispo Alejandro Geraldini, quien dice en su “Itinerarium ad Regiones sub Equinoctiali” PIago constit. ed. de 1637, libro XV, pág. 218: “Que en una remotísima parte de la Isla ad Septentrión, frente de un monte altísimo e inaccesible en absoluto, hay unos hombres silvestres, con todo el cuerpo cubierto de vellos largos, excepto los pies, las manos, las rodillas y la cara, como se ven pintados en zaguanes y atrios en las casas de la gente principal en España e Italia, y que tales hombres evitan toda comunicación con los demás hombres, y si por caso alguna vez bajan al llano y se les ofrece ver a viajero alguno, con gran velocidad se recogen al monte que no hay caballo con que se les siga, que pueda ser mas veloz que aquellos salvajes.”(Gabriel Atiles 2013)

Esta criatura es principalmente parte del folklore de la República Dominicana. Un país donde habitan muchas criaturas que todavía no han sido reconocidas.


Fuentes[editar]

Gabriel Atiles Bidó (la ciguapa huellas en la literatura de una tradicion oral 2013)